eldiario.es

O Pedro Sánchez es presidente o habrá nuevas elecciones

Aunque cientos de voces sigan diciendo que esa es la fórmula mágica que garantiza el futuro de España, un pacto entre el PP y el PSOE es una solución imposible. Porque el PP no puede renunciar a que Mariano Rajoy sea parte fundamental del mismo y porque aceptar esa salida supondría la dimisión de Pedro Sánchez. De lo que se deduce que la única manera de evitar una repetición de las elecciones es un entendimiento a tres, entre el PSOE, Podemos y Ciudadanos. Porque los socialistas no van a permitir ni que su líder sea investido con la abstención de los partidos soberanistas catalanes y tampoco compartir el gobierno únicamente con Podemos. Y la posibilidad de que la “gran coalición” (PP-PSOE, con el concurso o no de Ciudadanos) fragüe tras de que Pedro Sánchez fracase en las dos votaciones de investidura es, hoy por hoy, política ficción.

Mariano Rajoy no va a abandonar la jefatura del PP a menos que unas nuevas elecciones hundan aún más a su partido, provocando una crisis que sería una implosión de consecuencias imprevisibles. Porque ceder el mando no le interesa personalmente, porque en el PP no existe una corriente organizada capaz de arrancarle el poder, ni menos un líder que la encabece. Porque no hay tiempo ni condiciones para que eso ocurra en unas semanas, por mucho malestar interno que empiece a detectarse. Y porque, además, la presión judicial sobre el PP por los casos de corrupción empieza a ser demasiado fuerte como para desaconsejar cambios que abran aún más frentes en ese terreno.

Por la otra parte, Pedro Sánchez ha apostado a ser la alternativa al PP y a Rajoy como única vía para sobrevivir políticamente en su partido. Está jugando esa baza con todas sus consecuencias. Contra la vieja guardia del PSOE, contra algunos barones y contra una buena parte del 'establishment'. Y no tiene vuelta atrás. Su opción es ese pacto a tres. Ni la dirección ni la militancia del PSOE pueden avalar otra distinta. Si la cosa le sale, será presidente del gobierno y líder poderoso de su partido mientras dure ese gobierno. Y si fracasa podrá decir que no ha sido por culpa suya, sino de los potenciales aliados que han rechazado su oferta, y bajo esa bandera podrá intentar que el PSOE obtenga mejores resultados electorales que el 20 de diciembre.

Seguir leyendo »

Delito de ficción

Aclaremos conceptos desde el principio. Hasta donde sabemos por el propio auto del juez, la sinopsis de la obra y las explicaciones de quienes vieron la pieza, la función de títeres por la que dos titiriteros están en prisión sin fianza no pretendía exaltar el terrorismo sino denunciar el uso que del terrorismo hace en ocasiones el poder para criminalizar toda disidencia. Los titiriteros no exhibieron pancartas en apoyo a la banda terrorista, no hicieron ningún tipo de proclama en favor de la banda. Todo lo que se juzga ocurría dentro de la ficción de la obra de guiñoles.

No cabe ninguna duda de que la función en cuestión era inapropiada para un público infantil. El hecho de que fuera programada para niños y niñas es un error por el que deben responder tanto los programadores como la compañía en caso de que esta no hubiera avisado a los responsables de la naturaleza de la pieza. Ahora bien, de ahí a encarcelarlos por enaltecimiento del terrorismo va un abismo que nos aproxima a una realidad preocupante. Estamos asomándonos a un precipicio de enorme peligro. 

Criminalizar la ficción es propio solo de las peores dictaduras. Una ficción, ya sea teatral, literaria o cinematográfica solo puede ser juzgada desde un punto de vista estético, cultural, moral, ideológico o incluso político pero nunca penal. Solo las dictaduras determinan qué obras de teatro se pueden representar, qué novelas se pueden escribir o qué películas se pueden filmar. Y solo en las peores dictaduras se encarcela a la gente por hacer determinadas obras de teatro, determinadas películas o escribir determinadas novelas. La ficción es un territorio de reflexión supuesto y sublimado en el que lo que acontece no es "la realidad" sino una representación imaginada de la misma, por más realista que sea la pieza. 

Seguir leyendo »

Piquetes violentos

Seis de los ocho trabajadores de Airbus para los que la fiscalía pide ocho años de cárcel. Foto: OLMO CALVO

No sabemos si al final habrá Gobierno, si será “progresista y reformista” como pide el PSOE, “de cambio” como insiste Podemos, o “de transición” como quiere Ciudadanos. O todo a la vez, progresista, reformista, de cambio, de transición y de todos los santos.

Lo único cierto es que para muchos ciudadanos va a llegar tarde. Por ejemplo, para los ocho sindicalistas de Airbus que este martes se sientan en el banquillo. El documento que el PSOE pasó ayer a los equipos negociadores incluye la “derogación inmediata” del artículo 315.3 del Código Penal. Pero mientras negocian y no negocian, a los ocho de Airbus se lo van a aplicar esta misma semana: 66 años de cárcel pide el fiscal para los ocho. ¿Su delito? Participar en un piquete durante la huelga general de 2010.

Están ellos en el banquillo, como lo estarán próximamente los cerca de 300 trabajadores que tienen juicios pendientes tras las últimas huelgas generales. Pero podrían estar muchos otros. Yo mismo, por ejemplo. Y no es que me quiera poner ninguna medalla, al contrario: es para que vean cómo la amenaza no es contra un puñado de sindicalistas “violentos”, sino contra todos los trabajadores que en el pasado ejercimos nuestro derecho de huelga, y queremos seguir ejerciéndolo en el futuro.

Seguir leyendo »

Como marionetas

La AVT se querella contra Carmena, la concejal de Cultura y dos titiriteros

Esto es España, el país donde verán estos días a Urdangarin pasear más tieso que una vela, después de habérselo llevado crudo, mientras unos titiriteros son enviados con urgencia a la cárcel. La Justicia no teme que el Duque Empalmado destruya pruebas, pero sí que dos comediantes se fuguen, empuñando sus títeres, y enaltezcan repetidamente el terrorismo. Así que las marionetas deben ser confiscadas y sus titiriteros trasladados rápidamente a prisión, con la misma facilidad con la que se consigue un pelotazo, un contrato a dedo o una mordida. Los titiriteros acaparan el debate nacional. Se han convertido en un problema de orden público.

Aquí Rodrigo Rato puede enseñarte el culo desde el barco, perderse entre las aguas y si te he visto no me acuerdo, pero ¡Ay de ti, filoetarra titiritero! Apoyarás a ETA sobre todas las cosas, igual que seremos sospechosos de apoyar el terrorismo todos aquellos que pongamos el grito en el cielo por semejantes encarcelamientos. Por más que no nos guste la obra, consideremos que deben asumirse responsabilidades por programarla para niños y digamos que también es puro teatro que Pablo Iglesias considere "impecable" la actuación del Ayuntamiento de Madrid.

No ha habido tal brillantez en la gestión del consistorio. Ahora bien, que no nos manipulen como a marionetas y pretendan hacernos creer que estamos ante un escándalo de primer orden, con titiriteros podemitas terroristas y Carmena que es mala, muy mala y pone en peligro el orden y la ley. Manuela la bruja del cuento y el coletas el hombre del saco.

Seguir leyendo »

La eterna punta del iceberg

Este domingo se emitió el Salvados que muchas esperábamos con impaciencia. No era para menos, que un programa como el de Jordi Évole se llamara Machismo mata prometía mucho. Quizás algunas (yo la primera) pusimos demasiadas expectativas en él, sobre todo porque otros Salvados han logrado concienciar a la sociedad de una forma brutal, como el dedicado al accidente de metro de Valencia. La repercusión que tiene siempre este espacio unida a la promoción de Évole, en la que aventuraba que muchos se iban a sentir incómodos viendo el programa, me hizo creer que quizá conseguirían volver a hacer saltar algún resorte a nivel social.

Antes de nada quiero decir que, como feminista, agradezco mucho que se trate este tema en prime time. Pero quisiera también hacer una crítica constructiva para este y otros programas venideros sobre el machismo, para el que pueda tener interés, que nunca está de más.

El principio fue inmejorable. La primera entrevistada fue la magistrada Francisca Verdejo, cuyo discurso, además de intachable, contenía información muy valiosa para apuntalar conceptos ya sabidos pero con los que el neomachismo sigue jugando para crear confusión, como el de las denuncias falsas: en diez años, la jueza aseguró haberse encontrado con tan solo dos casos.

Seguir leyendo »

Los dolorosos contorsionismos de Pedro Sánchez

Pedro Sánchez, secretario general del Partido Socialista

Pedro Sánchez mira a la izquierda y a la derecha, no se sabe si para llegar a la Moncloa, a fin de ganar tiempo y desgastar a sus adversarios, con la intención de fortalecer su cuestionado liderazgo interno, como acto de precampaña para unas nuevas elecciones generales, o simplemente por razones estéticas. Lo cierto es que su contorsionismo es más propio de un mal tactismo que de una buena estrategia y resulta tan estéril que es difícil que nos persuada por mucho tiempo. Obviamente, la idea que le anima es que se penalice la inflexibilidad de Podemos o Ciudadanos, y que se acabe premiando al que intenta aproximar posturas y dialogar, facilitando el cambio, pero para que ese intento sea premiado tiene que ser sincero, creíble y realista. ¿Está haciendo el PSOE un esfuerzo genuinamente orientado a formar un gobierno progresista? Porque el escenario de bloqueo que tenemos por delante era más que previsible y todo el mundo sabe que en tal escenario mirar a izquierda y a derecha simultáneamente no soluciona nada.

Desde luego, no hacía falta ser un lince para adelantarse al veto mutuo que se iban a interponer Podemos y Ciudadanos, ni un gran matemático para saber que las cuentas no saldrían si no se incorporaba a los independentistas por activa o por pasiva. Es más, no hace falta recurrir al oráculo de Delfos para convencerse de que obviar al independentismo catalán no solo es completamente inútil sino que puede ser hasta pueril e irresponsable. De modo que cuando se observa la dolorosa tortícolis que padece Pedro Sánchez es lógico que uno se pregunte si lo que está viendo es la enésima representación de "salvar al soldado Sánchez", una política de farol de signo partidario, o auténticos movimientos para facilitar seriamente un gobierno de cambio. Y subrayo "gobierno de cambio" porque no es lo mismo que "gobierno de recambio" o que un gobierno "apuntalado" por una derecha más adaptada, más limpia y aseada, pero profundamente neoliberal y depredadora. Vaya, cuando hablamos de "cambio" no hablamos de sustituir el ordoliberalismo de los viejos funcionarios de Estado por el de esos jóvenes tiburones financieros que tantas "alegrías" nos han dado en los últimos años.

Seguir leyendo »

Esto se ha acabado

39 Comentarios

Alfonso Rus, Rita Barberá, Mariano Rajoy y Francisco Camps.

Mariano Rajoy reunió hace unos días en el Congreso a sus diputados y senadores para insuflarles ánimos ante lo que parecía directamente un funeral de Estado. El presidente de un partido superado por los escándalos de corrupción señalaba, cual doncella mancillada: "Esto se acabó y ya no se pasa por ninguna". En mi opinión, es otra de las muchas declaraciones desafortunadas de Rajoy, porque intenta mostrarse inflexible ante las chorizadas que caen en cascada sin que él en este momento tenga control alguno para detenerlas, taponarlas o dosificarlas. Y no solo eso, sino que él sabe –tan bien como yo, porque seguro que tiene mucha más información– que no se ha acabado. Lo de la Comunidad Valenciana tiene todavía que reventar. Altos cargos del PP están avisando ya de que quedan por salir grabaciones y alarmantes enriquecimientos personales. "Habrá mucha miseria humana", me comentaba recientemente un dirigente regional.

Cuando Rajoy decía "esto se acabó", se daba la circunstancia de que en el auditorio faltaba una persona. Rita Barberá, que se hizo senadora porque según ella tenía mucho que aportar, no estaba allí para escuchar lo que de alguna manera había provocado. Génova no ha podido aún con Rita. No han conseguido todavía que se digne a dar una explicación pública a los ciudadanos, más allá de un comunicado que sacó a regañadientes y después de horas de negociación con la dirección del PP. Lo único que han logrado es que lo niegue todo en un papel. No me cansaré de decir que aquel dirigente público señalado que decide ocultarse, traslada automáticamente a nuestro subconsciente la sensación de que es culpable. Resulta irritante, además de increíble, el argumento del desconocimiento. ¿Todos los miembros del grupo municipal del PP habían implantado presuntamente un sistema de financiación paralelo y ella nunca supo de dónde salía el dinero ni de qué color era? Ya está bien. Distinto es –algo que sí se baraja en Génova- que se esté aferrando al sillón con la convicción de que el PP valenciano no es el único que se ha financiado de manera irregular y que, por lo tanto, no la pueden dejar caer. Estoy segura de que en cuestión de días u horas aumentará la presión sobre la exalcaldesa para que dé un paso atrás. Pero Rajoy no puede decir “esto se acabó”, porque paralelamente no hay ningún dirigente del partido que en estos momentos esté en condiciones de garantizar que el funcionamiento era distinto en el resto de Comunidades Autónomas. En todo caso, ya hace tiempo que Barberá no estaba en condiciones de representar al PP. Por ejemplo, cuando antes de las elecciones la prensa le preguntó por los elevados gastos en regalos, viajes y comidas con dinero público, y los justificó alegando que no le gustaba el “cutrerío”. A nosotros tampoco y nos tenemos que aguantar. 

Finalmente, el "esto se acabó" de Rajoy se producía horas antes de la imputación del partido (otra) por el borrado de los ordenadores de Bárcenas. Y se produce cuando el PP aún no es capaz de tratar dialécticamente a Rato con la misma severidad que a su extesorero. En definitiva, mientras no se animen a refundar el partido y a hacer una limpieza generacional que no nos digan "esto se acabó", porque su palabra ya no vale nada. No tienen credibilidad en esta materia. Hubiera sido al menos una muestra simpática de sinceridad que Rajoy dijera "continuará muy corrupción y mucho corrupción, pero se acabó aquello de aquí no se va ni Rita". Y fuera.

Seguir leyendo »

Pedro, Pablo y Albert. 'Greatest hits'

69 Comentarios

Pablo Iglesias, Pedro Sánchez y Albert Rivera, en la gala de los Goya.

La encomienda Real a Pedro Sánchez ha causado dos efectos virtuosos. El primero ha consistido en romper el bloqueo de un Rajoy perfectamente cómodo con la posibilidad de permanecer en funciones hasta Navidad, compareciendo por plasma ante el Parlamento al amparo de la nueva doctrina constitucional de Soraya Sáenz de Santamaría, ese cráneo jurídico privilegiado, según la cual este Gobierno no ha de responder ante este Congreso porque la confianza se la otorgó el anterior. Montesquieu enterrado en una sola rueda de prensa en Moncloa, otro prodigio de la Vicepresidenta Maravilla.

El segundo resultado beneficioso ha consistido en sacarnos a todos a la fuerza de la política ficción donde llevábamos instalados unos cuantos meses. Por desgracia no todos están aterrizando en la realidad a la misma velocidad y ahí reside, de momento, el problema. Aunque no resulta tan grave como parece. Se soluciona con el tiempo. Frente a quienes proclaman la imposibilidad de la investidura y sólo asistimos a un teatrillo previo a la inevitable repetición de la elecciones, uno se sitúa entre quienes piensan que la política siempre se abre camino entre el tacticismo.

Mariano Rajoy parece hoy más que nunca un marciano y el Partido Popular, una nave interestelar a la deriva. Seguirá así hasta que las bombas de la corrupción destruyan por completo sus escudos y motores y caiga entonces en picado. En el PSOE llevan bastante retraso en su vuelta al planeta Tierra. Tanto que su propia división interna resulta hoy el principal sostén y la mejor esperanza de la estrategia negociadora de Podemos. En una organización siempre repleta de estrategas aún quedan unos cuantos fantaseando con la posibilidad de presidir en solitario con 90 diputados. Más que ciencia ficción parece teatro del absurdo empeñarse en vetar a los nacionalistas catalanes cuando todos sabemos que sin ellos no hay solución para Catalunya.

Seguir leyendo »

Proteger a la infancia con prisión preventiva

43 Comentarios

Ismael Moreno, el juez que ha enviado a prisión a los titiriteros.

Esta semana  se publicó la importante noticia de que la ONU se ha pronunciado, una vez más, a favor de proteger a los menores frente a la violencia de la tauromaquia. A través de su Comité de los Derechos del Niño, insta a Francia y a Perú a modificar sus legislaciones para que los menores no participen ni asistan a corridas de toros ni demás espectáculos taurinos. Ya se lo recomendó antes a Portugal, México y Colombia, y todo indica que lo hará a España cuando próximamente le toque ser revisada por la más alta organización internacional. La ONU pide expresamente prohibir el acceso de menores a esos festejos por la "violencia física y mental" que implican. Es lo que se entiende por protección de la infancia.

Hace unos días el matador Fran Rivera hizo circular una foto en la que toreaba a una becerra de muy corta edad con su hija de pocos meses en brazos. Aunque no se hiciera el hincapié debido en el hecho de que a la becerra, de muy corta edad, le corriera un chorro de sangre por el lomo, una sociedad cada vez más sensibilizada con los derechos de los niños consideró un escándalo la actuación del torero y las reacciones no se hicieron esperar: el matador acabó declarando ante un juez. Una inmensa mayoría coincidió en que la bebé Rivera no estaba siendo protegida por su padre de, por ejemplo, el riesgo de abrirse la cabeza si éste daba un traspiés, o de ser atacada, en defensa propia, por la otra víctima de la escena: la becerrita herida con premeditación y alevosía.

Sin embargo, Fran Rivera no fue enviado a prisión provisional. No solo eso: la Fiscalía de Sevilla ha archivado el expediente que le había trasladado la Oficina del Defensor del Menor de Andalucía. Sin atisbo de arrepentimiento, el torero sigue defendiendo su comportamiento, declara que está “feliz de haberlo hecho” e insiste en que la becerra era “inofensiva”. Lo que no fue obstáculo para que fuera torturada por él y los suyos para hacerse una vergonzosa foto y poner en peligro a su propia hija.

Seguir leyendo »

Tres titiriteros

64 Comentarios

Concentración en el pregón del Carnaval por la libertad de los titiriteros detenidos.

En un país tan dado a la fiesta y el cachondeo, resulta cómico que algunos de los mayores problemas para Manuela Carmena hayan venido del mundo de los festejos populares, antes la Cabalgata de Reyes y los toros, ahora el Carnaval. Queda claro que el Partido Popular y sus medios de cabecera no aceptaron quedarse sin mayoría absoluta en el Ayuntamiento de Madrid y por tanto sin alcaldía, y que han utilizado todos los recursos posibles para intentar desgastar a Carmena y presentarla como lo que no es. Es la misma táctica que le estalló en la cara a Esperanza Aguirre en el famoso debate de campaña en Telemadrid, pero que puede tener otros efectos cuando funciona como la gota malaya y si en algunas ocasiones se origina a partir de errores propios que son convenientemente presentados como una hecatombe sociocultural. 

Con las inevitables dosis de humor negro a las que hay que recurrir para comentar la situación política de este país, no es difícil recurrir a algún capítulo de Los Simpson, con una de esas funciones de Krusty el payaso pasado de rosca delante de su público, para imaginarse lo que ocurrió en el espectáculo infantil de títeres, origen de la actual polémica, en el que ocurrieron todo tipo de cosas horribles: cuchilladas, violaciones y ahorcamientos.

Pero risas siniestras aparte (y a cuenta del ahorcamiento del juez podemos también recordar todos esos chistes de abogados que acaban con ellos en el fondo del mar), lo que es indudable es que nos encontramos ante una grave negligencia del Ayuntamiento. Dentro de sus actividades con motivo del Carnaval, organizó un espectáculo aparentemente dirigido a los niños, o eso creyeron los padres que llevaron a sus hijos, que acabó pareciéndose a una película de Lars von Trier, una de las chungas. 

Seguir leyendo »

sobre este blog

RSS

Zona Crítica es el canal de opinión política de eldiario.es. Un espacio colectivo de reflexión, análisis y testimonio directo.

- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -