eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La Policía británica revisa la seguridad de los diputados tras el asesinato de Jo Cox

- PUBLICIDAD -
La Policía británica revisa la seguridad de los diputados tras el asesinato de Jo Cox

La Policía británica revisa la seguridad de los diputados tras el asesinato de Jo Cox

La Policía y las autoridades parlamentarias británicas revisan la seguridad de los diputados tras el asesinato a tiros ayer de la laborista Jo Cox en la localidad de Birstall, en el norte de Inglaterra, informan hoy los medios.

Cox, elegida diputada en las elecciones generales del año pasado, fue apuñalada y tiroteada por un hombre que se le acercó en las proximidades de la biblioteca de Birstall donde había estado trabajando.

El asesinato provocó una gran conmoción en el Reino Unido y ha reabierto el debate sobre la seguridad de los diputados, sobre todo de los que no tienen cargos en el Gobierno o en el llamado "gabinete en la sombra" en el caso de la oposición laborista.

Según los medios, una hora después del ataque, las autoridades parlamentarias británicas alertaron a los parlamentarios para que estuvieran atentos a su seguridad personal.

Los diputados suelen celebrar reuniones periódicas con electores en sus respectivas circunscripciones y no suelen ir custodiados.

Este fácil acceso a los parlamentarios hace que sean vulnerables a posibles comportamientos agresivos por parte de la gente.

Un estudio divulgado este año y publicado en la revista de Psicología y Psiquiatría Forense señaló que uno de cada cinco de 239 diputados entrevistados admitió haber sido atacado o experimentó un intento de agresión, generalmente cerca de su domicilio.

Los investigadores del análisis vincularon estas actitudes violentas con problemas mentales de los agresores, por lo que recomendaron una mayor protección para los miembros del Parlamento.

Según los medios, la Policía se disponía a reforzar la seguridad de Cox en el barco en el que vivía en el río Támesis, en Londres, y en la oficina en su circunscripción del norte de Inglaterra después de que un hombre -que no es el arrestado por su muerte- le acosara enviándole continuos mensajes.

Al parecer, la diputada no le dio mayor importancia al principio hasta que "el volumen y la frecuencia de los mismos aumentaron".

"La Policía estaba en proceso de darle seguridad en el bote en el que vivía pero fue retrasada por razones burocráticas", dijo al diario "The Times" una fuente de su oficina parlamentaria.

El ataque contra Cox se produjo en medio de la campaña para el plebiscito, marcada por el tono agresivo de los debates y cuando los sondeos sobre intención de voto dan ventaja a los partidarios del "brexit", la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Los políticos británicos mantienen hoy suspendida la campaña para el referéndum aunque se espera que se reanude el sábado.

La bandera británica ondea a media asta en el Palacio de Westminter, sede del Parlamento, en señal de duelo.

Tras el ataque, la Policía británica detuvo a un hombre identificado como Tommy Mair, calificado por los vecinos como solitario, y con problemas de salud mental.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha