Opinión y blogs

eldiario.es

La democracia no soporta más al señor Rajoy

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en Moncloa. / Podemos

"El señor Rajoy no soporta más democracia; la democracia no soporta más al señor Rajoy". Irene Montero, portavoz de Podemos, podría finalizar así su discurso de defensa de la moción de censura si esta al fin llega a presentarse. Sería un irónico homenaje a las palabras pronunciadas por un desgarbado Alfonso Guerra en mayo de 1980, cuando defendió la fracasada moción contra el entonces presidente del Gobierno, Adolfo Suárez.

Hoy, como ayer, vivimos una situación delicada. Al Partido Popular le asedia la corrupción. Tenemos a un fiscal general del Estado y a un fiscal Anticorrupción abrasados por las sospechas. A un ministro de Justicia incapaz de dar explicaciones creíbles de sus mensajes a "Nacho" González. Al número dos del Ministerio del Interior recibiendo al hermanísimo (hoy también en la cárcel) justo al día siguiente de que se supiese investigado. Al presidente haciéndose el Rajoy, es decir, dejándolo estar y de viaje por las Américas. Y a todo el país, votantes del PP incluidos, sorprendido ante la dimensión y los tintes mafiosos del escándalo.

Parece por tanto que motivos sí hay para una moción de censura. Ayer mismo, en La Ser, Pedro Sánchez pedía la dimisión de Mariano Rajoy. Pocos minutos después, casi como una secuencia ensayada o una reacción rápida, Pablo Iglesias hacía pública su intención de presentarla.

Seguir leyendo »

¡¿Por qué no te fuiste con un extraño?!

"La esperanza es lo último que se pierde", decía el llamado ahora "Romeo murciano" en una entrevista en televisión.

La cruzada de este chico de 23 años es encontrar a una desconocida con la que se topó en el transporte público de Murcia. No habló con ella, no sabe absolutamente nada de la chica, ignora si es de izquierdas o de derechas, si es hetero o lesbiana, si es soltera o tiene pareja, pero nada de eso le impidió empapelar su ciudad buscándola.

Seguir leyendo »

No estamos todos, faltan los trabajadores muertos

Imagen de archivo de una manifestación contra la siniestralidad laboral.

Una de las cosas que más me admira de la sociedad española es la sensibilidad que hemos desarrollado hacia los accidentes y riesgos laborales, y muy especialmente para los trabajadores muertos. Hace ya tiempo que todos, instituciones, partidos, empresas, medios y ciudadanos dijimos "basta ya" y nos comprometimos a acabar con las muertes y los accidentes y enfermedades en el trabajo.

Este viernes se celebra (en otros países, que en España ya no hace falta) el Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo, y yo recuerdo con tristeza aquel tiempo, lejano y ya casi olvidado, en que vivíamos con indiferencia la siniestralidad laboral. Por aquel entonces morían cientos de trabajadores ( nada menos que 607 en aquel remoto año 2016), y miles quedaban heridos o enfermaban, sin merecer apenas atención, ni provocar reacción. Lo sé, estremece recordar hoy a todos aquellos compañeros muertos sin respuesta.

Todo empezó a cambiar cuando los trabajadores decidimos plantarnos, gritar "ni un muerto más", y movilizarnos. Recuerdo con emoción los lemas de aquellos días ("Si tocan a un trabajador, nos tocan a todos", "No estamos todos, faltan los compañeros muertos"), los minutos de silencio y banderas a media asta por cada fallecido, los interminables debates en el Congreso, las tertulias televisivas monotemáticas, los famosos sensibilizando, los conciertos solidarios. Hasta los medios dejaron de usar el tecnicismo "siniestralidad" y empezaron a hablar de "violencia laboral", mientras en las manifestaciones gritábamos contra el "terrorismo patronal".

Seguir leyendo »

Esas cosas que dañan la democracia

Mariano Rajoy y Rafael Catalá.

El ministro de Justicia lo tiene muy claro. Las críticas que se están manifestando estos días al Ministerio Fiscal hacen un daño tremendo al sistema democrático. Así se ha expresado en el marco de un desayuno informativo. Resulta sorprendente que precisamente él declare ahora algo así para abordar una situación tan comprometida como la que ha sacado a la luz el caso Lezo. ¿Qué parte de la selección de prensa que todas las mañanas recibe en su despacho el Sr. ministro no ha leído? No es la crítica a las instituciones lo que deteriora el sistema democrático. La crítica, como expresión del control imperativo propio de toda democracia, fortalece el sistema incluso cuando ésta resulta excesiva.

Todos sabemos que la desconfianza de los ciudadanos hacia las instituciones y, más aún, hacia algunas de las personas que ocupan cargos de responsabilidad se ha hecho evidente al descubrirse modos de proceder muy alejados de los estándares de honorabilidad exigidos o, incluso, comportamientos directamente contrarios a la ley.

Con todo, creo que los casos Gürtel, Púnica y, ahora, Lezo deben preocuparnos como ciudadanos de una manera especial. De hecho, hasta donde nos permiten conocer las investigaciones judiciales, ya se puede anticipar que no se trata sólo de meros comportamientos delictivos imputables a particulares de pocos escrúpulos y gran apego al dinero, sean éstos o no miembros de un partido político. Por supuesto que son personas individualmente consideradas las que con su comportamiento presuntamente delictivo asumen las oportunas responsabilidades políticas y, si es caso, las consecuencias de quebrantar la ley.

Seguir leyendo »

Desigualdad, injusticia e insensibilidad "socialdemócrata"

Imagen de archivo de un hombre pidiendo dinero en la calle.

Acaban de salir los resultados de la Encuesta de Condiciones de Vida de 2016. Con datos de ingresos de 2015, vuelve a constatarse que la desigualdad no se revierte en la nueva etapa de crecimiento económico. El coeficiente de Gini –que mide la desigualdad en una escala donde cero es el valor de una sociedad (imaginada) donde la desigualdad fuera mínima y 100 el de una sociedad donde fuera máxima– España se sitúa en 34,5, apenas una décima menos que el año anterior, a pesar de que 2015 fue un año de crecimiento económico (3,2 del PIB en 2015). En 2014 también había "descendido" una décima (con crecimiento de 0,7%). A este ritmo necesitaríamos más de dos décadas de crecimiento continuo para volver a los niveles de desigualdad de 2008, donde España ya se situaba en niveles medio altos de desigualdad en Europa.

Los seres humanos no toleramos fácilmente la desigualdad, y menos si entendemos que deriva de causas inmerecidas o es producto de la (mala) suerte. Un volumen ingente de literatura académica acredita esta aversión natural a la desigualdad. Numerosos estudios experimentales muestran que, bajo condiciones controladas en un laboratorio, individuos a los que se solicita dividir recursos entre un grupo de personas con las que no mantienen relación alguna previa, eligen repartos igualitarios. El sesgo es tan poderoso que, muchas veces, los sujetos prefieren incluso resultados igualitarios en los que todo el mundo gana menos que resultados en los que todo el mundo gana más pero es mayor la desigualdad entre los que más tienen y los que menos.

Estos experimentos resultan especialmente interesantes cuando se realizan con niños que apenas han sido socializados en normas y hábitos sociales. En un conocido estudio se invitaba a niños de seis a ocho años a repartir gomas de borrar de colores a dos niños (desconocidos) que habían ordenado su cuarto. Si se repartía un número impar de gomas, los niños responsables de la distribución insistían en que el experimentador lanzara la goma extra a la basura antes que distribuirla de manera desigual.

Seguir leyendo »

Moción de censura o complicidad

55 Comentarios

Mariano Rajoy y Esperanza Aguirre, en una imagen de archivo.

Falta mucha mierda por salir a flote, casi toda, pero ya sabemos lo que ha ocurrido, lo que ocurre y lo que ocurrirá si alguien no lo remedia. Las grabaciones realizadas por la policía a los investigados en la operación Lezo han puesto rostro, voz y entrecomillados a los planes de esa mafia corrupta que nos gobierna desde hace años. La reacción política de la oposición ya no puede limitarse a la petición de dimisión de una sexagenaria, de un secretario de Estado presuntamente chivato, del fiscal Procorrupción o del ministro que maneja los hilos. Si se van, pondrán a otros que actuarán exactamente igual que los dimitidos. Los líderes de Ciudadanos, Unidos Podemos y el PSOE saben perfectamente que será así.

A pesar de las presiones, las amenazas y las represalias, buena parte de la judicatura, de la policía, de la fiscalía y de la prensa está haciendo su trabajo. Este grupo de incorruptibles, representado en estos días por la figura de Eloy Velasco, nos ha ido poniendo encima de la mesa todas las pruebas. Cajas B, sedes remodeladas con dinero negro, sobresueldos, campañas pagadas por empresarios a cambio de adjudicaciones de obra pública, corruptos que son avisados por altos cargos del Gobierno y/o de la judicatura, ministros que se reúnen con investigados y que les mandan SMS de apoyo, "periodistas" que actúan como mamporreros de quienes tratan de ocultar los hechos, más "periodistas" que son colocados en RTVE para defender los intereses de la mafia, delincuentes que conocen con antelación el nombre del nuevo fiscal Anticorrupción y que celebran su designación como si de una absolución sobrevenida se tratara.

Políticos, fiscales, empresarios, periodistas… todos unidos para evitar que los españoles sepan lo que ya es una gran evidencia: no había piezas podridas en el cesto; todas las manzanas habían sido preparadas para que su fermentación diera como fruto una rica sidra con la que financiar el partido y, de paso, con la que alimentar algunas bodegas privadas.

Seguir leyendo »

Escarbando cebollinos

35 Comentarios

Mariano Rajoy camina rápido por Brasil.

La situación es grave, gravísima. Por mucho que se repitan los mensajes, ordenados en "argumentarios" de partido, de que "quien la hace la paga" y "no se tapa a nadie". No es cierto. Se intenta edulcorar el escándalo, pero se oculta la realidad. En España, los principales corruptos no están en la cárcel, no se devuelve el dinero robado y, lo más bochornoso, estamos conociendo todavía más maniobras del poder político para controlar la justicia.

Pinchazos telefónicos desvelan que Ignacio González ya hablaba de quién sería el fiscal general del Estado o el jefe Anticorrupción antes de que se produjeran sus nombramientos: "A ver si podemos poner a Moix, que es un tío serio", decía "Nacho" sobre quién debía ser el fiscal más importante contra los corruptos. "¡Qué alegría, tío. A ver si lo celebramos!", exclamaba cuando le hablaban de Maza, el nuevo fiscal general, como alguien "con criterio".

Rajoy, un presidente rodeado de casos de corrupción, acababa de ser reelegido presidente de España y unos cuantos implicados se frotaban las manos. Entre ellos, estaba González, "Nacho", que se las prometía felices con Manuel Moix, el jefe "Anticorrupción" que ahora se opone a practicar registros o intenta apartar al fiscal de la operación Lezo y enviarlo a Granada. Para Ignacio, Moix es de los suyos. Hay sobradas razones para pensarlo.

Seguir leyendo »

No es sólo robar, Espe

50 Comentarios

Esperanza Aguirre anuncia su dimisión como concejal del Ayuntamiento de Madrid, el 24 de abril de 2017.

La corrupción no es sólo robar, Espe. No, ni siquiera es haber hecho la vista gorda o no haber querido saber. No se extingue en no haber sabido elegir y no haber querido vigilar. La corrupción de tu régimen aguirrista ha sido profunda y tenaz; tanto que se apretaba a tu figura como para bailar un chotis en la Pradera. Y esa densa y pegajosa materia acabó llenando el espacio público madrileño y cubriéndolo todo. Desde aquella mañana del tamayazo en que nos quedamos suspendidos en el asombro nunca aclarado hasta que asistimos a la consigna de revalidarte que concitó un afán electoral que ya dejaba sentir el aliento del hooliganismo.

Después de aquello, Esperanza, todo cambió. Te dejaste acunar por el corifeo de halagadores que te recordaban, como un coro griego, tu llamado a ser la jefa suprema, tu cita histórica con los dioses liberales que te harían darnos una Thatcher castiza y retrechera. Y ahí ya, Espe, se mascaba la tragedia porque mientras tú creías a pies juntillas a los gomosos que te trasmutaban en lideresa de las esencias, ya los demás veíamos que no habías dejado de ser la torpe ministra de Cultura sobre la que aún corrían chistes. Nos diste la razón porque la inteligencia te hubiera llevado a desconfiar de los babosos y, sin embargo, te dejaste acunar por sus cantos de sirena hasta creerte la reina del mambo.

Empezó entonces tu reinado de chulapos y mamandurrias porque tú, que las criticaste tanto, eras el sustrato perfecto para que crecieran y acrecieran a los que a ti se acercaban. Te movías altiva y despreciativa buscando no ya el "plongeon" que dominaba la marquesa sino ver el rastro sinuoso que los que eran capaces de arrastrase iban dejando a tus pies.

Seguir leyendo »

Cómo ser un alto cargo del PP (en cinco sencillos pasos)

¿Quieres llegar a ministro y no sabes cómo? ¿Te gustaría ser invitado a un desayuno del Fórum Europa mientras decenas de personas con el himno nacional en el móvil te contemplan con gesto admirativo? ¡Deja de gastar el dinero de tus padres en inútiles masters del IE Business School! Con esta guía podrás codearte con la crème fascistoide de Madrid en unos meses. Solo tienes que seguir estos cinco sencillos pasos:

Mézclate con ellos. Acude a eventos a favor de la unidad de España y/o de Jesucristo. Lleva la rojigualda en una muñeca y pulseras hippies en la otra para dejar claro que los pobres no te dan mucho asco (las puedes comprar en Salvador Bachiller). No tengas miedo de exagerar. Di que ves ángeles y que uno en concreto te prepara la cena todos los jueves, después del pádel. Cuando oigas el himno nacional hincha el pecho, como si hiperventilaras de puro amor patriótico. No bebas cava, no comas espetec. Llama Lérida a Lleida porque: "También llamo Nueva York a New York".

Preocúpate por Venezuela de manera constante pero desigual. Es importante que tengas picos de preocupación y que estos coincidan con operaciones policiales. Si, por ejemplo, registran tu oficina, clama: "¡Las venezolanas no tienen compresas!". Eso no solo desviará la atención, sino que dará prueba de tu firme compromiso con la higiene íntima.

Seguir leyendo »

Aguirre no acaba el problema, el problema es el PP

64 Comentarios

María Dolores de Cospedal y Mariano Rajoy, en una de las votaciones del congreso del PP.

Lo que parecía, era. Se repite como una mala serie negra. Ahora es el ministro de Justicia el que manda SMS de apoyo a Ignacio González como hizo con Bárcenas todo un presidente de gobierno, Mariano Rajoy. Y el de Interior confiesa que también habló con el detenido. Por teléfono. El escándalo de la corrupción va mucho más allá de los nombres propios, hoy en el pico del tablero. El problema es el PP. Ya producen vergüenza ajena sus portavoces hablando de casos aislados, salvo para adeptos impenitentes. A diario se nos desparraman encima los detalles de una insostenible depravación de la gestión pública. Una forma de ser y actuar que, ni mucho menos, acaba con la nueva dimisión de Esperanza Aguirre.

¿En qué Sodoma y Gomorra de la corrupción convirtieron Madrid y España numerosos altos cargos del PP? ¿Quiénes filtraron información secreta a los imputados? ¿A qué se dedican los pilares de la Justicia como la Fiscalía o el propio ministro? ¿Qué trasiego es éste de presuntos periodistas al servicio de la trama que hasta cambian de destino, como esa "una periodista" que desde La Razón colocaron en RTVE? ¿Qué credibilidad tienen los medios y dirigentes que lo propician?

Tenemos desde los grandes desfalcos a los detalles que marcan el carácter de una gente que denigra los cargos que ocupa. ¿Se puede llegar a mayor mezquindad que a triplicar el costo de las coronas a los muertos del 11M como cuenta un testigo que hizo el gobierno de Aguirre? Los detenidos, juzgados y sentenciados ya en algunos casos, han traficado con colegios, ayuda al desarrollo, niños discapacitados, desde la Púnica de Granados a la Gürtel valenciana o mallorquina.  

Seguir leyendo »