Opinión y blogs

eldiario.es

Cómo ser un alto cargo del PP (en cinco sencillos pasos)

¿Quieres llegar a ministro y no sabes cómo? ¿Te gustaría ser invitado a un desayuno del Fórum Europa mientras decenas de personas con el himno nacional en el móvil te contemplan con gesto admirativo? ¡Deja de gastar el dinero de tus padres en inútiles masters del IE Business School! Con esta guía podrás codearte con la crème fascistoide de Madrid en unos meses. Solo tienes que seguir estos cinco sencillos pasos:

Mézclate con ellos. Acude a eventos a favor de la unidad de España y/o de Jesucristo. Lleva la rojigualda en una muñeca y pulseras hippies en la otra para dejar claro que los pobres no te dan mucho asco (las puedes comprar en Salvador Bachiller). No tengas miedo de exagerar. Di que ves ángeles y que uno en concreto te prepara la cena todos los jueves, después del pádel. Cuando oigas el himno nacional hincha el pecho, como si hiperventilaras de puro amor patriótico. No bebas cava, no comas espetec. Llama Lérida a Lleida porque: "También llamo Nueva York a New York".

Preocúpate por Venezuela de manera constante pero desigual. Es importante que tengas picos de preocupación y que estos coincidan con operaciones policiales. Si, por ejemplo, registran tu oficina, clama: "¡Las venezolanas no tienen compresas!". Eso no solo desviará la atención, sino que dará prueba de tu firme compromiso con la higiene íntima.

Seguir leyendo »

Aguirre no acaba el problema, el problema es el PP

María Dolores de Cospedal y Mariano Rajoy, en una de las votaciones del congreso del PP.

Lo que parecía, era. Se repite como una mala serie negra. Ahora es el ministro de Justicia el que manda SMS de apoyo a Ignacio González como hizo con Bárcenas todo un presidente de gobierno, Mariano Rajoy. Y el de Interior confiesa que también habló con el detenido. Por teléfono. El escándalo de la corrupción va mucho más allá de los nombres propios, hoy en el pico del tablero. El problema es el PP. Ya producen vergüenza ajena sus portavoces hablando de casos aislados, salvo para adeptos impenitentes. A diario se nos desparraman encima los detalles de una insostenible depravación de la gestión pública. Una forma de ser y actuar que, ni mucho menos, acaba con la nueva dimisión de Esperanza Aguirre.

¿En qué Sodoma y Gomorra de la corrupción convirtieron Madrid y España numerosos altos cargos del PP? ¿Quiénes filtraron información secreta a los imputados? ¿A qué se dedican los pilares de la Justicia como la Fiscalía o el propio ministro? ¿Qué trasiego es éste de presuntos periodistas al servicio de la trama que hasta cambian de destino, como esa "una periodista" que desde La Razón colocaron en RTVE? ¿Qué credibilidad tienen los medios y dirigentes que lo propician?

Tenemos desde los grandes desfalcos a los detalles que marcan el carácter de una gente que denigra los cargos que ocupa. ¿Se puede llegar a mayor mezquindad que a triplicar el costo de las coronas a los muertos del 11M como cuenta un testigo que hizo el gobierno de Aguirre? Los detenidos, juzgados y sentenciados ya en algunos casos, han traficado con colegios, ayuda al desarrollo, niños discapacitados, desde la Púnica de Granados a la Gürtel valenciana o mallorquina.  

Seguir leyendo »

La paradoja francesa

Los candidatos a la Presidencia francesa en un debate preelectoral.

Resulta desconcertante la contundencia de las conclusiones de muchos de los análisis provocados por la primera vuelta de las presidenciales francesas comparada con la complejidad que arrojan los resultados. Así se presenta a Francia como el ejemplo definitivo de la onda que recorre Europa derrumbando a los viejos partidos que construyeron la UE y empujando el ascenso de las fuerzas de derecha extrema. Pero paradójicamente en Alemania está sucediendo exactamente lo contrario: la ultraderecha se desmorona y la vieja socialdemocracia y la vieja democracia cristiana compiten en régimen de oligopolio por la victoria electoral a la vuelta del verano.

Con la base de los desastrosos resultados del Partido Socialista y la triste tercera plaza de los Republicanos de François Fillon, se apunta al colapso de los partidos tradicionales franceses. Pero paradójicamente uno de los grandes triunfadores ha sido el Frente Nacional de Marine Le Pen, tan viejo partido y tan del viejo régimen que parte de su éxito se debe a su capacidad para "desdiabolizarse" y haberse convertido en una organización política tan reconocible y homologable como socialistas y republicanos. Los partidos ya no son importantes, se afirma, pero paradójicamente tener un partido de siempre organizado detrás supone la mayor ventaja de la candidata Le Pen para la segunda vuelta y para las legislativas de junio.

Los socialistas se derrumban y nadie quiere tener a menos de cincuenta metros a François Hollande, pero el vencedor de la primera vuelta, Enmanuelle Macron, era su antiguo ministro de Economía estrella y ha ganado prometiendo hacer las mismas políticas económicas de apertura y liberalización que Hollande ha dejado a medio hacer o dejó a medio rectificar. El Gobierno del actual presidente de la República es castigado sin piedad pero sus políticas resultan paradójicamente recompensadas.

Seguir leyendo »

La falsa, oportunista y tramposa culpa 'in vigilando' de Esperanza Aguirre

Esperanza Aguirre anuncia su dimisión como concejal del Ayuntamiento de Madrid, el 24 de abril de 2017.

Dice el refrán que  si crías cuervos te sacarán los ojos. Esta figura retórica le viene bien hoy a Esperanza Aguirre y Gil de Biedma, condesa consorte de Bornos y de Murillo, Grande de España, desde hoy exconcejal y exportavoz del Partido Popular en el Ayuntamiento de Madrid. Vestida de blanco impoluto, Aguirre anunciaba esta tarde su dimisión de todos los cargos  porque la ceguera le impidió darse cuenta de las fechorías de su oveja negra. "Cuando le señalaron como inmerso en asuntos que podrían ser calificados de incorrectos, le pedí explicaciones y él me las dio en privado de manera exhaustiva". Satisfecha con aquellas, "no vigilé más". Esta otra retórica no solo es falsa, oportunista y tramposa. Encima está dos veces mal. 

La fórmula correcta es culpa in vigilando. Aguirre lo sabe porque se licenció en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid en 1974, y porque la usó hace poco más de un año cuando dejó la dirección del PP madrileño. Entonces dimitió por "noticias de indiscutible trascendencia que no hay que dar por confirmadas" de las que asumía su "responsabilidad política in vigilando" pero sin asumir culpa ni por omisión. "Tenía un gerente, un contable y un secretario general, que son los que tenían mano en estas cuestiones económicas. Y yo me ocupé de otras cosas y no de las cuestiones económicas del partido", dijo entonces. "No estoy segura de que me haya equivocado en ello porque si lo hubiera hecho hubiera desatendido otras cuestiones importantes del partido y del Gobierno".

Entonces el caso Púnica salpicaba a su otro protegido, hoy exconsejero de Presidencia de la Comunidad de Madrid e inquilino de la cárcel de Estremera, Francisco Granados. Y al gobierno central le pareció bien, probablemente porque se ahorraba un sueldo. Nadie explicó por qué en el primer in vigilando dimitió sólo del cargo en el partido, donde cobraba dinero del partido, y no del cargo en el gobierno, donde cobraba dinero de todos los españoles. Han hecho falta dos in vigilando para que dimita de todos sus cargos políticos, porque Aguirre sigue siendo Grande de España. Hay cargos que no se pierden por desviar dinero de los fondos públicos en beneficio propio. Hay quien diría que en eso consiste ser noble, de Jorge de Brunswick-Luneburgo a Leonor de Borbón.

Seguir leyendo »

Hoy quiero hablar bien de Esperanza Aguirre

De los muertos siempre se habla bien, y los muertos políticos no son excepción: cada vez que un gobernante se marcha, hasta sus detractores enfundan por un rato la navaja y destacan sus aciertos, por pocos que sean, como muestra de respeto. Yo llevo años sacudiendo a Aguirre, pero hoy es día para ser compasivo y contar también las cosas buenas que hizo, que en una carrera tan larga no todo iban a ser ranas corruptas y destrozos neoliberales.

A ver, por dónde empiezo: entre otras cosas positivas, Aguirre hizo la… el… o sea… A ella le debemos… Será siempre recordada por… Gracias a ella, los madrileños disfrutamos de… ¿de qué? Vaya… Pues no caigo, pero tiene que haber algo bueno en más de treinta años en política. Voy a repasar su biografía, verán cómo sí.

Paso por alto sus primeros años de concejala, que no se le recuerda ninguna medida memorable. Tampoco como ministra de Educación y Cultura, donde por no hacer, no hizo ni siquiera una reforma educativa, que ya es difícil (aunque igual eso sí se lo debemos agradecer, que no rompiese nada). Y de su breve etapa de presidenta del Senado, pues más de lo mismo, que la Cámara Alta da para lo que da.

Seguir leyendo »

Si Le Pen es mujer, entonces bien

196 Comentarios

Un usuario de Twiter me daba así los buenos días esta mañana: "Supongo que el feminismo estará feliz. Un candidato (Macron) y una candidata (Le Pen) Equilibrio perfecto" . No ha sido el único, por supuesto, en recurrir al sarcasmo machista después de que Le Pen pasara a la segunda vuelta de las elecciones francesas. 

No es nada nuevo, tampoco muchos entendieron hace unos meses por qué muchas feministas no estábamos entusiasmadas con la posibilidad de que Hillary Clinton llegara al poder en Estados Unidos, concluyendo una vez tras otra que si no la apoyábamos era sin duda porque "claro, como no es de izquierdas, ya no os vale".

En el fondo, ésta no es una mala conclusión, el problema es que tratan de disfrazar de intolerancia y/o totalitarismo lo que en realidad es sólo un problema de posturas antagónicas e irreconciliables. Si Le Pen sólo usa el feminismo para señalar el machismo de los musulmanes, pero ignora el del resto de mortales, está claro que sólo tira de una lucha vital como la feminista para maquillar su xenofobia. Si ella es mujer pero está en contra de políticas feministas como la de las cuotas, que sólo buscan asegurar que las mujeres estemos proporcionalmente representadas, ¿de qué le vale al feminismo que alcance el poder?

Seguir leyendo »

Carlos Slepoy, un lugar desde el que resistir

El abogado Carlos Slepoy

Hace unos días moría en Madrid Carlos Slepoy, Carli para los amigos, después de una vida dedicada a luchar por la justicia.

Slepoy fue detenido en el 76 en Argentina a pocos meses del golpe de Estado de Jorge Rafael Videla. Fue torturado y algunos de sus compañeros serían posteriormente asesinados. Forzado al exilio, no dejó de trabajar por la justicia como abogado laboralista en España. 

Fue motor imprescindible del proceso abierto contra Pinochet y otros represores del cono sur y formó parte del hecho insólito e histórico que supuso la detención del dictador chileno en Londres. Abrió junto con otros letrados la puerta de la justicia universal y de la mano de las víctimas fue un actor fundamental en los procesos abiertos contra las dictaduras argentina, chilena y guatemalteca. 

Seguir leyendo »

Lena Dunham y el Yurupary

La máscara antropomorfa del valle del Cauca, Tierradentro. | Alba Muñoz.

Olía a lombriz. Poco después de que la buseta saliera del terminal de San Gil, en el departamento colombiano de Santander, las nubes negras consiguieron sortear el cerro de la Cruz. Un grupo de pájaros negros volaba en forma de lanza entre las paredes del cielo de la ciudad, ahuyentando del terminal a las vendedoras de plátano frito y maní, avisando a todos de que comenzaba el invierno.

El conductor inició el descenso por la tortuosa carretera y los árboles, las palmeras y toda la vegetación que las habita y rodea se ensancharon al contacto con el agua, oprimiendo aún más el hilo de tráfico que atraviesa el valle. Un río marrón cogía fuerza en la cuneta, empujándonos hacia abajo. Los habitantes de la carretera nos miraban de pie bajo sus porches. Yo miraba el móvil. Todo lo divisaba de forma intermitente, por el rabillo del ojo, mientras repasaba el Instagram Stories de mi gente predilecta, que es gente con la que no hablo. De modo que en plena época de desprendimientos mortales en Colombia, el aguacero competía con fotos oscuras de conciertos, brindis al sol, torrijas y boomerangs de bebés.

Me odié. Bloqueé el teléfono guardándolo en un bolsillito muy a mano y respiré hondo. Trababa de estar donde realmente estaba, aunque cabía la posibilidad de que yo no estuviera allí, ni siquiera mi cuerpo. Podía no estar inhalando ese olor a tierra quebrándose por exceso de agua, ya que por unos pocos miles de pesos había conseguido una tarjeta de datos que cubría prácticamente todo el país, y mi cuerpo se estaría pixelando –qué es un cuerpo sin mente– para después escurrirse y dispersarse a través de dos letras en la pantalla: 3G.

Seguir leyendo »

La desigualdad económica: orígenes y causas

En el año 2000 la ONU fijó una serie de medidas, los llamados Objetivos del Desarrollo del Milenio (ODM), en los que los 189 países miembros firmaron un acuerdo para cumplir ocho objetivos globales que consiguiesen el desarrollo del mundo en el nuevo milenio. Entre ellos se encontraba la erradicación de la pobreza extrema y el hambre, educación básica para todos o avanzar en la lucha contra el VIH y otras enfermedades. En 2015 se hizo una revisión de tales objetivos para revisar la eficacia de éstos. Desgraciadamente se comprobó que no se estaban cumpliendo y que la forma de llegar a conseguirlos quedaba  muy lejos de ser la adecuada. En ese mismo año se desarrolla una agenda para 2030 en la que los ODM se amplían a 17, y pasan a denominarse Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) por el matiz de cumplirlos de forma que sea realmente sostenible para el medioambiente y continuada en el tiempo.

Además, se exigía también acciones concretas para los países del norte de occidente en sus territorios y no sólo quedaban enfocados estos objetivos para los países del sur en vías de desarrollo. Un objetivo concreto de esta nueva agenda 2030 es el número 10 dirigido a la reducción de las desigualdades. De nuevo por desgracia, observamos que no se está consiguiendo llevar a cabo estos logros teniendo en cuenta las políticas utilizadas para ello.

Vivimos en tiempos abiertamente injustos, en donde la acumulación de riqueza por parte de unos pocos cada vez se hace más notoria y abultada. Actualmente, según un estudio para Oxfam, ocho personas (ocho hombres en realidad) poseen la misma riqueza que 3.600 millones de personas, esto es, la mitad más pobre de la humanidad.

Seguir leyendo »

La Economía, un fraude no tan inocente

21 Comentarios

Moneda de euro.

El último libro del gran economista John Kenneth Galbraith se tituló La economía del fraude inocente. Afirmaba en sus páginas que era un fraude porque "rinde un servicio sigiloso a ciertos intereses particulares" y lo calificaba generosamente como inocente porque, en su opinión, "la mayoría de los que lo perpetran no se sienten culpables".

A mí me parece, sin embargo, que cada vez cuesta más trabajo seguir pensando que se trata efectivamente de algo tan inocente como pensaba Galbraith, por muy poco responsables que se sientan los economistas que engañan cada día a la gente. Bien sea a base de grandes mentiras o de las formas más sutiles de engañar como pueden ser las medias verdades, los silencios o las manipulaciones estadísticas.

Seguir leyendo »