eldiario.es

Menú

ENTREVISTA - Jesús Lizcano, presidente en España de Transparencia Internacional

"Los partidos son incapaces de cerrar un Pacto de Estado contra la corrupción"

El presidente en España de Transparencia Internacional, Jesús Lizcano, cree que la financiación ilegal de un partido sea ahora "un delito y que se responsabilice a los tesoreros, que tengan que rendir cuentas y puedan ser llamados a explicar las cosas al Parlamento, es un paso importante".

"Hemos animado a los partidos a que sean más transparantes, lo cual no quiere decir que no haya corrupción, claro. No quiere decir que el que saca mejor nota no tiene corruptos, puede tenerlos de hecho", aclara Lizcano.

"La Casa Real española ha mejorado en transparencia pero hay toda una serie de gastos que están adscritos presupuestariamente a otros departamentos y por eso da la sensación de que la Casa Real es muy barata en relación a otras monarquías", censura.

- PUBLICIDAD -
Jesús Lizcano, antes de la entrevista en Vitoria.

Jesús Lizcano, antes de la entrevista en Vitoria.

Jesús Lizcano (Madrid, 1956), presidente de la organización Transparencia Internacional en España, considera que se ha avanzado bastante en materia de transparencia en las instituciones y los partidos políticos en este país. "Un poco porque así lo demanda la sociedad después de todos estos escándalos de corrupción", admite. Pero queda mucho por hacer. Lizcano aplaude las medidas recogidas en la reforma del Código Penal en relación con la corrupción. "Aunque siempre se podía haber hecho más: entrar al tema de los aforados, de los indultos, la ley de protección de los denunciantes como hay en otros países para que la gente se anime a denunciar desde el anonimato", enumera.

El problema, uno de ellos al menos, es que los partidos son incapaces de cerrar un Pacto de Estado contra la corrupción, aunque también pone en valor que en las últimos mediciones realizadas por su organización todos los partidos españoles aprueban en materia de transparencia. "Lo cual no quiere decir que en esos partidos no haya corruptos", precisa este catedrático de Economía Financiera por la Universidad Autónoma de Madrid.

¿En estos cuatro años ha aumentado la transparencia en las instituciones municipales, las más cercanas a la ciudadanía?

En algunos municipios nosotros tenemos contrastado que ha aumentado el nivel de transparencia en estas instituciones. Un poco porque así lo demanda la sociedad después de todos estos escándalos de corrupción. También se lo demandamos la sociedad civil cuando salen en los medios de comunicación porque a nadie le gusta quedar mal en los medios y en la prensa local. Ha mejorado bastante, en general en todas las instituciones, aunque claro que sigue habiendo de todo.

Según los datos de su organización, se ha pasado en el nivel de transparencia de los municipios del 52,1% en 2008 al 70,4% en 2012. ¿Se ha mantenido esa tendencia en 2014?

En el último estudio de 2014, está por encima del 80%. Ha habido 19 ayuntamientos que han obtenido la máxima calificación porque han publicado todo lo que pedíamos, los 80 indicadores de transparencia. 105 han puesto una página especial de transparencia en la que se recogen algunos de nuestros indicadores, con lo que es mucho más fácil buscar en ese portal todos los indicadores. Es difícil saber si lo han hecho por la proximidad de las elecciones municipales, por convicción o por la presión ciudadana.

¿Hasta dónde pesan en el sentido del voto los casos de corrupción? Lo pregunto porque hace cuatro años algunos partidos no tenían problema en colocar personas imputadas por este tipo de delitos en sus listas.

Pues diría que ha influido mucho. En las elecciones europeas ya influyó bastante, dejó de haber un bipartidismo como hasta entonces y se notaba en los grandes partidos, afectados por escándalos de corrupción en los últimos años. No solo ellos, pero se notaba más el efecto de la retirada de la confianza y del voto. Y es que antes la corrupción estaba más generalizada.

¿Habrá voto de castigo a la corrupción?

Una parte importante del voto será más de castigo por la corrupción que por la lectura de los programas de los candidatos de los partidos.

En la reciente reforma del Código Penal se ha introducido por primera vez el delito de financiación ilegal de los partidos. Es una novedad porque no existía como tal, ¿pero es suficiente o se ha quedado corta la reforma?

Creo que es muy, muy importante. Se podían haber mejorado más cosas, pero estas nuevas medidas, como la que usted apunta, es fundamental. Que se controle absolutamente y sea un delito y que se responsabilice a los tesoreros, que tengan que rendir cuentas, que puedan ser llamados a explicar las cosas al Parlamento, es un paso importante. Aunque siempre se podía haber hecho más: entrar al tema de los aforados, de los indultos, la ley de protección de los denunciantes como hay en otros países para que la gente se anime a denunciar desde el anonimato... Quedan cosas, pero hay que apreciar lo que se avanza.

A lo largo de las últimas décadas, España se ha caracterizado por hacer pactos de Estado por la Justicia, por la Educación o contra el Terrorismo. ¿Echa en falta un pacto de Estado contra la corrupción?

Sí. Nosotros se lo llevamos pidiendo a los partidos hace tiempo, con unas condiciones claras, llevarlo al Parlamento y aprobarlo por unanimidad si pudiera ser. Pero son incapaces de hacerlo, por lo que se ve. Parece que siempre tiene la culpa el otro. Por eso también estamos cerrando convenios con cada partido para que se comprometan al menos con nosotros, con la sociedad civil a elaborar y aprobar una serie de medidas de transparencia y contra la corrupción. Hay que recordar que ni en la Ley de Transparencia, ni en la reforma del Código Penal hubo grandes acuerdos. Y hubiera sido muy importante que se hubieran tejido esos acuerdos.

Se hizo un estudio macroeuropeo, el barómetro global europeo, que reveló que más del 90% señalaba a la corrupción como un problema muy importante en España y sentía que estaba muy extendida.

Con los indicadores de su organización, la mayor parte de los partidos suspende en transparencia. De los diez indicadores propuestos por Transparencia, en su gran mayoría los partidos están por debajo del cinco. No es un buen dato.

Hemos sacado hace muy poco otra serie,  en mayo en concreto, en la que aprueban todos. IU saca un cinco, pero los demás sacan todos bastante nota. En la anterior solo aprobaban tres partidos. Quizá se han dado cuenta de la proximidad de las elecciones y de la incidencia que tiene, todo lo que la han estado utilizando los medios de comunicación, sacándonos nuestra valoración, pues ahora se han puesto las pilas, se han interesado más, nos han estado llamando y, al final, han mejorado bastante. Les hemos animado a que sean más transparantes, lo cual no quiere decir que no haya corrupción, claro. No quiere decir que el que saca mejor nota no tiene corruptos, puede tenerlos de hecho. Y el que saca peor nota quiere decir que los tenga.

Leía hoy en un 'tuit' que señalaba que en México el 90% de la ciudadanía pensaba que todos los partidos eran corruptos.

Se hizo un estudio macroeuropeo, el barómetro global europeo, en el que se revelaba que más del 90% señalaba a la corrupción como un problema muy importante en España y sentía que estaba muy extendida. Las mismas encuestas del CIS colocan a la corrupción como el segundo problema en importancia para los españoles. Y sigue siendo un problema importante.

La política del Gobierno del PP en materia de transparencia, el nuevo portal, al final se han quedado a medio gas, ¿no? o ¿qué impresión tiene usted?

Bueno, es un paso positivo, pero tiene algunos problemillas el portal en sí. De momento solo afecta a 400 y pico organismos estatales y hasta diciembre de 2015 no va a tener necesidad de publicar sus datos para el resto. Es un paso importante e interesante que exista un portal de transparencia con los datos. La parte de transparencia activa, la que los organismos públicos tienen obligación de publicar, es una cosa importante porque les obliga a colocar los ayuntamientos, diputaciones, comunidades autónomas. Ahora hay 520.000 datos son bastantes, pero no hay duda de que tenía que haber mucho más.

La Casa Real española también se ha subido a la ola de la transparencia. Desde los discursos, donde se utilizan conceptos como integridad, honestidad y transparencia, pero sobre todo después de los escándalos que han acosado a algunos de sus miembros.

Ha mejorado mucho su página web. El Rey, con su actitud, ha dado muestras muy claras de que está en contra de las corruptelas, en el tema de los regalos, su código ético. No toda la que podía haber porque muchos de los gastos no están contabilizados como tales en el presupuesto de la Casa Real y están en ministerios como Asuntos Exteriores, todo lo relacionado con los viajes al exterior, la seguridad, que está adscrita al Ministerio del Interior, toda la parte de jardinería que está en Patrimonio Nacional. Hay toda una serie de gastos que están adscritos presupuestariamente a otros departamentos y por eso da la sensación de que la Casa Real es muy barata en relación a otras monarquías, pero porque no se meten todos los gastos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha