eldiario.es

Menú

PNV y PSE extienden su maridaje al Ayuntamiento de Bilbao

Los jeltzales consiguen que los socialistas no voten en contra de los presupuestos gracias a la aprobación de enmiendas por valor de 4.179.750 euros.

Las cuentas crecerán un 12,75% y volverán a cifras anteriores a la crisis debido a ingresos coyunturales, los gastos que más aumentan son las inversiones urbanísticas.

PP y EHBildu acusan al equipo de Gobierno de presentar un proyecto pensando en la precampaña electoral de 2015 y recuerdan al PSE cómo acabaron los anteriores socios del ejecutivo bilbaíno.

- PUBLICIDAD -

El PNV y el PSE siguen profundizando en su reciente entendimiento. Después de alcanzar varios preacuerdos en el Parlamento vasco y las Juntas Generales, hoy se ha escenificado esta buena relación en el salón de plenos del Ayuntamiento de Bilbao donde ha tenido lugar el debate sobre el presupuesto del año que viene. Aunque los jeltzales tienen mayoría absoluta en la capital vizcaína, se han ganado la abstención socialista gracias a la aprobación de enmiendas valoradas en 4.179.750 euros. Una clara muestra de que ambas formaciones siguen profundizando en su reciente maridaje y la primera piedra de un posible acuerdo de gobierno de cara a las elecciones de 2015.

Circunstancias coyunturales y puntuales han hecho que los presupuestos del año que viene den para algunas alegrías en el consistorio bilbaíno. Las cuentas crecerán un 12,7% y se situarán en 512 millones de euros, cifras previas a la crisis, gracias la venta de patrimonio, el endeudamiento y el aumento de la aportación que hace la Diputación a los ayuntamientos. No hay garantía de que ninguna de estas fuentes se mantenga en el tiempo y en algún caso, como los fondos de Udalkutxa de la Institución foral, su saldo podría llegar a ser negativo si las previsiones de recaudación no se cumplen. En contrapartida los ingresos propios municipales disminuirán ligeramente.

Por estos motivos, los responsables municipales han reiterado en varias ocasiones su llamamiento a la “prudencia” y su aviso de que las cuentas municipales podrían volver a caer el año que viene. En opinión de la concejal de Economía y Hacienda de Bilbao, Marta Ajuria, el equipo de gobierno actúa con “rigor” y por eso “el gasto corriente sólo se incrementará en un 0,7%”. “Además, en los últimos ejercicios hemos tenido ejecuciones presupuestarias cercanas al 99%”, ha añadido.

Donde sí han tirado la casa por la ventana es en las operaciones urbanísticas, que se verán incrementadas en un 115%, concretamente de 46 a 100 millones de euros. Tanto el PP como EHBildu ven en esta apuesta por las obras públicas “un claro movimiento preelectoral”. “Estos presupuestos no son para los vecinos sino para el propio Gobierno de Bilbao”, ha criticado hoy la portavoz popular Beatriz Marcos. “Les van a permitir inaugurar muchas obras en la precampaña de 2015”, ha explicado.

El PP ha presentado una enmienda a la totalidad que ha sido rechazada y 70 enmiendas parciales de las cuales los jeltzales han admitido 12 por un valor de alrededor de 200.000 euros. Ajuria ha hecho especial hincapié en una de ellas destinada a reforzar el plan de empleo que el Ayuntamiento desarrollará junto al Gobierno vasco. Asimismo, ha asegurado que el equipo de gobierno se encuentra estudiando la posibilidad de abrir una nueva comisaría de policía en Basurto tras el cierre de la central de Garellano, respondiendo así a otra de las peticiones populares.

EHBildu, por su parte, ha tenido menos suerte y sólo ha visto aprobadas 4 de sus más de 70 enmiendas. Tampoco ha prosperado su enmienda a la totalidad. Aitziber Ibaibarriaga, portavoz de la coalición abertzale en el consistorio, ha censurado que Bilbao siga apostando por “una fórmula desfasada basada en la revalorización del suelo y las plusvalías”. “Los datos demuestran que de esta manera Bilbao se está quedando a la cola de las capitales vascas para salir de la crisis”, ha apuntado la concejala. En su opinión el pacto entre PNV y PSE “evidencia que a esta mayoría absoluta le quedan 500 días y ya están buscando una cachaba para cuando se les acabe”. A los socialistas les ha recordado, además, que el último socio de gobierno de los jeltzales, Ezker Batua, perdió su representación en Bilbao después de haber apoyado a Azkuna.


Empleo, barrios y actividad comercial

Las enmiendas presentadas por el PSE tenían como ejes principales la creación de empleo, la inversión en los barrios y el fomento de la actividad comercial. Sus acuerdos con el equipo de gobierno ascienden a algo más de 4 millones, 2,5 de cara a 2014 y 1,6 para 2015, lo que equivale al 46% de lo que planteaban. La mayor parte del dinero, 2,5 millones, se empleará en un plan de inversión en los diferentes distritos pensado para contratar a parados de larga duración que provienen del mundo de la construcción cumpliendo así con dos de las enmiendas socialistas.

Alfonso Gil, portavoz socialista en el Ayuntamiento de Bilbao, ha explicado que su grupo ha decidido “arrimar el hombro porque creemos en el diálogo”. “Las grandes batallas no se ganan haciendo la guerra cada uno por su cuenta, y la batalla más grande que tiene Bilbao en este momento es la lucha contra el paro”, ha declarado. El PSE no ha presentado una enmienda a la totalidad, pero se ha abstenido en la votación presupuestaria porque considera que las cuentas “deben ser más ambiciosas”. “Por ejemplo: en materia fiscal para ampliar los ingresos propios y no depender tanto de fuentes de financiación ajenas”, ha detallado Gil.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha