eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Guía para saber qué hacen (o no) los diputados

La plataforma ciudadana 'Qué hacen los diputados' plantea un sistema para fiscalizar a los parlamentarios y propone recomendaciones para convertir el Congreso en una institución transparente

La Cámara Baja no publica qué votan los diputados en las comisiones y el sistema limita la participación ciudadana

"Sería deseable que hubiera canales para que los ciudadanos pudiéramos manifestar nuestras sugerencias sobre las leyes que se están debatiendo y tramitando", señala el manual

- PUBLICIDAD -
El comisario del Congreso niega que se desnudara a una invitada del PSOE

El presidente del Congreso, Jesús Posada

La imagen de los políticos ha caído en picado y los ciudadanos rechazan a la clase política, que sufre su mayor crisis de credibilidad de la democracia, tal y como señalan las encuestas del CIS. La plataforma ciudadana 'Qué hacen los Diputados' ha elaborado un manual llamado 'El Congreso para principiantes' para explicar el funcionamiento de la Cámara y la labor de los parlamentarios. El objetivo es que las críticas se hagan con conocimiento de causa y animar a los ciudadanos a llevar a cabo una fiscalización de sus representantes. La guía también recoge críticas y recomendaciones para que la institución sea más transparente, accesible y participativa.

La asociación explica en la primera parte las funciones del Congreso (legislación y control) y las diversas fórmulas para llevarlas a cabo. La guía describe las distinas fórmulas de control al Gobierno (preguntas orales en el pleno o en comisión, escritas, interpelaciones o comparecencias) y recuerda la posibilidad que tienen los ciudadanos de preguntar a través de los diputados. "El trabajo de un diputado no empieza ni acaba en la Cámara, tiene que estar en directo contacto con la sociedad" y los grupos parlamentarios deben convertirse en los "portavoces" de los ciudadanos, expresa el texto.

Opacidad legislativa

En cuanto a la función legislativa, el manual explica pormenorizadamente la función de las comisiones y el mecanismo para conocer el trabajo que desempeñan los diputados en las 31 existentes. La web del Congreso permite saber la composición del órgano, las leyes que tramita (o ha tramitado) y acceder a las intervenciones de sus miembros. También hace hincapié en el procedimiento para saber qué leyes se aprueban. Un dato: el 75% de la legislación procede de la UE, según indica la plataforma.

Un problema a la hora de fiscalizar a un diputado en concreto: el Congreso solo publica las votaciones en el pleno -donde se debaten un "número mínimo de propuestas"-, no lo que cada parlamentario defiende en las comisiones. "La única manera de saber con qué grupos se ha aprobado una ley en Comisión es porque lo comenta un diputado en Twitter - aproximadamente el 40% no tiene cuenta- o si se les pregunta, o porque durante el debate van diciendo si votarán a favor o en contra. Es poco operativo y el Congreso está dejando de lado una función de informar a la ciudadanía muy importante". En la misma línea, recriminan que existan comparecencias a "puerta cerrada", como la del presidente del BCE, Mario Draghi, hace un año.

Otro de los fallos de la actividad parlamentaria es la limitada participación ciudadana. Solo el 39% de los ciudadanos cree que tiene influencia votar cada cuatro años y solo se han celebrado cuatro referendos en democracia. El Congreso ha recibido 1.978 peticiones en dos años, es decir, mensajes de ciudadanos para informar de ciertos hechos o solicitar la actuación de los poderes públicos. La institución ha respondido a 600 y ha considerado repetitivas 440; pero se niega a publicar su contenido alegando la protección de los datos de los remitentes.

'Qué hacen los diputados' recomienda que se cree un mecanismo para ocultar la procedencia, pero no la petición, tal y como sucede en Cataluña. "Sería deseable que hubiera canales para que los ciudadanos pudiéramos manifestar nuestras sugerencias sobre las leyes que se están debatiendo y tramitando", sugiere.

Suspenso en transparencia

La última parte de la guía examina el nivel de transparencia del Congreso: suspenso. Al igual que ha hecho el Consejo de Europa, una de las recomendaciones es la elaboración de un código de conducta para regular los conflictos de intereses, la recepción de regalos o la 'puerta giratoria' de los parlamentarios, el fichaje en empresas privadas al finalizar su mandato.

También instan al Congreso a dar a conocer los informes y estadísticas que se usan en la elaboración de las leyes: "Hay muchos puntos oscuros dentro del proceso legislativo, es decir, la ciudadanía no tiene manera de saber por qué se legisla en un sentido o en otro: qué informes y estadísticas se utilizan; qué asesores, lobbistas o grupos de presión intervienen en la elaboración de una ley o qué diputados crean o modifican los textos y a qué responden a la hora de hacerlo". "Es una obligación para con los ciudadanos que esa información sea accesible", sentencia.

Además, los autores señalan que el Parlamento tiene "barreras" a la monitorización, porque no cuenta con las plataformas de la sociedad civil ni tiene los documentos en "formatos accesibles".

La información de los diputados solo se actualiza al principio de la legislatura (incluidas las declaraciones de la renta que, a efectos fiscales, se presentan anualmente). De este modo, uno puede conocer el sueldo Mariano Rajoy pero con datos desactualizados y relativos a 2010. La guía recomienda que se incluya información adicional, como datos sobre la formación y estudios de los diputados o trabajos anteriores -públicos o privados- de sus señorías.

Igualmente, los autores de la guía solicitan datos sobre los trabajadores del Congreso, aunque no sean representantes públicos y acerca de los asistentes que tiene cada grupo, su preparación y los procesos en los que intervienen.

Esta guía para conocer el Parlamento ha sido elaborada por una plataforma ciudadana y tiene un eminente carácter didáctico. En la web del Congreso, sin embargo, apenas hay información para no iniciados y ha sido configurada como una herramienta de uso principal para políticos y periodistas. La iniciativa más parecida a acercar el Congreso al ciudadano fue la edición de un librillo con ilustraciones que repartió durante la jornada de puertas abiertas en las que mostraba, en código claramente infantil, el día a día de la vida parlamentaria con capítulos tan surrealistas como el de diputados huyendo de los periodistas en el patio del Congreso.

Puedes consultar aquí la guía completa 'El Congreso para principiantes'.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha