eldiario.es

Menú

PNV advierte de que ante la corrupción "no basta con pedir perdón" y hay que "echar a los corruptos del sistema"

El secretario de Relaciones Institucionales del PNV, Koldo Mediavilla, ha advertido de que ante la corrupción política "no basta con pedir perdón" y hay que "echar a los corruptos del sistema", así como "depurar responsabilidades".

- PUBLICIDAD -
PNV advierte de que ante la corrupción "no basta con pedir perdón" y hay que "echar a los corruptos del sistema"

En un artículo publicado en su blog, recogido por Europa Press, el representante jeltzale reconoce que Euskadi "no es ajena al fenómeno de la corrupción", porque todas las sociedades están expuestas a ser afectadas por las consecuencias de los "bajos instintos de la condición humana", pero, hasta el momento, "la denominada corrupción política no se ha visto reflejada de manera significativa en nuestro ámbito".

Tras reconocer que la ciudadanía está "harta y escaldada de tanto golfo suelto" que, "aprovechándose de su cargo, ha saqueado en beneficio propio las arcas públicas", Mediavilla incide en que "todos estamos asqueados de contemplar conductas miserables y mezquinas que se merecen un castigo ejemplar e implacable".

En esta línea, considera que España comienza a parecerse al proceso de "descomposición política" vivido hace 20 años en Italia, por lo que defiende que la regeneración del sistema democrático se impone "con urgencia".

A su juicio, "no basta con pedir perdón", ni con exigir que las nóminas y las declaraciones de la renta de los cargos públicos puedan verse por la ciudadanía como gesto de transparencia, sino que lo primero es "limpiar, echar a los corruptos del sistema, depurar responsabilidades antes de que ellos acaben con él".

"Fuera sinvergüenzas del plano público y póngase al frente de las instituciones y de los partidos a personas con ética y moral intachable. Pedir perdón sí, pero también penitencia y propósito de enmienda. No hacerlo sería alimentar la llegada de un nuevo Berlusconi. Y eso sería todavía peor", alerta.

Asimismo, remarca que Euskadi no es ajeno al fenómeno de la corrupción porque todas las sociedades están expuestas a ser afectadas por las consecuencias de los "bajos instintos de la condición humana", pero valora el que, "hasta el momento, la denominada corrupción política no se ha visto reflejada de manera significativa en nuestro ámbito".

"No hay constancia de sobresueldos en 'B', ni de tarjetas black. Y pese a que algunos se pasaron el verano hablando de batzokis y de financiación irregular sin aportar pruebas, solo se conoce, a través de las diligencias abiertas por el juez Ruz, del supuesto pago de una sede política con dinero negro: la del PP en Bilbao", señala.

Pese a ello, reconoce que la alarma social, la globalización mediática y la proliferación de casos aflorados en los últimos tiempos, hacen que la "percepción de contagio" sea asimilado por la opinión pública, que llega a pensar que "todos son iguales". "Y no es verdad. No es cierto que exista una metástasis" de corruptelas. Ni que todo el sistema esté podrido", subraya.

A su juicio, que se conozcan las acciones delictivas, que se detenga a sus presuntos protagonistas y que la justicia instruya procedimientos significa, "aunque alguien lo dude, que el sistema democrático funciona".

"Si como hasta ahora se utiliza el 'y tú más' como respuesta, se abonará la base de que la porquería es común y generalizada. Si las acusaciones sin pruebas se prodigan, si la difamación se convierte en medida de cambio, si las imputaciones gratuitas sin contraste llegan incluso al Parlamento, donde un aforado sin escrúpulos es capaz de dudar de todo y de todos, estaremos dilapidando la credibilidad básica que un sistema representativo necesita para sostenerse", incide.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha