Opinión y blogs

eldiario.es

Sé racista, sale gratis

Hace cinco años Soly Ibrahima Diebate y Salif Sy, dos jóvenes negros, decidieron ir de fiesta a una discoteca albaceteña, la localidad en la que residían. “Mi jefe es racista y no quiere que entren negros”, les contestó el portero en la puerta del local para denegarles el acceso. Cinco años después, tras la negación del derecho a la hoja de reclamaciones, una denuncia a la Policía Nacional y el apoyo de cinco testigos del incidente, la justicia ha concluido que aquel hecho, cinco años después, equivale a quince meses de inhabilitación y 1.200 euros euros de multa tanto para el dueño de la discoteca como para el portero.

Con haber ahorrado 20 euros mensuales desde que prohibieron la entrada a Soly y Salif hasta el momento de la sentencia, ambos hubieran podido pagar hoy la multa en cómodos plazos. La inhabilitación, tras cinco años en los que ambos podrían haber redirigido su carrera estudiando un grado y un máster, quedaría en agua de borrajas.

La historia viene a cuento de la inmunidad existente en España cuando hablamos de racismo, de lo barata que es la discriminación. En pleno Siglo XXI, año 2016 y veinticuatro años después de la muerte de Lucrecia Pérez, el primer asesinato racista reconocido en España, no podemos decir que haya contundencia contra el racismo ni que persiga el odio por color de piel, origen o ambas. Ni por asomo.

Seguir leyendo »

¿Quién me va a querer?

Eres muy guapa.

Me haces reír.

El instituto es menos coñazo a tu lado.

Seguir leyendo »

Entrevista (falsa) a Pedro Sánchez

Pedro Sánchez me cita en un Burger King a las once y media de la noche. Está sentado al fondo, solo, comiendo un menú completo de espaldas a la puerta. Viste una gabardina. Cuando me acerco, se pone muy tenso, y solo se relaja cuando le digo que soy el periodista de eldiario.es. Dice:

Me has dado un susto de muerte, joder.

Sánchez está sudado y ojeroso. Mastica ruidosamente su Whopper y habla con la boca llena. 

Seguir leyendo »

Esas gotitas de aceite 'black'

Foto: Marta Jara

Parece mala leche que el juicio de las tarjetas ‘black’ empiece un 26 de septiembre. Final de mes puro y duro, y encima del mes más cruel, septiembre, con resaca de gastos veraniegos y facturón de la vuelta al cole. Vete tú hoy al cajero a pedirle dinero, a ver qué te dice. Ya puestos, pídele el extracto de las últimas semanas, la sangría de compras, recibos y domiciliaciones. Normal que te hierva la sangre cuando leas el detalle obsceno de las ‘black’.

En realidad los quince millones que disfrutaron los ‘men in black’ de Caja Madrid son calderilla, trapicheo de poca monta comparado con el saqueo de aquellas cajas de ahorro que fueron piedra angular en la corrupción de los años felices. Para pegar un buen pelotazo era imprescindible tener al lado una caja que financiase sin muchas preguntas y además pusiera su respetable logo. Si luego además te salía mal la jugada, podías contar con su generosidad, que las daciones en pago a las familias no hay manera, pero los constructores quebrados entregaban las llaves y adiós muy buenas.

Lo mismo para pagar cualquier calatravada de ayuntamientos y comunidades, poner primeras piedras de megaproyectos ruinosos, plantar aeropuertos o montar macroeventos: ahí estaba la caja, que por su "compromiso social" soltaba millones con el mismo salero con que te daba un calendario o un llavero solo por entrar en la oficina. ¿Un equipo de fútbol en las últimas? Ya venía la caja local para poner su logo en las camisetas o financiar el nuevo estadio. ¿Un empresario de postín en horas bajas? Nada que no se arreglase con un crédito gordo, que si luego no se recuperaba, qué le íbamos a hacer. Las cajas servían para lo mismo que ha servido lo público desde hace siglos en España: socializar pérdidas y privatizar beneficios. Ajá.

Seguir leyendo »

El PNV pone la letra y la música, y los demás bailan

Urkullu y Ortuzar celebran la victoria.

Hace mucho tiempo, Gary Lineker decía que el fútbol es un deporte en el que juegan once contra once y en el que siempre gana Alemania. Viene a ser lo mismo con las elecciones vascas. Juegan un montón de partidos diferentes, incluso ahora ha aparecido una candidatura más de peso, pero siempre gana el PNV. Y eso que la última legislatura no fue precisamente una sucesión de éxitos ni de grandes eventos.

El PNV –sobre todo, el PNV de Bizkaia– se llevó un susto de muerte cuando Ibarretxe llevó su proyecto soberanista a Madrid, fue derrotado y se arriesgaba a pasar ante los tribunales. Con la siguiente convocatoria electoral, cerraron la historia, dieron las gracias a Ibarretxe por todo y pusieron a Iñigo Urkullu al frente de la nave. No hay nada más anticarismático en el mundo conocido que el lehendakari, pero qué más da cuando encabezas la candidatura del PNV. 

Mucho antes de que se hablara de transversalidad en España, el PNV ya estaba allí. Mucho antes de que los dirigentes de Podemos popularizaran el concepto de hegemonía tal y como lo explicó Gramsci, el PNV había extendido su idea de hegemonía en los campos político, cultural y social vascos sin necesidad de sacar mayorías absolutas.

Seguir leyendo »

Sin novedad en el bloqueo

31 Comentarios

Los gallegos votaron como gallegos y los vascos como vascos, sin apenas tener en cuenta  la situación de bloqueo de la política estatal y siguiendo las reglas y las dinámicas propias que construyen los sistemas políticos gallego y vasco desde hace décadas, aunque en Madrid no acaben de enterarse del todo. En la lógica de ambos sistemas políticos Ciudadanos es un alien y el bipartidismo nunca ha sido el enemigo a batir porque nunca ha dominado. La política en Galicia siempre ha sido un juego a tres: conservadores, progresistas y nacionalistas y en Euskadi siempre han jugado una partida a cuatro.

En Galicia se mantiene la mayoría conservadora porque el PP de Galicia no tiene los problemas de corrupción que asolan al partido en el resto de Estado. Además, Feijóo ha sabido convencer a la mayoría de los gallegos que haber sido los primeros en aplicar la austeridad ha dejado al país en mejor situación que España. En la izquierda y el nacionalismo progresa y mejora sus posiciones En Marea, el nuevo jugador que ya irrumpió en 2012 con AGE y Beiras, mientras siguen en lenta caída los socialistas y los nacionalistas del BNG. 

En Euskadi se mantiene la mayoría nacionalista dividida entre el PNV y un Bildu que recupera impulso tras el desgaste que les había producido llegar al gobierno en diputaciones y capitales. La irrupción de Podemos ha alterado sustancialmente el espacio no nacionalista y ha colocado en serias dificultades tanto al PP como al PSOE, convertidos en fuerzas de apoyo para la mayoría realmente llamada a gobernar.

Seguir leyendo »

Más allá de los disturbios en Charlotte: salir, para enseñarles

En su celebrada obra para cinta magnética Come Out, el compositor estadounidense Steve Reich toma una frase del testimonio del joven afroamericano Daniel Hamm, en el que describe la brutalidad policial que sufrió una noche en 1964, tras ser detenido por un crimen que no cometió. “Tenía que, como, abrir la herida,” empieza la voz de Hamm, “y dejar que la sangre de la herida saliera, para enseñarles.”

Tras repetir la frase tres veces, Reich aísla las últimas palabras— come out, to show them—para repetirlas en bucle. A medida que avanza la composición, las distintas velocidades de los magnetófonos que reproducen la grabación hacen que se rompa el unísono, produciendo primero una reverberación, luego un eco, después un canon rítmico y así paulatinamente, hasta que las palabras se vuelven indescifrables, disueltas en el desfase.

Come Out cumplió los 50 en abril, pero como demostraron esta semana los disturbios en Charlotte, su relevancia no ha hecho más que aumentar con el tiempo. En su magnífico  ensayo para la revista digital Pitchfork, el periodista musical Andy Beta cuenta que la frase de Hamm anticipa los demoledores hashtags utilizados por el movimiento Black Lives Matter: #ICantBreathe (‘No puedo respirar), #SayHerName (‘Di su nombre’), etc. 

Seguir leyendo »

La mentira xenófoba de los valores occidentales

127 Comentarios

“Hay que proteger los valores occidentales”. A nadie se le escapa la cantidad de veces que los líderes europeos han pronunciado estas palabras tras cada ataque terrorista. Pero sus –a priori- buenas intenciones contienen un insoportable hedor xenófobo. ¿Qué son los valores occidentales? ¿Cuáles son, por ejemplo, los valores orientales? ¿Acaso unos no pueden convivir con otros? Hay casos que ilustran perfectamente lo criminalizadora que es la expresión.

Por ejemplo, François Hollande incluso se apropia más de los valores occidentales y los llama “valores republicanos”, y considera que estos evocan indiscutiblemente al “laicismo, la igualdad, el respeto, los principios democráticos y de ciudadanía, la lucha contra el racismo, contra el antisemitismo y contra todos los prejuicios". Francia, un país que se arriesga y se pone por bandera principios que nadie en su sano juicio suscribiría. Venga, que levante la mano quien no quiera terminar con todos los prejuicios.

Hace poco el rey de Holanda, Guillermo Alejandro, confirmaba que exigirían a los extranjeros que se instalaran en su país la firma de un documento de compromiso con los valores holandeses, “en especial los principios democráticos de la separación entre Iglesia y Estado, y las libertades de credo y expresión”. Obviamente los holandeses no tienen que firmar este documento porque claro, son sus valores, nacen con ellos y los amamantan desde la cuna. 

Seguir leyendo »

La cara femenina del emprendimiento

La crisis económica y social ha producido grandes cambios, uno de ellos es en torno a la configuración del mercado laboral. En la actualidad, la tasa de paro en España alcanza casi el 20% y la figura del emprendedor se ha impuesto como una “solución mágica” ante la necesidad de la reinsertarse en la vida sociolaboral.

El informe de global Entrepeneurship Monitor (GEM), demuestra que el emprendimiento se estabiliza, pero pierde calidad. El aumento del emprendimiento se caracteriza por la creación de negocios poco competitivos, escasa innovación e insuficiente proyección de crecimiento en un entorno donde conviven modelos empresariales conformados por dos o tres personas trabajadoras que prestan servicio, con el autoempleo.

El escenario que se genera desde el Estado, con el diseños de políticas públicas para el fomento del emprendizaje; a través de subvenciones, lanzaderas, acompañamiento, facilidades de financiación, entre otras medidas; traen como consecuencia la ilusión del emprendimiento exitoso y salvador. Según la Tasa de Actividad Emprendedora (TEA) creció 5,7% en 2015 aunque sigue lejos de la media europea de 7,8% en dicho año.

Seguir leyendo »

El desarrollo sostenible según mi abuela

Los que nos dedicamos a intentar llamar la atención sobre el medio ambiente y la necesidad de protegerlo caemos demasiado a menudo en un grave error: el de decir las cosas como si todo el mundo supiera de lo que estamos hablando. Y no es así. Hace unos años asistí a uno de los mejores ejemplos al respecto.

Fue a finales de los años noventa, durante un encuentro de concejales y técnicos municipales en el que participamos un variado grupo de ponentes para intentar animarlos a que pusieran en marcha medidas para proteger el medio ambiente desde el ámbito local. Uno de los conceptos que primero surgieron fue el de la famosa “Agenda 21”.

Agenda 21 es un término teórico surgido en la Cumbre de la Tierra, celebrada en Rio de Janeiro en 1992. Alude a los compromisos para la mejora del medio ambiente que debería asumir cada pueblo, cada ciudad y región del mundo, para reducir su impacto en el entorno.

Seguir leyendo »