eldiario.es

Tres titiriteros

En un país tan dado a la fiesta y el cachondeo, resulta cómico que algunos de los mayores problemas para Manuela Carmena hayan venido del mundo de los festejos populares, antes la Cabalgata de Reyes y los toros, ahora el Carnaval. Queda claro que el Partido Popular y sus medios de cabecera no aceptaron quedarse sin mayoría absoluta en el Ayuntamiento de Madrid y por tanto sin alcaldía, y que han utilizado todos los recursos posibles para intentar desgastar a Carmena y presentarla como lo que no es. Es la misma táctica que le estalló en la cara a Esperanza Aguirre en el famoso debate de campaña en Telemadrid, pero que puede tener otros efectos cuando funciona como la gota malaya y si en algunas ocasiones se origina a partir de errores propios que son convenientemente presentados como una hecatombe sociocultural. 

Con las inevitables dosis de humor negro a las que hay que recurrir para comentar la situación política de este país, no es difícil recurrir a algún capítulo de Los Simpson, con una de esas funciones de Krusty el payaso pasado de rosca delante de su público, para imaginarse lo que ocurrió en el espectáculo infantil de títeres, origen de la actual polémica, en el que ocurrieron todo tipo de cosas horribles: cuchilladas, violaciones y ahorcamientos.

Pero risas siniestras aparte (y a cuenta del ahorcamiento del juez podemos también recordar todos esos chistes de abogados que acaban con ellos en el fondo del mar), lo que es indudable es que nos encontramos ante una grave negligencia del Ayuntamiento. Dentro de sus actividades con motivo del Carnaval, organizó un espectáculo aparentemente dirigido a los niños, o eso creyeron los padres que llevaron a sus hijos, que acabó pareciéndose a una película de Lars von Trier, una de las chungas. 

Seguir leyendo »

Peligro, a Rajoy le han robado la cartera

Al presidente del Gobierno en funciones le han robado la cartera. Eso le pasa por dejarla abandonada en una esquina cuando el rey se la ofreció. El robo implica el posible desahucio de La Moncloa, y el escrache se lo está montando Pedro Sánchez –ese tipo que le llamó indecente– con la complicidad de Albert Rivera y la troupe de la izquierda radical que arrastra Pablo Iglesias.

Verdad o no, así es como se sienten Rajoy y los suyos desde que el rey encargó al secretario general del PSOE formar Gobierno, sin darle una segunda oportunidad para declinar el ofrecimiento. Felipe VI se había enterado de que la primera vez que Rajoy le dijo no, no fue fruto del cabreo al escuchar cómo Pablo Iglesias le nombraba los ministros a Pedro Sánchez. El actual presidente en funciones llevaba días madurando la alternativa de rechazar la formación de Gobierno y huir del escarnio de una frustrada investidura.

El martes –parece que sucedió hace años–, el rey, además, contaba con la información que le había dado el lunes Albert Rivera: 'Señor, si usted le propone a Pedro Sánchez que intente formar Gobierno, contará con el apoyo de Ciudadanos. Estamos dispuestos a entrar en el Gobierno con el PSOE. Podemos intentarlo', vino a decirle, tras consensuarlo con Sánchez. El candidato socialista se lo confirmó ese mismo martes por la mañana, y llegó al Congreso con el encargo bajo el brazo, pero por cortesía, acordaron esperar a la visita del presidente en funciones. Habrá de pasar tiempo hasta saber si el gallego hubiera declinado el encargo por segunda vez. Sí que fue evidente su enfado en la rueda de prensa donde tuvo que reconocer que esta vez no le habían dado la oportunidad de decir no.

Seguir leyendo »

Sobre el daño que causa el tabaco

                                  «No podemos depender de las urnas; hay que estar por encima de eso.» Rafael Chirbes, Crematorio.

Tanto Chile como Argentina fueron las primeras cobayas de la experimentación pura y dura de los planes del neoliberalismo. Bajo la supervisión de los economistas de la Escuela de Chicago, al mando de Milton Friedman, se puso en marcha un sistema que daba una vuelta de tuerca al capitalismo sustituyendo la economía productiva por otra financiera. El puerto de Buenos Aires cobró entonces un inusual brío dado que en la medida que la industria nacional desaparecía las importaciones colapsaban las aduanas. El trabajo, por cierto, tal como afirmaba ya entonces el economista David Harvey había comenzado su mudanza al sudeste asiático. Un profesor en la Universidad de Buenos Aires explicaba por entonces con un caso práctico el cambio del sujeto económico. Los fabricantes de tabaco recaudan con el valor de la venta de cada cajetilla de cigarrillos los impuestos que deberán devolver al Estado. Como es sabido estos son cuantiosos ya que la carga fiscal al tabaco es muy alta. Ocurre que la transferencia demora casi cuarenta y cinco días. ¿Qué se hace mientras tanto con ese dinero? Inyectarlo al mercado financiero. Por entonces las tasas anuales eran superiores al veinte por ciento. Ergo, el negocio de las tabacaleras no estaba en el tabaco que vendían, en la producción de cigarrillos, sino en el mercado financiero. No es difícil extrapolar esta experiencia a la burbuja inmobiliaria: el ladrillo era una excusa, el verdadero motor era el crédito.

Seguir leyendo »

El primer resorte

Podría parecer increíble hasta que punto una chirigota carnavalera puede convertirte en casta. Siempre hay un primer resorte que mueve luego inimaginables maquinarias. Un pequeño impulso que abre procesos que sólo los guionistas de "El Hormiguero" podrían imaginar. Kichi ha querido detener el movimiento. Como gaditano sabe que el Falla en Carnaval y en palco no es comparable ni a siete mil huríes. Y les ha arrebatado el paraíso a los de siempre. Casi lo mismo que ha hecho Ramón Espinar, madridista desde que echó los dientes, al renunciar al Palco del Bernabéu, ese sí, paraíso inalcanzable y objeto de deseo aún no explotado por el cine porno. O Carmena y su corporación diciendo adiós a su acceso al inaccesible Club de Campo, a las entradas de Las Ventas en tendido preferente o a los palcos VIP del tenis en la Caja Mágica.

Cosas de desclasados dirán. Gestos populistas. A los representantes les es debida una parafernalia que honra a los representados. Eso sí, a su costa. En realidad una forma de escapar a la tentación que constituye el primer paso hacia los peores vicios de la política patria. Esos que ahora los nuevos tiempos tratan de exorcizar. Algo que sólo conseguirán si rompen el engranaje desde el principio.

Seguir leyendo »

Homer Simpson contra Telemadrid

Vista general de instalaciones de Telemadrid en Pozuelo de Alarcón (Madrid) (EFE)

El pasado jueves vi casualmente el informativo del mediodía de Telemadrid. Lo de informativo lo digo por orientar, porque lo que emitieron fue una suma de opiniones malintencionadas y sibilinas impropias de un medio público. A muchos de ustedes no les va a sorprender nada de lo que aquí ponga porque los ejemplos serán ridículos comparados con otros programas y desmanes de la televisión madrileña, pero a quien esto firma -que apenas lleva unos meses viviendo en Madrid- le impactó la forma sutil de tergiversar y dirigir la opinión de los espectadores. Y fíjense que debería estar acostumbrado tras años y años viendo Euskal Telebista...

Ya sé que llueve sobre mojado. Que, de hecho, ha llovido tanto sobre la parcialidad del ente madrileño que casi nada sorprende. Pero que las cosas no sorprendan no debe despistarnos y callar la denuncia de algo intolerable y repugnante en una democracia seria. Si dejamos de asombrarnos por lo habitual, tampoco podríamos denunciar la corrupción genética del Partido Popular. Y las cosas no están para callarnos nada. Nunca lo han estado.

Solo voy a contar unos ejemplos de lo que vi en los apenas 10 minutos que aguanté frente al televisor. Primero, la 'información' sobre el escenario político tras el encargo a Pedro Sánchez de conformar un Gobierno. Todas las frases apuntaban en la misma dirección: Sánchez, que ha perdido las elecciones, va a pactar con los radicales y los independentistas en un bloque de izquierdas. La verdad es que hoy no hay ningún pacto cerrado. Y que el PSOE ya ha dicho que no pactará con los independentistas. Pero a Telemadrid le da igual. Hay que repetir mil veces el mantra nacido en Génova hasta que parezca que es verdad. Algo así como que todo es ETA. O que hay menos parados. O que la economía va bien para todos y no solo para el 1%. Repetir mil veces hasta que parezca verdad. Seguro que les suena.

Seguir leyendo »

Prometo cuidar el medio ambiente

Eso es lo que hará el próximo presidente de Gobierno y todos los cargos del nuevo gabinete al asumir sus responsabilidades en cumplimiento de la Ley de Régimen Electoral. Porque al jurar o prometer el acatamiento a la Constitución, los cargos electos asumen el compromiso de cumplir con lo que manda el artículo 45 de su Título Primero, el referente a los derechos y deberes fundamentales. En ese apartado nuestra ley fundamental señala de manera muy clara que "los poderes públicos velarán por la utilización racional de todos los recursos naturales, con el fin de proteger y mejorar la calidad de la vida y defender y restaurar el medio ambiente" .

Eso es lo que ordena la ley. Quebrantar ese mandato es incumplir la Constitución, o dicho de otro modo: promover, amparar o permitir el daño al medio ambiente es inconstitucional.

La propia web del Congreso de los Diputados destaca el alto valor de ese artículo de nuestra Constitución y subraya que la vocación de amparo legal del medio ambiente es incluso anterior al texto de 1978. Así, un Real Decreto de 16 de noviembre de 1900 ya castigaba por ejemplo "el enturbiamiento e infección de aguas y el aterramiento y ocupación de los cauces con los líquidos procedentes del lavado de minerales o los residuos de las fábricas".

Seguir leyendo »

Horizontes neoliberales

El neoliberalismo posee una dimensión escatológica. Su época es por fin la que introduce una certeza para el futuro. Una especie de atractor, de imán irresesistible, llama desde el futuro a consumar la pulsión de muerte, esa por la que se interrogaba Freud en relación a su enigmático triunfo.

El discurso capitalista hacia su consunción

Más allá de los distintos timbres apocalípticos que sonaron a lo largo de la historia, ahora, a izquierda y derecha, ya se sabe que el mundo marcha hacia una catástrofe final. Y que las decisiones que habría que considerar para poner freno a este desenlace, no lograrán su cometido. Esto se podrá diferir, se podrá retrasar indefinidamente, hasta que finalmente se realice. Es en este horizonte, en este plus de certeza alojado en un futuro sin escapatoria, que Jacques Lacan afirmó que el Discurso Capitalista marchaba hacia su "consunción" , palabra que intenta designar en castellano un determinado modo de consumirse desde adentro.

Acumulación por desposesión

Este vector hacia el futuro que cifra el destino mortal de la humanidad se anticipa actualmente en un nuevo "modelo de acumulación primitiva" tan violento como el que describió Marx en el origen mítico del Capital. En ese nuevo modo, la apropiación se consumará más allá de la forma habitual Capital-Trabajo, se realizará como expolio y desposesión, como lo ha indicado de modo pertinente David Harvey en su tesis de "acumulación por desposesión".

Un desafío a tres bandas

Para todo el mundo ya es posible imaginar un mundo regido por corporaciones que organizarán de un modo cada vez más ilimitado el saqueo general de las materias primas, los recursos naturales y la destrucción absoluta de las soberanías populares. En un horizonte semejante la apuesta por una lógica emancipatoria, la única contingencia que se puede introducir en aquello que se dirige al futuro, se encuentra con un desafío a tres bandas. En primer lugar, organizarse colectivamente sin sofocar la dimensión singular de la experiencia de cada uno. En segundo, vehiculizar a partir de la experiencia de lo político una transformación del sujeto en relación con lo real del sexo, la muerte y el lenguaje.

Una nueva Internacional

Y por último, las nuevas experiencias populares de soberanía deben aspirar a una nueva Internacional transversal al mundo de las corporaciones neoliberales y sus instituciones mundiales sometidas al Capital. Es evidente que la tarea es enorme, tal vez tan grande como lo fue la aparición de las grandes religiones, pero como ya no se trata de realizar una utopía futura sino de evitar la gran catástrofe, la apuesta merece deseos que la puedan sostener.

Seguir leyendo »

Qué queremos decir cuando hablamos de impago

Hace escasamente una semana, en un programa de televisión dedicado al análisis de la actualidad política, un economista hacía referencia a los “puntos negros” del programa económico de Podemos, refiriéndose con esta expresión a las propuestas del partido liderado por Pablo Iglesias sobre la gestión de la deuda. El experto cuestionaba la conveniencia de plantear un hipotético impago y realizaba una mención concreta al concejal de Economía y Hacienda del gobierno municipal de Ahora Madrid, Carlos Sánchez Mato, quien según sus palabras se había manifestado públicamente a favor de dicha medida.

Refiriéndose como ejemplo a un país que acude a los mercados con el fin de obtener financiación, el economista decía que habría que “explicarle a este señor” cómo funcionan los bonos de deuda pública emitidos por los estados. A continuación señalaba cómo estos títulos se pueden poner en circulación con un descuento en la emisión sobre su valor nominal, debiendo satisfacerse en el momento de su amortización la totalidad del mismo. ¿Qué pasaría si el estado que emite ese bono se negara a pagar las cantidades adeudadas en el momento del vencimiento, afectando por ejemplo a un fondo que gestione el dinero de las pensiones públicas de otro país? Evidentemente, en este caso se estaría perjudicando injustamente un interés legítimo.

Como no puede ser de otra manera, todo el mundo tiene derecho a discrepar, pero escuchando hablar a esta persona no pude evitar lamentar el poco grado de conocimiento que existe sobre algunas alternativas que se plantean desde las izquierdas y la facilidad con que éstas se despachan en los foros de máxima audiencia. De entrada, ya en algunos momentos llega a provocar hastío el tono condescendiente y las dudas sobre la capacidad de las personas que, sin haber desarrollado su carrera en la política, recientemente han accedido a las instituciones a través de las candidaturas de confluencia o las listas de Podemos.

Seguir leyendo »

Sobredosis de hombres

59 Comentarios

Rivera, Rajoy, Iglesias y Sánchez

Pedro, Pablo, Albert y Mariano llevan la iniciativa y millones de votos en un saco al hombro camino a la feria de muestras, moneda y timbre en la que se ha convertido la realidad política. En la realidad real, al menos dos de ellos serían mujeres: somos más del 50% de la población en España, dice el INE. Más de 23 millones. Sin embargo, la voz cantante que escuchamos en todos los espacios públicos es unívocamente grave: de barítono o bajo.

El rey con Pedro, Pedro con Albert, Pablo contra Pedro, Albert con Felipe, Mariano con nadie... Y muy de vez en cuando... ¡Mónica! Echar un vistazo a los medios hoy es como comprarse Esquire, pero en feo y sin glamour. Esto no es una queja indignada, es la constatación de que, igual que la política ha rejuvenecido -no necesariamente en ideas, sí en fechas de nacimiento- sigue igual de macha.

Coincido con Manuela Carmena: "El poder de los medios es masculino, es jerárquico y no es aún un poder de las mujeres". Es difícil encontrar igualdad incluso en las tertulias en un país en el que el 48% de los periodistas son mujeres

Seguir leyendo »

Podemos y el PP, ante un mismo dilema

37 Comentarios

Podemos debe elegir. O se sube al carro de un gobierno posible para tener capacidad real de influir en lo que pase en España en los próximos cuatro años o deja espacio para que sea el PP, la derecha, los de siempre, los que desde dentro o desde fuera de la Moncloa sigan marcando el ritmo de las grandes decisiones.
 
Pedro Sánchez está eufórico. El encargo del rey, ante la pasividad táctica de Rajoy, ha funcionado como trampolín de su popularidad y también ha frenado en seco el acoso (al menos en público) de los barones de su partido. Desde esta nueva posición, tras entrevistarse con Albert Rivera, Sánchez empieza a acariciar la posibilidad de formar un gobierno que por un lado desaloje a Rajoy y al PP de la Moncloa y por otro nos evite a todos una repetición de las elecciones. ¿Pero con qué apoyos y a cambio de qué cesiones?

Seguir leyendo »

sobre este blog

RSS

Zona Crítica es el canal de opinión política de eldiario.es. Un espacio colectivo de reflexión, análisis y testimonio directo.

- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -