eldiario.es

Los negocios de Morenés y la confianza borbónica

El ministro Pedro Morenés presentó el otro día el libro Defensa Nacional: la adaptación permanente de las Fuerzas Armadas, y dijo que "la cultura de defensa es una asignatura pendiente permanente" y que "la gente no sabe muy bien para qué" sirven las Fuerzas Armadas.

Sorprende que venga con estas preocupaciones un ministro que ya hace un año la oposición acusó de "ningunear" al Congreso, acumulando entonces 48 peticiones de comparecencia no atendidas. Por otra parte, sabemos algo sobre "para qué" sirve su cartera: por ejemplo, para que el Consejo de Ministros le conceda en pleno agosto (y durante dos años consecutivos), un crédito extraordinario, en 2013 de 883 millones de euros y acordando aumentar su presupuesto en un 15%, mientras por las mismas fechas los niños pobres y en riesgo de exclusión social se quedaban sin comedores de verano. Crédito extraordinario y aumento de presupuesto a una cartera que tenía 30.000 millones de deuda con la industria armamentística.

Entonces  lo dije y ahora lo repito: "en lugar de comedores para niños necesitados, tendremos aviones EF-2000, es decir, aeronaves de combate. En vez de escuelas, tendremos Airbus A400M, es decir, aviones para transporte militar. En vez de maestros, tendremos vehículos Pizarro, es decir, tanques de combate de infantería. En vez de camas en hospitales, tendremos helicópteros Tigre, es decir, aparatos de ataque para misiones contra carros de combate. En vez asistencia o residencias de ancianos, tendremos helicópteros NH-90 para lucha antiaérea. De la cultura mejor ni hablamos: para qué queremos cultura si tendremos misiles anticarro C/C Spike. Fabricados, por cierto, por Israel". Así que sabemos bastante, señor Morenés, aunque tengamos que enterarnos por nuestra cuenta de sus  escandalosas trampas con Montoro en los presupuestos de Defensa para 2015.

Seguir leyendo »

Viajen menos, lean más los periódicos

Resulta bastante emocionante y desde luego enternecedora la creciente preocupación entre los grandes medios de comunicación españoles por la política de comunicación de su gobierno. Es conmovedor, pero nos saldrá caro. Ya sabemos cómo acaba esto. Con una serie de publirreportajes y una copiosa factura en publicidad institucional. El resto es distracción.

Con cinco millones de parados, los salarios a la baja, la mitad de los jóvenes rotando de trabajo basura en basura de trabajo, una deuda nacional que iguala al PIB y las cifras de nuestra inversión social cayendo a los niveles de hace treinta años, sostener que la gente no percibe la recuperación porque el Ejecutivo la comunica mal parece un chiste o tiene que responder a un servicio público muy bien pagado.

La mayoría no percibe la recuperación porque, si la hay, no le llega ni tiene pinta de que vaya a hacerlo. Da igual quién se la cuente o cómo. Con powerpoint o sin powerpoint cuando algo que dices no es cierto y la gente no te cree, no tienes un problema de comunicación, como mucho tienes una mentira y cómo poco mientes fatal.

Seguir leyendo »

Construcción colaborativa del programa de Ganemos Madrid: innovación democrática y social

Presentación de Ganemos Madrid en el Círculo de Bellas Artes. / CrisisPhotography

Ganemos Madrid es un espacio de confluencia ciudadano que se propone tomar el Ayuntamiento por la vía electoral para las personas que habitan Madrid. En los últimos meses, se viene trabajando y construyendo lo que conforman los pilares de esta candidatura ciudadana: un  sistema de primarias abierto y por votación ponderada, un código ético, la construcción de un movimiento municipalista y la elaboración participativa de un programa ciudadano.

La elaboración colaborativa del programa es una experiencia de innovación social y democrática que ofrece a la ciudadanía la posibilidad de diagnosticar, proyectar y proponer medidas y acciones concretas para su municipio. Las personas que finalmente sean elegidas como candidatas tras el proceso de primarias estarán obligadas a presentar y defender el programa y a ser garantes y defensoras públicas de sus contenidos.

Este formato programático se aleja de mecanismos de participación meramente representativos o de participación más decorativa, en los que, por ejemplo, la ciudadanía sólo puede ratificar o priorizar ciertos aspectos, pero no participar en la deliberación y diseño de las políticas en todas sus fases.

Seguir leyendo »

¿Qué leen los políticos?

Después de tres años de tratarlos me levanto preguntándome si los políticos leen algo más que los titulares que les afectan directamente en los medios de comunicación. ¿Leen? ¿Han vuelto a leer a Platón? ¿Leen a nuestros autores?  La literatura contemporánea les grita pero no abren su portada. Faltan chinchetas para clavar en sus paredes el grito de la literatura que sangra por sus páginas, las de nuestra vida.

Las novelas de nuestros días están plagadas de mensajes dirigidos a corregir la acción política errónea: me sorprendió Vicent, cuando entre sus páginas contaba la boda de la hija de Aznar y Botella en tono de parodia; me reí sin poder evitarlo aunque también la había leído en la novela de Boris Izaguirre. En ambos casos, la visión era muy crítica, mordaz, y los dos dibujaban la exageración, la ostentación, la desvergüeñza de quienes ejercían el poder y su círculo de empresarios y obtenedores más que conseguidores. No era un momento en el que los medios hablaran de corrupción pero sí las novelas.

Muñoz Molina en Todo lo que era sólido mostró todo un período reciente de nuestra historia. Un período del que avergonzarse que afecta especialmente al PSOE aunque no sólo. Me consta que muchos dirigentes del PSOE sí la han leído, pero no sé si la han procesado. Años antes, Antonio Gómez Rufo, había descrito aquella corrupción del PSOE en Bruto: la Leyenda del falso traidor, que me consta que políticos de Izquierda Unida siguen recordando.

Seguir leyendo »

Paradigmas sobre el papel del Estado en la economía

Cuando uno discute sobre el papel del Estado en la economía puede escuchar, si afina el oído entre el griterío de los contertulios, casi cualquier cosa. Palabras como neoliberal, capitalista, perroflauta y comunista (con sus variantes marxista y bolivariana) se han convertido en neologismos que designan de manera peyorativa al que no comparte nuestra visión sobre el orden económico y social. Incluso la expresión gente normal ha dejado de ser neutra, por oposición al término casta.

Entre bandera y bandera se entremezclan, a menudo, tres cuestiones fundamentales: la definición de las reglas del juego, la búsqueda de la eficiencia y el dilema de la justicia económica.

La primera cuestión tendría que estar cerrada desde que John Locke y el barón de Montesquieu expusieron su visión sobre la separación de poderes en el Estado moderno. Sabemos que no lo está. Pero si la política económica no se discute con rigor y transparencia, si no se legisla de la mejor manera, si no se ejecuta en tiempo y forma o, directamente, no se hace cumplir, no es responsabilidad intrínseca de ningún sistema económico concreto (tampoco del capitalismo). Es consecuencia del buen o mal funcionamiento de las instituciones y de su calidad democrática.

Seguir leyendo »

Renta básica, preferencia y necesidad

23 Comentarios

Decía Foucault que, tras los "saberes" aceptados y anclados en una sociedad, se encontraban determinadas relaciones de poder. Dicho de otro modo, los valores, las prácticas sociales o los conocimientos que se imparten en colegios y universidades –entre otras cosas– conforman una realidad social que nos ordena, que nos predetermina a través de unas estructuras donde siempre habrá quienes ostenten una posición de dominio sobre los demás.

En relación con el mundo laboral, rige en nuestras sociedades el principio del equilibrio de mercado, donde los puestos de trabajo y los salarios se determinan a través del juego de la oferta y la demanda, y donde el Estado tiene la capacidad de intervenir para corregir las disfunciones de este modelo. Eso sí, esta capacidad está ya bastante condicionada por la voluntad de los cargos electos, por los recursos públicos y por el conocimiento que, desde el Estado, se pueda tener de la realidad laboral para planificar e intervenir sobre ella. Esto último implica, por ejemplo, la calificación de qué es y qué no es trabajo, con el riesgo de excluir actividades que no encajen en los parámetros tradicionales (cuidados, activismo social, creación cultural, trabajo doméstico, etc.).

Esta concepción del funcionamiento del mercado laboral, y de la sociedad en torno a él, tiene dos grandes consecuencias que, a su vez, son dos grandes peligros. El primero es la vinculación de los derechos subjetivos, los que tenemos como ciudadanos, a la obtención de un puesto de trabajo remunerado. La sanidad, la educación, la vivienda, la alimentación, el transporte, el acceso a la justicia, etc., dependen, cada vez más, de la realización de un trabajo asalariado, donde lo importante, más que el propio trabajo, es la obtención de una renta.

Seguir leyendo »

Rajoy se está cargando la democracia, pero nadie levanta un dedo

114 Comentarios

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. / Efe

En un país democrático, la violación de las normas que supone el cese del fiscal general por parte del gobierno habría generado formidables respuestas. Aquí se calla o, a lo sumo, se constata el hecho. Se da por bueno lo ocurrido y nadie de los que deberían hacerlo exige una investigación sobre la veracidad de los “motivos personales” indignamente aducidos por Torres Dulce. Que debería terminar en los tribunales si, como todo lo indica, ha mentido al respecto.

En un país democrático, si la mayoría abrumadora de una pieza tan decisiva del sistema como es la Sala Segunda del Tribunal Supremo denunciara en términos inequívocos y muy duros la presión del gobierno en el trabajo de los jueces se abriría una crisis institucional de enormes consecuencias. Aquí, aunque esa crisis ya se ha producido de hecho, la cosa tiene toda la pinta de terminar olvidada en pocos días.

En ningún Parlamento de un país democrático se habría propuesto, por muy grande que fuera la fuerza del partido que lo hiciera, que una persona que ha tenido que dimitir de su cargo en el Gobierno por estar implicada en un escándalo de corrupción fuera premiada con la vicepresidencia de una comisión de dicho parlamento. Aquí, con el nombramiento de Ana Mato, Rajoy ha demostrado muy a las claras que sus promesas de regeneración y de lucha contra la corrupción son pura farsa. Pero, al día siguiente, las Cortes han seguido funcionando como si tal cosa. Sin que el parlamento haya estallado por tamaña tropelía, que es lo que habría ocurrido en cualquier país de nuestro entorno. En la Alemania de Angela Merkel, en la Francia de François Hollande, o en Gran Bretaña. Tal vez solo podría haber pasado en Italia, ejemplo máximo de lo peor que España ha emulado, si n o superado.

Seguir leyendo »

Hay otras formas de entender la economía

Pablo Iglesias junto a Vicenç Navarro y Juan Torres. EFE

Una de las consecuencias de la irrupción de Podemos en el panorama político español tras las últimas elecciones europeas tiene que ver con el hecho de que, en la discusión pública, y más específicamente en el debate económico, se han introducido algunos análisis y propuestas que hasta el momento se habían promovido desde entornos fundamentalmente ligados con el activismo y los movimientos de base y que, a pesar de haber sido recogidas por algunas formaciones políticas, habían pasado totalmente desapercibidas en los grandes medios. Así, con poco tiempo de rodaje, en su primer programa para las elecciones europeas Podemos recogía algunas iniciativas que venían impulsándose desde el tejido social, como la renta básica universal o la auditoría ciudadana de la deuda.

No deja de ser una cuestión sobre la cual quizás deberíamos reflexionar el hecho de que algunos discursos encuentren tantas dificultades para acceder al debate público en tanto en cuanto no los haga suyos una figura mediática o vengan avalados por el éxito electoral. Lo cierto es que la entrada de algunas de estas propuestas en la arena mediática ha supuesto que hayan sido duramente criticadas, en muchas ocasiones sin demasiado rigor, en la medida en que implican cambios en el equilibrio de fuerzas actual o plantean dudas acerca de la posibilidad de que el estado pueda financiarlas.

Las buenas perspectivas electorales de Podemos han llevado, sin embargo, a la formación a matizar algunas de sus apuestas iniciales. A finales de noviembre la formación presentaba un  documento marco elaborado por los profesores Vicenç Navarro y Juan Torres López que podría servir como referencia para desarrollar su nuevo programa económico de cara al ciclo electoral que comienza el año que viene. Los propios autores han querido recalcar que no se trata de un programa, sino que las aportaciones recogidas en dicho documento pretenden contribuir a la discusión y están abiertas a mejoras.

Seguir leyendo »

Solicitar información pública en España: misión imposible

Web del 'Portal de la Transparencia del Gobierno de España'.

Hoy podemos sumar  a las críticas por la mala calidad de la ley sobre el papel (estaría en el puesto 64 de las 100 leyes de acceso a la información vigentes en el mundo), el tortuoso proceso que hay que pasar para conseguir solicitar información en la práctica.

El pasado 10 de diciembre entraba parcialmente en vigor (solo a nivel estatal) la ley de transparencia en España y, tras un año de silencio, el Gobierno desvelaba el formato que había elegido para abrir la información de la Administración General de Estado: el  Portal de la Transparencia. En este espacio, dicen, se podrá consultar la información que piensan publicar proactivamente y solicitar información a las instituciones públicas.

Durante la última semana, la prensa ha analizado el contenido de la información que se ha publicado prestando sobre todo atención a los sueldos de los cargos públicos; y ha hecho en general un balance negativo sobre la información disponible (aquí dos buenos análisis Difícil de masticar para el ciudadano Mucho ruido y pocos datos).

Seguir leyendo »

¡Se rían, coño!

gijonclown en su cuenta de Instagram

Esta semana vi el documental Ciutat morta que eldiario.es invita a ver a sus socios en la plataforma de cine online Filmin. La película narra uno de los peores casos de corrupción y tortura policial ocurridos recientemente en España. El 4 de febrero de 2006, durante una carga policial, un agente recibe el impacto de una maceta lanzada desde un edificio ocupado y queda en coma. A partir de ahí comienza el horror para un puñado de personas, ciudadanos corrientes, inocentes, gente que simplemente estuvo en el lugar equivocado en el peor momento posible. Ese horror incluyó acusaciones falsas, palizas, manipulación de pruebas, varios años de cárcel, un juicio injusto, una muerte y secuelas psicológicas de por vida.

La trama de corrupción moral abarca desde miembros de la guardia urbana hasta jueces. Secretarios, médicos y políticos estuvieron de un modo u otro involucrados. Claro que hubo un par de agentes que actuaron como motor de la pesadilla (agentes que, acusados ahora de torturas por otro caso, cumplirán un par de años en prisión – aquí la noticia-), pero ese motor no hubiera seguido en marcha sin la complicidad -por acción o por omisión- de otros. Lo dice la madre de uno de los chicos detenidos, estupefacta, dirigiéndose a la cámara: "El error ha sido confiar en la justicia. Yo no creía que pudiera ser una cosa tan cínica, pero es así". 

Ciutat morta trata de la indefensión de las personas ante las injusticias de un sistema que se protege a sí mismo. Y de eso mismo trata también la Ley de Seguridad Ciudadana aprobada la semana pasada por el Congreso de los Diputados. La conocida como Ley mordaza impedirá a los ciudadanos grabar los abusos de la policía si los hubiera y multará por gritar según qué cosas o reunirse en según qué sitios. ¿Ley de Seguridad Ciudadana llaman a esto? Entonces ya podrían ponerse a elaborar la ley de Seguridad Policial y así impedir que los agentes pudieran grabar a los manifestantes, que pudieran insultarlos impunemente o que llevaran su identificación a la vista.

Seguir leyendo »

sobre este blog

Zona Crítica es el canal de opinión política de eldiario.es. Un espacio colectivo de reflexión, análisis y testimonio directo.

- regala eldiario.es -
- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -