eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

¡Encarcelad al mensajero!: Sobre los 30 activistas de Greenpeace detenidos en Rusia

57 días han pasado ya desde que el barco de Greenpeace, el Arctic Sunrise, fue abordado en aguas internacionales por las autoridades rusas para evitar una acción pacífica que estaban realizando en protesta contra una plataforma petrolífera de Gazprom que operaba en aguas del ártico ruso. Desde entonces, los 28 tripulantes del barco de Greenpeace más los dos periodistas independientes, permanecen detenidos en la cárcel.

- PUBLICIDAD -


Primero acusados de piratería y después de vandalismo, les fue denegado a cada uno de ellos desde el principio la libertad bajo fianza y llevan casi dos meses encerrados en frías celdas donde han sido interrogados en cabinas con paredes de seguridad y amenazados con que les meterían en celdas de castigo si no colaboraban, algunos han sido aislados sin permitirles el contacto con los otros detenidos, no han sido atendidas las necesidades médicas de algunos de ellos y ha sido muy difícil hacerles llegar alimentos e incluso las cartas de sus familiares.

El pasado lunes 11 de noviembre de madrugada, comenzó el traslado de los 28 activistas de Greenpeace y los 2 periodistas detenidos hacia la ciudad de San Petersburgo a la que llegaban a la mañana siguiente. No conocemos aún el motivo del traslado.

A la misma vez,  se ha celebrado una audiencia ante el Tribunal Internacional del Derecho del Mar (ITLOS, en sus siglas en inglés) en Hamburgo (Alemania) como resultado de que el Gobierno de los Países Bajos presentara una demanda que perseguía la liberación del barco (con bandera holandesa) y de su tripulación y a la que ningún representante de la Federación de Rusia asistió y en la que como declaró Jasper Teulings, abogado de Greenpeace,  los Países Bajos adoptaron una postura firme a favor de la legalidad y el derecho a la protesta pacífica. El juez ha fijado como posible fecha para la presentación de una orden provisional el viernes 22 de noviembre y Rusia, en principio, tiene el deber de cumplir con cualquier sentencia de este Tribunal.

Parece increíble la influencia que tienen las empresas del sector de los hidrocarburos, que aúnan todos sus esfuerzos para acallar las voces de los casi cuatro millones de personas que ya han firmado para que se declare un santuario global en el ártico y protegerlo de las extracciones de petróleo.

El pasado año Shell firmó un acuerdo con Gazprom para extraer petróleo en las aguas del ártico ruso y a pesar de mostrar una gran preocupación por poseer una buena imagen, el silencio de Shell frente a las detenciones de los 30 del Ártico, no hace más que recordarnos que están firmando acuerdos con una empresa como Gazprom, que no respeta los derechos de libertad de expresión y por ello Shell demuestra una vez más, que antepone sus intereses y su acuerdo petrolero en el Ártico por encima de la liberación de estos presos de conciencia. Y mientras que los 30 activistas por el Ártico permanecen encerrados en una cárcel Rusa, Shell anunció recientemente que se estaba preparando para perforar en el Ártico en Alaska para el próximo año.



Pese a ello celebramos, que por encima del poder empresarial de las petroleras, cientos de parlamentarios de todo el mundo, entre ellos la Presidenta de Brasil, el vicepresidente de Irán, la Canciller de Alemania, el Senado de Argentina, el Parlamento de la UE, la líder de la oposición birmana junto con 12 ganadores más del Premio Nobel de la Paz y diferentes grupos políticos en España, además de la plataforma Democracia Real Ya, han expresado su preocupación por la detención de los activistas que actuaban de forma pacífica para parar la extracción de las perforaciones de petróleo en el Ártico. Junto a estos apoyos, ya han sido más de dos millones de personas las que se han pedido a los embajadores de rusia en todo el mundo que liberen a los activistas.

Y mientras continúan las movilizaciones por la libertad de los 30 del ártico, ayer empezaba en Polonia la decimonovena reunión de las partes del Convenio de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP 19) y con este motivo, el delegado de Filipinas entraba en una huelga de hambre que muestra su preocupación y con la que reclama la importancia de llegar a acuerdos climáticos firmes que eviten las consecuencias catastróficas del cambio climático y la gravedad de los fenómenos meteorológicos extremos como el tifón que sufre estos días su país. Merece la pena transcribir sus palabras:

En estos dos últimos días, hay momentos en los que siento que me debería unir a los activistas del clima que pacíficamente se enfrentan a los responsables políticos por la situación actual de nuestro clima. Estos activistas luchan contra el carbón, escalan plataformas petrolíferas a pesar de las temperaturas heladas, o bloquean oleoductos. De hecho, estamos viviendo un aumento de la frustración y, por lo tanto, un aumento de la desobediencia civil. Las próximas dos semanas, estas personas que son nuestra conciencia volverán a recordarnos nuestra enorme responsabilidad. A los jóvenes, que constantemente nos recuerdan que su futuro está en peligro, a los héroes del clima que arriesgan sus vidas, su reputación y sus libertades personales para detener la perforación en las regiones polares y a las comunidades que se levantan para luchar contra el carbón, nos unimos a ellos."

Lo dicho, encarcelad al mensajero.

¿Nos ayudas a pedir la libertad de los activistas? Manda una carta a la embajada rusa para mostrarles tu apoyo y por la defensa de la libertad de expresión.


- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha