eldiario.es

Menú

¿Una obra de teatro divertida para hablar sobre prostitución?

La obra '¿Mujeres de vida alegre?' de la compañía ETR quiere invitar al público a reflexionar sobre la situación de las mujeres prostitutas o en trata

Son las propias vivencias de los actores toledanos, que hablan de sus propios miedos, las que pretenden sensibilizar y acercar el público a la situación

- PUBLICIDAD -
¿Vida alegre?

No es la primera vez que Toledo acoge la obra '¿Mujeres de vida alegre?' de la compañía toledana ETR. Esta vez se trata de una actividad organizada en coordinación entre la ONG Médicos del Mundo y la Concejalía de Juventud de Toledo, dentro del programa Conect@ Joven, como una manera de hacer visible al público la situación de vulnerabilidad  que sufren las mujeres en situación de prostitución o trata.

El director de la obra, Juan Carlos Villacampa, recibió la propuesta de la ONG ya hace muchos años para canalizar el problema social. "En principio era algo sencillo pero nos puso una condición que nos dejó paralizados. La condición era que tenía que ser divertido", explica. Así fue como la compañía tuvo que dar la vuelta al trabajo, y trabajar a partir de los testimonios de las mujeres en esta situación que facilitó la ONG.

Primero se plantearon situaciones ridículas y absurdas dentro del marco de la prostitución. la improvisación fue clave: "Primero salían cosas muy brutas, que luego fuimos perfilando. Pensamos primero en un chico que iba al INEM  a buscar trabajo y le ofrecían el de ser prostituto. Este caso era más interesante para romper prejuicios", señala Villacampa. El parado hacía una entrevista para tanto, y resultó "gracioso al principio" pero luego se convirtió en algo más complejo.

¿Mujeres de vida alegre?

Fue en este sentido que se plantearon diversos temas, como la abolición. Para tratar este tema en particular trabajaron en una escena que usaba la tauromaquia como analogía. Un torero intentaba convencer a un toro de que la actividad era por su bien. ¿Por qué? "A veces lo que se plantea es que las prostitutas hacen un bien social y que son los mismos clientes lo que hacen". Eran situaciones "descabelladas" que se plantearon sobre escena.

Y, sin embargo, "en mitad del espectáculo", los actores experimentaron un "problema desde el punto de vista artístico". "Vimos que a veces los actores también nos podemos llegar a prostituir, por lo que nos quisimos quitar la careta", explica el director. Así, decidieron que los personajes también contasen sus propios miedos, sus propios problemas. Sus vivencias personales son las encargadas en dar una respuesta a lo que habían aprendido acerca de la vulnerabilidad de las mujeres en prostitución o trata.

En '¿Mujeres de alegre vida?', los actores se desnudan desde su punto de vista personal y en cada espectáculo cada actor y actriz cuenta algo que resulta importante en su vida personal. Por ejemplo, una de las actrices contó hace años sus miedos al estar embarazada y otro de los artistas decidió hablar del cáncer por el que estaba pasando. Las historias, eso sí, han ido evolucionando a lo largo del tiempo, algo que da más riqueza a la trayectoria de la obra.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha