eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Lo por venir

El presidente del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes.

La corrupción es un mal que gangrena las estructuras profundas de la democracia y además tiene un coste económico elevado para las cuentas comunes. Gravísimo. No obstante, aún más grave es la disolución del Poder Judicial llamado a controlar y castigar los comportamientos que amenazan al sistema que nos hemos dado. El mal es terrible, pero una sociedad inerme ante él es aún peor. Una democracia en la que las oligarquías se han vencido ante la avaricia, el afán de poder y la corrupción es peligrosa y asfixiante, pero un Estado incapaz de defenderse de ello amenaza con ser fallido y retrotraernos a lugares a los que solo los totalitarios, los imbéciles y los malvados quieren mirar.

Hubo momentos de mi vida en los que escuché mucho y hablé poco. Y escuché muchas cosas que explican a la perfección los hechos de ahora. Un ahora en el que ya no es tiempo de callar. La progresiva colonización, asalto y toma de las instituciones y de los mecanismos de control que el Partido Popular está llevando a cabo responde a un estrategia calculada y desarrollada a lo largo del tiempo. En el caso de la Justicia, también. El primer Consejo General del Poder Judicial que respondió a los designios aznarianos, concitó a una mayoría dispuesta a aplicar el rodillo para salvar lo que, según ellos, era una ocupación forzada de los tribunales por magistrados proclives a las visiones progresistas. Y se pusieron manos a la obra como solo la derecha sabe hacer. Sin recato.

Cierto es que fue Felipe González el primero en utilizar resortes del sistema para, mediante una nueva legalidad, alterar la realidad que el sistema puro y duro producía. Convengamos en que durante la transición no hubo purgas. Así, los socialistas llegaron al poder y encontraron unas carreras administrativas (judicatura, fiscalía, militar, diplomática) copadas por los cuadros procedentes del régimen anterior. Como quiera que, por principio, las carreras se rigen por el escalafón para evitar el nepotismo se dieron cuenta de que pasarían décadas antes de que la pluralidad democrática llegara a tener la antigüedad suficiente para ocupar puestos de alta responsabilidad. Decidieron acortar el camino. Maniobraron, legalmente, para crear los puestos discrecionales para ser cubiertos por méritos y no por pura antigüedad. Así pudieron nombrar para puestos sensibles a generales, magistrados y diplomáticos, con ideas más asimilables a las que ese cambio profundo que iban a dar a España precisaba. Solo que una vez que abres una espita, la vía de agua queda abierta.

Seguir leyendo »

La hostia por Doñana

Siempre me ha llamado la atención esa costumbre, tan prodigada en las películas, de abofetear a una persona inconsciente para que recobre el ánimo. Según parece surte efecto. Por eso sería bueno que la bofetada que le acaban de dar al Gobierno de España y a la Junta de Andalucía por Doñana sirva para que espabilen.

Aunque por el tono y el contenido del comunicado de la Unesco, en el que denuncia todas las barbaridades de las que venimos informando en eldiario.es, la bofetada ha sido más sonora de lo esperado. Lo que viene siendo una hostia, vamos.

Tal y como advertía la organización conservacionista WWF, la reprimenda de Naciones Unidas por las agresiones que sufre Doñana ha sido severa, y puede tener consecuencias denigrantes para España puesto que, si no se detienen de inmediato, nuestro Parque Nacional más importante pasará a formar parte de la lista negra de Patrimonio de la Humanidad en peligro en 2018.

Seguir leyendo »

Manchester

En espera a que Podemos culpe al imperialismo y al capitalismo de las muertes en Manchester, los periodistas ya van cubriéndose de gloria.

 

El terrorismo se define cada vez que tiene lugar un acto violento indiscriminado contra la población civil. Ejemplos de actos terroristas son Guernica, Hiroshima, Nagasaki, Hipercor, el 11-M, Las Torres Gemelas, así hasta la bomba casera de Manchester el otro día. En resumidas cuentas, el terrorismo es una explosión de pánico que necesita acumular respuestas.

Seguir leyendo »

¿Cuánto pesa el socialismo?

Pedro Sánchez en su "retorno" al Congreso: "Vengo a trabajar".

Una de las virtudes de Norman Foster es la de introducir materiales muy ligeros a todos sus proyectos. De ahí el título del documental de Norberto López y Carlos Carcas: ¿Cuánto pesa su edificio, señor Foster? En él, el arquitecto e ingeniero americano Richard Buckminster Fuller, cuya filosofía fue hacer más con menos, es decir, conseguir estructuras más resistentes usando la menor cantidad de recursos, visita con Foster el Centro de Artes Visuales de la Universidad de East Anglia en el Reino Unido. Después de observar un buen rato el edificio a bordo de un helicóptero pilotado por el mismo Foster, Buckminster Fuller le pregunta: "¿Cuánto pesa tu edificio, Norman?". Foster confiesa que no tiene respuesta para esta inesperada pregunta, pero una semana después ya dispone de la cifra precisa y cuenta que el proceso para llegar a ese dato le ha permitido descubrir el excesivo peso de los materiales utilizados. Acto seguido en el documental, Foster hace una demostración del aprendizaje adquirido en esta experiencia, comparando el hormigón con ladrillos estándar y, finalmente, con un nuevo material de alta tecnología muy ligero y permeable al paso de la luz.

Sin duda, al ver la obra, el observador se queda con la apariencia externa pero la experiencia estética también compromete a la estructura interna, invisible, del edificio. ¿Es pertinente hacerle la misma pregunta a Pedro Sánchez? ¿Cuánto pesa el socialismo? La primera respuesta, impulsiva, puede que se refiera al aparato que ha demostrado su caducidad no ya en estas primarias, donde la exhibición fue cercana al jubileo en el acto de Susana Díaz en Madrid, sino en la perfomance de octubre pasado en la que la gestora se hizo cargo del partido o en las idas y venidas del propio Sánchez previas al "no es no", cuando, después de las elecciones del 20D se sentaba en la mesa a cuatro, convocada por Alberto Garzón, que reunía a todo el espectro de la izquierda, al tiempo que buscaba un plan B con Albert Rivera. ¿Habrá, al igual que Foster, comparado todos estos trasiegos e irá a por nuevos materiales políticos más ligeros de los que debería disponer para buscar soluciones rápidas a los problemas más urgentes?

Pronto lo sabremos. El congreso de los socialistas expondrá su músculo político y la intención de renovar el ancien régime del que propio Sánchez también formó parte. Allí se verá si, como Foster, adquirió la suficiente experiencia y atravesó un proceso de aprendizaje en el que, por ejemplo, intente construir un proceso similar al portugués que en su levedad ha interrumpido las políticas de austeridad, ha regresado al crecimiento, fortalecido el empleo y recuperado el nivel salarial anterior a la crisis.

Seguir leyendo »

Salud mental en una sociedad neoliberal

Tras 10 años de crisis, podríamos llamar a las circunstancias actuales como nuevo-viejo modelo económico, basado en una economía de servicios y cuya principal vía competitiva es el precio. Pésima elección que va a afectar a nuestro bienestar como sociedad de manera significativa. Una de las vías que más van a interferir en nuestra calidad de vida va a ser la salud, y en concreto, la salud mental.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la salud mental es "un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad". En España, entre las diez enfermedades más declaradas, según la Encuesta Europea de Salud (2014), encontramos dos de carácter mental, como son la depresión (6.89%) y la ansiedad crónica (6.85%). Si nos centramos en la depresión, la misma encuesta nos dice, atendiendo a un cuestionario específico (Patient Health Questionnaire, PHQ-8), que alrededor de un 16% de la población de nuestro país presenta sintomatología depresiva en diferentes grados. Según se informa: "En términos absolutos, casi cinco millones de personas (4 929 400) presentan sintomatología depresiva leve o moderada (12,74%) y otro millón (1 110 600) moderadamente grave o grave (2,87%). En total, más del 15% de la población residente en España presenta sintomatología depresiva de distinta gravedad".  

Las causas que existen detrás de una enfermedad mental son múltiples y muchas veces se combinan entre ellas. Por ejemplo, existen factores bio-genéticos como el envejecimiento y la discapacidad física de nacimiento o la forma en que nos enfrentamos ante grandes catástrofes sobre los que poco se puede incidir. En cambio, existen otros sobre los que sí que disponemos de elementos de choque pero que la ideología hegemónica vigente no permite que actúen a favor de nuestra salud.

Seguir leyendo »

Lo que puede cambiar el triunfo de Pedro Sánchez

55 Comentarios

Sánchez ve necesario que el nacionalismo participe de la gobernanza de España

Las dimensiones de la victoria de Pedro Sánchez –imprevistas por quien firma estas líneas– modifican el análisis de la situación política española que se había hecho antes de la misma. ¿Poco o mucho? En las próximas semanas y meses se verá, a medida que la nueva dirección socialista vaya conformando su actitud y adoptando decisiones. Pero, por el momento, ya permite plantear hipótesis y preguntas que hace tan solo diez días carecían de fundamento alguno.

El programa con el que Sánchez ha ganado a Susana Díaz era demasiado escueto y genérico como para saber qué línea política va a adoptar su partido a partir de ahora. Habrá que esperar a que concluya el congreso socialista para hacerse una idea precisa de la misma. Pues, aunque cabe suponer que el nuevo secretario general lo ganará sin mayores problemas, no cabe excluir que el debate que se producirá en el mismo le obligue a retocar algunos extremos.

Sánchez ha ganado a su rival porque ha sido capaz de suscitar y encabezar una revuelta interna contra los poderes tradicionales que han dominado el PSOE desde hace décadas. A diferencia de Felipe González, Alfredo Pérez Rubalcaba, José Luis Rodríguez Zapatero y buena parte de los barones regionales, él detectó que en la militancia socialista existía un clima de revuelta sin precedentes, que una mayoría de afiliados había dejado de estar dispuesto a someterse a los dictados de siempre y que quería una nueva etapa.

Seguir leyendo »

Donald Trump y los terroristas "perdedores"

Donald Trump, presidente de EEUU.

"Muchos jóvenes, inocentes que estaban viviendo y disfrutando de la vida han sido asesinados por unos perdedores. No quiero llamarles monstruos porque les gustaría ese término. Creerían que es un buen nombre. Desde ahora, les llamaré perdedores porque eso es lo que son. Son unos perdedores. Y habrá muchos más. Pero son unos perdedores, simplemente recordad esto". Es el modo en que reaccionó el presidente de Estados Unidos Donald Trump a los atentados de Manchester, donde, de momento, hay 22 personas muertas.

Obsérvese que el empresario, de todos los posibles calificativos, y a pesar de su carácter lenguaraz, elige "perdedores". Ni criminales, ni asesinos, ni hijoputas, y hasta evita el de monstruos; su peor calificativo es el de "perdedores". Vale la pena reflexionar sobre ello. La estructura mental del empresario neoliberal no se mueve dentro de coordenadas morales sino en un marco de competitividad, es decir, de ganadores y de perdedores. Es el marco conceptual que diría George Lakoff.

Las personas no son buenas o malas, morales o inmorales, respetuosas de la ley o violadoras de la ley, solidarias o insolidarias. En el mundo capitalista de Donald Trump los individuos se dividen entre ganadores o perdedores. Por supuesto, los buenos son los ganadores y los malos los perdedores. Por tanto, lo peor y más ofensivo que se le puede decir a un terrorista es que es un perdedor, no importa que quienes más hayan perdido –la vida– sean las víctimas de los atentados, que se jodan los de ISIS, que son unos perdedores.

Seguir leyendo »

La nueva Asociación de editores de diarios, de entrada NO

Imagen de archivo de la redacción de eldiario.es

Hace unos días se reunió la junta directiva de AEDE (Asociación de Editores de Diarios Españoles) para elegir nuevo presidente e iniciar una reforma de los estatutos que dé cabida a todos los medios informativos, incluidos los nativos digitales.

Javier Moll, editor de Prensa Ibérica, sustituyó a José Luis Sainz, consejero delegado de Grupo Prisa y la primera medida "visual" que adoptó la nueva junta directiva fue la de cambiarle el nombre al gremio de editores por AMI (Asociación de Medios de Información) y poner la página web de la antigua  AEDE en reconstrucción.

Pero, a pesar del discurso integrador del nuevo presidente, que resaltó el papel imprescindible de los periodistas en las empresas editoras y la necesidad de crear espacios de diálogo entre estos y los editores para encontrar el modelo de futuro, esta refundación tiene pinta de haberse iniciado muy anclada en el pasado.

Seguir leyendo »

Por trece razones

La protagonista de '13 reasons why', serie de Netflix.

Una de las series populares estos días es Por trece razones. La serie plantea el acoso escolar, en su dimensión femenina. Lúcidos los productores, tanto por apostar por problemas muy importantes como por problemas en los que hay mucha sensibilidad en estos días. La serie aporta una mirada que es muy difícil encontrar en la producción más comercial de EEUU: la mirada colectiva.

Si algo caracteriza a la ideología política del cine y las series que de allí nos vienen, es que la gran mayoría se resume en contar cómo una persona se enfrenta a una serie de problemas, y la solución está en su propia determinación. El resto de personajes están simplemente para motivar al protagonista ("me mataron a mi hija, me vengaré, ¡oh, sí!"), o son un mero apoyo para que se luzca (el secundario gracioso, el secundario que muere, el secundario que da confianza, el secundario que…).

La ideología de Hollywood nos dice que vivimos en un mundo donde solo existe la familia y algunas personas que nos sirven para cumplir nuestras ansias de venganza y poco más. Pero la sociedad no existe, la solidaridad no existe, el reconocimiento del otro no existe. Y, por vivir en un mundo como el que describen esas películas, se suicida la protagonista (la serie comienza con la protagonista ya muerta).

Seguir leyendo »

Dicen que se está poniendo en peligro el Estado de Derecho

93 Comentarios

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en una imagen de archivo.

El PP ha copado la cúpula judicial. El nombramiento de los jueces Concha Espejel y Enrique López –recusados en la Gürtel por su vinculación al PP–, para dirigir dos salas fundamentales de la Audiencia Nacional, ha producido un escándalo considerable. Ambos, desde Penal y Apelaciones, tendrán a su cargo precisamente dilucidar los casos de corrupción del PP. Ha sido posible por los votos de los vocales adscritos al PP en el CGPJ, el órgano de gobierno de los jueces. Disculpen la repetición de las siglas PP en el texto, es que se repiten igual en nuestras Instituciones.

"Se cierra el círculo", decían desolados desde Jueces para la Democracia. "Hay un asalto enorme del poder político para colocar jueces y fiscales afines en órganos decisivos que juzgan la corrupción", escribe su portavoz Joaquim Bosch. Se pone en riesgo el Estado de Derecho, concluyen expertos independientes. Hasta los prudentes o tibios habituales se muestran estupefactos. 

No hay mayor problema. El PP ha podido comprobar que sus escándalos se diluyen en poco tiempo y les compensa pasar unos días rebatiendo acusaciones, limitadas, con cara de cemento. El mecanismo es siempre el mismo. Las operaciones que se avistan terminan confirmándose –imprescindible la serie de artículos de Elisa Beni sobre justicia–. Se produce un alboroto, limitado, y el hecho consumado se queda. El tratamiento mediático ayuda mucho en la tarea. De los periódicos grandes –cada vez menos grandes– de tirada nacional solo El Mundo traía en portada este viernes el acceso a un puesto clave de la Audiencia de una jueza afín, muy afín, al PP. Pasen ustedes a las radios y televisiones y verán cuántas hablan de esto que nos afecta de forma concluyente. Igual el periodismo también está copado, colonizado.

Seguir leyendo »