eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Gobierno estudia cambios en los temarios de las oposiciones a funcionario

Se trata de modificaciones que se introducirían a un ritmo "lento" y a "largo plazo", aseguran, sin ofrecer por el momento mayores concreciones

Unas 500.000 plazas interinas y temporales saldrán a concurso en los próximos años para convertirse en puestos indefinidos en todos los sectores de la administración

24 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Sanidad espera reducir al 5 % la eventualidad con 5.000 plazas hasta 2020

EFE

El Gobierno está estudiando cambios en los temarios de las oposiciones a funcionario de la Administración central, han confirmado fuentes de Hacienda a eldiario.es. Aún en fase muy preliminar, se trata de modificaciones que se introducirían a un ritmo "lento" y a "largo plazo", aseguran, sin ofrecer por el momento mayores concreciones. 

El Estado tiene más de 200 cuerpos (el empleo público se estructura en cuerpos, grupos o escalas, determinados a veces por alguna profesión concreta, como arquitecto, abogado del estado o conductor), muchos de los cuales tienen un temario común entre sí y otro específico. El Gobierno, como publicó lainformación.com, estaría sondeando a expertos para hacer más ágiles las pruebas de acceso. Entre los temas comunes que suelen compartir las distintas oposiciones están los contenidos constitucionales o el régimen jurídico de las administraciones públicas. 

Hace dos meses, el Gobierno y los sindicatos alcanzaron un  acuerdo sobre empleo público que supondría que unas 500.000 plazas interinas y temporales saldrían a oposición en los próximos años para convertirse en puestos indefinidos en todos los sectores de la administración. Está por ver si alguno de los cambios que estudia el ejecutivo afectaría a alguna de estas pruebas de acceso, en todo caso a las más lejanas en el tiempo.

De cualquier modo, la falta de presupuestos para 2018 por la negativa del PNV a apoyar al PP en plena aplicación del 155 de la Constitución en Catalunya no sólo paraliza las convocatorias, sino que aboca a los funcionarios a la  congelación salarial para el año próximo. El Gobierno confía en sacar las cuentas públicas adelante  una vez amaine la tormenta a principios del año próximo tras la celebración de elecciones en Catalunya. 

¿Modernización o cambios radicales?

Precisamente, la modernización de los métodos de entrada a la administración pública fue objeto de discusión en una recientes jornadas de la federación que aglutina a la mayoría de los funcionarios de los cuerpos superiores de la Administración Civil del Estado, FEDECA. 

La Administración en España renovará al 85% de sus altos funcionarios en los próximos 15 años. Y los métodos de selección, tanto de esta élite como del resto de la función pública, deberían actualizarse, según algunos expertos que participaron. Se pusieron sobre la mesa algunas ideas, algunas más revolucionarias que otras, pero todas coincidentes en que los actuales sistemas de acceso al empleo público pueden resultar desincentivadores y frustrantes para muchos candidatos. Cuatro años de media para preparar una oposición que sólo superará un 30% de los que lo intentan.

La consejera de Administraciones Públicas en la Representación de España ante la UE Teresa Siles se mostró partidaria de introducir "pequeños cambios paulatinos" en los sistemas de acceso: "El problema de los españoles cuando aspiran a puestos europeos es que no saben hacer presentaciones en público ni conocen técnicas para trabajar en equipo, aunque puedan demostrar tener mucha memoria". Por eso, abogó por introducir este tipo de habilidades desde la Universidad y en paralelo convertirlas en parte de las pruebas de acceso a la función pública en España, junto a otras de memoria. 

Para el vicerrector y c atedrático de Ciencia Política y de la Administración en la Pompeu Fabra Carles Ramió, los cambios deben ser radicales: "las oposiciones son matajuventudes", afirma. Según su criterio, el actual sistema "rompe el principio de igualdad", ya que exige tener una renta suficiente como para dedicarse a tiempo completo al estudio durante una media de cuatro años. Además, afirmó, "es un sistema de carácter aleatorio, en el que se suspende más al que se examina al principio de las pruebas que a la mitad".  "La función pública actual ya no sirve, hay que dinamitarla. ¿Qué es eso de ser funcionarios? menos del 10% debería serlo, solo los que estén en contacto directa con la clase política", defendió Ramió.

Pero para Teresa Siles, "hay cosas más concretas que tenemos que mejorar", como una evaluación del desempeño más eficaz. También cree que debe modificarse el sistema de provisión de puestos de libre designación (traslado de funcionarios sin concurso) para que cumpliese unas determinadas condiciones tanto para el nombramiento como para el cese. En la actualidad, sólo se pide formar parte de un determinado cuerpo: "Lo que hay que controlar es que no pases de ser un director general a que te cesen y te metan en un rincón cuando cambia el jefe o el equipo político quiere poner a otro. Que lo justifiquen a través de la evaluación del desempeño".

La propuesta de Ramió, que dirigió cuatro años la Escuela Catalana de la Administración Pública, es un "cambio radical": quitar los cuerpos y cambiarlos por ámbitos funcionales sin base corporativa, con "una carrera horizontal real". También defiende aplicar la evaluación del desempeño, "de forma sencilla y que funcione". En todo caso, es consciente de que todos estos eventuales cambios no deberían afectar a los que ya están dentro de la administración pública, sino a los aspirantes. "No puedes cambiar las reglas del juego a mitad de la partida", admite.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha