eldiario.es

El escandaloso silencio de las buenas personas

Vivimos tiempos de tinieblas y crueldad, como cada vez que la codicia encuentra vía para expandirse. Ni el hambre, ni la guerra y su destrucción detuvo a sus actores definitivamente, cuando ven oportunidad se rearman y actúan sin importar qué dejan a su paso. La tormenta lleva mucho tiempo gestándose y ya ha descargado muerte y barbarie por doquier. Avisar no ha servido de mucho porque millones de víctimas siguen prestas a colaborar con los verdugos. Una de las principales causas es la que planteó Martin Luther King y recogía José Luis Sampedro: "No nos parecerá lo más grave las fechorías de los malvados, sino el escandaloso silencio de las buenas personas". De las buenas, o no tan buenas. Porque lo cierto es que, a todos los niveles, vivimos un profundo deterioro de la condición humana. Se percibe desde los detalles intrascendentes a los de mayor calado.

Aylan no fue el final, fue el principio. De la impunidad. De la deshumanización. Aquel cuerpecito del niño sirio ahogado en la playa pudo ser el símbolo que marcaba un giro en el rumbo. Fue a peor. Ha habido miles de Aylan abatidos en todos los campos de la justicia. El drama de los refugiados lejos de solucionarse se ha apartado de la actualidad. De repente en un suelto de una página perdida vemos que han aparecido otros 41 ahogados en otra arena. Que el mar se traga vidas sin alterar ni un segundo el discurrir cotidiano. Especialmente de quienes tienen poder para solucionar o estancar los problemas.

 La UE en concreto entregó los refugiados errantes, previo pago, a la Turquía de Erdogan. Por eso mira para otro lado ante el flagrante triturado de los Derechos Humanos que allí se está perpetrando. Lo último ha sido el cierre de más de un centenar de medios informativos. Tras detener a periodistas, jueces y fiscales, profesores, funcionarios, militares, miembros de ONGs. Amnistía Internacional dice que se está torturando y violando en las cárceles. Y no hay plenos parlamentarios, editoriales, artículos, pronunciamientos, notas siquiera, evidenciando una vez más la inmensa hipocresía en la que se mueve esta sociedad.

Seguir leyendo »

Después del minuto de silencio

Magnus Carlsen, a los 13 años, leyendo un comic del Pato Donald antes de su partida con Kasparov. Fotograma del documental "Mozart of Chess" de la CBS

Durante el torneo de ajedrez celebrado en Bilbao en el que participó, junto a otros maestros internacionales, el actual campeón del mundo, Magnus Carlsen, se pidió un minuto de silencio en memoria de las víctimas del atentado yihadista de Munich, donde un hombre abrió fuego en una zona de ocio matando a nueve personas e hiriendo a muchas otras.

La IX Final de Maestros tenía lugar en el teatro Campos Elíseos, un magnífico edificio modernista de principios del siglo XX. Jugadores y público entraban a una sala perfectamente acondicionada, con una atmósfera de sosiego y meditación donde el silencio se mantenía durante horas. En ese escenario, todos nos habíamos puesto en pie. Quizás enseguida volviera a pensarse en qué apertura se utilizaría o en la serie de contraataques posibles, pero en aquellos primeros segundos todavía se escuchaba el eco de las palabras de la organización: “atentado terrorista”, “muertos”, “heridos”.

De pronto parecía imposible que esas matanzas fueran cometidas por seres humanos iguales a los que teníamos allí delante, y sin embargo no, no se trata de dos especies diferentes de homínidos. Los ajedrecistas no nacen ajedrecistas, se hacen, como se hace un ingeniero, un artista. En ese sentido, los niños y adolescentes que se hacinan en los centros de refugiados griegos es difícil que se dediquen a contemplar las distintas tonalidades del mar, y casi imposible que se pongan a pintar cuadros. Según una investigación de la revista Der Spiegel, en los campos de refugiados sirios en Líbano el precio del riñón ha caído de 3.000 dólares a 700 porque la oferta supera la demanda. Ellos son el producto, no el sujeto.

Seguir leyendo »

Manifiesto estival contra el periodismo acomodado

Cuando el calor aprieta y el terrorismo se ha convertido en una cita de desequilibrados con o sin ideología. En estos tiempos de incertidumbre y miedo. En estas semanas en las que Felipe VI, nuestro rey nunca elegido, contempla con impaciencia cómo los líderes más relevantes demuestran su incapacidad para pactar, me dispongo a criticar a mis colegas de oficio y a mí mismo por nuestra incapacidad para el riesgo, la autocrítica, la rebeldía y la sinceridad.

El periodismo en España no atraviesa su mejor momento. Vivimos sometidos como nunca a la dictadura del patrón, que a su vez está rendido, como siempre, al control del poder. Con la diferencia de que lo que antes era puro disimulo, ahora, en muchos casos, es indecente transparencia.

Algunos colegas se dieron cuenta de la realidad cuando fueron víctimas de los primeros Eres. Bienvenidos a la pandilla de los críticos más o menos apestados. Algunos siguen mamando de la teta pródiga y peleando por esa tertulia o aquella colaboración, dispuestos a adular o a ejercer de equilibristas del ditirambo y la crítica (dulce, por supuesto). Y otros, lo podemos ver algunas noches en la tele, se han pasado sin vergüenza al mundo del espectáculo. Con sus trucos, sus requiebros, sus dichos y gracietas. 

Seguir leyendo »

Papá, cuéntame otra vez lo de las vacaciones pagadas

 

Que las vacaciones de la clase política se vean este año fastidiadas por la ingobernabilidad no deja de tener un punto de justicia: si la vida política se ha vuelto tan inestable como nuestras vidas precarias, qué menos que los dirigentes políticos se queden sin descanso veraniego como les pasa a cada vez más trabajadores.

Escribo esto un día antes de empezar mis vacaciones. Bueno, "vacaciones" las llamo yo para animarme, porque en realidad son “autovacaciones”, vacaciones de autónomo: me las pago yo, dejo de generar ingresos, no llego a desconectar del todo, y la mitad del tiempo se me va en resolver cosas pendientes y anticipar el próximo curso. Eso cuando no son "trabaciones", seguir currando pero a otro ritmo y con las niñas sin colegio, un rato a la playa y otro al ordenador. Muchos autónomos “disfrutan” de unas vacaciones similares, y muchos otros apenas pueden cogerse una o dos semanas, o ni eso, que no están los tiempos para bajar la persiana. Que sí, que eres tu propio jefe y trabajas en pijama; pero para los muchos autónomos forzosos, poco consuelo tanta “libertad”.

Seguir leyendo »

¿Cuál es el papel del rey Felipe VI?

El pasado viernes, Albert Rivera nos despertó, una vez más haciendo gala de su sentido de estado, compromiso y responsabilidad interpretado de una forma excesivamente mediática y muchas veces excediendo sus limites, comunicando a los ciudadanos que pedirá al rey interceder en las negociaciones para la investidura. El líder de Ciudadanos, en una entrevista en El País, afirmó que le dirá a Felipe VI que les "ayude a convencer al PSOE y al PP de que dejen de darse la espalda permanentemente".

La presidenta del Congreso, Ana Pastor, recogió las criticas unánimes de todos los partidos y recordó que el papel del rey ante la ronda de consultas que esta semana ha iniciado con los partidos políticos es el que marca la Constitución.

Pastor respondió así a los periodistas en el Congreso al ser preguntada sobre si cree que el rey debe interceder en las negociaciones para la investidura como ha sugerido el líder de Ciudadanos. "¿Cuál es el papel del rey?", era la pregunta a la que Pastor ha respondido: "El que dice la Constitución". 

Seguir leyendo »

Que Rajoy no gobierne será culpa de Sánchez

Una parte del electorado español vota “como las personas normales” pero hay otra parte que se comporta como una pandilla de anormales y vota para que Rajoy y su partido no gobierne, así ocurrió en noviembre pasado.

Como tampoco la oposición fue capaz de armar gobierno hubo que volver a votar en mayo y, aunque el PP mejoró resultado, nuevamente el voto de esa pandilla decidió que Rajoy no gobernase y en eso estamos por culpa de la insensatez de personas que no acaban de aceptar la necesidad de que Rajoy gobierne y algo habrá que hacer porque este país “no es Uganda” pero ya se va a parecer a Bélgica que lleva más tiempo sin gobierno.

Por eso, en un programa de televisión la presentadora pregunta: “¿Qué hay que hacer para que Rajoy pueda formar gobierno?” y, a continuación, ella y sus colaboradores discuten las diversas posibilidades, que unos voten, otros se abstengan, etc. Así llega la actualidad política a través de los medios de comunicación mayoritarios: Es necesario, imprescindible y urgente formar gobierno. O sea, nos recuerdan que debe acabar el bloqueo para que Rajoy vuelva a gobernar.

Seguir leyendo »

No nos merecemos esto

No deberíamos permitir que nos sigan distrayendo con esta farsa ni un minuto más. Deberíamos protestar, no ya como ciudadanos, sino como clientes y espectadores estafados. Hemos pagado una entrada y tenemos derecho a que nos ofrezcan un show profesional y de categoría, no esta chapuza, mezcla de una función de fin de curso y una exhibición de taller de teatro para aficionados, que estamos teniendo que soportar desde el 26J.

Merecemos que no nos traten como idiotas y que nos tomen mínimamente en serio. No pueden avisarnos que España no puede seguir un minuto más sin gobierno y luego irse todos de puente antes de iniciar las consultas. Simplemente no cuela. Igual que tampoco nos tragamos que todos tengan tanta prisa pero ninguno haya tenido tiempo para sentarse a negociar nada mínimamente sensato durante casi un mes.

Seguir leyendo »

Un corte de mangas

No es este un artículo al uso en 'Zona Crítica'. Si usted amigo lector busca un análisis riguroso de política, le aconsejo acuda, además de a los otros compañeros de este diario.es que perseveran en agosto o acaso a la prensa sesuda y exclusivamente deportiva que sigue nuestro eterno y casi inevitable presidente del Gobierno, y puede dejar ya de leerme.

En mi último artículo la pasada semana, hablando de lo que suponía el golpe de Estado en Turquía, me sinceré sobre mi modo de escribir cuando expresaba que intentando ser objetivo como analista, decía que no podía ni quería prescindir de lo veo, siento, percibo, sueño, vivo y he vivido.

Y en este caso, es lo que voy a hacer muy a las claras: dejarme llevar de lo más primario de las reacciones que en este momento considero más saludable para mí y haga lo que me pide el cuerpo y el alma. Y también permítanme que se lo aconseje a mis lectores.

Seguir leyendo »

Turquía: ese gran "país seguro"

Tras el golpe de Estado fallido, en Turquía se ha procedido a la purga y expulsión masiva de unos 60.000 funcionarios, en buena parte, policías, profesores, jueces y fiscales, cuyos nombres figuraban ya, probablemente, en algunas listas negras; se ha detenido a 11.000 militares, bajo sospecha de tortura y maltrato policial; se ha retirado la licencia a cientos de periodistas, y se ha abierto la posibilidad de restaurar la pena de muerte en el país.

La reacción autoritaria de Erdogan se ha completado en estos días con la derogación del Convenio Europeo de Derechos Humanos, de conformidad con su artículo 15, con la que pretende decretar leyes  sin control parlamentario,  limitar abiertamente la libertad de expresión, circulación y reunión, imponer toques de queda, realizar registros sin autorización judicial, y censurar medios de comunicación . Todo ello sin las trabas legales, políticas y diplomáticas, que la vigencia del convenio podría suponer, y en nombre, como no, de su incansable lucha contra la organización terrorista de Fethullah Gülen. “Soy el jefe del poder ejecutivo, el legislativo y el judicial” declaró Erdogan a finales de mayo . “Todavía no se han acostumbrado, pero lo harán” . Y lo haremos.

Lo haremos p orque las guerras que se han desencadenado en Irak y Siria, con el apoyo de Europa, y la llamada “crisis de los refugiados”, no han hecho más que incrementar la relevancia geoestratégica de Turquía, de modo que la UE no está dispuesta a romper sus relaciones con Erdogan, ni a retirarle a Turquía su consideración de “país seguro”. Y eso que una de las cosas que más claras han quedado en estos días es que estamos frente a un Estado inestable en plena deriva autoritaria, que no puede ser, ni ha sido nunca, un país seguro para los refugiados .

Seguir leyendo »

Haz tu propio atentado

"Haz tu propio atentado. Oportunidad única. Desde casa. En tu tiempo libre. Presupuestos para todos los bolsillos. A distancia, on line, con manuales, vídeos tutoriales y foros de discusión. No se requiere afiliación, ni siquiera cumplimiento estricto de normas morales o religiosas, basta con una simple expresión de simpatía, un vídeo grabado con el móvil. Autonomía total para la elección de objetivos, armamento, lugar y fecha. Reivindicación inmediata desde la dirección de cualquier atentado, por pequeño que sea. Atención mediática garantizada".

No sabemos cuántos asesinos en potencia han visto un anuncio similar, pero vistos los últimos ataques en Europa, parece que estamos entrando en una nueva fase de un terrorismo que no deja de reinventarse: del viejo terrorismo de organización paramilitar y selectivo en sus objetivos, pasamos al indiscriminado y diseminado en células; luego vinieron las franquicias, después los lobos solitarios, y en un último escalón hacia el infierno aparecen ahora los espontáneos, los que van por libre y se adscriben al yihadismo como podrían hacerlo al budismo si fuese violento y ofreciese un argumentario de odio.

Cuando nos hayamos acostumbrado a los espontáneos (y nos acostumbraremos, vista la facilidad con que hacemos rutina de los atentados), nos sorprenderán (es decir, nos aterrorizarán) con otra novedad, pues el terrorismo del siglo XXI es espantosamente imaginativo. Empezó rompiendo toda verosimilitud con un 11-S que todavía nos cuesta creer, y a partir de ahí el brainstorming criminal no ha parado: aviones contra edificios, trenes bomba, turistas ametrallados en la playa, jóvenes fusilados en un concierto, bombas en una manifestación por la paz, o ese camión de pesadilla que cruzó Niza. ¿Qué será lo próximo? Preferimos no imaginarlo, para no dar ideas.

Seguir leyendo »

sobre este blog

RSS

Zona Crítica es el canal de opinión política de eldiario.es. Un espacio colectivo de reflexión, análisis y testimonio directo.

- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -

Recibe nuestros boletines

Se produjo un error, inténtalo más tarde

Muchas gracias

- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -