eldiario.es

Después del 24M. ¿Y ahora qué?

Hacer un balance post-electoral de este 24M es un ejercicio agridulce. Hemos avanzado, en algunos sitios de forma decisiva, pero no todavía lo suficiente para desalojar a la mafia y a sus maquinarias expropiadoras de la riqueza colectiva. Esa contradicción atravesará todo nuestro análisis y también la pregunta fundamental: ¿Y ahora qué?.

Resumiremos los resultados para fijar el marco de la siguiente forma: la derecha post-franquista representada por el Partido Popular sufre un hundimiento contundente, el PSOE no consigue recuperarse, Podemos se asienta como actor político aunque no consigue ser la fuerza hegemónica de las clases populares, Ciudadanos no cumple las expectativas que habían puesto las finanzas en ellos y en ciudades clave, las Candidaturas de Unidad Popular (CUP) consiguen resultados históricos.

Hay varias constataciones que debemos desatacar, porque forman parte de un análisis que va más allá de lo coyuntural. La primera es el hecho objetivo de que el 15M fue un Acontecimiento, en el sentido que decía Alain Badiou: un Acontecimiento que dejó una nueva normatividad política, con la que los sujetos se relacionan en tensión. Una parte de la población muy significativa ha apostado por el cambio y lo ha venido expresando a través de múltiples formas (manifestaciones, huelgas, la PAH, las Mareas, Podemos), en torno a demandas de más democracia, recuperación de derechos y un cambio radical en las prioridades políticas: las personas y el bienestar público antes de los beneficios privados. La lucha de clases, la lucha entre ruptura y continuidad, la lucha entre los que desde variadas posturas y composiciones ideológicas aspiran a conquistar esas demandas y los que aspiran a que no se puedan hacer realidad, también se ha expresado en estas elecciones. En ese sentido, hay una situación de “empate” (el cambio ha llegado pero no termina de imponerse) dentro de un panorama multiforme, en donde las élites, por desgracia, siguen disponiendo de los poderes fundamentales y de la capacidad efectiva para continuar aplicando sus políticas.

Seguir leyendo »

No se trata de repartir la tarta

La consecución de acuerdos y hasta de complicados pactos de gobierno serán una gran contribución al proceso de regeneración del sistema político que inicia el país. Porque ahora se trata de alcanzar acuerdos entre fuerzas afines o que compartan grandes objetivos y comportamientos a seguir para garantizar la gobernabilidad de las instituciones y hacer frente a la crisis y a la corrupción.

No estamos ante un reparto de la tarta del poder entre unos y otros, ni creo que nadie se lo plantee de ese modo porque iría en grave contradicción con el espíritu de regeneración democrática que debe presidir las nuevas instituciones.

Ante la fragmentación que ha surgido de la batalla electoral, los partidos están obligados a sumar, lo que resta valor al hecho de haber sido el partido más votado. Así, se dará la circunstancia de que tanto PSOE como Podemos harán de la necesidad virtud frente a la posición de un PP que habiendo sido primera fuerza en muchos lugares no le servirá de nada. Ahora, para ganar hay que pactar, si bien las sumas resultarán difíciles más allá de las declaraciones de optimismo que se aprecian estos días en algunos de los próximos gobernantes y que son reflejo de la ansiedad.

Seguir leyendo »

El encuentro, nuevo reto tras el 24M

Ada Colau celebra la victòria de BComú. / ENRIC CATALÀ

Los distritos más humildes y populares de Barcelona se decantaron en las elecciones del pasado domingo por la agrupación ciudadana Barcelona en Comú, de Ada Colau. En Madrid, donde Manuela Carmena podrá ser alcaldesa con el apoyo del PSOE, aumentó la participación también en las áreas más castigadas por la crisis, y fue en ellas donde Ahora Madrid obtuvo más votos. No hay más que ver el mapa madrileño para darse cuenta de que es el sur de la ciudad el que se ha decantado por el cambio, frente a un norte que ha seguido dando su apoyo al PP.

¿Qué lección se extrae de todo esto? Una que ya estuvo presente durante la campaña, que analizamos con Manuela Carmena en  esta entrevista y que menciona a menudo Ada Colau: Habitualmente son los barrios más humildes y más castigados por esto que se llama crisis los que concentran en ciudades como Barcelona un mayor porcentaje de abstención. En algunas de esas áreas no llega a votar ni el 40% del electorado, mientras que en las zonas más ricas de la ciudad condal la media de participación ronda el 70%.

Por eso a menudo ganan fuerzas políticas dispuestas a gobernar al servicio de los intereses de una elite y en contra del interés general. Para darle la vuelta a estos porcentajes se necesitan agrupaciones capaces de apelar y seducir a ese electorado que no suele votar, pero que sin embargo precisa más que nadie de políticas que garanticen una vida digna para todos.

Seguir leyendo »

Partidos y dinero: la perversión de la política

Sin duda, la mayor fuente de corrupción de los gobernantes es la que genera  la financiación de los partidos políticos. Causa, además, del rechazo ciudadano de quienes ejercen cargos públicos y de la generalizada desconfianza en las instituciones democráticas.

En la Ley de Financiación vigente, de 2007, reformada por la Ley Orgánica (LO) 5/2012, se dice que en el sistema de obtención de ingresos por los mismos se combinen "suficiencia y austeridad", se mejoren los mecanismos de control y la responsabilidad contable de quienes tienen a su cargo el manejo de fondos públicos. Y asegura que dichas medidas son "el mejor antídoto contra la financiación irregular". Nada nuevo y, en todo caso, un cumplimiento solo parcial del Acuerdo del Congreso de Diputados de 27/10/2009, para impulsar un Pacto de Estado contra la Corrupción, sobre la profundización de los "mecanismos de transparencia y control de la conducta de los representantes políticos e institucionales". Pero el estallido masivo de procesos por delitos muy graves de corrupción –particularmente Gürtel, los "papeles de Bárcenas" y otros muchos– han obligado al Gobierno a reaccionar, por más limitadamente que lo haya hecho, para afrontar las consecuencias del  coste moral y económico de la política que desde siempre ha provocado el flujo oculto e ilícito de dinero hacia los partidos. Acuerdos que pretendían "la contención y disminución del gasto electoral" pero que nadie ha cumplido. Y nadie ha respondido, como partido, de su incumplimiento.

Ciertamente, la citada LO de 2012, mejoró en algunos aspectos la regulación anterior. Pero seguía admitiéndose la financiación privada hasta 100.000 euros anuales y, sobre todo, la financiación por las entidades financieras, manteniendo la posibilidad de la condonación de la deuda e intereses por las entidades financieras hasta 100.000 euros, aunque con mayores controles por el Tribunal de Cuentas.

Seguir leyendo »

Bildu, a negro por la gestión

Ha perdido Bildu, a base de votos,  el Ayuntamiento de San Sebastián y la diputación de Gipuzkoa. Han bastado cuatro años de gobierno para que los electores les hayan mandado a negro, término televisivo que significa que se corta la emisión.

Creo que por primera vez se ha votado a este partido por su gestión, por las cosas concretas que ha hecho, o ha dejado de hacer, al margen de cuáles eran sus antecedentes, más o menos penales, su posición respecto de los asesinatos organizados -abominados con conocimiento de causa por el exetarra Rekalde, en la Sexta-, por su posición respecto de los presos terroristas, encarcelados por asesinar sistemáticamente; por su historia, su tradición o su mística. Esta vez se ha votado en libertad y se ha hecho por gestión, por pura gestión.

Este tipo de veredicto parece una forma empírica de normalización: hemos juzgado su actuación y no nos gusta; parece que han dicho los electores guipuzcoanos, y entre ellos incluyo a los votantes de Bildu, que han dejado de votar a esta opción al margen de que simpatizaran previamente o no con ella.

Seguir leyendo »

¡Qué hostia!

26 Comentarios

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. / Efe

Rita Barberá se vio sin Ferrari la noche electoral y, en otro derroche (esta vez de clarividencia), le dijo al oído a uno de sus colaboradores: "¡Qué hostia! ¡Qué hostia!" A la misma hora, comparecía Carlos Floriano ante los españoles para sentenciar que el PP había ganado las elecciones y que sus resultados eran envidiables para los rivales. Esto nos demuestra, por enésima vez, que en este partido hay un problema de comunicación, incluso interna, pero también de comprensión, de lectura de la realidad.

Es evidente que se comunican mal. De hecho, el Presidente del Gobierno se apareció el lunes en Génova, en la sala de prensa reformada con dinero negro, después de tres años ausente. Venía de dirigirse en campaña a "las personas normales", que obviamente son "muy españoles y mucho españoles". Rajoy lidera el Gobierno del "ya tal", el que niega que los salarios bajan, el Gobierno incapaz de admitir el rescate bancario o la amnistía fiscal, incapaz de entender que la gente sí habla del paro y que existe una honda preocupación por la desigualdad social, por los dirigentes que no conocen la empatía. Antes al contrario, proponen echar a los mendigos de la calle, porque ahuyentan a los turistas.

Rajoy preside el Gobierno del "sé fuerte", el de "hacemos lo que podemos", el Gobierno incapaz de reaccionar con agilidad y contundencia ante los casos de corrupción, incapaz de echar sin contemplaciones a los políticos que roban. Preside el partido que borra discos duros, el que le indemniza en diferido, el que no puede explicar su presunta financiación ilegal y el que nunca sabe nada, a pesar de que lo tiene todo.  

Seguir leyendo »

Más complejidad, por favor

Tras la campaña más vacía, frívola y simple que uno es capaz de recordar, la gente contestó votando el 24M por la complejidad, la sutileza y los matices. Frente a las propuestas para dummies sobre escoger entre conmigo o contra mí, o viejos o nuevos, o casta o plebe, o corruptos o puros, o rojos o azules, o Venezuela o Dinamarca, los votantes se decantaron por enseñarles a todos los candidatos y todas las fuerzas que la política debe practicarse igual que se conforma la realidad: diversa, poliédrica y a veces contradictoria.

Parece como si cuánto más se empeñasen los partidos en reducirlo todo a marketing y publicidad, tratando a los ciudadanos como consumidores que sólo saben digerir productos rápidos y baratos de usar y tirar, más se esmerasen esos mismos ciudadanos en obligarles a elevar el nivel, viajar, leer, visitar museos, ver mundo y conocer gente. Frente a quienes se angustian y pronostican el advenimiento de una lóbrega era de inestabilidad, promiscuidad y regreso de la música disco y los pantalones de campana, conviene transmitir un poco de fe y esperanza.

Nos habíamos acostumbrado a la facilidad y la comodidad mental que aseguraba el bipartidismo y ahora todo lo que no sea elegir entre papá y mamá nos produce pereza o pánico. Todo cuanto pasa de dos opciones, nos parece demasiado complicado e inestable. La complejidad se ha convertido en un problema y la única solución que parece servir pasa por volver a meter esa realidad tan incómoda en una práctica cajita que solo disponga de dos opciones: abrir o cerrar.

Seguir leyendo »

Las mareas inundan las urnas

Las urnas han hablado y han soltado perlas por esa boquita y a cada cual le han mandado su recado. Han dicho que la corrupción por fin tenía un precio aunque aún sea insuficiente, que se acabó la hegemonía del bipartidismo por más que sigan siendo los más votados, que tendrán que pactar para gobernar, que las mayorías tienen que escuchar a las minorías, que queremos diálogo y que queremos cambio. Han dicho que cada vez somos más los ciudadanos y ciudadanas que queremos participar de la política como protagonistas. No queremos que otros gobiernen por nosotros pero sin nosotros sino que gobiernen con nosotros para nosotros. Que manden obedeciéndonos, como recordó una vez más Ada Colau en la celebración de su victoria en Barcelona. Y eso va para todos.

Llevábamos cuatro años repitiéndolo y Cospedal nos retó a decirlo en las instituciones. Pues no nos lo digas dos veces, María Dolores. Hasta ahí podíamos llegar y hasta ahí hemos llegado. Las mareas han llegado a las urnas y las han inundado. Las mareas han inundado las urnas y han echado fuera a una parte del ejército de votos cautivos y desalmados. Las mareas han inundado las urnas y van a desalojar a un buen puñado de parásitos y chupópteros. Han inundado las urnas y han arrastrado parte de la inmundicia y el lodo. Les han hecho un lavado de bajos fondos. Las mareas han inundado las urnas de una ilusión de que se puede hacer algo, no sólo pararlos, sino empezar a ser decisivos, participar, gobernarnos. Querían que hablásemos en las urnas y hemos hablado.

Las urnas han hablado y han dicho que el Partido Popular no ha ganado las elecciones. Son los grandes derrotados y lo saben. No sólo porque han perdido todas las mayorías y sus feudos más inexpugnables. No sólo porque han caído ciudades irreductibles desde hace décadas como Madrid, Valencia o Cádiz. No sólo porque han tenido el menor número de votos desde el 91 sino porque son muchos más los que han votado en contra que a favor de ellos, aunque sigan siendo el partido con más votos. Fueron ellos los que establecieron que el PP o la nada, con ellos o contra ellos, ellos o el caos. La gente ha preferido el caos. Si se suman el resto de votos, el castigo a la mayoría aplastante, a la corrupción, al desprecio, al pisoteo y el ninguneo, es atronador aunque no quieran oírlo. Dejadles que sigan plasmados. Quizá cuando salgan del plasma y del pasmo mariano, su dinosaurio ya no siga allí.

Seguir leyendo »

Vaginas o mujeres

64 Comentarios

Muchas veces, las personas feministas, ante la protesta de que no hay suficientes mujeres en los órganos de poder, nos encontramos con la típica réplica machista: "Pero, ¿qué prefieres: mujeres en el poder o los mejores en el poder?". El falso dilema de siempre que no se cansan de plantearte y que lleva implícito un “o los mejores o mujeres, todo no se puede”. Como si hubiera que elegir, como si fuera inconcebible que haya tantas mujeres buenas como para que formen el 50% de nada.

También es muy corriente encontrarte con otro tipo de respuesta para negar que el mundo necesite mujeres: “Sí, fíjate de lo que sirven Esperanza Aguirre o Angela Merkel”. Al machismo le encanta ponerlas de ejemplos de que tu lucha feminista es una lucha estéril, de que no sirve de nada, de que te rindas ya, tía, que eres muy pesada.

No se hagan líos, las personas feministas seguimos queriendo mujeres en los órganos de poder, queremos mujeres tomando decisiones en empresas y en el Gobierno, pero queremos mujeres, no queremos personas con vagina sentadas en escaños que juegan al juego del patriarcado con las cartas y reglas del patriarcado, y que encima se vanaglorian de que son mujeres en un mundo de hombres. No necesitamos vaginas en los órganos de poder, necesitamos mujeres que irrumpan en un mundo hecho de hombres para los hombres y que cambien las reglas, que no se sometan, que no aplaudan la prohibición del aborto, que no agachen la cabeza cuando una Iglesia misógina dicte una ley educativa, que se nieguen a compartir partido con hombres que dicen que las leyes son como las mujeres,  que están para violarlas o que hay mujeres que se arrancan  la falda y el sujetador en un ascensor sólo para buscarle la ruina a un hombre.

Seguir leyendo »

Mejor Ganemos que Podemos

47 Comentarios

Más allá del éxito de Podemos y las hecatombes del PP e IU, ha ganado una nueva manera de entender la política abierta a la ciudadanía. Las municipales y autonómicas del domingo son una lección de cómo se deben hacer las cosas y cuáles son las claves para las elecciones generales que todos sitúan en noviembre, aunque podrían adelantarse a septiembre para hacerlas coincidir con unas catalanas que tal vez no se celebren. Vamos por partes.

Ha cosechado éxitos rotundos en Madrid, Barcelona y Zaragoza con las marcas de Ahora Madrid, Barcelona en Comú y Zaragoza en Común, además de Santiago y A Coruña con Mareas Atlánticas, y en el sur, con Ganar Cádiz en Común. Aunque en las autonómicas, donde se presentaba como Podemos, ha logrado entrar en todos los parlamentos y ser una fuerza decisiva para el pacto en la Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha, Extremadura y Aragón, los resultados son algo más discretos: tercera fuerza, y alejada del PSOE en algunos casos. Han ganado de manera clara en su batalla particular con Ciudadanos.

La lección es evidente: la nueva política debe insistir en estas fórmulas integradoras bajo un solo paraguas, más allá de las siglas o las marcas, en el que lo importante sea la participación ciudadana, y colocando al frente a personalidades de relieve alejadas de los partidos. Los ejemplos de Manuela Carmena y Ada Colau son significativos. En las elecciones generales deberían repetir esta fórmula. No solo por los resultados en Madrid, Barcelona, Zaragoza, etc., sino por la ola de ilusión y esperanza que han despertado en toda España.

Seguir leyendo »

sobre este blog

RSS

Zona Crítica es el canal de opinión política de eldiario.es. Un espacio colectivo de reflexión, análisis y testimonio directo.

- PUBLICIDAD -

'Qué ciudad queremos': revista monográfica sobre las elecciones municipales

eldiario.es dedica su nueva revista monográfica a los modelos de ciudad ante unas elecciones, las del 24 de mayo, que definirán el alcance de nuevos espacios políticos antes de las generales.

- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -