eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Una docena de editoriales apuestan por la recuperación de Julio Camba

- PUBLICIDAD -
Una docena de editoriales apuestan por la recuperación de Julio Camba

Una docena de editoriales apuestan por la recuperación de Julio Camba

Julio Camba tenía "la más pura y elegante inteligencia de España" según Ortega y Gasset, pese a lo cual rozó el olvido en las décadas que siguieron a la transición y ha sido ya entrado el siglo XXI cuando su obras están siendo recuperadas hasta, algo inaudito, por una docena de editoriales.

Esas editoriales casi llegan a veinte si se suman las colecciones de clásicos, como la de Gredos y Cátedra de finales de los años noventa, o las que le han dedicado estudios críticos o ensayos biográficos como Espasa o Ediciones Lea, lo que lo elevan a la categoría de clásico, otra paradoja en un autor que decía escribir por estricta necesidad alimenticia y que detestaba el invento de la imprenta.

Camba se consagró al articulismo, cultivó el humor y abrazó el conservadurismo tras pasar el sarampión juvenil del anarquismo, lo que le ubicó al margen del canon literario, uno de esos autores que, al decir de Andrés Trapiello, no figura en los manuales de literatura por haber estado con quienes ganaron la guerra.

Pasó sus últimos años viviendo en una habitación de hotel -de ahí el título de la biografía que le dedicó Pedro Ignacio López García, "El solitario del Palace"-, interesado sólo en comer bien -firmó "La casa de Lúculo" (reeditado por Reino de Cordelia)-, y basando su humor en el sentido común: A un grupo de entusiastas que le visitaron para proponerle su ingreso en la docta casa les contestó que mejor que un sillón en la Academia por qué no le ponían un piso.

"Camba tuvo el privilegio de ser inmune a la solemnidad, al golpe de pecho", dice Felipe Benítez Reyes en el prólogo a la última reedición de "Sobre casi nada", en lo que coincide con Juan Bonilla, prologuista de "Sobre casi todo", cuando afirma que "le daba poca importancia a casi todo y a casi nada, lo que le permitía arrostrar los temas más importantes con cierto desapego".

Esas dos selecciones de artículos han sido rescatadas por Renacimiento, sello que acaba de editar también los de su primera corresponsalía internacional bajo el título de "Constantinopla", ciudad a la que sucederían París, Berlín, Londres y Nueva York como objeto de su curiosidad y tema de sus artículos, siempre más próximos al carácter del lugar que a la mera información.

La editorial Fórcola, además de los volúmenes "Galicia" y "Caricaturas y retratos", ha publicado otra selección de artículos procedentes de sus corresponsalías extranjeras, "Crónicas de viaje", en cuyo prólogo Antonio Muñoz Molina afirma que sus artículos contienen "al menos un chispazo de observación prodigiosa, de esa inusitada precisión verbal que nos deslumbra de pronto en un buen poema" y destaca en su favor que "nunca se pone tremebundo o poético, ni siquiera serio".

En la introducción a "Maneras de ser periodista" (Libros del K.O.), otra reciente selección de artículos, en este caso sobre el propio oficio periodístico y literario, el profesor Francisco Fuster señala que es precisamente en "su manera de ser periodista" en lo que Camba "se diferencia de sus compañeros de oficio y de la forma que estos tenían de practicarlo".

En eso Fuster coincide con Josep Pla, quien dijo de Camba: "En mi vida he conocido otra persona que tuviese una sensibilidad menos acusada por la actualidad. No le interesaba nada la actualidad y mucho menos los grandes hombres que la hacen con sus palabras y su actividad".

Libros del Silencio, Destino, Alehamedia, Luca de Tena Ediciones, Fundación Wellington, Rey Lear y Pepitas de Calabaza, que ha agrupado en un volumen los artículos de su primera etapa, entre los 16 y los 22 años, son otros sellos que han publicado recientemente libros de Camba (Villanueva de Arosa, 1884-Madrid, 1962).

Además de artículos, Camba dejó dos novelas cortas, una plenamente autobiográfica, "El destierro", que cuenta la aventura del autor embarcado como polizón a los 17 años rumbo a Buenos Aires, donde se convertiría en agitador anarquista, y "El matrimonio de Restrepo", sobre el celibato, del que fue firme partidario.

Ediciones del Viento ha puesto a la edición conjunta de estas dos novelas breves un prólogo de Ignacio Ruiz Quintano, que lo inicia así: "Cuando el periodismo que uno conoció siente que su final se acerca, manda llamar a Julio Camba".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha