eldiario.es

Menú

Gobierno e industrias propondrán al Ministerio medidas para restablecer la competitividad ante la reforma eléctrica

Pedirán antes de fin de mes mantener un encuentro con el Ministerio de Industria

- PUBLICIDAD -
Gobierno e industrias propondrán al Ministerio medidas para restablecer la competitividad ante la reforma eléctrica

El Gobierno vasco, junto a diferentes clústeres, asociaciones empresariales y patronales industriales, pedirán a finales de este mes mantener un encuentro con el Ministerio de Industria, para presentarle una batería de propuestas concretas para minimizar el impacto que la reforma eléctrica tiene en la competitividad de la industria vasca, cuyos costes eléctricos han aumentado una media del 25%, 17 puntos por encima de lo previsto por el Ministerio dirigido por José Manuel Soria.

Las medidas pretenden evitar el riesgo de reducción de actividad, cierre o deslocalización de empresas para lo cual, entre otras medidas, se propondrá aplicar exenciones fiscales o reducción de gravámenes para grandes consumidores industriales de sectores estratégicos, como ya se hace en países como Francia o Alemania.

Por ello, el Ejecutivo vasco pide adoptar medidas alternativas de exención fiscal sectorial y de reducción de gravamen para los grandes consumidores industriales según sector estratégico y nivel de consumo, de forma que se eviten cierres y la deslocalización de empresas. Este tipo de normas ya se vienen aplicando en otros países europeos como Alemania.

Además, propone reestructurar las tarifas para los niveles de tensión 6.1 y 6.2, que permitan eliminar los sobrecostes y la "discriminación" del suministro eléctrico en 30 kV, mayoritario en Euskadi.

Junto a estas dos propuestas principales, también se trasladará la necesidad de revisar los criterios utilizados para establecer los períodos tarifarios únicos y establecer distintas zonas para la gestión de la demanda, ya que "no tiene sentido establecer un calendario único para toda la Península, cuando sus consumos varían enormemente de unas zonas a otras, tanto por el clima como por los diferentes niveles de industrialización", ha explicado Tapia.

Además, el Gobierno vasco considera "de gran importancia" dotar de seguridad retributiva y jurídica a la cogeneración industrial (generación propia de energía eléctrica y calor para los procesos productivos), que con las diferentes reformas se está viendo muy comprometida".

En Euskadi muchas industrias han introducido cogeneraciones como parte integral de sus procesos productivos, por lo que la "incertidumbre en la misma supone también incertidumbre en la propia producción industrial", ha destacado.

Finalmente, propondrá ampliar el servicio de gestión de la demanda de interrumpibilidad y facilitar su acceso a las pymes mediante la figura del agregador.

Según ha explicado la consejera, en una semana se volverán a reunir con las industrias para analizar entre todos el informe sobre el impacto económico en la industria vasca de la reforma eléctrica que les ha presentado esta tarde, para que hagan las correspondientes aportaciones y mejoras y, en una semana o diez días, enviarán la solicitud para mantener una reunión con el Ministerio.

REUNIÓN CON EL SECTOR

La segunda reunión mantenida esta tarde entre el Gobierno vasco y representantes de los diferentes sectores industriales afectados por la reforma eléctrica ha constatado las afecciones reales que la nueva regulación está produciendo en el gasto energético de la industria vasca.

El informe presentado por la consejera de Desarrollo Económico y Competitividad del Gobierno Vasco, Arantza Tapia, recoge que el impacto económico en la industria vasca de la reforma eléctrica está superando ampliamente las previsiones indicadas por el Ministerio de Industria, las cuales estimaban en un 7,5% el aumento del coste del acceso a la alta tensión.

Según los datos disponibles, en Euskadi se ha producido un incremento medio del 25% en los peajes de alta tensión. Además, un 87% de las empresas tienen un incremento superior a la media prevista por el Ministerio, lo que supone un problema generalizado a la industria de todos los sectores productivos.

Ante esta situación, las propuestas conjuntas del Gobierno vasco y la industria pretenden paliar el "grave impacto" que esta reforma está provocando en los costes energéticos y en la competitividad de las empresas vascas.

El objetivo de las propuestas será, por tanto, mantener la competitividad de la industria vasca y asegurar su viabilidad futura pero, al mismo tiempo, haciendo compatible la necesaria reducción del déficit tarifario acumulado que motivó la aprobación de la nueva normativa para el sector eléctrico. "Es necesario corregir el desfase tarifario eléctrico y su déficit histórico, pero sin lastrar la capacidad competitiva de la industria", ha destacado la consejera.

Para ello, cree "imprescindible" que se tomen medidas que permitan a la industria manufacturera de disponer de unos costes eléctricos competitivos que permitan fortalecer su actividad y su capacidad exportadora para asegurar su futuro y que permitan que los incrementos de los accesos a la alta tensión no superen de forma desproporcionada el 7,5% indicado por el Ministerio. Además, será necesario un plazo de adaptación en el que las industrias puedan adecuar su capacidad productiva y su capital humano a la nueva situación.

PERJUDICADOS

Entre los más afectados por la reforma se encuentran los sectores consumidores intensivos de energía como el metalúrgico y el de producción de productos metálicos manufacturados, con incrementos medios del 29% y del 24% respectivamente. También el transporte (ferroviario, metro, etc), incrementará su factura una media del 19%.

Históricamente, la tarifa de acceso a la alta tensión en Euskadi -Tarifa 6.1 de 30 kV- ha sido englobada en un tramo de facturación en el que se le aplican costes que no le corresponden, por lo que tiene un coste superior en un 75% al que se aplica a la alta tensión de otros consumidores industriales de similares características en otras Comunidades Autónomas, según los datos aportados por la Consejería.

Adicionalmente, a partir de enero de 2014 se modifican también los calendarios de facturación tarifaria, lo que producirá nuevos incrementos de entre el 2 y el 5%, que se suman a los anteriores.

Esta situación está poniendo en "serias dificultades" a las empresas vascas y a su capacidad para competir en ámbitos internacionales, donde ya venían compitiendo con "un importante diferencial" de precios energéticos con gran parte de los países de su entorno, que cuentan con menores precios energéticos como Francia, Finlandia o Suecia.

La escalada del coste eléctrico coincide además con las dificultades derivadas de la propia crisis económica, lo que en conjunto está "comprometiendo" la capacidad competitiva de las exportaciones industriales vascas -las cuales compensaban la falta de movimiento en el mercado interior-, así como la propia pervivencia y viabilidad futura de estas industrias.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha