eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La equidistancia no existe

El rey Felipe VI junto a su homologo saudí en un viaje reciente.

Los viejos amigos de Rosa Parks también lo éramos de Desmond Tutú, otro personaje que puede arder en los altares de la ira por hacer y decir cosas inconvenientes. O por ser mencionado, las sensibilidades andan a flor de piel. El arzobispo sudafricano, pacifista, beligerante contra el apartheid, osó decir: “Si eres neutral en situaciones de injusticia, has elegido el lado del opresor”. Fue una de las personas que mejor definió que la equidistancia no existe. Su búsqueda sí, de ahí que la justicia lleve en su mano una balanza. Humanas aplicaciones, trampas sin fin en los países corruptos, defectos de fabricación, terminan por privar de la exactitud matemática al punto medio. Cuando no lanzan las posiciones al extremo. El peligro de mirar al horizonte torcido es que se equivoca el fin y el camino.

En la tarde de este martes, PP, PSOE y Ciudadanos han hecho una filigrana curiosa: el Congreso en pleno ha votado a favor de no vender armas a países donde haya represión interna y violen los derechos humanos pero los tres partidos han bloqueado que se vete a esos países. A Arabia Saudí e Irak que son bien principales. A estos que no se los toquen. Tras declarar secreto el acuerdo militar, ahora “bloquean el veto al rechazo”. ¿Me siguen? Equidistancia pura, cero grados, ni frío ni calor. Solo que las bombas seguirán cayendo y la persecución del disidente se seguirá ejerciendo. A sangre y dolor, aunque no lo vean. Se han situado al lado del opresor. Con suma elegancia, eso sí. Los grandes medios tampoco están para estas menudencias con lo caliente que se mantiene el asunto de Catalunya.

Rufían –dicho a la persona del mismo nombre-, franquismo, brujas malas, secesionismo, vanidad, banderas del aguilucho que traen la paz, irrelevantes, burdas tergiversaciones,posverdad, odio, excepción, 23F. Hay que entrar en las webs de los medios o conectar las televisiones tras tomarse dos tazas de tila. Algunos de sus firmantes se verán muy juiciosos y equilibrados, sin duda. Como los mil cultos que han firmado un manifiesto para invitar a no votar en el referéndum porque se ha hecho todo mal.  Toman partido explícitamente, unos pocos lo hicieron en varias causas necesarias, a otros nunca les vimos. Creían mantenerse en el confortable punto medio.

Seguir leyendo »

Merece la pena pagar por esto

Se me ocurren unas cuantas razones para que los lectores de este periódico se hagan socios / pagadores / propulsores de eldiario.es. La primera, sé que no es muy popular, es que pagar por un producto que se lee fortalece el espíritu -del lector y del emisor-  y representa sobre todo un acto de justicia para los hacedores del periódico, que conviene que cobren todos los meses para que el periódico siga contando; contando historias.

No hay producto editorial libre al cien por cien, por mucho que les gustaría ese ideal imposible a algunos lectores. Se trata de que las inevitables hipotecas sean las menos posibles y en este diario no parece que haya más hipoteca que la de los propios lectores, la de los socios que dan y quitan apoyos a quiénes escribimos aquí. Por eso es importante saber que con cada socio se establece un contrato de garantía de estabilidad, de futuro del medio, de este medio. Contrato crítico o de apoyo, que permite la supervivencia; contrato racional y emocional en cualquier caso. 

Quizás merece un análisis el hecho de que de un producto en papel, que asomaba rentable, hayan surgido tres medios digitales  -uno, este- que seguirá existiendo en el quiosco digital -ese que no espera al día siguiente- y que es y seguirá siendo de referencia en la medida que quieran que así sea los socios; de solteros lectores.

Seguir leyendo »

Ese olor a corrupción que no se va

La exministra del Partido Popular, Ana Mato.

Estamos todos tan atareados cursando esta especie de máster nacional en derecho constitucional donde nos hemos metido, tan entretenidos siguiendo el carrusel de registros, decomisos e identificaciones efectuadas por la Guardia Civil en lugares tan peligroso como imprentas o empresas de mensajerías que, a veces, se nos pasan o despachamos como rutinarias otras cosas que también tiene su importancia. 

Comparados con la supuesta quiebra de la soberanía nacional puede que para muchos sean cosa menor o incluso bastante pedestre. Pero que un inspector de Hacienda confirme en sede judicial que el Partido Popular se financió ilegalmente, o que las facturas presentadas en su día por  la exministra Ana Mato para acreditar que ella se pagaba sus viajes no se corresponden con aquellos que le regaló la trama Gürtel, son algo más que pequeños detalles que no vale la pena ni comentar porque ya está todo dicho. 

Cuesta trabajo decidir qué puede dañar más a una democracia: si reformular el concepto de soberanía nacional como sostienen desde el PP, o confirmar que la corrupción se ha convertido en una rutina diaria para el partido del gobierno, más frecuente y menos perseguida que ir a votar o formar parte de una mesa en un referéndum suspendido.

Seguir leyendo »

En Alemania se espera un nuevo fracaso de la socialdemocracia europea

Martin Schulz, líder del SPD.

Mucho se tienen que equivocar los sondeos, y ningún analista lo cree posible, para que los socialdemócratas alemanes no sufran un duro revés en las elecciones generales de este domingo. El último, el de la cadena televisiva ARD, les pronostica un 20% de los votos, 17 puntos menos que los que irían al bloque de centro derecha CDU/CSU que encabeza Angela Merkel. Sería el peor desastre en mucho tiempo. La derrota del SPD parece ya tan inevitable que dentro y fuera del partido de lo que ahora se habla es de las causas de la misma, más que de la posibilidad de remontar a última hora. Cuando aún faltan cinco días para que se abran las urnas.

Muchos creen que Martin Schultz no ha sido un candidato a la altura de las circunstancias. Se dice que empezó bien y, en efecto, hace 8 meses los sondeos le daban un 30% de los votos, casi empatado con la primera ministra. Pero desde entonces el viento se le ha puesto de cara. Empezando por las tres derrotas de su partido en las elecciones regionales de otros tantos länder, entre ellos el de Renania del Norte-Wesfalia, tradicional feudo socialdemócrata y patria chica de Schultz. Prosiguiendo por el anuncio de que Gerhard Schröder, el antiguo líder del SPD, entraba a formar parte del consejo directivo de Rosnet, el gigante energético ruso controlado por el Kremlin. 

Seguir leyendo »

¿Es necesaria una ley LGTBI?

Manifestación del Orgullo.

La Ley de Igualdad LGTBI no es una ley penal ni tampoco una ley mordaza. Su texto es ambicioso, sin duda, y es cierto que su articulado recoge –como tantas normas administrativas– un régimen sancionador que debe ser afinado. Su finalidad no es castigar ni perseguir al tránsfobo, al homófobo o al bífobo, tampoco es adoctrinar a nadie. Esta Ley lo que busca es evitar las discriminaciones cotidianas e invisibles que sufren las personas por ser gais, lesbianas, bisexuales, trans o intersexuales (LGBTI). 

Tener que proyectar una ley de estas características, en esta ocasión para el colectivo LGBTI pero perfectamente planteable para otros colectivos vulnerables sistemáticamente discriminados en el día a día, debería llevar a pensar en la cantidad de resistencias que cada miembro de la sociedad transporta para que –una década después de haber logrado importantes avances legales en el reconocimiento de los derechos LGBTI– haya que ‘obligar’ a aceptar, integrar y normalizar la orientación sexual, la identidad de género y otras expresiones de género en los libros de texto, en las residencias de tercera edad, en los formularios públicos, en los catálogos de libros de las bibliotecas, en los recursos de servicios sociales, en las inscripciones de nacimiento, en la atención sanitaria, en los reglamentos de convivencia de los centros educativos... Y así, una lista de medidas que puede parecer interminable pero que, sobre todo, deja al descubierto la cantidad de espacios que a día de hoy no están libres de discriminación, de lgbtfobia. 

Seguir leyendo »

'Apología' y las malas compañías

Hay algunas palabras a las que parece que les guste ir de la mano: los fumadores parece que siempre sean empedernidos, que las discusiones resulten invariablemente acaloradas y que los marcos sean necesariamente incomparables. Es lo que en lingüística se llaman colocaciones: combinaciones de palabras que tienden a aparecer juntas con una frecuencia superior a la esperable y que funcionan casi siempre de carrerilla.

A mí ante todo me gusta mucho que en los prospectos el estreñimiento sea siempre "pertinaz" y la diarrea sea "profusa".

Seguir leyendo »

Une con flechas

116 Comentarios

'El Ministerio de Cultura ha otorgado a 'El Hormiguero' el Premio Nacional de Televisión de 2016 por "su carácter innovador y su naturaleza de programa de entretenimiento familiar". 30.000 euros de nuestros impuestos. 

Es como si una nunca se curara de espanto, ¿saben? Un día ves a una ministra de empleo rezándole a una virgen para que haya más empleo, y dices "vale, pues ya está, ya lo he visto todo, nada podrá sorprenderme ya", pero qué va, luego la Policía hace comisario honorífico a Marhuenda y se te queda la misma cara de "pero... ¿esto está pasando en la vida real?". Y sí, ¿eh? está pasando. Y te preguntas con desesperación cuándo acabará este bucle de sorpresa-indignación-creer que ya nada te sorprenderá-sorpresa-indignación-creer que...

Pues con esta cara de "por dios, ¿cuándo voy a dejar de sorprenderme?" andamos las de siempre con esta nueva noticia. El Hormiguero, famoso por sus mil polémicas machistas, el mismo en el que se sexualiza a invitadas día tras día, ese que dirige un señor que pregunta a sus invitadas  si su ropa interior es sexy o que usa a mujeres como objetos para ver si elevan (literalmente) las pulsaciones de los  hombres famosos a los que entrevista, ese programa gana un premio de una institución pública por su valía como entretenimiento familiar.

Seguir leyendo »

¿Por qué razón inconfesable el Gobierno no ha recurrido todavía al artículo 155?

61 Comentarios

Mariano Rajoy.

Por una razón inconfesable. Porque la activación de la llamada “coacción federal”, contemplada en el artículo 155 de la Constitución Española, exige no solamente que el Gobierno de la Nación identifique  la “crisis político-constitucional” que justifica el recurso a la misma, sino que exige además que el Gobierno defina con precisión qué derecho va a estar vigente durante la aplicación del mencionado artículo 155.

Seguir leyendo »

Banderas ensangrentadas

24 Comentarios

Juan José Padilla torturando a un toro. Foto: EFE

En este tiempo en el que, si te descuidas, te cae una bandera en un ojo, la actualidad banderil nos dio el sábado un regalo. Mientras decenas de miles de personas enarbolaban la enseña de la  abolición en la abarrotada Puerta del Sol de Madrid, un torero de razonable parecido con el general franquista Millán Astray ("héroe de Filipinas y Marruecos", según el PP), un lento matador de nombre Juan José Padilla  sacaba a hombros el trapo fascista en Villacarrillo, Jaén, una plaza de cuarta medio vacía. Dice Padilla que " con la emoción" (de haber torturado hasta la muerte) no se dio cuenta de que la bandera rojigualda en la que envolvió su cuerpo, maltrecho de errores y de horrores, era la del escudo de Franco. No obstante el despiste emocional, Padilla ha añadido claves para entender el estado de la tauromaquia y comprender España, mucho España.

Asegura Padilla que la bandera no era suya, que se la lanzaron desde el público, lo que no cambia mucho el panorama: viene a demostrar por dónde andan las banderas del franquismo. Reconoce Padilla que, aunque de manera presuntamente inconsciente, no se sintió incómodo "para nada", portando la bandera del fascismo español. Veamos a qué se refiere. Si cuando se la plantó sobre la chaquetilla (ensangrentada de vida herbívora inocente) no se había dado cuenta de que era la bandera fascista, es imposible que se sintiera de ninguna manera al respecto, ni cómodo ni incómodo. Es decir, que la suya ha sido una comodidad a posteriori, cuando ya sabía con qué clase de símbolo había hecho el paseíllo. Nos vamos aclarando.

"El problema que tenemos los españoles no es si la bandera tiene el águila o no", aspira a reflexionar el torero, mirando apenas de reojo la historia reciente de lo que llama "patria". Hombre, sí, maestro. El problema que tenemos los españoles tiene mucho que ver con esa bandera y los crímenes asociados que no se han juzgado; con esa bandera y los asesinados de las cunetas que no se han honrado; con esa bandera y la memoria histórica de sangre que representa y que sigue siendo ninguneada por el mismo Gobierno que protege y fomenta la que derraman usted y los suyos en las plazas. No es casualidad.

Seguir leyendo »

Ese trasatlántico hacia su iceberg

88 Comentarios

Mariano Rajoy en el Congreso de los Diputados

Analizar la vida pública española con ojos y oídos abiertos y pretender ser honrado intelectualmente nos lleva a dudar de nuestra cordura y a preguntarnos si no nos hemos vuelto ya paranoicos. Hace años que me cuesta creer en esa vida pública.

Hace menos de un año veía que la casi totalidad de los medios de comunicación, con periodistas de crédito, se aplicaban en una campaña para impedir un cambio de gobierno y mantener a Rajoy, y veía cómo lo conseguían. En algún momento dudé de lo que veía porque eso significaba que en el Reino de España no existía verdadera libertad de prensa ni de expresión. El tiempo me confirmó. Ahora entiendo que es evidente que España no es una democracia y que todo el andamiaje sustentado estos años por una mezcla de desvalimiento cívico de la población, miedo, propaganda y control de los medios de comunicación han permitido la continuidad de este dominio antidemocrático.

Pero todo tiene su fin, tras cuarenta años de franquismo vinieron estos otros cuarenta de posfranquismo y parece que al tinglado ya le tocó su nueva crisis. Las actuaciones ya realizadas en Catalunya, intervención del dinero de su administración sin que esa decisión tenga sustento legal alguno y la persecución de los derechos de expresión e impresión, del derecho a la expresión política de la ciudadanía, desnudan no sólo al partido que gobierna, sino también a los partidos que explícita o implícitamente lo consienten y a esa "Brunete" mediática y sus firmas. Como ya he escrito reiteradamente aquí, Rajoy y su partido no sólo son responsables de una política social y económica catastrófica, también han vaciado lo que hubiese de democrático en la Constitución y dado el finiquito en diferido al Estado de derecho.

Seguir leyendo »