eldiario.es

Esto se ha hecho toda la vida

Foto: EFE

El déjà vu de la corrupción. Ahora la Púnica, como un mal remake de todas las tramas anteriores. Esos pinchazos telefónicos ya los hemos oído en la Gürtel. Ese compadreo, esas bromas chabacanas, las vimos en el caso Brugal. Los registros que sacan obras de arte, dinero en metálico y piezas de caza ya estaban en la Malaya. Esa querencia por los puticlubs recuerda al caso de los ERE. Cuentas en Suiza, Bárcenas. Financiación de partidos, un clásico. Las fiestas de cumpleaños con castillos hinchables, homenaje a las que disfrutó Ana Mato. El tal Marjaliza es un conseguidor que parece salido de la misma escuela de pillos que Correa, el Bigotes, Millet, los Pujol junior o el ex sindicalista Juan Lanzas. Y los alcaldes de pueblo que amañan concursos continúan una larga estirpe de corruptos locales.

Y solo comparo con casos recientes, de la última década. Si retrocedemos unos cuantos años, más de lo mismo. Te coges cualquier caso de corrupción de los noventa, cuando el PSOE era el eje del saqueo como hoy lo es el PP, y parece que hablamos de ayer mismo: conseguidores, amaños, regalos, pinchazos telefónicos grotescos, cuentas suizas, financiación ilegal, cacerías y volquetes de putas.

Seguimos tirando hacia atrás del hilo de la corrupción, y llegamos al Franquismo. Entonces no había operaciones de la Guardia Civil ni jueces de la Audiencia Nacional, ni investigación periodística; pero lo que conocemos no es muy diferente. El gran Sazatornil intentando vender telefonillos en una montería, tal como lo retrató Berlanga, no desentonaría nada si lo hubiesen pillado ayer mismo en la Púnica. Y no seguiremos el paseo histórico, pero el caciquismo y clientelismo de la Restauración también tuvo sus Granados y Marjalizas.

Seguir leyendo »

Trabajando para que nada cambie

El paquete incluye elementos altamente tóxicos, pero todo vale cuando se persigue un fin deseado, como definía Maquiavelo. Estamos inmersos en un tórrido verano electoral donde cualquier trampa vale para conseguir el objetivo. Algunos se están dejando en el empeño hasta el prestigio. La meta –buscada o sobrevenida- es que nada cambie en esta España récord en desigualdad y despropósitos que, sin embargo, tanto gusta a lo que llaman “el dinero”.

La trama Púnica del PP nos demuestra que no se cortaron ni un ápice con las macrocausas de corrupción previas como la Gürtel: ese mismo fangal está acreditado hasta las recientes elecciones municipales, y se sospecha llega hasta hoy mismo.

En resumen, han entrado en las arcas públicas a saco, llenando sus bolsillos de todo lo que fuera susceptible de ser afanado. Bolsillos, cuentas corrientes, zulos y maletas para Suiza. Andan de por medio jueces, empresas públicas, medios. Han mentido, extorsionado, robado y quién sabe qué más. Presuntamente. Las manzanas podridas del PP, nos dicen sus portavoces, dejan impoluto el cesto y les llenan de bochorno (no tanto como a nosotros). Pero, sin duda, harían caer gobiernos y partidos en cualquier país serio, con una sociedad decente. Aquí, Salvador Victoria, alto cargo del PP de Madrid, sentencia la frase definitiva: “ Esto se ha hecho toda la vida y nunca ha pasado nada”. Y no le falta razón. Esto es España.

Seguir leyendo »

Cómo se seduce a una feminista

Desde que escribo en este diario sobre feminismo, he recibido muchos mails de hombres con dudas sobre la seducción con preguntas como “Si no podemos acercarnos, ¿cómo hacemos para seducir a una mujer sin caer en el machismo?”, “Si hablar con una mujer es ya tachado de machista, ¿cómo vamos a tener relaciones? Nos extinguiríamos”. Incluso en una entrevista me hicieron la misma pregunta. Algunos lo preguntan algo molestos, otros con verdaderas ganas de obtener una respuesta que les solucione la papeleta.

Lo cierto, es que las personas que se involucran en la lucha feminista, no tienen necesariamente que tener un manual con pautas que solucionen los problemas de seducción de los hombres, o de algunos hombres, ya que estoy segura de que a muchos otros estas preguntas a las que hago referencia les chirriarán tanto como a mí.

Pero no hace falta tal manual para contestar estas cuestiones, aunque sospecho que, en el mejor de los casos, es lo que muchos de ellos esperan al escribirme. O intentar plantear un falso dilema para que quede demostrado que si el feminismo imperara, nos extinguiríamos, echando por tierra el argumentario contra el patriarcado.

Seguir leyendo »

El Tribunal Constitucional quitará nombres de sus sentencias

En pleno auge del llamado " derecho al olvido", el Tribunal Constitucional ha publicado en el Boletín Oficial del Estado los criterios que tendrá en cuenta para excluir de sus sentencias la publicación de nombres y apellidos, situaciones personales, así como cualquier referencia que pudiera identificar a una persona concreta.

El Tribunal asume, de oficio, la obligación de preservar en sus sentencias el anonimato de los "menores y personas que requieran un especial deber de tutela, de las víctimas de delitos de cuya difusión se deriven especiales perjuicios", y el de personas que no sean parte del procedimiento.

También se permite que quien sea parte de un proceso que se esté tramitando ante el Tribunal Constitucional solicite con antelación y de forma justificada que no se haga público su nombre y situación personal. El Tribunal accederá a ello (por la petición que se le haga o incluso de oficio), cuando se justifique que la exclusión está justificada "por resultar prevalente el derecho a la intimidad u otros intereses constitucionales".

Seguir leyendo »

La España más reaccionaria

68 Comentarios

Cuanto más se escora hacia el absurdo un nacionalismo catalán comprometido hasta la extenuación con la misión de salvar a Artur Mas y a Convergencia, más se echa al monte una política española que, en lugar de adentrarse en el siglo XXI de los estados constitucionales sin soberano y los gobiernos multinivel, parece querer regresar a la infancia del siglo XIX.

Si el plan consiste en atraer a los catalanes demostrándoles lo reaccionarias que pueden llegar a ser las instituciones españolas, la cosa va como un tiro. A algunos ya sólo les falta el trabuco. A este paso Artur Mas conseguirá el milagro de presentarse a las elecciones sin tener que explicar una palabra sobre la corrupción que ahoga a su partido o las políticas de recortes masivos infligidas por sus gobiernos. Toda la fuerza se va en especular sobre el artículo 155 de la Constitución.  

Aquí ya vale todo para llamar a la Guardia Civil. Desde la retirada de un busto del ex jefe del Estado que ya ni tenía por qué estar allí, a las alegres especulaciones de reputados y serios juristas sobre la conveniencia o no de suspender la autonomía catalana si el resultado de unas elecciones tan legales como legítimas no les gusta.

Seguir leyendo »

Plantarle cara al sol

23 Comentarios

Ves a los delincuentes de ADN pepero con un pie en la cárcel y otro en la borda de un yate. Oyes a los mafiosos con ADN pepero en unas grabaciones que por sí solas bastarían para que dimitiera cualquier presidente de cualquier gobierno de cualquier galaxia. Lees esa trama propia de cartel de Sinaloa que ha butroneado las arcas públicas y la decencia política de la Comunidad de Madrid y, por extensión -cual hilillos de chapapote-, del PP nacional y del Gobierno de Rajoy.

Y te parece que no es posible mayor saqueo. Te equivocas. También quieren el sol.

En tu país del sol, quieren el sol. Quieren arrebatarte tu derecho a consumir la energía generada por una fuente que es de nadie y de todos, que se obtiene de manera respetuosa con el medio ambiente y cuyas infraestructuras son sufragadas por los propios usuarios. No les basta con robar en un sentido estricto, quieren más: a través del Real Decreto de Autoconsumo, el Gobierno del PP quiere imponer más tasas a la autoproducción energética. Se conoce con un oxímoron: “impuesto al sol”. La cosa consiste en gravar a los ciudadanos por sus instalaciones renovables, tanto las de nueva instalación como las que los usuarios hayan instalado en el pasado.

Seguir leyendo »

Reforma fiscal o populismo fiscal

Esta tercera y última parte de los artículos dedicados al programa económico de Ciudadanos podríamos haberla titulado, ¿por qué Luis Garicano dice Dinamarca cuando quiere decir Florida?

Veamos. La tercera propuesta estrella del programa económico de Ciudadanos, una reforma fiscal con bajada de impuestos, es un clásico de los partidos liberales. El populismo fiscal. Hasta tal punto es así que la propuesta de Ciudadanos resultó involuntariamente un calco en buena medida de la elaborada antes por la ultraconservadora Fundación FAES.  

Dicha propuesta plantea una rebaja del tipo general del IVA hasta el 18 %, una reducción de los tramos en el IRPF (lo que supone una disminución de la progresividad del impuesto sobre la renta) y de los tipos impositivos de este, especialmente en el caso del tipo máximo del IRPF. Dejaremos aquí al margen la subida inequitativa del IVA superreducido a los productos básicos, que parece más bien un señuelo para que no se analice el cuerpo de la reforma fiscal propuesto. 

Seguir leyendo »

Silencio, se mata

32 Comentarios

¿Cuántas veces le habías puesto la mano encima?... ¿Fue ayer la primera vez?... ¿O ya no te acuerdas de cuántas veces se te había ido la mano antes?... ¿Y qué conseguiste con eso?... ¿Más control?... ¿Que no te llevase la contraria?... ¿Que te tuviese miedo?... ¿Y eso qué tiene que ver con el amor?... ¿Te gustaba eso, notar que te tenía miedo?... ¿O te creías que su silencio era respeto?... Ah, que ella te provocaba... ¿Cómo?... Que entraba y salía, y que iba y venía, y que trabajaba con demasiados tíos, y que tú no eras ya el centro de su vida como al principio cuando... Ya... Y que no te cogió el móvil a la primera... Que le tenías dicho que te tenía que contestar a la primera... Ah... Que esta vez sólo fue un empujón... Que tampoco había sido para tanto, como aquel día que vuestro hijo la llevó a urgencias cuando ella se quiso separar... Que la mala suerte esta vez fue que, con el empujón, se cayó y se dio en mal sitio, y que se quedó ahí sin moverse, como dormida... Y enseguida vinieron los vecinos... Y tu hijo salió llorando de su habitación... Y llegó la policía... Y la ambulancia... Que se te cruzaron los cables... Los putos cables... Que ella no tenía que haberte hablado así, con esa falta de respeto, sabiendo cómo eres tú, que te enciendes con una chispita de nada... Que ya se lo habías dicho muchas veces... No me provoques, no me provoques, que me encuentras, que un día me encuentras... Que te arranco la cabeza, Irene... Estaba allí, como dormida... Estaba allí... Quieta... Irene.

No le habías puesto la mano encima... Tú no te permitirías algo así... ¿Verdad?... El golpe, el empujón, la patada, el labio roto, la huella morada de tus dedos en su cuello... Eso, tú, no... Tú prefieres la prepotencia, la humillación, la manipulación, la soberbia que ella tanto te reprochaba... Y la perversión del lenguaje, ese lenguaje sofisticado que la carrera y la posición te han dado... Tú sabes que las palabras pueden lacerar como puñales, por eso las elegías como quien elige los diamantes que cortarán luego el cristal... Y se las ibas regalando, las malas palabras, las vejaciones... No demasiadas, por si se notaba el boquete en la autoestima y reaccionaba... Las suficientes para que la horadasen hoy aquí y mañana allá de manera sistemática, hasta barrenarla... Y que menguase paulatinamente esa independencia que tanto te atrajo de ella cuando la viste en aquel cine sola, disfrutando de la película... Y doblegarla, someterla, que no ‘fuese’ sin tu permiso... Esa noche casi se te escapó el puño... “Como me vuelvas a hablar así te mato”, le dijiste con los nudillos blancos de apretar la hostia entre tus dedos... Suerte que controlaste, ¿eh?... Menudo drama... El tuyo, claro... Tu imagen manchada... No, tú no eres como el animal aquel que la empujó con tan mala suerte que se quedó sin moverse, como dormida... Tú no la tocaste... La culpa fueron las pastillas que tomó Irene... Estaba allí, como dormida... Estaba allí... Quieta... Irene.

¿Te imaginas que un desalmado como tú se lleva por delante a tu madre después de estrangularla, o arrollarla con el coche dos veces, o apalearla con una barra de hierro?... ¿Qué te parecería enterrar a tu hermana después de que tu cuñado la arrojase en marcha del coche?... ¿Te ves en el tanatorio despidiéndote de tu hija, a quien el novio roció con gasolina y quemó viva?... ¿A ti qué te parece todo esto?... No te puedo juzgar. No tengo esa potestad. Ni creo que algún Dios lo haga tampoco. Y apelar a tu conciencia es inútil... Seguiréis matándonos mientras seamos un titular más, un corte de voz entre varios temas de actualidad, un par de planos del informativo, o alguna página de periódico. O un juicio sin condena, o una denuncia retirada sin investigar el porqué... “Hoy, otra mujer ha sido asesinada en España, víctima de esa lacra que es la violencia de género”. Y añadirán que tenía 35 años, que no había denunciado, que nunca la oyeron gritar. Algunos dirán su nombre: Irene. Y luego, el silencio. No se parará el mundo, ni se abrirá un debate mediático, social, educativo, judicial y político durante el tiempo que sea necesario para encontrar, de verdad, la solución entre TODOS los agentes implicados en ella. Hasta entonces, seguirá atronando en ese silencio el llanto desamparado de los huérfanos, de los padres rotos, de los hermanos y amigos desolados... No, no te puedo juzgar, sólo puedo hacer una cosa: maldecirte. Tu madre no hubiese querido parir un hijo como tú. En nombre de todas las mujeres muertas: yo te maldigo.

Seguir leyendo »

Del ruido de fondo al hilo musical

Si hay realmente un cambio de paradigma en la información, el periódico inglés The Guardian se postula como uno de los ejes de esa mudanza. Un anuncio que alcanzó gran notoriedad en el Reino Unido trataba de expresar ese rol que quiere representar. Con un tono realista, ya que pretende narrar cómo funciona la relación entre los lectores y el medio, utiliza elementos de la farsa para poner en escena un caso de injusticia a través del cuento popular de los tres cerditos y el lobo.

La película comienza con un gran titular en la primera página de The Guardian que reza, “El lobo feroz es arrojado vivo al agua hirviendo”. Acto seguido, un comando de fuerzas especiales invade la casa de los tres cerditos, supuestos asesinos del lobo. Escuchamos, entonces, la voz de una periodista que habla del cuestionamiento que hacen los vecinos a las autoridades sobre el derecho a allanar impunemente las viviendas. La siguiente escena nos muestra a una mujer que sigue desde su ordenador la acción trasmitida por la web de The Guardian. Inmediatamente, miles de lectores expresan su opinión en las redes sociales en defensa de los cerditos. Mientras las fuerzas de seguridad actúan como si estuvieran enfrentando a terroristas radicales, la red bulle y el agente catalizador es The Guardian. Surgen entonces los defensores del lobo que argumentan que era inocente, ya que padecía asma y por lo tanto no podría derribar viviendas de paja o madera con un soplido. Un cronista del periódico aparece en plena faena tratando de dilucidar los hechos. La trama da un giro cuando se plantea la posibilidad de un complot de los cerditos para defraudar a la compañía de seguros incriminando al lobo. Llega el juicio. Los declaran culpables. La red se colapsa en su defensa al saberse que los cerditos han llegado a ese extremo por no poder pagar la hipoteca. Y se desata un movimiento global contra el incremento de la deuda inmobiliaria. Las plazas de todo el mundo son invadidas por ciudadanos indignados contra los bancos. Alguien, en una tableta, lee que las protestas impulsan el debate sobre las reformas y, a continuación, se ven lectores con móviles, ordenadores e incluso la versión en papel del diario que da cuenta del movimiento iniciado cuando los cerditos decidieron deshacerse del lobo y hervirlo en un gran caldero.

Este vídeo de publicidad pretende ser didáctico. Por un lado es un relato que intenta mostrar cómo funcionan las redes a la hora de organizar y conectar un colectivo de protesta, y por otro, y esa es la intención del medio, colocar al periódico como eje de esa estructura social. The Guardian se significa como un diario de izquierda, del campo progresista y, sin duda, ve en las grandes movilizaciones en todo el mundo un campo de abono para ofrecerse a sus lectores no sólo como una herramienta de información sino también como un canal para la comunidad que, gracias a la red, supuestamente tendría un rol activo en los hechos.

Seguir leyendo »

Viviendas, desahucios, fondos buitres y centros comerciales en Madrid

Las últimas elecciones municipales y regionales produjeron un vuelco político. De las 50 ciudades más pobladas de España sólo 12 serán gobernadas por el Partido Popular. El dato es más duro entre las 30 primeras: solo 3 (el 10%). Y entre las 15 grandes capitales con más de 300.000 habitantes únicamente 2: Málaga y Murcia. Esta es la verdadera magnitud del batacazo que Rita Barberá, la noche de las elecciones confesaba gráficamente al oído al exdelegado del gobierno en Valencia, encarcelado tres días después por presunta corrupción.

A los pocos días, la mismísima Amnistía Internacional entró en escena en materia de vivienda con un demoledor informe. Entresacamos algunas de sus frases:

Termina su informe con una dolorosa afirmación: "Es difícil encontrar en España una violación de derechos humanos tan extendida y tan invisible".

Seguir leyendo »

sobre este blog

RSS

Zona Crítica es el canal de opinión política de eldiario.es. Un espacio colectivo de reflexión, análisis y testimonio directo.

Recibe cada noche la selección de noticias de eldiario.es

- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -