eldiario.es

Menú

INTERNACIONAL

Una mujer japonesa "muere por exceso de trabajo" después de hacer 159 horas extra en un mes

Las muertes relacionadas con exceso de trabajo son un serio problema en Japón

Los trabajadores sólo cogen 8,8 días de vacaciones al año de media, menos de la mitad a los que tienen derecho

Uno de cada cinco trabajadores japoneses están en riesgo de morir por exceso de trabajo, según un informe que se hizo público el año pasado

- PUBLICIDAD -
Una campaña para enseñar a los japoneses a trabajar menos y gastar más

Las muertes relacionadas con estrés laboral y exceso de trabajo son un gran problema en Japón EFE

La muerte de una trabajadora de 31 años de la televisión pública, NHK, obliga a  Japón a enfrentarse a los problemas de su exigente  cultura de trabajo después de que inspectores laborales señalen el exceso de trabajo como causa de muerte.

Miwa Sado trabajaba en la sede central de NHK en Tokio. En el mes previo a su muerte por un fallo cardíaco en julio de 2013, registró 159 horas extra y sólo tuvo dos días libres.

Una oficina tokiota de regulación laboral atribuyó su muerte a Karoshi (muerte por exceso de trabajo), pero su jefe sólo hizo público el caso esta semana. Se espera que la muerte de Sado presione a las autoridades japonesas para tomar medidas contra el elevado número de muertes atribuidas a la presión que supone llevar a cabo largas jornadas laborales.

El comunicado llega un año después de la polémica generada alrededor del equilibrio entre vida y trabajo en Japón, además de presiones para limitar las horas extra, tras un dictamen similar en relación con la muerte de una empleada de la empresa de publicidad Dentsu.

Matsuri Takahashi tenía 24 años cuando se suicidó en abril del 2014. Autoridades de regulación laboral dictaminaron que su muerte se debió al estrés causado por largas jornadas laborales.

"Me quiero morir", publicó Takahashi en redes sociales semanas antes de su muerte en 2015 el día de Navidad. Otro mensaje decía: "Estoy destrozada física y mentalmente".

Su caso forzó al primer ministro Shinzo Abe a abordar la  cultura laboral que muchas veces lleva a los trabajadores a realizar largas jornadas para que se note su dedicación, aunque no está demostrado que aumente la productividad.

Limitar las horas extra

El gobierno propone limitar en 100 horas las horas extra e introducir multas para las compañías que permitan a sus trabajadores exceder el límite, unas medidas que, según los críticos, siguen poniendo a los trabajadores en riesgo.

El año pasado, en el  primer informe gubernamental sobre karoshi se señala que uno de cada cinco trabajadores japoneses están en riesgo de morir por exceso de trabajo.

Según el gobierno, sólo en los primeros meses de 2016, más de 2.000 japoneses se suicidaron por causas relacionadas con estrés laboral. Decenas de víctimas murieron por ataques al corazón, infartos y otras causas atribuidas a pasar demasiado tiempo en el trabajo.

El informe señala que empleados de un 22,7% de las empresas encuestadas entre diciembre del 2015 y enero del 2016 hicieron más de 80 horas extra al mes, el umbral a partir del cual las horas de trabajo suponen un riesgo serio a la salud.

Según investigaciones, los trabajadores japoneses trabajan muchas más horas que sus colegas estadounidenses, británicos y de otros países desarrollados. Según el ministerio de Sanidad, los trabajadores japoneses únicamente usaron 8,8 días de media en 2015, menos de la mitad de sus días de vacaciones. En contraste con Hong Kong en el que los trabajadores usan el 100% y el 78% en Singapur.

Un problema estructural

Sado era corresponsal de política y cubrió entre junio y julio del 2013 las elecciones a la asamblea metropolitana de Tokio y a la cámara alta del parlamento. Murió tres días después de las elecciones parlamentarias.

Masahiko Yamauchi, un alto cargo del departamento de noticias de NHK, admitió que la muerte de Sado refleja un "problema para toda la organización, incluyendo el sistema laboral y cómo se cubren las elecciones".

Según la agencia de noticias Kyodo, Yamauchi señala que NHK ha esperado tres años para hacer pública la muerte de Sado por respeto a su familia. "Incluso cuatro años después, no podemos creer que nuestra hija esté muerta. Esperamos que el dolor de una familia desconsolada no sea en vano", señalaron los padres de Sado en un comunicado hecho público por NHK.

Si necesitas ayuda puedes encontrar el Teléfono de la Esperanza en las distintas regiones de España y otras partes del mundo en  http://telefonodelaesperanza.org/llamanos , o llamar a los números genéricos 91 459 00 55  /  717 003 717.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha