eldiario.es

Menú

Marzà celebra el Día de las Lenguas entre fuego cruzado amigo y enemigo por el valenciano

STEPV y Escola Valenciana reprochan al conseller que haya renunciado a la inmersión lingüística, mientras C's afirma que ésta está "encubierta"

- PUBLICIDAD -
Imagen de la reunión ente Jorge Rodríguez y Vicent Marzà

Vicent Marzà, conseller de Educación y Cultura

Este lunes se celebra el Día Europeo de las Lenguas, jornada que será aprovechada para que el conseller de Educación, Vicent Marzà, inaugure la escultura 'el Árbol de las Lenguas', junto al President de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig. Pero esta celebración del multilingüismo tiene lugar en unos momentos en los que el  Decreto de Plurilingüismo presentado por Marzà, que quiere potenciar el trilingüismo (valenciano, castellano e inglés)- es criticado por todos a la vez: los 'amigos' por no potenciar suficientmente el valenciano, pero también por los 'enemigos', ya que desde el ámbito conservador se critica una minorización del castellano.

Desde el sector supuestamente afín Intersindical-STEPV ha criticado el decreto por "poco ambicioso", ya que este sindicato es un firme defensor del conocido como "inmersión lingüística", y el plan de Marzà entienden que "no cumple con los objetivos esperados de situar el valenciano como lengua vehicular de la enseñanza sobre la cual construir un modelo plurilingüe". Por todo ello Intersindical-STEPV dice sentirse "defraudado" por la "falta de valentía del nuevo gobierno".

Las críticas también se han hecho escuchar desde Escola Valenciana, donde lamentan que el Decreto de Plurilingüismo "no responde al modelo" que esta entidad cívica. Su principal reproche es que el plan "establece niveles que no garantizan la competencia de las dos lenguas oficiales y el conocimiento efectivo de una lengua extranjera, un derecho fundamental para todo el alumnado del País Valenciano". No obstante Escola Valenciana da un cierto voto de confianza respecto de la situación anterior con gobierno del PP apuntando que la futura norma "permite avanzar".

Desde el lado opuesto los partidos conservadores han criticado el proyecto de Vicent Marzà no por no dar más papel al valenciano, sino por todo lo contrario, por entender que no se apoya suficientemente al castellano. Así desde el PP su presidenta Isabel bonig ha amenazado con acudir a los tribunales para impugnar el decreto, a la vez que anunciaba movilizaciones de sus cargos públicos, militantes y simpatizantes. Por su parte en Ciudadanos niegan la mayor y afirman que sí se trata de un programa de inmersión lingüística, pero que ésta está "encubierta"; por ello el portavoz de C's en las Corts, Alexis Marí, acusa al conseller de actuar con "sectarismo" y de "politizar" la enseñanza, por lo que también anuncian que utilizarán "toda la artillería política" para tumbar el proyecto.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha