eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Protestas antidemocráticas y sedición golpista en Venezuela

46 Comentarios

Las movilizaciones convocadas por un sector de la oposición venezolana obligan a plantearse hasta qué punto las protestas de estudiantes, empresarios, comerciantes y aliados -promovidas por Leopoldo López, María Corina Machado y Antonio Ledezma- responden a un ejercicio democrático o, por el contrario, son parte de un proceso desestabilizador perfectamente urdido. Uno de los argumentos recurrentes para atacar al gobierno legítimo de Nicolás Maduro sostiene que Venezuela es un país secuestrado por fuerzas extranjerizantes, al servicio de Cuba. Las mismas que habrían suprimido la democracia, promovido la violencia policial e instaurado un régimen totalitario.

Una de las organizaciones más relevantes en las protestas, denominada Juventud Activa Venezuela Unida (JAVU), que impulsa la iniciativa "Operación Libertad", denunció el 22 de febrero que "fuerzas extranjeras han sitiado militarmente a Venezuela. Sus mercenarios nos atacan de manera vil y salvaje. Su objetivo es esclavizarnos". Así, concluyen que es su deber patriótico "defender la soberanía de la nación, expulsando a los comunistas cubanos que se encuentran usurpando el gobierno y la Fuerza armada".

Luis Hernández Navarro -en su artículo de La Jornada titulado "Venezuela: los cachorros de la reacción"- reveló que JAVU mantiene estrechas relaciones y recibe financiación del Partido Popular y de la organización juvenil de Silvio Berlusconi, así como del Instituto Albert Einstein, fundado por Gene Sharp, promotor de las revoluciones de colores en países que no son afines a la OTAN y USA. Tal y como Mirialvic Olivares -uno de los cabecillas- confesara al señalar que "las organizaciones internacionales que nos están apoyando en este momento siempre han estado de la mano con nosotros, no solamente en cuestiones de protesta, sino en cuestiones de formación y nosotros con ellos siempre hemos estado de la mano. No nos da vergüenza, no nos da miedo decirlo". Igualmente en cables de Wikileaks publicados no hace mucho se revela la importancia de promover las manifestaciones de estudiantes, jóvenes y actores no formales en la lucha contra el gobierno bolivariano, apelando a su "pureza y legitimidad". Sin duda, son factores que pueden encender la chispa de una eventual guerra civil.

Seguir leyendo »

Vivienda vacía: el mordisco del Vampiro

Los clásicos del siglo XIX entendieron bien que el capitalismo, librado a su suerte, era un vampiro insaciable. Una bestia que se alimentaba de la energía, de la vida de los más vulnerables. En la literatura de la época podía encarnarse en un conde, en un boyardo encerrado en un castillo desde donde explotaba y aterrorizaba a la gente humilde. La metáfora no ha perdido vigencia. Siglos después, el conde sigue allí. En el consejo de administración de una entidad financiera o en el despacho de un ministerio, redactando las normas que habilitan el gran despojo. Saciando su codicia, impasible, mientras sus víctimas se desangran.

Según el censo del Instituto Nacional de Estadística de 2011, hay en España unos 3,4 millones de viviendas vacías. De ese total, se calcula que entre 800.000 y un millón están en manos de entidades financieras o grandes promotoras. Buena parte de esas viviendas está manchada de sangre. Proviene de ejecuciones hipotecarias. Las víctimas son las de siempre. Familias que firmaron contratos abusivos con los bancos, que han perdido el empleo, y que, de un golpe, se han quedado sin ingresos, sin casa y endeudados. En 2013, el número de parados llegó a los 6.000.000 de personas. Y los desalojos a más de 50.000.

El grueso de esas viviendas es hoy propiedad muerta. Desocupada, infrautilizada. Como todo lo que toca el Vampiro. Algunos ayuntamientos han comenzado a enviar señales de alarma. Producida una ejecución hipotecaria, no es extraño que la entidad financiera se desentienda de lo que ocurre en los pisos desocupados. Las consecuencias son obvias: ingreso de ratas y otras alimañas, generación de focos infecciosos, filtraciones de agua. Satisfecho, el Vampiro tampoco tiene interés en actuar como un vecino diligente. Ni asiste a las reuniones de comunidad ni paga. Según el Colegio Profesional de Administradores de Fincas, las entidades financieras que se habían quedado con viviendas en virtud de embargos adeudaban en 2012 unos 250 millones de euros en concepto de gastos comunitarios. Para colmo, muchas de ellas, como la Sareb, habían recibido para su constitución un 45% de dinero público.

Seguir leyendo »

El voto en blanco: ¿un nuevo actor político?

En noviembre saltaron todas las alarmas. Según las encuestas de intención de voto para las elecciones legislativas colombianas que se celebraron el 9 de marzo pasado, el voto en blanco alcanzaba entre el 23% y el 30% de preferencia y amenazaba con convertirse en la primera opción política de los colombianos. Todos los candidatos se apresuraron a introducir en sus argumentarios de campaña referencias al peligro del voto en blanco; los columnistas se esforzaron en mostrar que sí había políticos honestos y capaces por los que votar; y el diario El Espectador no se anduvo por las ramas: a mediados de enero, cuando alguno de los comités promotores del voto en blanco comenzaba a tener espacio en los medios, publicó que las mismísimas Farc proponían el voto en blanco, aunque de la transcripción literal de las declaraciones en el cuerpo de la noticia no se desprendía llamamiento alguno que justificara tal titular.

Una cuestión que cobra relevancia en esta época de indignación es la de cómo expresar el puro disenso. Las elecciones no son un mecanismo válido en tanto que sólo permiten expresarlo mediante el apoyo a una propuesta concreta de cambio, que será la que obtenga -si es el caso- la legitimidad social y la fuerza electoral necesarias para realizarse en la práctica. No hay vacíos en política. Sin embargo, creo que hoy en día hay muchos electores deseosos de deslegitimar de forma contundente a las elites políticas y promover cambios drásticos en el sistema político e institucional, pero a los que no convencen las opciones que se muestran como alternativas o que necesitan confrontarlas con otras propuestas de cambio en un debate nacional abierto. ¿Cómo pueden estos electores moderados deslegitimar lo existente y forzar el debate sobre el cambio? ¿Cómo puede un elector castigar al sistema político sin legitimar al mismo tiempo una composición distinta del mismo?

La manifestación electoral de la indignación ha sido el “voto bronca”, que en las elecciones legislativas argentinas de octubre de 2001 llevó los votos blancos y nulos al 22%, cuando en las elecciones anteriores había sido inferior al 4,5%, restando a los partidos 4,4 millones de votos. Sin embargo, en Argentina fue el voto conscientemente anulado, y no el voto en blanco, el que obtuvo un crecimiento más espectacular.

Seguir leyendo »

Los perros guardianes

En los años treinta Paul Nizan [1] denunció a los guardianes ideológicos del “orden establecido”. Mucho antes Goethe había declarado: “prefiero el orden a la justicia”. Mounier [2] denunció el “orden” de nuestras sociedades desiguales y excluyentes, y lo llamó “desorden establecido”. Brecht ensalzó el combate contra este falso orden para construir el “gran orden”: el orden justo, aunque en cambio los conservadores lo califican de desorden. El ministro del Interior del Gobierno español, Fernández Díaz, debe conocer de oídas a Goethe y su desafortunada frase. Seguramente le suena Brecht como un subversivo y poco más. No creo que tenga la más mínima idea de quienes eran Nizan y Mounier. Sin embargo, merece ser citado si se trata de reflexionar sobre el orden y el delito. Y por cierto parece que ha emprendido un camino que le aproxima a otros personajes mucho menos atractivos que Nizan, Mounier o Brecht. Como es el caso de Andréi Vyshinski [3], autor de la Teoría judicial de las pruebas y fiscal de los procesos estalinianos de finales de los años treinta. O Maurice Papon [4], prefecto de policía de París que dirigió la represión post 68, impulsó la ilegalización de las organizaciones de izquierda consideradas antisistema y criminalizó a los jóvenes como perturbadores del “orden público”.

El proyecto de ley de "seguridad ciudadana” perpetrada por el ministro español expresa toda una concepción del “orden público”. El ministro del Interior emerge hoy como un perro guardian del desorden establecido. El poder político en España quiere imponer un falso orden silencioso, que no sea perturbado por  ninguna resistencia a la arbitrariedad, ninguna protesta ante la injusticia, ninguna muestra de indignación ante los privilegios, ningún escándalo ante la corrupción, ningunos gritos ante la desesperación. El espacio público, donde conviven y se expresan las demandas y las aspiraciones de los ciudadanos, debe ser un espacio muerto, regido por el temor y reprimido por las autoridades. “Desconflictivizado” como dice Manuel Delgado; “punitivo y mercantilizado” como escribe Jaume Asens [5] en sus recientes textos críticos sobre la “ley mordaza”. Un buen título para una pésima ley, tanto desde el punto de vista ético como moral o como técnico.

No es objeto de este artículo analizar con detalle dicho proyecto. Es suficiente citar algunos de sus presupuestos, objetivos y ejemplos. El punto de partida es criminalizar la protesta. Se considera el “espacio público” como espacio monopolio del poder, el cual lo cede para usos económicos o funcionales (como el transporte o el ocio), pero no para que la colectividad ciudadana se exprese y en ningún caso para confrontarse con el poder establecido. La protesta debe ser inocua, marginal, invisible… o reprimida duramente. Es decir, se ilegaliza aunque ello sea abiertamente anticonstitucional. Para facilitar esta represión se utiliza una legislación al margen del Código penal para evitar las garantías que ofrece el proceso judicial. Se trata de medidas administrativas gestionadas por parte de la policía a la que se dota de facto de la arbitrariedad, pues las normas son genéricas (“ultrajes a España”, “atentar a la unidad española” o “alteración del orden público”, por ejemplo), de impunidad (se eliminan los controles sobre sus actuaciones como grabaciones, cámaras en las salas de interrogatorio, etc.) y veracidad (el testimonio de los polícias se presume como cierto sin necesidad de otras pruebas y posee más valor que el del acusado o de otros testigos).

Seguir leyendo »

¿Cuándo toca prevenirse contra la extrema derecha?

45 Comentarios

Franco y Mussolini en 1941

Desde hace tiempo, pueden leerse noticias y análisis frecuentes sobre el crecimiento exponencial de la extrema derecha en Europa. En lo que hace a España, el goteo de atropellos contra los derechos y bienes de personas y colectivos por parte de grupos fascistas parece no cesar.

Con amenazas y agresiones, se revientan actos públicos en reconocimiento de la nacionalidad catalana. Locales y sedes de partidos de izquierda y de asociaciones que denuncian el racismo aparecen con destrozos y pintadas intimidatorias. Son numerosas las personas que por su orientación sexual o política, o por su condición nacional o económica, han sufrido coacciones, vejaciones, lesiones o incluso han sido asesinadas por el terrorismo ultraderechista. Dadas estas dosis regulares de violencia y contemplado el contexto europeo de crecida fascista, ¿hasta cuándo hay que esperar para recordar que el derechismo integrista es un peligro de primer orden para la sociedad?

El problema entre nosotros -y en países como Grecia- cuenta con un punto más de gravedad, pues de ser una corriente política deleznable seguida por cada vez mayor número de fanáticos, puede que se esté infiltrando o se encuentre directamente viva entre efectivos de cuerpos policiales y militares, al menos en lo que hace a su núcleo vital racista, jerárquico, ultranacionalista y ajeno a la humanidad de quien es considerado como enemigo. Suele pasarse por alto que un Estado constitucional y democrático debe contar con fuerzas de seguridad imbuidas de respeto escrupuloso a los valores cívicos del constitucionalismo y la democracia, no adoctrinadas en prejuicios patrioteros o en convicciones primarias excluyentes.  

Seguir leyendo »

España: de la desmemoria a la memoria neofranquista

"El Valle de los Caídos está ubicado en un espléndido entorno paisajístico desde el que se contemplan unas magnificas vistas de la vertiente meridional de la Sierra de Guadarrama. Su construcción comenzó en 1940 y la acabó Diego Méndez en 1958".

"La Transición supuso una auténtica reconciliación nacional, en un clima de consenso que cristalizó en la Constitución de 1978, aprobada por amplísima mayoría".

Estas frases podrían formar parte, hace unos años, de un ensayo de historia revisionista o de un panfleto franquista. Hoy son parte de la actualización oficial de la historia que lleva a cabo el Estado. Las frases anteriores están sacadas de la página oficial del Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial y de la web del Alto Comisionado para la Marca España, que resume la larga dictadura en una noticia que explica cómo la aparición del SEAT 600 en 1957 se convirtió en un fenómeno social y en el inicio de la motorización en España.

Seguir leyendo »

Malditas multas

Que el recorte de derechos sociales suele acarrear un aumento de la protesta es algo sabido, sobre todo cuando viene acompañado del crecimiento impune de los privilegios de unos pocos. Que los gobiernos tienden a responder a dicha protesta de manera represiva, tampoco es nuevo. La cuestión es cómo lo hacen, cómo intentan perfeccionar el socavamiento lento pero persistente de las libertades civiles y políticas, y con ello, de la democracia.

El proyecto de Ley de Seguridad Ciudadana, conocida como “Ley mordaza”, es una pieza más de una serie de medidas represivas impulsadas por el Partido Popular con el objeto de neutralizar el derecho a la protesta. Algunas son conocidas, como el aumento consentido de la violencia policial en las manifestaciones o la reforma del Código Penal impulsada por el ministro Alberto Ruiz Gallardón. Sin embargo, no son las únicas. Hay otras más sutiles, no tan visibles, pero igual o más efectivas. Su propósito es recluir a la ciudadanía en su casa y convertirla en un espectador resignado de la expropiación política y económica a la que está siendo sometida. La imposición de multas a quienes protestan es quizás una de las más emblemáticas.

Desde el estallido de la crisis, infracciones leves, como negarse a facilitar el DNI, desobedecer ciertos mandatos de la autoridad, provocar desórdenes públicos menores o convocar manifestaciones sin comunicarlas previamente han acarreado sanciones de hasta 300 euros. Según estimaciones de abogados de movimientos sociales, las multas impuestas solo entre 2011 y 2012 alcanzan varios centenares de miles de euros. Estas sanciones afectan a todo tipo de colectivos. Desde afectados por las preferentes, hasta sindicatos y asociaciones de vecinos. Muchas personas multadas por protestar, de hecho, son personas ya endeudadas por no poder pagar sus casas o su acceso a la educación son cargadas.

Seguir leyendo »

11-M: Conspiración, mentiras y dolor

Recordar los atentados del 11 de marzo de 2004, habiendo ya transcurrido 10 años de los mismos, debería ser una tarea sencilla y orientada a acompañar a los supervivientes y familiares de las víctimas en la inmensidad de su dolor. Sin embargo, tras una revisión actual de algunos medios, queda claro que una buena forma de conmemorar lo sucedido, desde el más absoluto cariño y respeto por las víctimas, pasa por explicar cómo algunos han hecho de la barbarie y la tragedia un modo de vida o una forma de vender periódicos.

Mientras supervivientes y familiares de las víctimas llevan 10 años tratando de superar lo insuperable, ese infinito dolor que causa el absurdo vacío generado por la pérdida innecesaria de los seres más queridos, algunos medios de comunicación llevan el mismo tiempo alentado absurdas teorías conspirativas a costa de un precio que la sociedad española no debería estar dispuesta a pagar: el de la verdad.

Muchos ciudadanos, a estas alturas, ni tan siquiera saben a qué se denomina "teoría de la conspiración", pero más de los deseados son los que siguen teniendo dudas sobre la autoría, motivación y desarrollo de los atentados del 11M. Justamente ese es el gran éxito de los llamados conspiranoicos, que han logrado enquistar una duda que va mucho más allá de los atentados y cubre al conjunto de las instituciones y personas que tuvieron la responsabilidad de investigar, aclarar y enjuiciar los hechos.

Seguir leyendo »

El 11M. Siete bulos

46 Comentarios

Una década después de la mayor masacre terrorista de la historia de España y siete años más tarde de la vista oral que la enjuició, parece un buen momento para hacer algunas reflexiones.

La primera idea que podemos exponer es que, efectivamente, los llamados “autores intelectuales” –expresión que no existe en Derecho penal, que únicamente conoce en el texto legal a los autores mediatos o inductores– no estaban en lejanos desiertos y escondidas montañas, como dijo alguien de cuyo nombre no logro acordarme.

Efectivamente, el Tribunal Supremo, en su sentencia 503/2008, de 17 de julio, ya afirmó que no es esa la naturaleza del terrorismo yihadista. A diferencia del terrorismo de ETA, en que se detecta –¿detectaba?– una férrea estructura jerarquizada, en este tipo de terrorismo de base religiosa nos encontramos ante varios niveles de organización: desde lo que puede ser el núcleo central de Al-Qaeda hasta células locales, que reciben inspiración ideológica, justificación religiosa para sus objetivos –en ocasiones, entrenamiento–, y son enteramente autónomas en cuanto a su financiación y modo de llevar a cabo sus acciones.

Seguir leyendo »

Mujeres y CIEs

Conocí a Noura cuando estaba encerrada en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Aluche (Madrid). Más de la mitad de su vida había transcurrido fuera de Túnez, el país donde nació: antes de venir a España había pasado dos años estudiando en Francia y ya llevaba quince viviendo en nuestro país. Aquí tenía su núcleo social. No me extrañó, pues, que se sintiera española. Tampoco que sufriese constantes y evidentes crisis de ansiedad, que temiese la deportación. No se trataba únicamente de saber que con eso se quebraría todo lo construido, que quedaría definitivamente roto su modo de vida. Estaba también la perspectiva de volver a un entorno salvajemente hostil.

Si apareces por aquí, te corto la cabeza y la paseo por el pueblo- le había dicho su padre.

Es que si no lo hace tu padre, lo hago yo- le aclaró por teléfono su tío.

Seguir leyendo »