eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El crimen de la fortaleza Europa

Hoy el Mediterráneo es la fosa común más grande de este siglo

Publicado en el último número de la revista de eldiario.es y también en nuestro especial multimedia sobre las muertes de Ceuta

- PUBLICIDAD -
Al menos doce inmigrantes, encaramados en la valla de Melilla frente al campo de golf situado al lado de la alambrada que separa la ciudad autónoma de Marruecos/ Fotografía: José Palazón-Prodein

Al menos doce inmigrantes, encaramados en la valla de Melilla frente al campo de golf situado al lado de la alambrada que separa la ciudad autónoma de Marruecos. / Fotografía: José Palazón-Prodein

La foto más famosa del año, la de José Palazón de la valla de Melilla, resume muchas cosas. No solo el contraste entre un primer mundo que juega al golf frente a unos desheredados que se juegan la vida. No es solo el color, esa pradera verde tan irreal como artificial en el norte de África. No es solo la actitud de quienes no interrumpen su partido, acostumbrados a esta locura cotidiana; o lo que debe de pasar por la cabeza de los inmigrantes que, desde lo alto de la alambrada, ven este sorprendente paisaje. ¿Qué tienen en común la valla y el campo de golf? Lo más importante: quién paga.

El campo de golf junto a la valla fue en parte levantado con el dinero de Europa, con fondos europeos para el desarrollo del turismo. También es esta Europa que teorizó los derechos humanos la que paga la fortaleza, la que financia la valla que separa con cuchillas a los ricos de los pobres. La Unión Europea gastó entre 2007 y 2013 cerca de 2.000 millones en blindar sus fronteras. Es casi tres veces más que todo el dinero que empleó la propia UE en políticas para proteger a refugiados y solicitantes de asilo, según Amnistía Internacional. En España, el contraste es muchísimo mayor: 9,3 millones de euros de la UE para refugiados frente a 289,4 millones para proteger la frontera; una frontera que se ha convertido en un enorme desastre humano.

Hoy el Mediterráneo es la fosa común más grande de este siglo, un enorme cementerio con miles de cadáveres. Es difícil saber la cifra exacta –The Migrant Files calcula cerca de 30.000 en los últimos 14 años– porque la mayoría de los muertos son anónimos. De cuando en cuando, el mar escupe algunos cuerpos sin nombre que no llegan ni a un breve en los periódicos. De cuando en cuando, una tragedia como la de Lampedusa lleva la muerte hasta los informativos de televisión y arruina la hora de la cena. Los dirigentes europeos tuercen el gesto, en Italia declaran día de luto nacional, pero nada o casi nada cambia ni en la política migratoria europea ni en el uso de las mentiras y el miedo por parte de políticos irresponsables. Los muertos se olvidan rápido y al poco tiempo hay quien cuestiona la inversión en patrullas marítimas de rescate de inmigrantes en peligro de ahogarse porque salvarlos de la muerte crea un “efecto llamada”. No exagero: lo planteó –al año de Lampedusa– el Gobierno del Reino Unido en una demostración práctica de que siempre se puede caer aún más bajo.

Al menos en Italia hubo luto nacional por Lampedusa. En España, la respuesta a la tragedia de Ceuta fue una mentira tras otra. Mentiras oficiales. Mentiras de Estado. Cinismo, manipulación y un discurso xenófobo calcado al del Frente Nacional francés, donde cualquiera que cuestione las ilegales devoluciones 'en caliente' o la negligencia de la Guardia Civil –que acabó con 15 muertos en Ceuta– es un hipócrita o un perroflauta idealista y utópico. “Que me den la dirección y les enviamos a los que saltan la valla”, responde el ministro del Interior, Jorge Fernández, en una respuesta idéntica a la que suele dar Marine Le Pen cuando critican su xenofobia. “Que digan a cuántas personas están dispuestos a acoger y, si no lo hacen, que se callen y den menos lecciones”.

La trampa en las lecciones del ministro Jorge Fernández y Marine Le Pen –o Manuel Valls, o David Cameron– es que hay un montón de grises entre su extremo y el “buenismo” (como ellos lo llaman, como si lo suyo fuese “malismo”) que ellos caricaturizan. A su demagogia se responde fácilmente con datos. No hay “invasión” alguna –ni “avalanchas” ni “asaltos” en la frontera, como exageran algunos medios–, porque España lleva ya varios años con tasas de inmigración negativas: son muchos más los que se van que los que entran. No está tampoco probado que las cuchillas en la valla sirvan como elemento disuasorio para unas personas que han llegado hasta allí a pesar del desierto, de las palizas de la policía marroquí y de una vida clandestina: solo sirven para infligir cortes inhumanos en los inmigrantes, y eso sí que está demostrado, a pesar de lo que dice el ministro Fernández cuando argumenta que son solo “heridas superficiales”. Ni siquiera son Ceuta y Melilla las puertas de entrada más comunes de la inmigración en España: es el aeropuerto de Barajas.

Como recuerda Amparo González Ferrer en este número de la revista de eldiario.es, el volumen global de migraciones no es mayor ahora que en los años 60. La migración ilegal no se arregla blindando aún más las fronteras, sino con migración legal y políticas de cooperación que arreglen el verdadero problema: no son las personas que buscan una vida mejor, sino la enorme desigualdad y pobreza. Incluso alguien tan poco sospechoso de perroflauta como el exministro del Interior griego y ahora comisario de Inmigración de la UE, Dimitris Avramopoulos, tiene claro que la Europa fortaleza no es la solución y que lo que está pasando en nuestras fronteras es un desastre humano. Un crimen.

Publicado en  el último número de la revista de eldiario.es y también en nuestro especial sobre las muertes de Ceuta. Si aún no has visto este reportaje de investigación multimedia, hazlo ya: merece la pena.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha