eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los terroristas iban a realizar un gran atentado en nombre del ISIS

Se definieron a sí mismos como "soldados del Estado Islámico en tierra del Ándalus" en un cuaderno propiedad del imán de Ripoll 

El juez confirma que la explosión de Alcanar precipitó un cambio de planes que les llevó a alquilar las furgonetas un día antes del atentado

Para su plan inicial, una cadena de atentados en monumentos importantes de Barcelona, compraron 500 litros de acetona, detonadores y clavos

40 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Conseller Forn: los cinturones explosivos de los terroristas de Cambrils eran falsos

El Audi A3 utilizado por los terroristas en Cambrils. EFE

Más de 100 bombonas de butano, 500 litros de acetona, clavos y una reivindicación en nombre del Estado Islámico. La célula yihadista liderada por el imán Abdelbaki Es Satty planeó un macroatentado en nombre de ISIS "en la tierra del Ándalus", frustrado por una explosión accidental que les obligó a improvisar en pocas horas. Uno de ellos llevó a cabo el atropello masivo de La Rambla mientras los otros compraron hachas y cuchillos para atentar en Cambrils.

Así se desprende de los hallazgos en la investigación que ha seguido a los ataques del pasado jueves en Catalunya, y que ha reunido el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu en el auto con el que envía a prisión a dos miembros de esa célula yihadista. Driss Okabir y Mohamed Houli están acusados de pertenencia a organización terrorista, asesinato y tenencia de explosivos.

Su plan era atentar con esos explosivos en los monumentos más importantes de Barcelona. La masacre resultante iba a ser reivindicada en nombre del Estado Islámico (ISIS en sus siglas en inglés), según consta en un cuaderno encontrado por los investigadores entre los restos de la casa de Alcanar, que saltó por los aires en la noche del pasado miércoles.

"Soldados del Estado Islámico en Ándalus"

En esa libreta de color verde está escrito el nombre del imán Es Satty. En una de sus páginas, a mano y en árabe, el líder religioso escribió la siguiente frase: "En nombre de Alá, El misericordioso, El compasivo. Breve carta de los Soldados del Estado Isalámico en la tierra del Ándalus para los cruzados, los odiosos, los pecadores, los injustos, los corruptores".

El juez enmarca ese hallazgo entre los indicios que sitúan a ISIS tras los atentados. Destaca también, por ejemplo, que el explosivo encontrado en Alcanar es peróxido de acetona (TATP, también conocido como 'madre de Satán'), que es "utilizado habitualmente por la organización terrorista DAESH en sus acciones terroristas, como por ejemplo en los atentados de París y Bruselas".

Andreu también da credibilidad a la reivindicación que se produjo a las pocas horas del atentado en La Rambla, que ha dejado 13 muertos y cientos de heridos. ISIS lo hizo suyo a través de un mensaje distribuido "en su medio propagandístico El Amaaq", señala el juez.

Tanto ese atropello masivo como los sucesos de Cambrils fueron una rápida improvisación. El auto del juez reconstruye los movimientos de la célula dirigida por Es Satty y confirma que la explosión de la casa de Alcanar "truncaría el plan inicial de los terroristas" y "precipitó el alquiler de las furgonetas, el atropello múltiple y el ataque con armas blancas en Cambrils".

La explosión accidental acabó con la vida de Es Satty, que según el testimonio de uno de los detenidos tenía previsto inmolarse en Barcelona. Los Mossos han encontrado en las últimas horas un cinturón de explosivos entre los restos de Alcanar.

Para ese ataque, los terroristas compraron un hacha y cuatro cuchillos de grandes dimensiones en un comercio de Cambrils a las 21:26 horas del 17 de agosto, es decir, tan solo unas horas después de que Younes Abouyaaqoub atropellase a cientos de personas en La Rambla, a las 16:30 horas. Con esas armas se subieron al Audi A3 dispuestos a desencadenar otra matanza, pero chocaron con un control de los Mossos, que acabaron abatiendo a los cinco terroristas del vehículo: Moussa Oukabir, M ohamed y Omar Hichami, Said Alla y El Houssaine Aboyaaqoub.

Acetona, detonadores y clavos

Así acabó el plan B de los terroristas, después de que la explosión de la casa de Alcanar, en la que murió el imán, echase por tierra la intención de causar un "atentado de gran envergadura" con unas furgonetas llenas de explosivos. Para ese plan inicial habían comprado, entre los días 1 y 2 de agosto, 500 litros de acetona, "así como material para la confección de artefactos".

Entre ese material se encuentran las más de 100 bombonas de butano, agua oxigenada, pulsadores para las detonaciones y "una gran cantidad de clavos para ser utilizados como metralla". El objetivo era esconder en "15 fundas de almohada" los explosivos que se iban a cargar en tres furgonetas.

Esos vehículos fueron alquilados el 16 de agosto, un día antes del atropello de La Rambla, y tan solo unas horas antes de que saltase por los aires la casa de Alcanar. Ese día, Driss Oukabir y Mohamed Hichamy acudieron una oficina de la empresa Telefurgo en Sabadell para alquilar dos furgonetas, que pagó Younes Abouyaaqoub con su tarjeta de crédito. Una de ellas se utilizó para el atentado y la otra fue localizada en Vic.

La tercera furgoneta que tenían pensado emplear tuvo que ser abandonada en la AP-7 por Mohamed Hichamy después de sufrir un accidente el mismo día 17, a las 15:25, una hora antes del atropello de La Rambla. El conductor con el que se chocó le advirtió de que iba a llamar a la policía, a lo que Hichamy reaccionó saltando una valla y huyendo por un camino.

Una segunda base en una Masía

La investigación ha revelado, según consta en el auto del juez Fernando Andreu, que la célula terrorista tenía una segunda base de operaciones. Además de la casa de Alcanar, los terroristas se reunieron en una Masía abandonada en Riudecanyes, en Tarragona.

Los agentes han encontrado en esa Masía el pasaporte y el carnet de conducir de Mohamed Hichamy y el pasaporte de Younes Abouyaaqoub. Intentaron quemarlos en una pequeña hoguera, pero los documentos no ardieron por completo y permitieron a los Mossos ver sus fotos y parte de sus nombres.

Los agentes también han encontrado pruebas de que Driss Oukabir viajó a Marruecos y regresó cuatro días antes de los ataques. Esos viajes los gestionó otro de los detenidos, Salh el Karib, cuya detención policial ha prorrogado el juez durante 72 horas a la espera de que se aclare su implicación en los hechos.

Además, entre los restos de Alcanar los agentes han encontrado pruebas de que Es Satty había viajado a Bruselas en diversas ocasiones, mientras que se investiga el viaje de algunos integrantes a París.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha