eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

¿Y si la crisis catalana acaba con Rajoy?

Mariano Rajoy y Carles Puigdemont en una imagen de archivo.

Lo que va a ocurrir el 1 de octubre, en Cataluña y en la política española, es un misterio. Pero es muy llamativo que, al menos por lo que dicen los sondeos, esa incógnita no parezca preocupar significativamente a la mayoría de los ciudadanos españoles. No porque no les importe el asunto, que les importa y mucho, sino porque el que más o el que menos debe creer que por mucho ruido que haya al respecto, esa fecha no va a cambiar mucho el estado de las cosas en torno a esa cuestión.

No es una sensación casual, sino que ha sido inducida por una larga y formidable campaña de propaganda oficial destinada a reforzar la idea de que Mariano Rajoy tiene la sartén por el mango y no va a permitir que nadie se la quite. Pero esa idea es falsa.

Soraya Sáenz de Santamaría acaba de confirmar esa estrategia del Gobierno. Hace pocos meses rayó el ridículo cuando su añagaza de negociación con el Govern catalán no fue más allá de algunas conversaciones que no condujeron a nada porque la vicepresidenta no tenía nada que ofrecer. Tras fracasar aquella operación de imagen que gustó muy poco a los sectores del establishment catalán que rechazan la independencia pero que esperan que Madrid haga algo por evitar el choque de trenes, ahora la señora Santamaría vuelve a escena diciendo que ya nadie piensa en lo que puede ocurrir el 1 de octubre, sino que todas las miradas están puestas en lo que se puede hacer el día después.

Seguir leyendo »

Apuntes "maquiavélicos" para un PSOE en transición

La cúpula de Pedro Sánchez canta La Internacional en el congreso del PSOE

El 39º Congreso del PSOE no será recordado como un Congreso más.  En él, el PSOE ha acometido una renovación drástica de programa ideológico y su equipo, y ha replanteado su rumbo estratégico en cuestiones claves como el reconocimiento de la plurinacionalidad y la política de alianzas. Se trata de un reconocimiento tardío pero necesario de que España cambió de manera inusitada durante los últimos años, y el partido debía adaptarse.

Una percepción muy generalizada de los asistentes al Congreso (al menos de aquellos con los que tuve ocasión de hablar) es que el nuevo PSOE de Sánchez se había ganado de nuevo el derecho a ser escuchado. Este derecho se había perdido entre sectores importantes del electorado progresista en los últimos años como resultado del papel del partido socialista en la gestión de la crisis, la desatención a demandas ciudadanas o su división interna. Aupando a Pedro Sánchez a la Secretaría General sin grandes sobresaltos tras su victoria clara en las primarias, el PSOE demostraba que estaba menos fracturado que lo que pronosticaron muchos agoreros durante los meses de campaña. Todo sugiere que Pedro Sánchez va a disfrutar de una dulce luna de miel, que puede ser luna de hiel para alguno de sus rivales más recalcitrantes, cuyo futuro político al frente de baronías y otros cargos orgánicos puede peligrar si los sanchistas acometen una ofensiva en las federaciones autonómicas díscolas para situar sus peones al frente de la organización.

Es una tentación que puede resultar irresistible, pero entraña peligros. En las primarias celebradas recientemente, Sánchez ha ganado casi por doquier, pero su victoria en diferentes CCAA y provincias no garantiza que candidaturas pro-sanchistas estén en condiciones de desbancar fácilmente a los líderes orgánicos regionales y provinciales, especialmente cuando estos detentan el control de los resortes de la administración pública y mantienen una capacidad importante de distribuir bienes selectivos entre sus partidarios. El liderazgo de Pedro Sánchez puede salir debilitado si sus candidatos empiezan a perder batallas o el partido se desangra en luchas intestinas por cargos intermedios. Por otro lado, es probable que las autonomías gobernadas por el PSOE en minoría puedan tambalearse ante las sacudidas que representa una lucha interna a cara de perro entre partidarios de los presidentes autonómicos y sus rivales sanchistas.

Seguir leyendo »

CETA, barómetro para saber quién manda aquí

Pedro Sánchez junto al comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, tras anunciarle que el PSOE se abstendrá en la votación del CETA

Hay días en los que la calculadora da la suma exacta y la última pieza encaja en el puzle. La reacción al tenue cambio de postura del PSOE de Pedro Sánchez respecto al CETA (Tratado de Libre comercio de la UE con Canadá) termina de demostrar quién manda aquí. Una piña a favor del poder no elegido en las urnas, del poder financiero y aledaños, que mueve todas las teclas sin permitir ni una nota suelta.

Las razones invocadas por el PSOE no dejan lugar a dudas: "CETA penaliza a los estados miembros que adopten decisiones que perjudiquen a los inversores", CETA no garantiza "el equilibrio entre la protección jurídica de los inversiones y el interés general de los derechos sociales, laborales y medioambientales". En definitiva: CETA no es la gloria de la globalización como lo presentan sus defensores, sino un paso más –y decisivo– en dar prioridad a las empresas sobre el Estado y, en consecuencia, los ciudadanos.

La postura del PSOE es testimonial, no alterará el resultado. El CETA será aprobado en el Parlamento español, como ya lo fue en el europeo. La pregunta que toda persona responsable debería hacerse es por qué sabiendo lo que saben y pensando como piensan van a limitarse a la abstención. Seguramente, porque son conscientes de quién manda aquí y lo difícil que resulta darle a esa tecla sin que las furias del sistema caigan encima. Personas menos condescendientes afirman que siguen en el papel que ha caracterizado las últimas etapas de la socialdemocracia: denunciar y consentir.

Seguir leyendo »

Buenos días, fin de mes

38 Comentarios

¿Cuánto dinero te queda en la cuenta hoy, cuando todavía falta una semana para que acabe el mes? Deberíamos hacer todos ese ejercicio colectivo de transparencia: enseñar el saldo bancario el día 23 de cada mes. Sería más contundente que cualquier estudio sociológico: todos en el trabajo, en el súper o a la salida del colegio enseñándonos lo que queda en el banco para pasar la última semana del mes. Exponer la economía doméstica puede ser un ejercicio subversivo.

Empiezo yo, venga, a ver si alguien más se anima al striptease bancario: 23 de junio, 130 euros. Puede parecer suficiente para una semana, pero hablamos de familia con tres-hijas-tres que se empeñan en desayunar, comer, merendar y cenar todos los días. Y antes de acabar el mes siempre cae alguna domiciliación traicionera. Oh, espera, que olvidé que al coche le toca la ITV. Aun así, este mes no vamos mal; el anterior, a día 24 tuvimos que darle un mordisco a los ahorros, el colchón de los años buenos que se va quedando en colchoneta. Junio lo salvaremos con la devolución de Hacienda. Otras veces aparece un providencial ingreso que no esperabas (lo primero que hace un autónomo nada más despertar es mirar la cuenta). Pero muchos meses, ñam, un mordisco, dos, tres mordiscos a los ahorros.

Los finales de mes son agónicos, y cada vez empiezan antes. Cuando por fin llega el día 30, cruzas la meta tirando besos a la grada. La cuenta revive, pero no celebres porque ahí vienen el alquiler, los consumos domésticos, la cuota de autónomo y llenar la nevera. Como suele decirse, "solo levantar la persiana" y ya tienes la cuenta tiritando, y un largo mes por delante.

Seguir leyendo »

Custodia compartida por defecto, machismo con efecto

351 Comentarios

El Congreso aprobó este miércoles una moción para hacer prioritaria la custodia compartida. Podemos y PSOE votaron en contra pero no sumaron lo suficiente y a la moción se le dio luz verde gracias a los votos del PP.

Por supuesto, el impulsor de dicha idea ha sido Ciudadanos a través de su  diputada  Melisa Rodríguez. Las mujeres en el partido de Albert Rivera no son más del 25%, pero la dirección sabe colocarlas estratégicamente, como es el caso. Poner a una mujer a defender la custodia compartida por defecto es marketing, algo así como "fíjate que no es por machismo, que lo está diciendo una mujer". No es la primera vez que lo hacen, por supuesto, es su modus operandi: Eva Borox fue la encargada de presentar en la Asamblea de Madrid la proposición no de ley para regular los vientres de alquiler. Y Marta Rivera de la Cruz a quien le tocó acudir a un debate en TVE en pleno revuelo pre-electoral debido, recordemos, a la propuesta de su partido para que se eliminara el agravante en casos de violencia de género.

Ciudadanos, el partido que no amaba a las mujeres y que  no para de demostrarlo, no es machista por ignorar la violencia estructural que sufrimos las mujeres sino que su misoginia es pura ideología. En el Partido Popular, encargados esta vez de dar viabilidad a la moción de la que hablamos hoy, el machismo es algo obvio también, pero en su caso no es tanto el convencimiento del mismo como la absoluta falta de interés por el tema, bien abrigados por el conservadurismo, el catolicismo y las sacrosantas tradiciones. Digamos que en Ciudadanos sí saben qué reclama el feminismo y lo entienden, pero pelean y pelearán duro para no ceder ni un ápice, protegiendo así los privilegios masculinos. En el Partido Popular ni se han parado a escucharnos porque ¿qué interés puede tener lo que digan un montón de mujeres, que además son rojas y probablemente ateas?

Seguir leyendo »

Sí, señor taxista, quiero que me haga un poco la pelota

35 Comentarios

Taxis de Telde en una parada.

Hace unos días un taxista se negaba en una carta al director a hacerle la pelota a los clientes. Para él, la cortesía de la botella de agua fresca que algunos conductores de Uber o Cabify ofrecen a sus viajeros era una forma insoportable de rebajarse como trabajador; él, decía, estaba para dar un servicio de transporte, no para hacer la pelota.

A muchos taxistas se les olvida que las personas que transportan no son una mera mercancía. Son, les guste o no, clientes, que pagan por un servicio y que están por lo tanto acreditados para pedir a cambio unas ciertas deferencias en el trato. Cosas básicas, no se crean, ninguna tan arrastrada como la botella de agua fresca.

Si llegas cansado o con prisa de un viaje a la madrileña estación de Atocha (por poner un ejemplo), una de las más importantes de España, quizá agradecerías a los taxistas que por oficio, o por educación, o por hacernos un poco la pelota, recogieran en orden a los clientes y no anduvieran peleando por cómo y por qué este sí y este no, provocando el caos y dando una imagen penosa, que en muchos casos es la primera que recibe un turista de nuestro país o nuestra ciudad. Y que acaba produciendo tal impaciencia en los viajeros que ya se oye a alguno gritar: "¡Pues me voy en un Uber!".

Seguir leyendo »

Hacer América grande otra vez

Protestas en Nueva York tras las redadas para detener indocumentados en EEUU.

Desde el país que gobierna Trump resulta interesante seguir los últimos acontecimientos políticos en España. La distancia geográfica no resta atractivo al seguimiento de los debates a los que ha dado lugar la moción de censura presentada contra Mariano Rajoy o el desarrollo, este último fin de semana, del Congreso del PSOE. Simplemente le impone al análisis la necesaria distancia emocional a la que, sin duda, contribuye el escaso interés que los medios de comunicación americanos dedican a España, tan concentrados como están ahora en los asuntos comprometidos que cuestionan la idoneidad de Donald Trump como presidente.

Efectivamente, en las últimas semanas los informativos norteamericanos no han dejado de abordar dos asuntos que, de probarse, hacen verosímil una acusación de obstrucción a la justicia contra el presidente de Estados Unidos como fundamento necesario para un impeachment. Nos referimos, de una parte, a la denuncia impulsada por dos fiscales sobre pagos procedentes de terceros Estados hacia el conglomerado empresarial de Trump y su discutida compatibilidad con la Constitución; y, de otra, a los avances en la investigación que dirige con firmeza el fiscal independiente, Robert Mueller, encaminada a confirmar la existencia de vínculos con Rusia durante la campaña electoral presidencial.

La elección como presidente de un personaje tan estrafalario como Trump resulta, para muchos europeos, razón suficiente para suscitar una suerte de enmienda a la totalidad sobre los Estados Unidos. No les falta parte de razón a quienes así piensan si tomáramos al pie de la letra cada uno de los tuits que el presidente lanza a diario desoyendo el consejo de sus abogados; y, más aún, si estuviéramos en condiciones de poder afirmar que la mayoría del país suscribe estos planteamientos como propios. Pero creo, honestamente, que partir de esa premisa, además de ser un ejercicio tramposo en términos argumentales, resulta un planteamiento desmentido por el vigor institucional, mediático y social con el que se cuestionan algunas decisiones adoptadas por la administración Trump.

Seguir leyendo »

No escupáis al cielo

62 Comentarios

Los concejales de Ahora Madrid Carlos Sánchez Mato y Celia Mayer en la Caja Mágica.

Es cuestión adverada que resulta inconveniente lanzar escupitajos al cielo. La fuerza gravitatoria suele forzar que te vuelvan a caer encima. Por eso no he parado de advertirles a todas las fuerzas políticas regeneracionistas, o que lo parecen, que se dejaran de tonterías y no basaran sus esfuerzos en cuestiones vanas como la eliminación absoluta de los aforamientos o el establecimiento de la mera imputación formal (ahora investigación) como barrera para la dimisión.

Sólo desconociendo el funcionamiento del sistema puede pensarse que esta medida no tendría efectos contrarios a los deseados y que no se convertiría en un arma de demolición política del adversario. Héteme aquí que los concejales Sánchez Mato y Mayer están recibiendo en todo el ojo el lapo.

Por otra parte, no admitiré que nadie me llame parcial o incoherente. En las fonotecas hay un programa entero de Onda Cero en el que yo me muestro contraria a que Ciudadanos quisiera forzar la dimisión del presidente de Murcia sin que ni siquiera un juez le hubiera oído. Luego se cruzó por medio Eloy Velasco, pero esa es otra historia.

Seguir leyendo »

Amenaza populista

49 Comentarios

Mariano Rajoy, con Javier Arenas, Cristóbal Montoro y Juan Ignacio Zoido, durante un mitin en 2011.

Populismo es un término que está de moda. Como diría mi abuela, es vender los duros a cuatro pesetas. Como dice Rajoy, es "una amenaza, porque hablamos de demagogia barata que solo sirve para mentir". Prometer hasta meter. Una suerte de truhanes y trileros. Atentos pues, porque una ola populista recorre España, donde la verdad parece que cada vez vale menos.

Me pregunto si no es populismo ganar las elecciones prometiendo no subir los impuestos, ni hacer amnistías fiscales, ni abaratar el despido, ni recortar la sanidad, ni la educación, ni dar dinero público a la banca, ni recortar las libertades, ni politizar la justicia, pero hacer justo lo contrario. Populismo debe ser algo parecido a insultar a la inteligencia cuando, como diría Rajoy, no se llama "al pan, pan, y al vino, vino".

El presidente y su ministro de Hacienda insisten en negar que hicieron una amnistía fiscal. Montoro lo llama "regularización" y acaba de afirmar en el Parlamento que "ha servido para que haya creación de empleo". Chúpate esa. Toca "combatir el populismo", dijo en su día Rajoy, porque "promueve soluciones sencillas a problemas complejos". Imagino que será algo como perdonar a los defraudadores cobrándoles un 3% de media, mientras le aplicas a los curritos la mayor subida de impuestos de la historia reciente.

Seguir leyendo »

Los ideólogos de los amos

El ministro de Economía, Luis de Guindos.

De modo que el rescate de las cajas sí nos ha costado dinero después de todo. Según el Banco de España, no habrá manera de recuperar 60.600 millones de euros. Esto supone el 80% de la ayuda pública. Además, y por medio de un virtuoso juego de palabras, el Estado ha anunciado que rescatará el fondo de rescate, desembolsando así otros 3.000 millones.

Recordarán que el Gobierno nos dijo en su momento que el rescate "no costaría ni un euro" a los contribuyentes. Es una cita de Luis de Guindos quien, o bien no tenía la menor idea de lo que estaba diciendo o, más probablemente, la tenía y mintió. 

Hagamos memoria. Cuando se anunció el rescate de las cajas (porque no quedaba más remedio, porque, si caían ellas, caíamos todos), unos aplaudieron la medida y otros no tanto. La izquierda, como acostumbra, se dividió en un abanico de matices, pero, en términos generales, coincidió en un mismo pronóstico: si se producía el rescate, no volveríamos a ver ese dinero. Pronóstico que, como ahora sabemos, ha resultado correcto en un 80%.

Seguir leyendo »