eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Apología de las vacaciones

No pensaba cogerme vacaciones este año porque yo, como Cristina Cifuentes, también pienso que no tienen que ser una obligación sino una “opción voluntaria”, y no se me ocurre mejor sitio que estar aquí trabajando todo agosto. Pero mira, me habéis acabado convenciendo: si resulta que, como escucho estos días a quienes critican a Cifuentes, cogerse vacaciones aumenta la productividad y la creatividad, contribuye a la industria turística, disminuye las enfermedades cardíacas y además ayuda con el ejemplo a defender una conquista histórica y a reivindicar el derecho de los trabajadores más precarios, pues no voy a perderme yo todos esos beneficios: venga, decidido, me cogeré una semana.

Anda ya, que estoy de coña. Pienso cogerme el mes entero, agosto del 1 al 31. Y os diré lo que voy a hacer: levantarme cuando se me acabe el sueño, sin despertador. Desayunar sin prisa. Practicar deporte cuando me apetezca y vaguear cuando ídem. Comer y beber sin temer la modorra de la tarde y la resaca del día siguiente. Hacer algún viaje, ver amigos y familia sin prisas, leer ligero, ver pelis pendientes, follar en horario de oficina y perder todo el tiempo que quiera, ser felizmente improductivo, sin dedicar un solo minuto a recuperar trabajo atrasado ni planificar el venidero.

Hala, ahí dejo mi apología de las vacaciones, mi defensa del derecho a la pereza veraniega. ¿No deberíamos hacer todos lo mismo, defender las vacaciones más allá de que sean un artículo en el Estatuto de los Trabajadores; defender que sean un tiempo propio, liberado, al margen del trabajo y sin exigencias productivas? Es más: ojalá todos los dirigentes políticos, personalidades y famosos se dedicasen a hacer lo contrario que la hormiguita Cifuentes: defender sus vacaciones como mucho más que un derecho histórico o un beneficio para la salud o la creatividad: como una trinchera frente a la ofensiva productivista.

Seguir leyendo »

La insoportable levedad de Cristina Cifuentes

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, durante su intervención en la apertura del 18º Congreso Nacional del PP.

Otro verano más la presidenta de la Comunidad de Madrid anda presumiendo de que no necesita vacaciones. La lucecita de su despacho permanecerá encendida durante todo el verano. Mientras el resto de sus conciudadanos soñamos con el descanso estival, ella, como siempre, más chula que nadie, proclama su felicidad laboral permanente.

Y es que son ganas de tocarle las narices al personal. A unos porque aún queriendo no pueden tomarse vacaciones, ya les gustaría poder trabajar durante el año para disfrutar de ese derecho. A otros, porque piensan (pensamos) que al menos sería bueno librarse por un mes de tan prescindible personaje.

Pero ella no lo puede remediar. Sus ansias de llamar la atención son infinitas. Un día por los tacones, otro por el rubio carácter de su impostura, al siguiente por sus descalificaciones a los investigadores de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil. Todo por los titulares, casi nada por la gestión eficiente y efectiva de sus responsabilidades.

Seguir leyendo »

El derecho y la obligación de ser Jerry Fletcher

Jerry Fletcher en La teoría de la conspiración.

Hace exactamente 20 años se estrenaba en Estados Unidos un entretenido largometraje titulado, originalmente, La teoría de la conspiración. En él, Mel Gibson encarnaba con maestría el papel de Jerry Fletcher, un paranoico taxista de Nueva York que creía ver en cada esquina todo tipo de tramas ocultas, manos negras y conspiraciones pergeñadas desde el poder. Aunque poco a poco se va confirmando que Jerry no anda desencaminado en sus, aparentemente, descabelladas hipótesis, el personaje (patriotismo exacerbado aparte) no deja de ser una caricatura del típico “conspiranoico” con el que nos topamos, de cuando en cuando, en el bar, la oficina o las redes sociales.

Yo era uno de esos que me reía y repudiaba sistemáticamente a cualquier Jerry Fletcher que se cruzara en mi camino. Nunca he soportado la llamada teoría de la conspiración, independientemente de cuál sea el tema sobre el que se desvaríe: ya fueran polémicas inocuas como la muerte de Elvis, la llegada del hombre a la luna o los extraterrestres de Roswell… o campañas mediáticas y políticas tan deleznables como la que se emprendió en nuestro país para intentar vincular con el 11M a ETA, al PSOE, a la policía y al sursuncorda.

El problema es que desde hace seis o siete años se están produciendo una serie de hechos que nos obligan, aunque no lo queramos, a dudar de casi todo. Yo he sido el primero en sorprenderme y hasta casi escandalizarme de mí mismo al cuestionarme la versión oficial sobre la muerte de Miguel Blesa. Parece claro, por el resultado de la autopsia y por el testimonio de quienes le acompañaron en sus últimas horas en la finca Puerto del Toro, que el banquero se suicidó. Y si todo apunta a que fue así, ¿por qué sigo albergando una duda más irracional que razonable sobre este tema? Antes que seguir flagelándome, he preferido buscar respuestas.

Seguir leyendo »

La candidata mágica

Piedad Córdoba, candidata a la presidencia de Colombia

Parece que llega desde Macondo, el pueblo de ficción en el que transcurre Cien años de soledad, la gran novela de García Márquez, ese lugar indeterminado que lo mismo puede ser un poblado bananero, o un árbol, o un juego popular. Piedad Córdoba quiere ser presidenta de Colombia y ser la voz del pueblo con toda su fortaleza realista y su turbante mágico. En Google, buscas Piedad Córdoba y, de pronto, asoma toda la magia turbadora de los colores de la provincia de Antioquia –de su provincia– su tez morena y su sonrisa.

Conocí a Piedad Córdoba (siempre el nombre con apellido) en un congreso internacional de comunicación política en Cartagena de Indias. Allí todos éramos asesores de comunicación y consultores políticos. Yo estaba en el plató de una televisión a punto de grabar una entrevista cuando me pidieron muy amablemente que dejase mi turno a una política colombiana que tenía algo de prisa. Ella era la noticia del día porque acababa de anunciar su candidatura a la presidencia de su país. Sin el menor problema me retiré a esperar, intrigada por la situación; cuando apareció esa mujer llena de poder, arrasando en el clima de desorden del estudio improvisado. Inundaba con su atuendo de gasa a rayas, su turbante espectacular, su maquillaje, sus uñas acariciando las teclas del teléfono del que no se separó ni dejó de mirar hasta que empezó la entrevista. En el plató, se levantó cierto revuelo que detecté entre los técnicos. En pocos minutos se podía deducir que despertaba pasiones: rendidos seguidores y detractores sin paliativos. Y, mientras, yo pensaba: "madre mía, esta mujer en la reunión de presidentes de la Cumbre Iberoamericana" La imaginé organizando a los dirigentes en sus lugares de la mesa.

Atendí a cada una de sus palabras en modo de asesora electoral: su nube de palabras era "pueblo", "claridad", "fuerza", "derechos", hartos", "proyecto", "grande", "Colombia", "mío". La montaña rusa de sus palabras subía y bajaba para arremeter contra la corrupción y la irresponsabilidad, y para ofrecer la mano maternal en la que podía caber todo un pueblo. Ya ven que me venció. Me fascinó aquella mujer literaria y poderosa. ¿Podría tocarla? Y de golpe, "¿qué opina de los asesores en campaña?" Y respondió algo así como "no me interesan, no quiero a alguien que me diga qué tengo que hacer, ni qué debo decir, ni cómo". Definitivamente, para mí, sería imposible tocarla tras semejante juicio sobre los de mi profesión.

Seguir leyendo »

Elpidio y Blesa

58 Comentarios

Miguel Blesa y el juez Elpidio Silva

Sonó la voz de Elpidio Silva al otro lado de mi teléfono y compartimos la noticia de la muerte de Miguel Blesa de un disparo. No sentí rencor en esa llamada. Con el juez apartado de su carrera tras meter al banquero en la cárcel comentamos que era el momento de respetar a la familia. Ellos deben tener su momento de duelo. Aunque sea el que no tuvieron los familiares de muchos preferentistas que murieron sin recuperar sus ahorros.

Elpidio recordó conmigo a ese Blesa muerto de miedo. Al acusado que se agarraba fuertemente al asiento cuando temía que el juez lo enviara a prisión. Fue entonces cuando Silva vio ante él a alguien que se había creído el más grande, pero quedaba reducido prácticamente a la nada. Tanto para esto. El estirado cazador se encogía, porque deseaba escapar y no haber estado nunca allí.

Hoy, ni Elpidio ejerce como juez, ni Blesa de la Parra tiene el poder de librarse de la cárcel en cuestión de días. Uno ha muerto y otro sufre la muerte de su carrera judicial en vida. El pánico de Blesa lo ha fulminado un disparo y evita definitivamente la cárcel. Silva comparte como abogado el sentimiento de los que no quieren morir sin ver que se hace justicia.

Seguir leyendo »

Testigo bajo palio

29 Comentarios

El presidente de la Audiencia Nacional, José Ramón Navarro Miranda.

¿Qué pinta un magistrado presidente de un alto tribunal abriendo la puerta de un coche para acompañar a un testigo hasta la sala de vistas?

Aún falta una semana para que Rajoy preste declaración ante el tribunal de la Audiencia Nacional que enjuicia la corrupción de su partido y ya es evidente que no lo hará como un ciudadano más.

Desde la Audiencia Nacional ha trascendido que su presidente, José Ramón Navarro, piensa ejercer de bedel de la sede judicial y acercarse hasta el coche del presidente del Partido Popular, abrirle la puerta y acompañarle al interior del recinto como si de una invitación para visitar las instalaciones se tratara. Ya se imaginan que los testigos en los juicios no suelen ser recibidos a pie de escalerilla. Siendo 26 de julio, propongo al diligente Navarro que prevea un palio, o al menos unas modestas sombrillas, para preservar al jefe del PP de este sol de justicia, no sea que perezca aplastado. Por el sol, no por la Justicia, ya me entienden.

Seguir leyendo »

Son muchos más

Playa de Benidorm.

Como todos los años al llegar el mes de julio los medios de comunicación se acuerdan del turismo. La mayor parte de las noticias están dedicadas a contar los récords que se están batiendo por lo que parece que muchos periodistas se han contagiado del "síndrome de San Ildefonso" del que padecen la mayor parte de los políticos en puestos de poder y cuyos síntomas son evidentes: al igual que los niños en la lotería, cuantos más millones cantan más contentos se ponen.

Todo el mundo sabe que el año pasado vinieron más de 75 millones de turistas extranjeros y que este año se esperan 83. Juntando los datos españoles con los que ofrece la Organización Mundial del Turismo: 1230 millones en el 2016, los más cualificados comentaristas han sacado sus conclusiones: hay demasiada gente moviéndose por el mundo por lo que el turismo está pasando de ser una bendición a convertirse en un problema. Un Manuel Vicent en El País, un Marius Carol en La Vanguardia, diario que dirige, y otros del mismo nivel nos advierten que es imposible manejar a tanta gente.

¡Ay! Si ellos supieran que esos 1230 millones de viajes son solo los que han implicado cruzar una frontera, pero que los que viajan y ocupan el espacio común son muchos más. En realidad muchísimos más. Solo dentro de la Unión Europea se realizarán este año dos mil millones de viajes. En el conjunto de la unión la gran mayoría de las estancias son realizadas por nacionales del país donde pernoctan y en algunos países como Alemania el 90% de las pernoctaciones las realizan alemanes. Francia o Italia andan por encima del setenta por ciento.

Seguir leyendo »

Puigdemont y Junqueras a lo Thelma y Louise

41 Comentarios

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y el vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras (de izda. a dcha.).

Quizás recuerden esta película dirigida por Ridley Scott en 1991 que consiguió un Óscar y un Globo de Oro al mejor guión. El argumento era sencillo: dos mujeres, dos trayectorias personales unidas por la amistad, dos vidas marcadas por cierta frustración deciden compartir un fin de semana en el que depositan grandes dosis de expectación.

La aventura, que se planteaba estimulante e inofensiva para las protagonistas, se complica de forma dramática. Así, las ofensas de las que son víctimas a lo largo del viaje que emprenden por carretera y las respuestas que las protagonistas van ofreciendo, al margen de la ley, acaban por convertirlas en fugitivas. En definitiva, la aventura se transforma en una huida hacia ninguna parte cuyo único final heroico, tras ser cercadas por la policía, pasa necesariamente por acelerar su descapotable y saltar al vacío. Salvando las distancias, creemos honestamente que, si nadie lo remedia, las últimas decisiones de Carles Puigdemont y Oriol Junqueras en relación con el procés anticipan un final no muy alejado del que, con tanto acierto, interpretaron Geena Davis (Thelma) y Susan Sarandon (Louise).

Así, el presidente y vicepresidente de la Generalitat han acordado una serie de movimientos políticos que confirman su voluntad firme de adoptar todas aquellas medidas que sean necesarias para planificar y desarrollar un referéndum en los términos que ya anunciaron para el 1 de octubre. Tales decisiones serán asumidas solidariamente y en esa condición afrontarán las responsabilidades civiles, administrativas y penales que, en su caso, pudieran derivarse.

Seguir leyendo »

Las cloacas del periodismo

93 Comentarios

Empecemos ahondando en misterios insondables de la realidad española. La pensión media subirá 3 euros al año hasta 2022, al incrementarse el mínimo previsto por la reforma del PP que desvinculó las prestaciones al IPC. Lo calculó Airef, Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal. Otros estudios estiman en 200 euros anuales lo que cada pensionista perderá en ese mismo periodo. La franja de edad en la que arrasa el PP en las elecciones es de 60 años en adelante. ¿Cómo es posible que prefieran esa opción que merma su poder adquisitivo? ¿Cómo, viendo que repercute en la ayuda que muchos ancianos prestan a sus hijos y nietos afectados por los recortes, bajos sueldos o directamente el paro atribuibles a las políticas seguidas? Porque creen que otros les dañarían más. Un amplio porcentaje está convencido de ello. Le han convencido de ello. Lo ven tan cierto como que existe el día y la noche.

Un gran número cierra los ojos, además, a la corrupción de su partido favorito. A los daños que causan sus políticas. "Personas de orden", según se ven, tragan el desorden como quien bebe un refresco. Los valores de la derecha no pueden incluir, honestamente, semejantes desviaciones. Así vemos a religiosas llevar a votar a ancianos seniles con la papeleta cerrada. Son millones los conservadores que se apuntan a una moralidad de fachada, sepulcro blanqueado de nuestros tiempos. El golpe en el pecho y el incienso no pueden tapar el saqueo público. Quieren creer quizás, como les dicen algunos, que "todos lo hacen" aunque sea clamoroso lo que realmente sucede y aunque, en decencia, nunca es una excusa.

Lo cierto es que la labor de los medios de propaganda del PP y del sistema en general –que pasan por ser informativos– constituyen hoy pieza clave de la situación que atravesamos en España. El referéndum celebrado en Venezuela por la oposición a Maduro ha sido ejemplo paradigmático. Ningún país europeo compartió la febril pasión de la prensa oficial española en sus portadas. Ni siquiera en Latinoamérica registró la noticia tal unanimidad. País por país, algunos medios la traían y otros no. La prensa argentina fue la que más espacio le dedicó. Pero no mayoritariamente como aquí. Tiene que tener una explicación, la tiene y es obvia.

Seguir leyendo »

Tranquilo, presidente, que es la guardia civil

33 Comentarios

El presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Ángel María Villar.

La Benemérita ha entrado en la Federación Española de Fútbol y ha detenido a su presidente, Ángel María Villar, a su hijo Gorka y a su todopoderoso vicepresidente, Juan Padrón. Esta vez sí podemos decirlo. Ya es oficial. La Transición ha terminado… al fin. Se acabó la jarana de andar lanzando cada año la segunda, la tercera o la Transición 2.0 o 3.0. Políticos y analistas debemos empezar a buscarnos otro tópico donde refugiarnos. El último territorio donde no regían ni el imperio de la ley democrática ni el Estado de derecho ha caído o va camino de hacerlo para entrar por fin en la era moderna. Ha sido un viaje largo y sinuoso pero ha merecido la pena. Aún queda mucho por recorrer pero merecerá aún más la pena.

Primero fue acabar con los sultanatos y satrapías que constituían los clubes de fútbol, obligándoles a funcionar como sociedades contra el ruido y la furia de unas cuantas protestas y movilizaciones de aficiones locales, alcaldes, diputaciones y gente con demasiado tiempo libre en general. Luego se empezó a poner fin a la anormalidad mil millonaria que suponía que la mayoría aceptáramos, sin rechistar, que los clubes de fútbol sostuvieran deudas descomunales con Hacienda y la Seguridad Social mientras sus presidentes despilfarraban como jeques obnubilados por el verano marbellí. Cierto que ha requerido planes de pago a varias décadas y una condonación encubierta de parte de la deuda, en una muestra de tolerancia que la Administración no prodiga con otros estamentos y sectores, pero al menos ahora pagan.

Hemos tenido que esperar tres décadas y tres amnistías fiscales para ver cómo Hacienda empezaba a desmantelar la excepcionalidad fiscal donde han vivido y viven clubes, representantes y futbolistas. Lo ha empezado a hacer bajo la ruidosa presión de una opinión publica convertida en hinchada permisiva y tolerante con los defraudadores que visten sus colores y las protestas de no pocos medios y líderes de opinión, siempre comprensivos con el fraude de sus jugadores favoritos.

Seguir leyendo »