eldiario.es

El inútil esfuerzo de tratar de machacar a Podemos-IU

¿Pero de verdad cree algún estratega del PP, del PSOE o de Ciudadanos que se pueden reducir las posibilidades electorales de Podemos-IU haciendo numeritos con Venezuela o deformando hasta el absurdo lo que está pasando en el barrio de Gracia? Que Mariano Rajoy, Pedro Sánchez y Albert Rivera acepten encabezar esas y otras iniciativas parecidas pone seriamente en cuestión su solvencia política. Porque no hace falta ser muy listo para deducir que tanto aspaviento insensato sólo puede obedecer a que temen que la potencialidad de Podemos-IU sea bastante más consistente de lo que dicen los sondeos oficiales. Ni tampoco para comprobar que no saben cómo revertir esa eventual tendencia. Y unos políticos inteligentes no deberían permitir que eso se notara tanto.

Están nerviosos, cada uno por sus motivos particulares y unos más que otros. El PP corre el riesgo de sufrir un nuevo correctivo electoral, a perder alguno de los escaños que obtuvo hace seis meses. Ciudadanos a quedarse definitivamente desdibujado y convertido efectivamente en la “marca blanca” de la derecha que dicen sus críticos. Y el PSOE a verse superado en votos y escaños por Podemos-IU.

Analistas españoles, justamente los que más vienen acertando en los dos últimos años, creen que todo eso, o parte de ello, puede perfectamente ocurrir, aunque no sea necesariamente seguro. Algún articulista de la prensa extranjera, de los pocos que últimamente se ocupan de España, ha percibido algo de eso en lo que le dicen sus fuentes. Y de cómo se respira al respecto en el mundo empresarial y financiero habla la extraordinaria expectación con que ha sido recibido Pablo Iglesias en las Jornadas del Círculo de Economía en Sitges.

Seguir leyendo »

En 'Civil War' no aparece Donald Trump

Gran parte del cine de acción de hollywoodense se limita a desarrollar con más o menos explosiones y cromas dos guiones. Por un lado, le hacen pupa a un ser querido de quien protagoniza la peli. Antes era la chica, pero están las chicas ahora como para salvarlas. Cuando todo el mundo sabe que las parejas tienen fecha de caducidad, no tiene sentido jugarse el pellejo por ella. Así que la chica ha pasado a ser la hija (los hijos, esos grandes ausentes), y todo se reduce a “por mi hija, mato”.  Por otro lado, la tensión entre libertad y seguridad. Normalmente el hombre blanco maduro (con quien único te puedes meter sin que te acusen de políticamente incorrecto) dirige alguna gran corporación que con pretexto de velar por nuestra seguridad, pone en riesgo nuestra libertad. Una coalición “arcoíris” se opondrá al dominio del macho alfa imperial-corporativo. Esta es la variante progresista del cine de acción. La última entrega de la saga de Marvel, Capitán América: Civil War, opta por hacer variaciones sobre este tipo de guion.

A quienes no conocen al Capitán América, les puede resultar chocante que el bando insurgente, que defiende la libertad frente a la seguridad, sea encabezado por alguien que lleva un pijama futurista basado en la bandera estadounidense. No saben que el Capitán América renunció a su nombre y uniforme en la época de Nixon, pasando a ser Nómada, pues consideraba que su país había traicionado los valores que él defendía. Es una muestra clara de que su nacionalismo es constitucional, no identitario o de sangre. Cuidado, constitucional en el sentido de Habermas, no de Aznar y compañía. Un patriota constitucional no es que el defiende la derecha rancia escondiéndose en nuestra Constitución. Un patriota constitucional es quien defiende el orgullo de ser miembro de un país respetuoso con los derechos fundamentales y solidario con los que más sufren, no el que se desentiende de los refugiados, mete en la cárcel a titiriteros y se regocija cuando recorta derechos a los parados.

Capitán América es un héroe republicano, pero no del Partido Republicano, sino republicano en el sentido de la antigua Roma. Es republicano porque su compromiso heroico no es una coartada de la sed de venganza, como casi todos los héroes de Hollywood, sino que nace del compromiso con lo público, con un modelo de sociedad, de defensa de su país frente a la amenaza fascista. Ya no se ven héroes así en el “main stream”, héroes que se sacrifiquen por defender lo público; lo normal es que un disgusto personal sea el detonante que les lleva a repartir mamporros, tiros y correr delante de lenguas de fuego.

Seguir leyendo »

¿Hay todavía esperanzas de cambio?

Por más que intente vender otra idea, el balance de la política económica del presidente Rajoy es, sin duda, el más negativo de todo el periodo democrático. Probablemente la calificación fuere parecida también en otros aspectos y perspectivas, como el desprecio a los poderes constitucionales, la reducción de los derechos democráticos o el grave daño (por inacción y provocación) a la cohesión política. Pero nos centraremos ahora tan solo en lo económico.

Dos fueron las prioridades que marcó Rajoy para su gobierno. En primer lugar, generar empleo. Tras sus cuatro años de gobierno, el número de horas trabajadas es un 7% menos que en 2011, la masa salarial ha descendido un 3% del PIB y tener empleo ya no garantiza salir de la pobreza. El empleo que se crea, y del que tanto se ufana, es inestable, mal pagado y, a menudo, fraudulento (falsos contratos parciales que encubren incumplimiento del salario mínimo). Un suspenso evidente en su presunta prioridad irrenunciable.

En segundo lugar, la disciplina presupuestaria y la reducción del déficit. Pues bien, ni un solo año ha conseguido cumplir con el objetivo señalado por el plan de estabilidad remitido a la Unión Europea y ha llevado a que la Deuda Pública haya superado el 100% del PIB, la cota más alta de los últimos cien años. Con el cinismo habitual, el gobierno echa la culpa a las Comunidades Autónomas (por otra parte, mayoritariamente gestionadas por su partido hasta pocos meses antes del cierre del ejercicio 2015). Parece olvidar que deja la Seguridad Social prácticamente sin fondo de reserva y que bajó los impuestos en año electoral, según la memoria oficial, prácticamente en la misma cuantía que la desviación observada en el déficit.

Seguir leyendo »

No me des la vara con el medio ambiente

España es el octavo país europeo en contaminación atmosférica industrial

A la gente no le gusta que le aleccionen. Por eso quienes intentamos promover la participación ciudadana en el cuidado del medio ambiente desde los medios de comunicación, aunque no tengamos voluntad alguna de aleccionar a nadie, podemos parecerle a muchos unos marisabidillas y unos plastas. Pero les aseguro que esa no es mi vocación.

Los que llamamos a colaborar en temas como el reciclaje, el ahorro de agua, la eficiencia energética y el uso de la bici o el transporte público nos enfrentamos a un reto importante: tenemos a nuestra parroquia muy convencida pero ¿y el resto?

Me refiero a los lectores respetuosos pero indiferentes a nuestras reflexiones. Los oyentes ocasionales a los que no logramos seducir con nuestros argumentos o los espectadores de mando inquieto que cambian de canal a la que nos ven en la tele porque nos consideran unos cansinos. ¿Por qué no conseguimos llegar a toda esa gente? Es una pregunta que me hago cada vez más a menudo.

Seguir leyendo »

Mira la bolita

www.viralata.es

La ideología dominante se genera en un mismo sitio y luego se almacena en pantanos de todo el mundo. Cuando es necesario o les apetece, los dueños del sistema zarandean a los políticos, que se desperezan y abren a chorro el grifo para inundar de agua ideológica nuestras bañeras y televisores. A veces, las 20 familias titulares del planeta dejan su juguete a los políticos para que manejen por un rato las llaves del mainstream.

Es por eso que ahora crees que Venezuela es importante. El sistema nos ha decidido, ha hecho un plan y nos ha estampado el país en la cara, como una almohada asfixiante. Como no cabe todo y el tiempo es limitado, nos han hecho borrar la intriga sobre qué pasó con Putin en Ucrania, el golpe en Egipto o el genocidio en República Centroafricana. Ahora lo que toca es Maduro a cucharadas.

Venezuela, de la que no podrías dar una cifra aproximada de paro, un número de habitantes ni el nombre de su principal partido, es el bypass para mover el corazón apagado de la política española. El establishment enchufa los electrodos y mueve el músculo para activar la casquería y la semiótica: Venezuela es un desastre, Podemos es Venezuela, ergo ya se sabe. 

Seguir leyendo »

El plan oculto del chavismo para dominar España

 Tanto jijí y tanto jajá con el uso electoralista de Venezuela, pero acabo de caerme del guindo: es todo cierto. Es incluso peor: el chavismo tiene un plan para dominar España. Y va camino de lograr sus objetivos. Yo estoy cagado, he empezado a hacer las maletas. Y la mayoría de ustedes harán lo mismo cuando lean lo que voy a contarles. Atentos.

Lo entendí todo este jueves, cuando el gobierno anunció que convocaba el Consejo de Seguridad Nacional e incluía Venezuela entre los temas del día. Al principio me lo tomé a broma, como la mayoría. Pero al rato coincidí en el ascensor con un vecino nada sospechoso de simpatías bolivarianas, y me dijo: "cómo se pasan, primero el numerito de Rivera, y ahora el gobierno…". Entonces lo entendí todo. Horror. Estamos perdidos. El chavismo está cada vez más cerca de izar su bandera en Colón, con Maduro desfilando por la Castellana (rebautizada como Avenida de Bolívar). Y no sé si aún estamos a tiempo de impedirlo.

Hasta ahora conocíamos solo una parte de su plan, la más evidente: Hugo Chávez eligió a un grupito de jóvenes profesores universitarios, los instruyó y les dio una millonada para que montasen de la nada un partido con el que tomar el poder. Pero si solo fuera eso, sería demasiado fácil. Les pillaríamos en seguida, como así ha sido. Eso es lo que querían: que les pillásemos, que creyésemos que habíamos descubierto su plan. Típico de los malos, poner un señuelo para que cantemos victoria y bajemos la guardia.

Seguir leyendo »

El Mundo

Ver cómo cae un periódico que fue grande no es agradable. Si, además, en algún momento formó parte de tu vida, como es mi caso, es mucho más duro. Pero apartando nostalgias que no conducen a nada, la realidad es que El Mundo ha llegado a la situación límite en la que se encuentra empujado con ahínco por sus propios fundadores y su actual Presidente.

Se conocen pocos casos en la historia del periodismo español reciente (sólo el de El País) de un éxito tan fulgurante como el de El Mundo. Pedro J. Ramírez lo lanzó con la furia y el talento de un periodista enrabietado después de su oscura salida del Diario 16 por presiones del gobierno de Felipe González. Y triunfó.

Pero se conocen menos casos aún de periodistas y fundadores de periódicos que se hayan enriquecido tanto en el ejercicio de su profesión. A lo largo de la historia de El Mundo, las sucesivas operaciones cruzadas de inversión y desinversión fueron engordando el bolsillo de unos pocos mientras menguaban el capital de la empresa, llegando a la situación agónica que se vive hoy.

Seguir leyendo »

TTIP, unas siglas malditas

El TTIP, siglas en inglés de tratado de Asociación Transatlántica de Comercio e Inversiones, se ha convertido en un arma arrojadiza en las campañas políticas de buena parte de Europa -España incluida- e incluso de EE UU. Esta hostilidad al TTIP es fruto de parte del contenido que se intenta darle desde EE UU, de un cierto antiamericanismo, y del clima general de escepticismo sobre Europa y de rechazo al tipo de capitalismo al que hemos llegado y al que se anuncia, sin que se ofrezcan verdaderas alternativas que ya no pueden ser nacionales. Es, antes que nada, reflejo del desclasamiento de grandes sectores sociales, es decir, del empobrecimiento de las clases medias. Y eso cuando según algunas encuestas, como la de Dalia Research citada por POLÍTICO, un 61% de los europeos apoyan el TTIP (65% en España) a pesar de que sean más los que piensen que Estados Unidos tiene más que ganar que Europa en esta negociación.

El TTIP, sin embargo, no es un favor que la UE le haga a EE UU, ni se debe lograr a cualquier precio. Esto es lo que ha cambiado con el creciente debate sobre estas negociaciones. En España ha obligado a muchos partidos a reposicionarse al respecto. Ahora bien, cuando dos países, o en este caso, uno muy poderoso (EE UU) y una unión de Estados (la UE) negocian, cada uno intenta maximizar sus intereses. Por eso sorprende las reacciones a la filtración a principios de mayo por Greenpeace de la posición estadounidense en las negociaciones sobre el TTIP. Pues han puesto de relieve algo habitual: cada cual, en este caso Washington, trata de obtener el mejor resultado para sí. Ello no significa que Europa lo vaya a aceptar. No. El Parlamento Europeo fijó en julio de al año pasado unas líneas rojas claras y razonables a no traspasar. Y varios países miembros también. Los negociadores europeos, a comenzar por Cecilia Malmström, la comisaria encargada de comercio internacional, lo han entendido. Aunque persiste un alto grado de opacidad -las negociaciones no pueden ser todas con luz y taquígrafos; el resultado sí ha de serlo- y la Comisión publica informes de cada ronda de negociación, como este de la última de abril  (con novedades en el tema farmaceúticos).

que pocos leen, porque tampoco están escritos para el gran público. Esta sensación de secretismo y opacidad se ve reforzada por la filtración por Wikileaks de documentos sobre el Acuerdo sobre el Comercio de Servicios (TISA) que la UE está negociando con 22 países, en los que de nuevo aparece el tema de las multinacionales frente a los Estados.

Seguir leyendo »

Facebook, ¿y tú preguntas? Acoso eres tú

el dedo

Políticos de todas las ideologías se han puesto de acuerdo en Reino Unido para intentar frenar la escalada misógina que está teniendo lugar en Internet. Conforme crece el movimiento feminista, más se revuelve el machismo. Exactamente igual que aquí o que en cualquier país, sólo que allí la clase política se ha puesto a trabajar en ello.

Según The Guardian, la campaña se ha hecho eco de un estudio que revela cómo -sólo en tres semanas- 6.500 individuos han usado palabras como "puta" o "zorra" para atacar a mujeres de su país alrededor de 10.000 veces. Y si abrimos el prisma, 80.000 individuos han usado esas mismas palabras en el resto de países con la misma intencionalidad unas 200.000 veces.

Facebook ha corrido a posicionarse a favor de la campaña, asegurando que la respaldarán al 100%. Facebook. Sí. La red social más misógina a día de hoy (si ha salido alguna más misógina no me la presenten, ya me va bien así), colaborando en un movimiento antimisoginia. Por supuesto, nadie ha puesto el grito en el cielo ni ha cuestionado sus políticas. 

Seguir leyendo »

Miedo a los medios

Un día veo en "La Sexta" una entrevista a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. Sin duda, se trata de una entrevista cariñosa, hay complicidad y simpatía. Dos días después el noticiario del mediodía de Antena 3 da dos noticias seguidas sobre el ayuntamiento de Madrid de forma tan sesgada que daña la imagen de la alcaldía.

Son dos cadenas de la misma empresa, ¿qué debo pensar? Sé que en esas cadenas hay periodistas con criterio profesional y ética demostrada, también hay otros a los que desconsidero, pero sé que el grupo empresarial tiene posiciones tomadas públicamente ante el proceso político catalán, por ejemplo, y que su capital depende de la banca. Y sé que la banca toma partido y que actúa para conducir las decisiones políticas y que, lógicamente, lo hace con todos los instrumentos a su alcance. Empezando por los medios de comunicación que controla. O sea, todas las cadenas de televisión y las cabeceras de prensa en papel.

Incluido el grupo Prisa, que edita El País y hace unos días justamente criticaba ese juego a dos manos del grupo Planeta. En un editorial denunciaba que ese juego beneficiaba a Podemos y perjudicaba al PSOE. Pero qué debemos pensar de una cabecera que desde la aparición de Podemos no hizo sino poner obstáculos, primero con una fingida ignorancia y después con franca hostilidad. Sí, es evidente que El País también tiene una opción, conservarle el papel de segunda fuerza al PSOE y que llegue a entendimientos con el PP. Y así cada empresa de comunicación, y tras ellas la banca, interviene con sus matices particulares en el juego de partidos para conducir el resultado electoral.

Seguir leyendo »

sobre este blog

RSS

Zona Crítica es el canal de opinión política de eldiario.es. Un espacio colectivo de reflexión, análisis y testimonio directo.

- PUBLICIDAD -
Descarga el capítulo de la entrevista a Ada Colau en Voces del Cambio
- PUBLICIDAD -

Recibe nuestros boletines

Se produjo un error, inténtalo más tarde

Muchas gracias

- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -