eldiario.es

Menú

INTERNACIONAL

Scotland Yard investiga aún sin resultados los crímenes de guerra en Yemen

La policía británica ha confirmado que está estudiando las acusaciones de supuestos crímenes de guerra cometidos por Arabia Saudí en Yemen

La primera ministra, Theresa May, viaja a Riad para fortalecer los vínculos comerciales con un Reino Unido en camino de salir de la Unión Europea

- PUBLICIDAD -
Una filial del Estado Islámico en Yemen reivindica el ataque contra una mezquita en Saná

La guerra civil en Yemen ha dejado más de 10.000 civiles muertos. EFE

El cuerpo policial Scotland Yard está estudiando las acusaciones de supuestos crímenes de guerra cometidos por Arabia Saudí en Yemen, según revela the Guardian. La investigación podría desencadenar una disputa diplomática entre Reino Unido y Arabia Saudí en la víspera de la visita de Theresa May al Estado árabe.

La Policía Metropolitana de Londres ha confirmado que su unidad de crímenes de guerra, vinculada al grupo antiterrorista, está evaluando si se puede iniciar un proceso criminal contra la devastadora campaña aérea en Yemen.

La unidad antiterrorista, SO15, ha comunicado a un abogado de derechos humanos que la policía había iniciado un “ejercicio de exploración” de las acusaciones antes de la visita del teniente general saudí Ahmed al Asiri a Londres la semana pasada.

Esto se produce al tiempo que May planea reforzar la cercana relación de Reino Unido con la familia real saudí. La primera ministra realizará esta semana una visita a Arabia Saudí. La amenaza terrorista del ISIS será un asunto fundamental en el encuentro.

En declaraciones previas al viaje, en el cual la primera ministra también visitará Jordania, May ha afirmado que quiere “anunciar una mayor intensidad en las relaciones y afianzar verdaderos acuerdos estratégicos”.

La primera ministra ha defendido que la relación con Arabia Saudí en materia de inteligencia ha sido fundamental, salvando posiblemente cientos de vidas en Reino Unido. También ha afirmado que hay muchas posibilidades para establecer vínculos comerciales más cercanos mientras Gran Bretaña sale de la Unión Europea.

May insistirá en la necesidad de colaboración tras el ataque terrorista de Westminster y prometerá apoyo humanitario a Jordania para ayudar al país a manejar el gran volumen de refugiados desplazados por el conflicto sirio.

Pero el viaje se produce bajo la sombra de una guerra en Yemen que ha matado a más de 10.000 civiles y que ha desplazado a más de tres millones de personas. La coalición liderada por Arabia Saudí ha sido acusada de matar a miles de civiles, desencadenando una catástrofe humanitaria en uno de los países más pobres de la región.

Reino Unido, que junto a Estados Unidos apoya a los saudíes en su lucha contra los huzíes, ha recibido la petición de que reconsider sus exportaciones de armas a Arabia Saudí a la luz de la sangrienta campaña militar aérea.

La policía: "No hay ninguna investigación"

En una carta de un detective investigador de SO15, a la que ha tenido acceso the Guardian, Scotland Yard afirma: “Puedo confirmar que hemos iniciado un trabajo para determinar el alcance de las acusaciones que usted ha planteado en relación a posibles crímenes cometidos en Yemen por la coalición internacional que ha intervenido en el conflicto entre favorables y contrarios a las fuerzas gubernamentales”.

La carta, fechada el 31 de marzo, afirma que si los detectives creen que Asiri está en Reino Unido, la policía estudiaría su arresto: “Consideraremos cualquier oportunidad para detener o interrogar a cualquier individuo si entendemos que la acción es proporcional, legal y necesaria como parte de la evaluación de determinación del alcance”.

Las autoridades están llevando a cabo esta evaluación para determinar si está justificada una investigación a gran escala sobre las acusaciones de crímenes de guerra. Se entiende que los agentes deben examinar si existe un sospechoso identificable y, en caso contrario, si existe la posibilidad real de identificar a alguno.

Daniel Machover, de Hickman & Rose, el bufete de abogados londinense que ha recibido la carta de Scotland Yard, afirma: “Las autoridades judiciales están obligadas a intentar localizar y, cuando las pruebas lo permitan, procesar (o extraditar) a aquellos bajo su jurisdicción que son sospechosos de crímenes de guerra”.

“Dadas las serias acusaciones contra él, el Ministerio de Exteriores debería asegurar que no va a obstaculizar un juicio justo ni el Estado de derecho mediante la concesión de inmunidad al sospechoso en cualquier visita futura al país”, explica Machover.

“El jueves 30 de marzo de 2017 el Servicio Policial Metropolitano recibió una denuncia contra Arabia Saudí por crímenes de guerra cometidos en Yemen”, ha señalado un portavoz de Scotland Yard. “Posteriormente, el equipo de crímenes de guerra de la policía (parte del mando antiterrorista) inició un trabajo para determinar el alcance de las acusaciones y contactó con los autores de la denuncia. Actualmente no hay una investigación y los esfuerzos para determinar el alcance continúan”, ha añadido.

Asiri, que aparece a menudo en los medios de comunicación para defender la campaña militar de Arabia Saudí en Yemen, recibió un huevazo de parte de manifestantes el viernes, y fue sometido a un intento de arresto ciudadano antes de participar en un congreso en Londres. 

El domingo, Boris Johnson se vio obligado a expresar sus disculpas al príncipe adjunto a la corona saudí, Mohamed bin Salmán, con una llamada telefónica.

Los saudíes han señalado que el incidente fue un ataque contra un representante de su Gobierno, de acuerdo con el diario Middle East Eye. En la conferencia, Asiri acusó a los críticos de Arabia Saudí de realizar acusaciones sin pruebas y de haber sido engañados por extremistas huzíes.

El Gobierno británico ha recordado que Arabia Saudí es el mayor socio comercial de Reino Unido en Oriente Medio con 5.500 millones de euros en exportaciones de bienes británicos al país árabe en 2015 y 2.200 millones de euros en servicios.

Ataque a un barco lleno de refugiados

“Al tiempo que abandonamos la UE, estamos decididos a forjar un futuro fuerte y seguro para Reino Unido en el mundo. Debemos mirar a los retos a los que nos enfrentaremos nosotros y las generaciones futuras y debemos construir fuertes asociaciones con países que serán fundamentales tanto para nuestra seguridad como para nuestra prosperidad”, ha señalado May.

Sin embargo, Human Rights Watch afirmó la semana pasada que Arabia Saudí pudo haber cometido un crimen de guerra el 16 de marzo cuando un helicóptero disparó sobre un barco, matando a al menos 32 de los 145 inmigrantes somalíes a bordo y a un yemení. El ataque ocurrió en la ciudad portuaria yemení de Hudaydah.

Asiri ha asegurado que los helicópteros saudíes no tenían las municiones encontradas en el lugar del ataque y pidió a los activistas de Amnistía Internacional y de Human Rights Watch que paren de “transmitir lo que los huzíes ponen en las redes sociales”. “Para ser constructivos, dennos pruebas y trabajaremos con ustedes”.

Un portavoz de Exteriores ha señalado que Reino Unido no es miembro de la coalición liderada por Arabia Saudí en Yemen pero que apoya la intervención. “A menudo expresamos al Gobierno saudí y a otros miembros de la coalición militar la importancia de cumplir con el derecho humanitario y no evitamos expresar nuestras legítimas preocupaciones de derechos humanos con nuestros amigos”. El Ministerio de Defensa comprueba supuestas violaciones de la legislación, ha añadido el portavoz.

Traducido por Javier Biosca Azcoiti

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha