eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Familias diferentes en verano

Imagen de archivo de la playa de La Concha de San Sebastián.

Si ser familia numerosa es algo extraño que hace que las fórmulas para veranear queden reducidas a unas pocas opciones, imaginaos si vuestra familia, además, fuese reconstituida. Estando como estamos bajo el reinado de la familia nuclear con 1,33 hijos por mujer, presentarse en la playa con una tropa de cuatro churumbeles, de distintas madres y padres, da lugar a una entropía desorbitada en cualquier situación.

El ser muchos no significa que tengamos más tolerancia al hacinamiento que el resto de los mortales, aunque en muchos lugares se empeñen en que una casa con 4 camas es adecuada para alojar a 6 personas. Uno siempre puede dormir en el sofá, y otro, quizás los más pequeños (aunque ya pase de las dos cifras) pueden dormir juntos en la misma cama. Al final, puede ser que te terminen sugiriendo que no viajes con tanta gente, que es mejor hacerlo en grupos reducidos y así tendrás comodidad asegurada.

Pero no. Al final, en algún momento del verano, siempre somos seis y necesitamos un lugar en el que pasar unos días juntos, alejados del mundanal ruido y bañándonos en la playa o en la piscina. Aunque tengamos que explicar una y otra vez los vínculos biológicos que nos unen y que nos separan. Sí, esto sucede bastante a menudo. Nuestros hijos tienen que explicar varias veces al año el grado de hermandad que les vincula y negar enérgicamente la horrorosa expresión que les imponen algunas personas biempensantes: medio hermanos.

Seguir leyendo »

Felipe VI, en misa y repicando

El rey Felipe VI saludando

El rey Felipe VI visitó en los hospitales a los heridos en el atentado de Barcelona y asistió al homenaje a las víctimas que se celebró en las Ramblas. Le acompañó la reina Letizia.

Ocho meses antes, el rey Felipe VI visitó en Arabia Saudí al rey Salman, con el objetivo de afianzar las relaciones que su padre Juan Carlos estrechó con el padre de aquel, el rey Abdulá, y ejercer de intermediario diplomático de las empresas españolas que se enriquecerán con la construcción del AVE del Desierto entre Medina y La Meca y con la construcción del metro de Riad. Le acompañaron dos ministros: el de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, y el de Fomento, Íñigo de la Serna; y tres secretarios de Estado: la de Comercio, María Luisa Poncela, el de Infraestructuras, Julio Gómez-Pomar, y el de Defensa, Agustín Conde.

Con su visita a Arabia Saudí, el rey Felipe VI y los enviados del Gobierno de Rajoy esperaban que la petrodictadura comprara a España cinco buques de guerra de Navantia por 2.000 millones, el mayor negocio de la industria militar de la historia española. España ya había vendido una enorme cantidad de munición y proyectiles de artillería a Arabia Saudí, armamento que ha utilizado contra Yemen, el país más pobre de Oriente Medio y al que el Gobierno saudí impuso un bloqueo naval que ha impedido la llegada de alimentos y medicinas a una región donde los niños sufren desnutrición severa.

Seguir leyendo »

Trabajar para el enemigo

Hogar Social Granada despliega una pancarta a las puertas de la mezquita

Ocho de cada diez victimas del terrorismo yihadista son creyentes musulmanes. De cada diez atentados que perpetran, nueve se producen en países de mayoría musulmana. Los atentados, el terror, la muerte y la tragedia, todo lo que se acaba de vivir en Catalunya, constituyen el día a día de millones de creyentes musulmanes victimas del mismo odio y el mismo fanatismo.

No los matan por ser europeos o defender los valores de las democracias occidentales. Los matan porque en su camino hacia la victoria y la gloria prometida los terroristas asesinan indiscriminadamente a todo aquel que no comparta su idea del islam y del mundo. No es una guerra, es una matanza de ciudadanos inocentes.

Todos aquellos que pretenden entender o analizar sus crímenes desde la lógica de la respuesta a años de dictaduras y guerras, evidentemente patrocinadas por un occidente codicioso del petróleo o el gas, deberían preguntarse cómo encaja en ese razonamiento la evidencia de que asesinan sobre todo e indiscriminadamente a quienes afirman querer liberar.

Seguir leyendo »

Cine de verano (2)

Fotograma de 'A través de los olivos', de Abbas Kiarostami.

En sus films A través de los olivos y Copia Certificada, Abbas Kiarostami abordó el amor. En la primera, en una pequeña población del campo iraní, un equipo de filmación escoge a dos jóvenes, un chico y una chica, para participar en el rodaje. El chico está perdidamente enamorado de la chica pero el padre de ella no autoriza la boda porque el joven carece de una propiedad. Debido a que en la zona un terremoto ha devastado los poblados, el joven especula con el hecho de que como nadie conserva su casa todos están en su misma condición. El problema de clase que obstaculizaba su relación ha sido solventado gracias al apoyo espontáneo de la naturaleza. En una sociedad rural, aferrada a normas ancestrales pero con una concepción del amor que llega de extramuros, los dos jóvenes son reclutados para actuar en la película como pareja, dándole al chico una posición de ventaja para alcanzar su fin sentimental.

Durante un descanso en el rodaje, luego de filmar la escena en la que le recrimina a la chica, de malas formas y alzando la voz, su incapacidad para las labores de la casa, el chico le dice: "Quiero dejar claro que de casarnos esto no sería así. No soy yo quien reclama, este es el personaje que debo interpretar. Pero quiero que estés segura, nunca sería tan irresponsable. Yo haría todo en casa y tú estudiarías". Está claro que esta visión viene de occidente a través de quienes filtran su existencia en los medios locales y que junto con esta equiparación de los sexos también aparece una concepción platónica del amor.

Kiarostami, que entiende la globalización no como un mero mercado único sino como un destino común donde convergen miradas distintas, múltiples interpretaciones del ejercicio de vivir, vuelve a abordar el amor en Copia Certificada pero desde una perspectiva inesperada. Sus personajes son europeos y el escenario donde transcurre su historia es un pueblo de la Toscana. Durante una hora y media, la actriz Juliette Binoche y el barítono William Shimell dialogan a través de dos personajes que cruzan una jornada completa, entre dos pueblos toscanos, para dar cuenta del estado de los sentimientos de una pareja de edad intermedia en el escenario europeo actual.

Seguir leyendo »

El amor, la Vespa y la UVA de Vallecas

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, junto a la concejala Marta Higueras. Foto de archivo

Ese ¡hola, pareja! siempre me sonaba a música celestial. A reconocimiento público de una realidad que mi yo enamorado disfrutaba desde hacía unas semanas. ¡Hola, pareja!, nos decían cuando llegábamos en enero de 1977 a los barracones de la parroquia de la UVA de Vallecas, uno de los poblados más deprimidos y necesitados de Madrid.

Viajábamos a bordo de mi vieja Vespa, una 125S de 1960, que probablemente había rendido sus mejores servicios en manos de algún cartero, pero que ahora, con su inconfundible sonido y ya bastante achacosa, aún tenía fuerzas para llevarnos a María Jesús, mi novia, y a mí, a los confines de la capital cargados de libros, lapiceros y cuadernos.

Las UVA (Unidades Vecinales de Absorción) nacieron en 1963 –había siete– para dar cobijo a los inmigrantes, sobre todo de Andalucía y Extremadura, que por cientos de miles estaban llegando a Madrid. Eran construcciones muy básicas, que estaban pensadas para no sobrevivir más allá de cinco años, soluciones provisionales para alojar con rapidez a las familias más necesitadas. En el caso de la de Vallecas, más de 1.200. Pero esos cinco años iniciales se fueron alargando. En Vallecas se tardaron más de 20 años en cambiar los barracones por viviendas con hechuras de ser consideradas como tales. Y en todo ese tiempo a la precariedad económica, educativa y de salud, se añadió la de los barracones, que a pesar de los cuidados de sus inquilinos, eran cada vez más endebles e insalubres.

Seguir leyendo »

Barcelona, la ciudad del agua

La fuente de canaletas, convertida en un punto de homenaje a las víctimas del atentado en La Rambla de Barcelona.

Soy de Barcelona, una de las ciudades más guapas del mundo. Nací en mi calle. Mi madre quiso parirme en casa: un pequeño piso del barrio obrero del Congrés, en el distrito de Sant Andreu. Aquí me casé, nacieron mis hijos y están enterrados mis padres. Y quiero librarme del dolor, de la áspera pena que me aflige, hablándoles de un aspecto poco reseñado de mi amada ciudad: su íntima relación con el agua.

Me hice naturalista mirando por la ventana, espiando a la colonia de gorriones del barrio, siguiendo el ritmo de las estaciones en los plátanos y viendo florecer las acacias de la plaza. Pero uno de los recuerdos que conservo con mayor nitidez es el de las tardes de tormenta: cuando los truenos retumbaban en el patio de vecinos, el barrio se quedaba a oscuras y mi calle, que da a una riera, la Riera d’Horta, se convertía en un arroyo de montaña.

Y es que Barcelona es, por encima de todo, agua. Bañada por el mar, la ciudad se eleva bajo una inmensa placenta que son sus acuíferos y está flanqueada por dos de las arterias fluviales más importantes de Catalunya: el Llobregat y el Besós.

Seguir leyendo »

Desacuerdo radical

36 Comentarios

Amenazas en las puertas y la fachada de un centro de culto en Montblanc

Tras la muerte y el dolor, la unidad se nos presenta como un salvavidas evidente que nos redime del absurdo del terror y nos humaniza. Si somos realistas podemos afirmar que ni las fotografías conjuntas ni los mensajes comunes consiguen ocultar la diferencias en el análisis de las causas últimas de la radicalización de los yihadistas que manejamos en las democracias occidentales y, por tanto, de las divergencias a la hora de señalar de forma unívoca los pasos a dar para paliar y minorar el efecto de esta oleada de terrorismo cruel y destructivo.

Las redes sociales, pero no sólo, también en menor medida las calles y las declaraciones de unos y otros, han vuelto a dejar palmariamente claro que al menos hay dos posiciones de opinión pública frente a un problema que nos atañe por igual y que golpea con la misma fuerza a todos. No todas estas posturas, desde luego, son equiparables en términos éticos. Ya hablaba el otro día de que entre el bien y el mal no podemos ser equidistantes y, por tanto, no puedo serlo entre los que buscan bienintencionadamente soluciones, aunque sean distintas, a esta devastadora realidad, y los que quieren aprovecharla para hacer fuertes sus propuestas xenófobas, racistas y fascistas. Entre ambos sólo cabe plantar cara a los últimos, como hicieron los barceloneses en la Rambla.

Ahora bien, entre los que buscamos de buena fe comprender este terror que golpea a los pilares de nuestras sociedades, tampoco hay unanimidad.

Seguir leyendo »

No estamos solos frente al terrorismo yihadista

Mensajes de paz y afecto en una calle de Barcelona

Esta vez ha sido Barcelona y Cambrils. La excepcionalidad española de los últimos años ha acabado. Madrid no fue un doloroso espejismo. Nos sumamos a la larga lista de países que se ha visto sacudido por el terrorismo yihadista auspiciado por Daesh en toda su crudeza. Todavía es demasiado pronto para conocer todos los detalles de los atentados, así como para dar con las respuestas a las habituales y necesarias preguntas que debemos hacernos. ¿Por qué ahora? ¿Cómo ha sucedido? ¿Podíamos haberlo evitado? ¿Y ahora qué?

En tiempos de zozobra resulta imprescindible y necesario coger aire e intentar levantar la mirada un poco más allá. Sólo desde esta mirada más amplia podremos ver dónde estamos. No estamos solos. Nunca lo estuvimos. De la misma forma que tampoco podremos resolverlo solos. No podríamos. Y es justamente esta mirada amplia hacia el resto de países europeos, hacia África u Oriente Medio, donde podremos empezar a dar respuesta a muchas de nuestras preguntas, a ofrecer aquello en lo que nosotros sí podemos aportar, y a encontrar soluciones.

Periódicamente, cada vez que se produce un atentado de corte yihadista en Europa se entrecruzan mensajes de diferente signo. Muchos de ellos ofrecen una visión parcial y distorsionada de los hechos, mucho más complejos de lo que creemos, y quisiéramos. El fenómeno terrorista es complejo. Siempre lo ha sido. No hay ninguna causa única que lo explique por sí misma. 

Seguir leyendo »

Tres razones por las que recordar a José Luis Sampedro

El escritor y humanista barcelonés José Luis Sampedro, fallecido en 2013.

Se cumple este año el centenario del nacimiento de José Luis Sampedro: un buen pretexto, sin duda, para recordarle. No son pocos, desde luego, los motivos para hacerlo. Y no son los menores su extraordinaria personalidad y la calidad de su obra literaria. Nos importa sobre todo reivindicar su obra económica, probablemente mucho menos presente que la literaria y, sin embargo –opinión personal y discutible–, quizás más relevante. Aunque también son muchas las razones en este ámbito, en mor de la brevedad obligada me atrevo a destacar las tres que me parecen esenciales.

Hacia mediados de la década de 1950, Sampedro era ya un economista de prestigio: catedrático desde 1955 y profesor de enorme predicamento entre sus estudiantes, había publicado trabajos notables de carácter aplicado, pero en los que latía una creciente desconfianza frente a la economía neoclásica, que fue convenciéndole paulatinamente de la necesidad de un enfoque diferente para entender la realidad económica. Enfoque que fue modelando al calor de sus clases y que partía de una aproximación eminentemente inductiva, basada en la observación de la realidad y cimentada en un sólido conocimiento empírico, pero también pertrechada de un arsenal científico interdisciplinar, porque la realidad no es sólo económica ni su dimensión económica es total y perfectamente diferenciable de sus restantes dimensiones; razones por las que resulta incomprensible si se la observa con un instrumental exclusivamente económico.

Ésta es, sin duda, la gran aportación metodológica de José Luis Sampedro, que se materializa de forma integral en 1959 en su libro Realidad económica y análisis estructural, una obra que supuso una deslumbrante ruptura en el panorama económico español de la época y que fue completando a lo largo de los años siguientes hasta publicar en 1969, en colaboración con Rafael Martínez Cortiña, Estructura Económica. Teoría básica y estructura mundial, un apasionante manual a través del que muchos estudiantes de Económicas de este país pudimos intuir que otra forma de entender la Economía no sólo era posible, sino también más consistente, realista y eficaz para construir una sociedad mejor.

Seguir leyendo »

Shakespeare en Barcelona

Un grupo de gente se aleja del lugar del atentado ocurrido por la tarde en las Ramblas de Barcelona.

El terrorismo no es guerra aunque los dueños de las hambres y del terror se empeñen en lo contrario. El terrorismo es teatro de guerra y lo ocurrido en Barcelona forma parte de una función con ensayo previo, un acto cuyas raíces las podemos encontrar en Shakespeare y en su obra Coriolano, un drama histórico que tiene una lectura de lucha de clases mucho más acertada que El 18 de Brumario de Marx.

En el primer acto, un grupo de ciudadanos se amotina. Están dispuestos a morir por su libertad antes que de hambre. Su principal enemigo es Cayo Marcio, dueño de los precios y del trabajo. Por ello los ciudadanos se reúnen, dispuestos a darle muerte. Pero cuando van a ponerse a ello, aparece Menenio Agripa, un ilustre que según cuentan siempre ha querido al pueblo. El tal Menenio Agripa intenta quitar las intenciones a los ciudadanos, cambiando el rumbo de sus quejas con palabras llenas de buen parecer hacia el Estado romano. En esto que aparece Cayo Marcio, envuelto en soberbia y pregunta qué sucede y el ilustre Menenio Agripa le pone al tanto de las demandas de los ciudadanos.

Le cuenta que lo que los ciudadanos quieren es trigo al precio que ellos gritan pues la ciudad está bien provista de grano. Pero Cayo Marcio no entra en razones aunque vea peligrar su cabeza. Su soberbia le impide transigir con un pueblo dispuesto a acabar con su vida. Entonces, como sucede en las mejores tragedias, un mensajero le viene a salvar con la noticia de que un enemigo exterior se aproxima. Son los volscos, que se acercan en pie de guerra. Un mal mayor.

Seguir leyendo »