eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Fernando Jáuregui dice que "hace falta un pacto PP-PSOE para reformar este país"

- PUBLICIDAD -
Fernando Jáuregui dice que "hace falta un pacto PP-PSOE para reformar este país"

Fernando Jáuregui dice que "hace falta un pacto PP-PSOE para reformar este país"

Fernando Jáuregui (Santander, 1950) se considera un "mirón". Nada más y nada menos, dice, porque eso es el periodismo, "un reflejo tardío de lo que refleja la sociedad". Sus 44 años de profesión le han llevado a contar una historia de la democracia cuya publicación le ha creado "más de un disgusto".

Jáuregui explica en una entrevista con Efe que este libro -"Historia vivida de España. De Franco a Podemos 1970-2020", editado por Almuzara- es un ejemplo de aquella frase de Orwell: "el periodismo es contar lo que alguien no quiere que publiques".

Un relato de los 16.000 días de periodista que acumula a su espalda, en el que Jáuregui ve, con resignación, que tras casi 40 años de democracia aún faltan muchas cosas por hacer.

Descarta que Podemos sea la solución. Ve con buenos ojos, eso sí, un gran pacto entre los dos grandes partidos, PP y PSOE, con el que completar las tareas pendientes de la democracia española.

Fernando Jáuregui inició su andadura profesional hace 45 años en Europa Press. Ha trabajado en Informaciones, Diario 16, El País, El Periódico, El Independiente, Ya, El Correo, COPE, RNE o Onda Cero. Actualmente, dirige Diariocrítico y es comentarista político en varios medios de comunicación.

PREGUNTA: Desde la coronación de Juan Carlos I, ¿qué cosas han cambiado y cuáles siguen vigentes?

RESPUESTA: Siguen vigentes los mismos vicios atávicos de este país envidioso, conformista, demasiado pastueño. Somos un país sin sociedad civil o con muy poca sociedad civil. A la poca sociedad civil que tenemos le pasa como en Cataluña: abusa de su condición de sociedad civil. Eso no ha cambiado, no nos hemos modernizado ni reformado con la suficiente celeridad. Seguimos intentando mimar el bipartidismo, seguimos haciendo debates sobre el estado de la nación que no corresponden a los nuevos tiempos.

Pero han cambiado muchas otras cosas porque el mundo ha cambiado mucho desde que yo empecé a escribir este libro. En mis primeros años de profesión no había teléfonos móviles, transmitir una crónica era una auténtica tortura. Tampoco había ordenadores, ni euro, ni Unión Europea.

P: ¿Por qué cierra su libro en 2020 y no en 2015?

R: Puse 2020 porque es una fecha emblemática que se han marcado la Unión Europea y la ONU como un proceso de culminación de transformaciones. ¿Será capaz España en 2020 de culminar las transformaciones que necesita, incluyendo la reforma constitucional, el cambio de costumbres, incluyendo la profundización democrática? No lo sé, quiero pensar que sí.

P: Dice en el libro que la negociación con ETA estuvo bien, pero que algunos periodistas se mostraron muy reacios. ¿Ha cambiado la percepción en la gente sobre aquella decisión?

R: Sí. ETA ya no aparece en las últimas encuestas del CIS como la principal preocupación de la ciudadanía. El periodismo es un reflejo tardío de lo que refleja la sociedad. ETA ya ha desaparecido, de hecho. Quedan rescoldos formales. Yo creo que la negociación con ETA no acarreó ninguna concesión con respecto a la banda, no se le hizo ninguna concesión. Trajo una serie de consecuencias beneficiosas. ETA ha dejado de matar y esto es un avance. La negociación no era fácil, no todo el mundo la quería ni la aceptaba, había que echarle valor y Zapatero lo hizo.

P: Para usted, ¿cuáles han sido las luces y las sombras de los gobiernos democráticos?

R: Las etapas menos luminosas son las últimas partes de las legislaturas. Esto coincide en González, Aznar, Zapatero... y está pasando ahora también con Rajoy. Estamos en la primera legislatura, pero lleva una deriva de conformismo y de querer instalarse en el éxito que no es nada buena. Del éxito se muere y con el fracaso se avanza. Todos los presidentes acabaron instalándose en el éxito. Me gustaría que el actual presidente fuese más autocrítico y menos entusiasta. Y esto lo digo desde el respeto que le tengo a Rajoy, que no creo que sea de lo peor que ha pasado por aquí.

P: Dicen que los segundos gobiernos en EEUU son siempre los mejores porque los presidentes juegan a quedar para la historia y no a ganar unas elecciones.

R: Estoy totalmente de acuerdo. Pienso que es obligatorio introducir una normativa de limitación de mandatos, en cuanto se acercan a los ocho años. A Aznar y a Zapatero hay que reconocerles que se autolimitaron.

P: ¿De dónde tiene que venir el cambio entonces?

R: El cambio sólo puede venir del actual bipartito. No estamos en 1980 ni mucho menos en el 78, cuando se aprueba la Constitución. Pensar que no hay que tocar la Constitución es simplemente irresponsable, pero no creo que el cambio sea Podemos. Son un acicate para el cambio, sí. No les descalifico, pero esas nuevas formaciones no están preparadas para gobernar. No acabo de ver a algunos personajes de Podemos de representantes o presidentes del Eurogrupo. Igual es cortedad de miras, no sé.

P: ¿Lo ideal entonces es un gran pacto PP-PSOE?

R: Un pacto PP-PSOE no sé si es lo ideal. Creo que no estaría mal en ningún caso. Hace falta un pacto así por la regeneración para poder poner en marcha las reformas enormes que necesita este país. Este pacto no duraría toda la legislatura, seguramente acabaría en la primera mitad y luego habría elecciones. Pero sería efectivo si para entonces hemos conseguido reformar la separación de poderes, la ley electoral, las administraciones... La gente está empezando a percibir que estas cosas hacen falta.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha