Opinión y blogs

eldiario.es

Motivaciones secretas del conductor urbano

Desde hace tiempo duermo fuera de la ciudad un día por semana. El misterio es más bien poco: paso la noche en casa de mis suegros. Ese día salgo a la calle cuando todo es azul y cuando aún tengo cicatrices de sábana en la mejilla. Me pongo el casco, monto la parte trasera de la moto –con un pie en el estribo, siempre imagino el lomo de un mulo– y sigo dormitando agarrada al cinturón del caballero.  

El primer escalofrío siempre despeja más que cualquier café. Precisamente gracias a la rasca matutina he podido observar un fenómeno que sí es un misterio para mí: la gente que va en coche a trabajar a la ciudad. He desarrollado una serie de constataciones imprecisas fruto de cuatro años de observación sobre ruedas. Son las que siguen.

Efectivamente, la recuperación económica conlleva un aumento del tráfico rodado. En su momento, asumirlo me dio bastante pena porque había llegado a imaginar que el empobrecimiento de la mayor parte de la población podía tener una consecuencia positiva, como que algunas partes de las grandes ciudades se volvieran salvajes. Un Jumanji, pero para bien: en las fachadas crecería musgo, y entre las tuberías rotas y las alcantarillas brollarían riachuelos. Luego saldrían hongos y flores. En mi imaginación, la contaminación podía neutralizarse gracias al clima pantanoso de algunos rincones abandonados de la ciudad, y en un futuro, los ciudadanos avanzados protegerían estos espacios como ecosistemas.

Seguir leyendo »

Cospedal, Trump y el mundo normal de Buenafuente

María Dolores Cospedal y James Mattis, secretario de Defensa de Donald Trump. Foto: EFE

Dice el humorista y presentador Andreu Buenafuente: “Si el mundo fuera normal, la mayoría sería de izquierdas, sin acritud. Buscarían la justicia social, oportunidades para todos, salud, educación”. Pues sí, eso es ser de izquierdas, ni más ni menos. “Pero el mundo”, añade, “nunca fue normal”. Tan poco normal es este mundo que, por el contrario, ataca a quienes tienen esas justas aspiraciones. De hecho, una mayoría de derechas ha inventado para esas personas un término de intención ofensiva: buenista. Como deja claro la escritora Elvira Lindo en un reciente artículo, lo que esa derecha gusta de ridiculizar es a quienes quieren un mundo que combata la xenofobia, la guerra, la destrucción del medio ambiente, la codicia, el exterminio de especies y de sus individuos, la desigualdad económica, la exclusión social…

“Ay, estos buenistas que no comprenden que la única vía es el ataque militar”, dice Lindo, y pareciera que transcribe a esa Cospedal que ha ido a hacer un mal negocio a Washington. Malo porque es el negocio de la guerra: la ministra de los ejércitos se ha comprometido a doblar en siete años el gasto español en Defensa, hasta alcanzar el 2% del PIB, el mayor presupuesto militar desde que el jefe era el Caudillo. Y malo también porque es el negocio de Trump: James Mattis, su secretario de Defensa, amenazó con "rebajar el apoyo" de Estados Unidos si "no se respalda el sistema de defensa común", y ella le dijo sí, bwana. Sin más; sin arte ni para la guerra. Nombrándole embajador, el PP había enviado de avanzadilla a Morenés, ex ministro de Defensa, que seguro que también llama buenistas a quienes repudian el que siempre ha sido su negocio: el de las armas, incluidas las bombas de racimo que arrasan poblaciones y matan a civiles, incluidas las minas antipersona que arrancan brazos y piernas a los niños más pobres. Estos buenistas…

En las filas de la patológica obsesión de Trump por aumentar las dotaciones y el presupuesto militar ya se han cuadrado sin rechistar –siniestros, esperpénticos- Cospedal y Morenés (a quien Unidos Podemos  ha solicitado que comparezca en el Congreso para dar cuenta de sus trabajitos). Para algo que debiera honrarnos, que es el hecho de ser el tercer Estado europeo, tras Luxemburgo y Bélgica, que menos recursos destina a la paranoia defensiva, nos sumamos a la carrera armamentística del matón Trump: este Gobierno es un chiste de un humor tan negro que ya lo quisieran  Cassandra o Zapata para sí. A Trump no le tiembla el pulso del botón rojo para  recortar en programas que alimentan en escuelas a 40 millones de niños de países pobres (consiguiendo, por ejemplo, escolarizar al 100% de los niños de algunas zonas de Etiopía) y desviar esos fondos a Defensa. A Trump no le tiembla el pulso del botón rojo para  recortar las partidas presupuestarias destinadas al arte, la cultura y los medios públicos como radio y televisión, y desviar esos fondos a Defensa. Ese es el perfil del monstruo.

Seguir leyendo »

El bueno, el feo y la mala

21 Comentarios

Pedro Sánchez, Susana Díaz y Patxi López

Los autos locos del PSOE ya corren disparados. Empieza el cuerpo a cuerpo tras una semana de precalentamiento malgastada en debatir agriamente sobre la legalidad del crowdfunding de Pedro Sánchez, un tema que sin duda apasiona la Gestora pero seguramente no haga otra cosa que cabrear aún más a una militancia ya muy exasperada. Cada día queda más claro que, desde hace tiempo, uno de los grandes problemas del PSOE reside en que cobija a demasiada gente que no ha hecho otra cosa en su vida que vivir en el partido y piensan que esto de las primarias es como un congreso de las juventudes socialistas y la vida se gana con el reglamento en la mano.

Estamos en los primeros metros de la carrera y aún parece pronto para ver con nitidez cómo van las posiciones. Aunque cunde la percepción de que toda la delantera orgánica que había tomado Susana Díaz la ha ganado también Pedro Sánchez a la hora de construir un relato de campaña y fijar los marcos del debate, mientras que Patxi López se va quedando en una imprecisa tierra de nadie de donde no parece saber muy bien cómo salir.

A día de hoy, la gran ventaja de Susana Díaz reside en su evidente superioridad y contundencia organizativa y la mayor fortaleza de Sánchez consiste en su hábil manejo del relato que más puede movilizar a una militancia que acredita muchas ganas de castigar a las elites del partido, mientras que la principal debilidad de Patxi López se muestra en sus carencias de organización y discurso ante una militancia cansada que necesita algo más que buenas intenciones.

Seguir leyendo »

Del niño de Félix al chaval del móvil

El divulgador Félix Rodríguez de la Fuente / Fundación Félix

Una de las principales trabas a la conservación de la naturaleza es el desencuentro con los jóvenes. Salvo maravillosas y esperanzadoras excepciones, la inmensa mayoría de ellos no sale al campo ni muestra interés por lo que le sucede. Y eso es un riesgo para nuestro futuro como especie.

Porque si avanzamos en ese desencuentro, si seguimos distanciándonos de la naturaleza, generación tras generación, quizá llegue el día en que pensemos que podemos prescindir de ella, y ese día estaremos perdidos.

Por eso es necesario propiciar urgentemente el encuentro de la naturaleza y nuestros jóvenes. Arrancárselos de los brazos a la tecnología y llevárnoslos al campo, fuera de cobertura, para que sientan y admiren lo mucho que nos queda por conservar y se comprometan a ello. Porque la naturaleza sigue teniendo un gran poder de atracción para nuestros jóvenes.   

Seguir leyendo »

Lecciones holandesas para socialdemócratas desnortados

El líder del partido laborista holandés (PvdA)Lodewijk Asscher, en un acto de su partido, el 18 de marzo en Utrecht, Holanda.

Había ocurrido en Grecia e Irlanda, y llegó el turno de Holanda. El partido socialdemócrata holandés, el PvdA, ha obtenido unos resultados electorales desastrosos, pasando de 38 a 9 escaños (del 24,8 al 5,7% de los votos). Estas cifras lo llevan al séptimo lugar en el escenario parlamentario holandés.

A falta de análisis más pormenorizados de las causas de esta debacle, el PvdA parece haber pagado cara su colaboración con el partido de conservador-liberal de Rutte en el gobierno. Aparentemente el electorado ha castigado su complicidad con medidas de austeridad en ámbitos sensibles de política social (recortes en sanidad y asistencia a personas dependientes), la falta de respuestas frente a necesidades acuciantes de la población (como la crisis de accesibilidad a la vivienda) o las elevadas tasas de precariedad laboral (a pesar del bajo desempleo).

En las primeras desagregaciones de voto puede observarse cómo la base de apoyo se debilita extraordinariamente, convirtiendo al partido socialdemócrata en una opción ideológica que solo recibe apoyos significativos en segmentos de la población de edad avanzada. Se advierte también que los flujos de salida de voto se producen principalmente en beneficio de partidos situados a la izquierda. Según la  estimación de IPSOS,  los verdes de izquierda (GL) se han hecho con 6,5 escaños entre votantes que anteriormente había votado al PvdA, mientras 4 se van al SP (el llamado Partido Socialista en Holanda, un partido minoritario que ha agrupado tradicionalmente el voto más izquierdista).

Seguir leyendo »

La impune arbitrariedad

28 Comentarios

Produce miedo, y a la par una inmensa indignación, la impune arbitrariedad a la que son sometidos muchos ciudadanos en este llamado Estado de Derecho. Hablo de la acción de algunos actores del sistema policial y judicial que provoca indefensión, injusticia y daños sin que sus promotores sufran ninguna consecuencia cuando el sistema enmienda sus desmanes.

El sistema casi siempre funciona. Es precisamente por eso por lo que las injusticias son aún más manifiestas ya que al final se descubren sin que nadie repare el daño provocado. La Guardia Civil, la Policía, la Fiscalía y algunos jueces están constituyendo una peligrosa pinza que arrebata libertad y haciendas a ciudadanos que jamás ven restituido el dolor y las pérdidas causadas, una vez que azarosamente la Justicia pone en su sitio a los justicieros. Lo mismo sucede con algunas asociaciones que están confundiendo la defensa de su derecho al dolor y a la reparación del daño con una especie de inquisición a la que no son ajenos los tintes políticos. No se es más patriótico por alinearse con los que se proclaman defensores del orden, de su orden, sino cuando se defiende la Justicia y la Libertad y se intenta poner coto a los desmanes del poder que si tiene el monopolio represivo es más temible si cabe.

Los tribunales han dejado por escrito en sus resoluciones que la Guardia Civil está realizando en las redes sociales investigaciones prospectivas que están prohibidas. También les han remachado su incapacidad, o su falta de voluntad, para contextualizar lo que leen. Ha sucedido en la Audiencia Nacional con los casos de tuiteros. Cuando del terrorismo real se trataba también ese tribunal tuvo casos en los que los informes de la Benemérita descontextualizaban o malinterpretaban textos en euskera para convertirlos en acusadores. Últimamente se le ha dicho al Cuerpo en sentencia que es incapaz de valorar que un tuitero con 4.500 seguidores no produce ningún riesgo aunque los guardias declararan “no tener capacidad” para ponderar si eso son muchos o pocos seguidores. No podemos asegurar si es la falta de capacidad u otro peor el motivo que les lleva a tales actuaciones pero lo cierto es que nunca les sucede nada.

Seguir leyendo »

¿Cómo debería ser un ingreso básico universal?

Imagen de archivo: manifestación que pide una renta básica universal.

Mucho se ha hablado últimamente de los esquemas de ingreso básico universal (IBU). La idea de suministrar a todos los residentes legales de un país una suma de dinero estándar sin conexión con el trabajo no es nueva. El filósofo Tomás Moro ya la defendía en el siglo XVI, y luego muchos otros, incluidos Milton Friedman a la derecha y John Kenneth Galbraith a la izquierda, promovieron diversas variantes. Pero recientemente la idea se ha ganado muchos más adeptos, y algunos la consideran una solución a las disrupciones económicas actuales derivadas de la tecnología. ¿Funcionará?

El atractivo del IBU deriva de tres aspectos clave: provee un "piso" social básico a todos los ciudadanos; permite a la gente elegir cómo usar el apoyo recibido; y puede servir para reducir la burocracia de la que dependen muchos programas de ayuda social. Además, un IBU sería totalmente "portable", lo que ayudaría a los ciudadanos que cambian de empleo con frecuencia, que no cuentan con un seguro social dependiente de un empleador duradero o que son autoempleados.

Muchos en la izquierda ven el IBU como una forma sencilla de limitar la pobreza, y lo han incorporado a su programa. A muchos libertarios les gusta la idea, porque permite (de hecho, exige) a los receptores elegir libremente cómo gastar el dinero. Incluso personas muy ricas están de acuerdo, porque les daría la tranquilidad de saber que por fin sus impuestos sirvieron para erradicar la extrema pobreza en forma eficiente.

Seguir leyendo »

El lamentable estado de la política española

54 Comentarios

¿Alguien cree que de la realidad política que tenemos delante puedan salir soluciones a los gravísimos problemas que tienen España o los españoles? Pues que se vaya desengañando. Estamos en un estanque, como lo hemos estado en otras etapas de nuestra historia. Las más aciagas, por cierto. Hace tres o cuatro años pareció que algo, o mucho, empezaba a moverse. Esas dinámicas parecen hoy subsumidas por una relación de fuerzas que neutraliza su potencialidad de cambio. Políticos mediocres, sin ideas y sin ganas de hacer nada que no sea permanecer en el cargo dominan los resortes del poder. Sin contrapesos institucionales que los limiten. Y si no ocurre un milagro, o un desastre, así vamos a seguir.

Cuando Podemos y Ciudadanos entraron en escena, se creyó que algo muy serio iba a pasar. El panorama político quedó dividido en dos partes. De un lado, los dos partidos que desde hacía más de tres décadas se habían alternado en el poder y lo habían hecho suyo. Del otro, dos fuerzas que representaban el enorme malestar que la crisis y la corrupción habían generado en muy amplios sectores de la sociedad, seguramente en la mayoría de la ciudadanía. En la izquierda, en la derecha, en el centro y en la ingente masa de los que no eran de nada.

Las elecciones municipales y las generales de 2015 confirmaron que los dos partidos emergentes, cada uno en su dimensión, eran capaces de golpear duramente al bipartidismo, incluso de amenazar su existencia. PP y PSOE perdieron muchos millones de votos y no pocos escaños y alcaldías. La posibilidad de un vuelco a medio plazo dejó de ser una hipótesis para convertirse en una posibilidad real.

Seguir leyendo »

Hacer caja con los negritos del África tropical

78 Comentarios

Anuncio de Cola Cao Shake.

"Yo soy aquel negrito del África tropical que cultivando cantaba la canción del Cola Cao. Y como verán ustedes, les voy a relatar, las múltiples cualidades de este producto sin par".

Quien no haya canturreado las líneas anteriores al leerlas probablemente sea porque ha sido borrado de España en las últimas décadas para volver a aparecer en este instante. No es una exageración. La Canción del Cola Cao, de 1946, es un himno difícilmente replicable en la publicidad española porque pasan los años y las generaciones, pero se sigue conociendo su melodía. Un ejemplo de marketing empañado por un pequeño detalle que parece no tener importancia a ojos de la sociedad: el racismo sobre el que está construido.

No he rescatado la canción del Cola Cao porque me haya jodido el desayuno, y sí por cómo la marca del cacao en polvo ha influido en la vida de las personas negras en España (sí, los había también en 1946) hasta este 2017.

Seguir leyendo »

Que alguien me explique lo de Susana Díaz (y de paso lo de Pedro Sánchez)

99 Comentarios

Uno de los misterios para mí más insondables de la política española es el prestigio de Susana Díaz, y las expectativas que despierta entre muchos socialistas. Llevo tres años oyendo que Díaz es "la gran esperanza blanca del PSOE", un arrollador "animal político", "la líder llamada a salvar el partido y recuperar el gobierno" (son todo citas literales). Si hay algún susanólogo en la sala, que me lo explique, por favor, soy todo oídos.

Curiosa esperanza blanca esa que se pasa tres años amagando con dar el salto sin acabar de decidirse, hasta que casi se le pasa el arroz. No sé qué tipo de animal político es quien apoya a un candidato (el Pedro Sánchez de 2014) para que lidere el partido, esperando que una vez en la secretaría general se conforme con calentar un rato la silla, y luego se dedica a hacerle la cama desde el día después del congreso. Y extraña forma de salvar el partido esa de tumbar al secretario de malas maneras y poner una gestora, para además dar el gobierno al PP contra lo deseado por la militancia.

Lo de que Díaz es la mejor opción para recuperar el gobierno de España también necesito que me lo expliquen: que yo sepa, llegó a la presidencia andaluza sin pasar por las urnas, tras dimitir el anterior presidente; y contra su fama de ser una "máquina de ganar elecciones", sus resultados parece que dicen otra cosa. Tampoco su obra de gobierno me parece especialmente brillante en Andalucía, donde sigue sin resolver problemas y atrasos de hace décadas; ni le recuerdo ninguna medida, propuesta o idea de especial calado. Igual soy yo que no me fijo; si ustedes recuerdan alguna, no se la callen.

Seguir leyendo »