eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Y las pescaderas entraron en las instituciones

"Lo que más les preocupa a las personas como usted [Félix de Azúa] estemos hoy en los lugares que siempre se nos habían negado. Y que además lo estemos para seguir al servicio de la ciudadanía", afirma la autora

44 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Ada Colau en una pescadería del mercado de la Concepción de Barcelona

Ada Colau en una pescadería del mercado de la Concepción de Barcelona.

Señor Félix de Azúa, aunque no sé si se será merecedor de tal título después de las perlas que tan acostumbrado está a regalarnos a la ciudadanía de a pie, esa que usted considera que se sitúa muy por debajo de su status. Pero le voy a conceder dicho tratamiento porque hay una diferencia enorme entre nosotros. Y es que ¿sabe qué pasa, señor Azúa? Que yo he recibido una educación excelente, estudié en un colegio público y en varias universidades, también públicas, que me ayudaron a recibir cierta formación pero cuyos títulos nunca habría conseguido si no fuera por la ayuda, el sacrificio y el esfuerzo de mis padres. Porque lo cierto es que donde realmente recibí los valores más importantes con los que procuro andar por la vida fue en mi casa. Y mire, qué casualidad, que además de ser Licenciada en Ciencias Políticas y tener dos Masters, también soy hija de mi madre: hija de una pescadera.

Claro, teniendo en cuenta especialmente esto último hay cosas que una no puede, ni debe tolerar porque el respeto a las personas se acaba cuando empieza la falta de vergüenza y la prepotencia de quienes se creen estar unos cuantos escalones por encima de personas como mi madre. Así que ya que usted ocupa la silla H de la Real Academia de la lengua, fíjese que hoy voy a ser yo, la hija de una pescadera y también eurodiputada de Podemos (aunque le pese), la que le recuerde lo que significa la educación y, de paso, lo que significa una palabra que precisamente empieza por la noble letra H que me parece que usted desconoce y que cuyo sentido yo lo aprendí de mi madre: la Humildad.

La Humildad es la virtud que consiste en el conocimiento de las propias limitaciones y debilidades y en obrar de acuerdo con este conocimiento. Es decir, es la capacidad de saber mirarse a uno mismo al espejo y eso no se aprende en los libros, señor Azúa, eso sólo se aprende de personas como mi madre que, como dice la canción de Revolver, “cambió el verme crecer por comer a diario”.

Pero a estas alturas el pueblo ya es consciente de que lo que más les preocupa a las personas como usted es que gente como yo, hijas de nuestras madres, estemos hoy en los lugares que siempre se nos habían negado. Y que además lo estemos para seguir al servicio de la ciudadanía, al servicio de los de abajo, al servicio de las pescaderas, las limpiadoras, las que friegan suelos y atienden a sus enfermos, las “nadies” que la historia escrita por gente como usted ha querido dejar apartadas en una esquina pero que nosotras reivindicamos como guía y modelo del país que queremos para nuestra gente. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha