eldiario.es

Prometo cuidar el medio ambiente

Eso es lo que hará el próximo presidente de Gobierno y todos los cargos del nuevo gabinete al asumir sus responsabilidades en cumplimiento de la Ley de Régimen Electoral. Porque al jurar o prometer el acatamiento a la Constitución, los cargos electos asumen el compromiso de cumplir con lo que manda el artículo 45 de su Título Primero, el referente a los derechos y deberes fundamentales. En ese apartado nuestra ley fundamental señala de manera muy clara que "los poderes públicos velarán por la utilización racional de todos los recursos naturales, con el fin de proteger y mejorar la calidad de la vida y defender y restaurar el medio ambiente" .

Eso es lo que ordena la ley. Quebrantar ese mandato es incumplir la Constitución, o dicho de otro modo: promover, amparar o permitir el daño al medio ambiente es inconstitucional.

La propia web del Congreso de los Diputados destaca el alto valor de ese artículo de nuestra Constitución y subraya que la vocación de amparo legal del medio ambiente es incluso anterior al texto de 1978. Así, un Real Decreto de 16 de noviembre de 1900 ya castigaba por ejemplo "el enturbiamiento e infección de aguas y el aterramiento y ocupación de los cauces con los líquidos procedentes del lavado de minerales o los residuos de las fábricas".

Seguir leyendo »

Horizontes neoliberales

El neoliberalismo posee una dimensión escatológica. Su época es por fin la que introduce una certeza para el futuro. Una especie de atractor, de imán irresesistible, llama desde el futuro a consumar la pulsión de muerte, esa por la que se interrogaba Freud en relación a su enigmático triunfo.

El discurso capitalista hacia su consunción

Más allá de los distintos timbres apocalípticos que sonaron a lo largo de la historia, ahora, a izquierda y derecha, ya se sabe que el mundo marcha hacia una catástrofe final. Y que las decisiones que habría que considerar para poner freno a este desenlace, no lograrán su cometido. Esto se podrá diferir, se podrá retrasar indefinidamente, hasta que finalmente se realice. Es en este horizonte, en este plus de certeza alojado en un futuro sin escapatoria, que Jacques Lacan afirmó que el Discurso Capitalista marchaba hacia su "consunción" , palabra que intenta designar en castellano un determinado modo de consumirse desde adentro.

Acumulación por desposesión

Este vector hacia el futuro que cifra el destino mortal de la humanidad se anticipa actualmente en un nuevo "modelo de acumulación primitiva" tan violento como el que describió Marx en el origen mítico del Capital. En ese nuevo modo, la apropiación se consumará más allá de la forma habitual Capital-Trabajo, se realizará como expolio y desposesión, como lo ha indicado de modo pertinente David Harvey en su tesis de "acumulación por desposesión".

Un desafío a tres bandas

Para todo el mundo ya es posible imaginar un mundo regido por corporaciones que organizarán de un modo cada vez más ilimitado el saqueo general de las materias primas, los recursos naturales y la destrucción absoluta de las soberanías populares. En un horizonte semejante la apuesta por una lógica emancipatoria, la única contingencia que se puede introducir en aquello que se dirige al futuro, se encuentra con un desafío a tres bandas. En primer lugar, organizarse colectivamente sin sofocar la dimensión singular de la experiencia de cada uno. En segundo, vehiculizar a partir de la experiencia de lo político una transformación del sujeto en relación con lo real del sexo, la muerte y el lenguaje.

Una nueva Internacional

Y por último, las nuevas experiencias populares de soberanía deben aspirar a una nueva Internacional transversal al mundo de las corporaciones neoliberales y sus instituciones mundiales sometidas al Capital. Es evidente que la tarea es enorme, tal vez tan grande como lo fue la aparición de las grandes religiones, pero como ya no se trata de realizar una utopía futura sino de evitar la gran catástrofe, la apuesta merece deseos que la puedan sostener.

Seguir leyendo »

Qué queremos decir cuando hablamos de impago

Hace escasamente una semana, en un programa de televisión dedicado al análisis de la actualidad política, un economista hacía referencia a los “puntos negros” del programa económico de Podemos, refiriéndose con esta expresión a las propuestas del partido liderado por Pablo Iglesias sobre la gestión de la deuda. El experto cuestionaba la conveniencia de plantear un hipotético impago y realizaba una mención concreta al concejal de Economía y Hacienda del gobierno municipal de Ahora Madrid, Carlos Sánchez Mato, quien según sus palabras se había manifestado públicamente a favor de dicha medida.

Refiriéndose como ejemplo a un país que acude a los mercados con el fin de obtener financiación, el economista decía que habría que “explicarle a este señor” cómo funcionan los bonos de deuda pública emitidos por los estados. A continuación señalaba cómo estos títulos se pueden poner en circulación con un descuento en la emisión sobre su valor nominal, debiendo satisfacerse en el momento de su amortización la totalidad del mismo. ¿Qué pasaría si el estado que emite ese bono se negara a pagar las cantidades adeudadas en el momento del vencimiento, afectando por ejemplo a un fondo que gestione el dinero de las pensiones públicas de otro país? Evidentemente, en este caso se estaría perjudicando injustamente un interés legítimo.

Como no puede ser de otra manera, todo el mundo tiene derecho a discrepar, pero escuchando hablar a esta persona no pude evitar lamentar el poco grado de conocimiento que existe sobre algunas alternativas que se plantean desde las izquierdas y la facilidad con que éstas se despachan en los foros de máxima audiencia. De entrada, ya en algunos momentos llega a provocar hastío el tono condescendiente y las dudas sobre la capacidad de las personas que, sin haber desarrollado su carrera en la política, recientemente han accedido a las instituciones a través de las candidaturas de confluencia o las listas de Podemos.

Seguir leyendo »

Sobredosis de hombres

Rivera, Rajoy, Iglesias y Sánchez

Pedro, Pablo, Albert y Mariano llevan la iniciativa y millones de votos en un saco al hombro camino a la feria de muestras, moneda y timbre en la que se ha convertido la realidad política. En la realidad real, al menos dos de ellos serían mujeres: somos más del 50% de la población en España, dice el INE. Más de 23 millones. Sin embargo, la voz cantante que escuchamos en todos los espacios públicos es unívocamente grave: de barítono o bajo.

El rey con Pedro, Pedro con Albert, Pablo contra Pedro, Albert con Felipe, Mariano con nadie... Y muy de vez en cuando... ¡Mónica! Echar un vistazo a los medios hoy es como comprarse Esquire, pero en feo y sin glamour. Esto no es una queja indignada, es la constatación de que, igual que la política ha rejuvenecido -no necesariamente en ideas, sí en fechas de nacimiento- sigue igual de macha.

Coincido con Manuela Carmena: "El poder de los medios es masculino, es jerárquico y no es aún un poder de las mujeres". Es difícil encontrar igualdad incluso en las tertulias en un país en el que el 48% de los periodistas son mujeres

Seguir leyendo »

Podemos y el PP, ante un mismo dilema

28 Comentarios

Podemos debe elegir. O se sube al carro de un gobierno posible para tener capacidad real de influir en lo que pase en España en los próximos cuatro años o deja espacio para que sea el PP, la derecha, los de siempre, los que desde dentro o desde fuera de la Moncloa sigan marcando el ritmo de las grandes decisiones.
 
Pedro Sánchez está eufórico. El encargo del rey, ante la pasividad táctica de Rajoy, ha funcionado como trampolín de su popularidad y también ha frenado en seco el acoso (al menos en público) de los barones de su partido. Desde esta nueva posición, tras entrevistarse con Albert Rivera, Sánchez empieza a acariciar la posibilidad de formar un gobierno que por un lado desaloje a Rajoy y al PP de la Moncloa y por otro nos evite a todos una repetición de las elecciones. ¿Pero con qué apoyos y a cambio de qué cesiones?

Seguir leyendo »

¿Un Museo de Historia de España?

Durante la última campaña electoral, Mariano Rajoy sugirió la posibilidad de poner en pie un Museo de Historia de España. He de confesar que esta idea -o mejor la cuestión de por qué no ha sido posible- se me cruzó por la mente cuando visité en Berlín el Deutsches Historisches Museum, que está en Unter den Linden, al que pocos extranjeros acuden porque hay siempre tanto que visitar en la capital alemana. Las explicaciones están en alemán y en inglés, y es una visita que vale la pena.

Alemania lo tenía muy complicado para contar su historia en un museo. Aunque su contenido se remonta a antes, la formación de Alemania como Estado es relativamente reciente (1870). Libró y perdió la Primera Guerra Mundial. Engendró el nazismo, metió a Europa en otra guerra terrible y perpetró (no solo ella) el Holocausto. Al término una parte de Alemania, la occidental fue ocupada por las potencias occidentales y posteriormente convertida en República Federal, realmente democrática, con una visión de su historia diferente de la parte oriental, ocupada por los soviéticos y convertida después en la comunista República Democrática Alemana, donde la historia que se enseñaba era bastante diferente. Luego llegó la integración europea, empujada decididamente por una nueva Alemania occidental y democrática, la unificación (que no reunificación) en 1990, y el tener que juntar esas historias en parte compartidas y en parte no, en parte monstruosas, luego no, en un solo museo. Y lo consiguieron, contando bastante bien la verdad histórica, aunque no tanto como para explicar cómo el pueblo más culto y científicamente más avanzado de la época llegó a esos excesos. Fue Konrad Adenauer, el primer canciller de la posguerra en la República Federal, que afirmó que "la historia es la suma de las cosas que se podían haber evitado".

Contar esa Alemania era bastante más complicado (no más complejo) que contar la historia de España. Y sin embargo, aquí no lo conseguimos. Para empezar porque a una generación que se formó en la escuela franquista nos metieron en la cabeza una idea de la historia de España que no se correspondía con la realidad, si es que llegábamos a pasar de los Reyes Católicos. Pero incluso estos estaban mal contados. Y en eso la serie Isabel ha cumplido un papel encomiable de popularización, aunque solo sea para recordar que aquella Reina nunca quiso dejar coronar a Fernando de Aragón como Rey de Castilla.

Seguir leyendo »

Cariño, me voy a la segunda transición

42 Comentarios

Y dale con la transición. Perdón, Transición. Cada vez que un líder político dice “Transición”, Martín Villa mata un gatito. La Transición is back, si es que alguna vez se fue. Sánchez: “Tenemos que estar a la altura de la primera Transición”. Cospedal: “Hay que recuperar el espíritu de la Transición, hoy es más necesaria que nunca una segunda transición”. Rivera compra lo de “segunda transición”, y pide “un gobierno de transición”, que suena bonito sin que se sepa qué cosa es. Y hasta Iglesias propone “una nueva transición”.

Sin darnos cuenta empezamos a decir “la primera Transición” para hablar de la que hasta ayer era Transición a secas, igual que la Gran Guerra acabó degradada a Primera Guerra Mundial cuando llegó la segunda. Algunos diputados salen por la mañana de casa diciendo “adiós, cariño, me voy a la segunda transición”, como la broma aquella del soldado que se despedía de su amada diciendo que se iba a la guerra de los Treinta Años.

Mis favoritos son los del bando nostálgico, los que evocan la Transi para afear la pequeñez de los actuales líderes, por comparación con aquellos gigantes políticos. Ayer mismo, Antonio Hernando, del PSOE: “Si los líderes de la Transición se hubiesen comportado como Rajoy, hoy no tendríamos democracia”. Opinión repetida por muchos periodistas viejunos, que echan de menos la generosidad y altura de miras de los Suárez, Carrillo, Fraga y González.

Seguir leyendo »

Permanezcan atentos a las trampas

61 Comentarios

Pedro Sánchez ve una "vergüenza" las palabras de Margallo sobre un Gobierno PSOE-Podemos y exige que acuda al Congreso

De repente, ante la vorágine de imágenes, voces, sonrisas y gritos, ruidos que nos acribillan, surge la sospecha: ¿No nos están haciendo trampas? Una posibilidad en absoluto descartable, dado que el engaño se ha instalado como norma de relación y tiene por estos lares categoría de mito desde hace siglos, cuando se le llamó con orgullo 'picaresca española'.

Las elecciones generales fueron el 20 de diciembre ¿no es sorprendente que hayan estado la mayoría de los partidos mes y medio sin avanzar una gestión para formar gobierno como dicen? ¿Al punto de precisar el candidato a la investidura, Pedro Sánchez del PSOE, un mes más? Las preguntas no se refieren a demorar la investidura lo que necesiten como han hecho otros países, sino a qué han hecho durante 44 días. ¿En qué empleó Rajoy todo este tiempo? ¿Qué aguardaba o aguarda aún? ¿Y el PP? ¿Adónde nos llevan?

Los planes no están saliendo al gusto de los poderes que nos han situado en este Estado de desigualdad e impudicia. Tenemos pruebas fehacientes. La principal, la desesperación que les acomete y de la que dan cuenta a diario los medios a su servicio que forman parte del mismo pastel. A Pedro Sánchez le dispensaron esta semana un recibimiento como candidato a la investidura cuajado de imposibles, riesgos, y penosos tópicos como el “gobierno de perdedores”. En su zozobra e ira, los consejos, las recomendaciones, pasan a ser exigencias de obligado cumplimiento. El nivel de marrullería adoptado convierte las trampas en obvias, pero la suma de esfuerzos –todos a una-  crean opinión en personas de mentes perezosas. Y las hay a bulto.  

Seguir leyendo »

Es imposible pero deben intentarlo

87 Comentarios

Me reitero en que habrá segunda vuelta, las pasadas elecciones no dieron respuesta a la pregunta, "¿cuál gobierno?".  Con ese resultado electoral no hay quien arme un gobierno, sin embargo, a parte que es necesaria una votación para que puedan ser convocadas nuevas elecciones, la obligación ética y profesional de los políticos es intentarlo con pundonor.

El encargo del rey a Pedro Sánchez es una situación nueva y un nuevo escenario para la lucha de partidos. El más beneficiado sin duda es Sánchez, doblemente favorecido porque, de un lado, obliga a esas figuras un tanto perversas de su partido, los "barones" y "baronesas", a que cesen en sus críticas internas y, de otro lado, es quien tiene la iniciativa política en una situación que parecía bloqueada.

De entrada, el electorado percibe que es el partido y la figura con más capacidad para desbloquear la situación y, tenga éxito finalmente o no, podrá demostrar que tiene voluntad de crear un gobierno dialogando y pactando.

Seguir leyendo »

Iglesias y Rajoy, la extraña pinza

83 Comentarios

Mariano Rajoy, durante la rueda de prensa.

La designación de Pedro Sánchez como candidato ha provocado un fenómeno casi cósmico. Mariano Rajoy y Pablo Iglesias están de acuerdo en algo por primera vez en su vida. Casi parece más noticia que tener candidato a la investidura. Ambos ven solo dos opciones para Pedro Sánchez. O un gobierno del PP con Ciudadanos o un gobierno de progreso con Podemos e IU. Casi parece una pinza como las de antes. Aunque seguro que no lo es por mucho que lo parezca.

Mariano Rajoy compareció visiblemente molesto para repetirnos algo inédito y poco habitual en democracia y en labios de un candidato: él es el mejor y la culpa es de quienes no le votan. Utilizando un símil de su deporte favorito, el ciclismo, es como si Induráin hubiera salido a quejarse de que los demás corrían más rápido y no le dejaban ganar en lugar de retirarse cuando aún ganaba.

Seguir leyendo »

sobre este blog

RSS

Zona Crítica es el canal de opinión política de eldiario.es. Un espacio colectivo de reflexión, análisis y testimonio directo.

- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -