eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Congreso brasileño aprueba el Presupuesto para el 2017 con una nueva y polémica regla

- PUBLICIDAD -
El Congreso brasileño aprueba el Presupuesto para el 2017 con una nueva y polémica regla

El Congreso brasileño aprueba el Presupuesto para el 2017 con una nueva y polémica regla

El Congreso brasileño aprobó hoy el Presupuesto nacional para 2017 con gastos públicos previstos de 3,5 billones de reales (1,03 billones de dólares), ya restringidos por la polémica ley aprobada esta semana y que limita el aumento de los gastos a la inflación del año anterior.

La Ley de Presupuesto propuesta por el Gobierno fue aprobada este jueves por el pleno del Congreso Nacional sin modificaciones gracias a un acuerdo entre los grupos oficialistas y opositores para votar diferentes iniciativas antes del inicio del receso legislativo.

El Presupuesto de 2017, que ahora sólo depende de sanción presidencial para entrar en vigor, es el primero que cumple las reglas de la medida de ajuste fiscal promulgada este mismo jueves por el Congreso y que generó protestas en todo el país.

La medida, una enmienda constitucional aprobada el martes por el Senado en segunda y última votación, limita el aumento del gasto público anual al índice de inflación registrada en el ejercicio anterior durante un plazo de dos décadas.

Según los críticos de la medida, ese límite impondrá duros recortes del gasto público durante las próximas dos décadas en sectores en los que el país requiere de una ingente presencia del Estado, como son la salud, la educación y la atención de los más pobres.

La congelación de los gastos es reprobada por el 60 % de la población brasileña, según una encuesta divulgada el martes.

Según el senador Eduardo Braga, ponente de la Ley de Presupuesto, los gastos públicos para el próximo año tan sólo fueron elevados en un 7,2 % con respecto a los de 2016, que es la previsión para la inflación de este año.

Pese a que el Gobierno del presidente Michel Temer limitó los gastos previstos para el próximo año para cumplir la nueva enmienda constitucional, el Presupuesto de 2017 ya prevé un déficit público primario de 139.000 millones de reales (unos 40.882,4 millones de dólares).

Ello significa que Brasil, que atraviesa su peor crisis económica en varias décadas y lucha para reducir una deuda pública histórica, terminará 2017 con sus cuentas en rojo por cuarto año consecutivo.

El déficit del próximo año, sin embargo, será inferior al previsto para 2016, de 170.500 millones de reales (unos 51.666,7 millones de dólares), y superior al registrado en 2015, de 111.000 millones de reales (unos 33.636,4 millones de dólares).

Según el Presupuesto aprobado hoy, casi la cuarta parte de los gastos públicos en 2017 (946.400 millones de reales o 278.352,9 millones de dólares) estará destinado al pago de los intereses generados por la deuda pública.

Los gastos con empleados públicos tendrán que limitarse a 306.900 millones de reales (unos 90.264,7 millones de dólares) y los de las empresas estatales a 90.000 millones de reales (unos 26.470,6 millones de dólares).

Pese a las restricciones, los gastos destinados a la Salud podrán ser elevados en cerca de 10.000 millones de reales (unos 2.941,2 millones de dólares), hasta un total de 115.300 millones de reales (unos 33.911,8 millones de dólares).

El Presupuesto de 2017 parte del supuesto de que la economía brasileña finalmente saldrá de la recesión y crecerá un 1,3 % el próximo año tras la retracción prevista del 3,5 % en 2016 y la caída del 3,8 % en 2015, su peor resultado en 25 años.

Esta proyección, sin embargo, está desfasada debido a que el propio Gobierno ya reconoce que el crecimiento en 2017 será de cerca del 1 % y los economistas privados tan sólo proyectan una expansión del 0,7 %.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha