eldiario.es

Menú

INTERNACIONAL

Pase lo que pase, el próximo presidente de India será un 'intocable'

Los dos candidatos a la presidencia, Ram Nath Kovind, nominado por el partido del primer ministro Modi, y Meira Kumar, nominada por la oposición, pertenecen a la casta de los dalits (intocables), la más oprimida del país

Diputados estatales y regionales han votado este lunes y los resultados se conocerán el jueves, pero Kovind se ha ganado un amplio apoyo de varios partidos y se espera que obtenga una cómoda victoria

- PUBLICIDAD -
El candidato presidencial Ram Nath Kovind practica yoga para celebrar el Día Internacional del Yoga en Nueva Delhi el pasado mes de junio.

El candidato presidencial Ram Nath Kovind practica yoga para celebrar el Día Internacional del Yoga en Nueva Delhi el pasado mes de junio. EFE

Un miembro de la casta más pobre y oprimida de India tiene todas las posibilidades de convertirse en el próximo presidente del país.

Ram Nath Kovind, gobernador de Bihar hasta el mes pasado, fue nombrado en junio candidato a la presidencia del gobierno de Narendra Modi. Esta elección ha sido ampliamente percibida como parte de una estrategia iniciada hace décadas por los nacionalistas hindúes para ganarse el apoyo de los miembros de la comunidad dalit (intocable).

Más de 1.000 diputados estatales y federales de India han participado este lunes en una votación secreta a nivel nacional para elegir al próximo presidente utilizando bolígrafos especiales de tinta violeta con números de serie únicos.

El mandato de cinco años tiene importantes responsabilidades bajo la constitución de India, pero como ocurre en otros Gobiernos al estilo británico, en la práctica se trata de un puesto en su mayoría simbólico.

El resultado de las votaciones no se conocerá hasta el jueves, pero Kovind, de 71 años, se ha asegurado un amplio apoyo de diferentes partidos y se espera que gane cómodamente a Meira Kumar, la exdiplomática y diputada nominada por el partido de la oposición y sus aliados.

Ambos son dalits, lo que destaca la importancia simbólica y electoral de esta comunidad. Tradicionalmente se ha creído que los intocables, oficialmente reconocidos como castas y tribus registradas, se quedaban fuera de las cuatro castas que determinaban el estilo de vida hindú, desde los trabajos y las dietas, hasta las posibilidades de matrimonio.

Como resultado, se les consideraba "impuros" y se les desterró a la periferia de la sociedad india, sufriendo miles de años de exclusión y pobreza extrema. Los programas de discriminación positiva de los últimos 70 años han hecho muy poco por solucionar estos problemas.

En ejemplos históricos popularizados por el líder dalit BR Ambedkar, los miembros de esta casta en una aldea fueron obligados a llevar escupideras alrededor del cuello para recoger su saliva impura. En otra, se tenían que atar ramas a la cintura "para no dejar sus huellas contaminadas".

Badri Raina, profesor de la Universidad de Delhi durante cuatro décadas, afirma que ganarse el apoyo de esta casta se ha convertido en algo esencial para la visión de la unidad hindú promovida por la formación de Modi, el Partido Bharatiya Janata (BJP).

El BJP argumenta que la cultura y las instituciones de India son, por naturaleza, hindúes; una premisa que los intocables han recibido tradicionalmente con sospecha, viendo en el programa del partido las prioridades de los mismos hindúes de casta superior que los han oprimido durante tanto tiempo.

Impulsado por políticas astutas y el carisma de Modi, el BJP ha realizado recientemente incursiones en la comunidad dalit, pero se enfrenta a importantes obstáculos, especialmente en cuanto a la prioridad clave del partido de dar protección a las vacas.

"El sustento de la comunidad dalit ha dependido predominantemente del ganado, tanto por la nutrición como por el mercado de piel, aun así, el BJP no ha hecho ninguna concesión", cuenta el profesor Raina.

El año pasado en el estado de Guyarat, siete jóvenes intocables que despellejaron una vaca muerta, una labor "sucia" tradicionalmente llevada a cabo por los miembros de esta casta, fueron grabados mientras los llamados justicieros de vacas les golpeaban en público, lo que desencadenó importantes protestas.

Las regulaciones introducidas en mayo para prohibir la venta de vacas y de otro tipo de ganado en el mercado para su sacrificio también han afectado especialmente a los miembros de esta casta, además de a lo musulmanes, otro de los grupos sociales más pobres de India.

Según algunas informaciones, un equipo del gobernador del estado de Uttar Pradesh, Yogi Adityanath, del BJP, entregó en mayo jabón a los intocables de un municipio y  les pidió que se limpiasen antes de una visita oficial.

Traducido por Javier Biosca Azcoiti

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha