Eldiario.es

Periodismo a pesar de todo

El juez payaso y los jueces serios

Foto: EFE


Parece que uno no puede decir una sola palabra sobre el proceso judicial contra el juez Elpidio Silva, sin dar antes los obligados gritos de rigor: “yo critico el proceso, sí, pero menudo pájaro es Elpidio, un payaso, un egocéntrico delirante, una estrella de tertulias televisivas, un ambicioso que se ha montado un partido a su medida para ir a las elecciones…” Sin añadir todo eso, y algún chiste de propina, no parece posible criticar la doble velocidad de la Justicia con Blesa y con Silva.

Pues perdonen, pero yo no lo voy a hacer. Por varios motivos. Porque no toca, porque lo importante ahora no es si Silva es o no un payaso. Y porque, aunque fuese cierto todo lo anterior, Silva no sería el único payaso de este circo, ni su ego es el más desarrollado en comparación con otros, ni es el único que saca petróleo de cada minuto televisivo; y sus ambiciones políticas no son ni más ni menos legítimas que las de otros que también buscan protagonismo recurriendo a todo tipo de tretas.

Seguir leyendo »

El pueblo es quien más ordena

"El sentimiento es de frustración por no haber conseguido mantener lo buscado con la revolución. Los ideales están vivos en el corazón y en la mente de los portugueses pero el sistema es tan opresor -aquí como allá- que no permite mantener lo que se consiguió", dice José Moreira da Silva. Hace 40 años era un joven capitán portugués que participó activamente en la Revolución de los Claveles. En un papel secundario, dice. En la noche del 24 al 25 de Abril de 1974 se multiplicó. "Primero salí en busca del presidente de la república que estaba huido y después acudí al aeropuerto de Lisboa para mantener la seguridad", relata. Tres días estuvo cerrado. Por cierto, en cuanto se abrió se llenó de españoles que -con Franco vivo y aún hasta firmando sentencias de muerte- querían ver si era posible respirar en libertad y lograrlo... sin un solo tiro.

Moreira da Silva cita como ejemplo de los logros más relevantes que la Revolución iba consiguiendo en sus primeros estadios la reforma agraria. "Se habían puesto a funcionar cooperativas agrícolas, granjas estatales y pequeños agricultores y -destaca- fue un logro ciudadano, de las personas". Fueron muchos más los objetivos conseguidos. De entrada y sobre todo derrocar una dictadura que se perpetuaba desde 1926, y hacer que el presidente, entonces, Marcelo Caetano, huyera y se exiliara. 

Se empezó a perder la batalla, en opinión de Moreira da Silva, ya a partir de las elecciones de 1976 "cuando el partido socialista -dice- se encargo de poner freno al desarrollo de la revolución. Los gobiernos sucesivos, después, fueron revertirdiendo todo". Muchos factores concurrieron. "Los poderes facticos nacionales e internacionales no estaban interesados en que aquello prospera, porque el ejemplo suponía un peligro de contagio en España, un país mucho más grande. Y así fue, España hizo la Transición para dejarlo todo atado y bien atado", explica. 

Seguir leyendo »

Otra vuelta de tuerca

Desde que empezó esta crisis, no pasa un día sin que la derecha política, mediática o empresarial transmita algún mensaje sobre cómo pretenden seguir utilizando la coyuntura para recortar derechos y salarios de los más débiles. Se han dado tijeretazos en leyes y prestaciones sociales, sobre todo en los países del sur de Europa –España incluida– que han perjudicado a los siempre desfavorecidos y a las clases medias, pero que han puesto en evidencia la ruptura de aquel pacto social –voluntario o forzado– que permitió durante años en Europa redistribuir la riqueza a través del Estado del bienestar. Hay una parte que se ha retirado hace tiempo de ese consenso social, enredada como ha estado –y sigue estando– en los juegos de la codicia, que desembocaron, precisamente, en la mayor crisis económica desde 1929.

La ruptura de ese pacto no escrito es la razón por la que ahora algunos dicen que la sanidad pública es insostenible o que se pagan unas pensiones por encima de nuestras posibilidades, sin querer recordar, por ejemplo, que la sanidad pública española se hizo universal cuando la renta per cápita era cinco veces más baja y el país, por tanto, mucho más pobre. Los que piensan así, suelen creer también que las reformas –recortes– se han quedado cortas y que hace falta dar un par de vueltas de tuerca más. "Una segunda vuelta", dijo este jueves la presidenta del Círculo de Empresarios, Mónica de Oriol, que le hace falta a la reforma laboral. ¿Para qué? Facilísimo, para bajar más los salarios. ¡Ah!, y para poder despedir aún por menos dinero.

El argumento es sorprendente, porque la presidenta del Círculo cree, como el Gobierno, que en estos momentos hay "claros síntomas" de recuperación económica en España, pero piensa que la manera de acelerar la creación de puestos de trabajo es, por ejemplo, eliminar la barrera del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), 645,30 euros mensuales, para los ni-nis, esos jóvenes sin trabajo y sin cualificación, que según ella, "no valen para nada". Parece olvidar que la mayoría de esos jóvenes abandonaron los estudios porque eran tentados con salarios de algunos miles de euros para trabajar de albañiles o de yeseros, en esos cientos de miles de viviendas que inflaron la burbuja inmobiliaria y que ahora los bancos no ven la manera de vender.

Seguir leyendo »

¿Qué llevas puesto?

Muñeca de papel

Trabajar en ropa interior

Eduardo Mendoza afirmó en una entrevista para un suplemento de moda que él escribía con camisa, suéter, pantalón y mocasines. Y es que, según el autor de La ciudad de los prodigios, "si escribes en camiseta, no vas a superar lo de qué pasa, tronco".

Seguir leyendo »

El saqueo de la ética (nuevo hito)

En coincidencia con el Día del Libro supimos que Alberto Ruiz Gallardón ha tenido otra idea por el propio bien de nuestra Oigo, Patria, tu Aflicción, y relacionada con la lengua española: Justicia hará que el Instituto Cervantes examine (de nuestro noble idioma) a los aspirantes a hacerse con la sublime nacionalidad con que honramos al mundo. No sea que nos la vayan a meter doblada algunos malintencionados inmigrantes que, después de haber esquivado arteramente las cuchillas concertinamente disuasorias de las vallas, van a pretender que están aquí para leer El Quijote, habráse visto.

Estoy de acuerdo con el ministro, por razones sobre todo didácticas. Nada puede estimular más a un profesor, eventual y puteado, para que descienda con la cabeza muy alta nuevos peldaños en la degradación de la gestión oficial de lo público: cultural, laboral y educativa. Ah, el goce de descubrir y desenmascarar a esos torvos embaucadores que, en su mayoría traicioneros moros o pinches negratas, se acercan a nosotros bajo el pretexto de que hablan bien lo nuestro. ¡Lo nuestro! Como si fuera fácil. No hay más que escuchar la radio para llegar a la conclusión de que la castellana madre lengua no atraviesa uno de sus mejores momentos. ¡Y nosotros llevamos siglos hablándola, sobre todo González Pons, que de cara engaña, pero miradle los pelos del pecho! Ese goce de catear inmigrantes, quiero decir, tiene que contar como un aumento, una prima, un bono para un Lamborghini. En fin, como un aliciente. Por no hablar de la excitación que debe de producirles enfrentarse a analfabetos nuevos: un reto que parece difícil de igualar, si nos limitamos al solar nacional.

Va a ser como la culminación de una Épica de la Mierda poner a acometer esa infamia al profesorado precario, mal pagado y repartido por el mundo, porque la mayoría de ellos no consiguen un empleo en su tierra. Esos a quienes la Casa les da patada cuando interesa, y que vuelve a contratar para cursos sueltos, o cuando hay una plaza temporalmente vacante. Y ni siquiera pueden denunciarlo, porque eso les convertiría en malditos. Entregados a la noble tarea de juzgar la parla, escritura y capacidad de comprensión de quienes buscan refugio en este país debido a que hay que ver cómo son los suyos propios, nuestros abnegados maestros de la Lengua podrán, por fin, alcanzar una meta patriótica que, a lo mejor, les puntúa como mérito.

Seguir leyendo »

Dos escritores

Cuando una persona muere permanecen sus restos y cuando muere un escritor permanece su obra, dure lo que dure. Pero mientras están vivos, por un lado rivalizan casi inevitablemente entre ellos porque, aunque ni ellos mismos lo deseen, la sociedad en general y el público lector en concreto suele crear rivalidades, disfrutan con ello. Con frecuencia se da el enfrentamiento entre pares y, a veces, se crean banderías enfrentadas entre lectores y seguidores.

Por otro lado, mientras viven sus mismas figuras andan por el medio interfiriendo en su propia vida y en su obra, muchos lectores leen a un autor, autora, porque "simpatizan" con la imagen que tienen de ellos. En mayor o menor parte la imagen es construcción del propio autor y en mayor o menor parte una creación de los lectores, los lectores no sólo imaginamos los personajes de las ficciones también imaginamos a los autores como personajes a los que les atribuimos cualidades negativas o positivas sin conocerlos personalmente. Escritores y lectores somos así. Hay enfrentamientos tales en diversas épocas y literaturas, pero ya se estarán dando cuenta de que quienes estoy hablando, al morir Gabriel García Márquez acaba el tenso duelo con Mario Vargas Llosa.

Como quienes leen literatura suelen ser personas críticas con la realidad en general para ellas gozan de más prestigio los escritores identificados con las distintas formas de la izquierda y, como es sabido, eso en este caso beneficia a García Márquez. Me parece evidente que los argumentos de Vargas Llosa son más antipáticos al lector de ideas de izquierda, quien tiene además en contra que, mientras García Márquez opinaba poco, la presencia constante de Vargas Llosa en las páginas de El País emitiendo sus opiniones martillea en la imaginación de quienes disentimos de ellas.

Seguir leyendo »

¡Olé, Aguirre!

36 Comentarios

Esperanza Aguirre no entregó a la autoridad municipal madrileña y española la documentación que se exige a todos los que, como ella, cometen una infracción de tráfico; por ejemplo, los 15.000 conductores que aparcaron indebidamente su coche en el carril bus el año pasado en Madrid.

Ni el permiso de circulación, ni la tarjeta de inspección, ni el seguro obligatorio, fueron entregados por Aguirre a los municipales que se lo requerían.

Aguirre, sangre española, embistió a la montura de los municipales, derrotó con el pitón derecho a los asustados picadores sin puya y huyó con querencia de chiquero a su dehesa acharolada.

Seguir leyendo »

La esclavitud del pensamiento binario

29 Comentarios

"¿Por qué matastéis a mi familia?", se lee en la pintada. Los drones de EEUU han matado a cientos de personas en Yemen o Pakistán, entre ellos civiles

Hace un par de semanas mantuve varios encuentros en Turquía con egipcios exiliados, integrantes de la organización de los Hermanos Musulmanes. Entre ellos, Yehia Hamad, el que fuera ministro de Inversión con el gobierno de Mohamed Morsi hasta el golpe de Estado del pasado verano, y que estos días está por España para relatar la situación de su país ante el Senado y diversas organizaciones no gubernamentales.

Precisamente ayer publiqué esta entrevista que le hice en Estambul, centrada en la situación actual de la Hermandad y en la represión que sufren los seguidores de la organización en Egipto. Cientos han muerto en ataques contra protestas, miles han sido arrestados y 529 han sido condenados a pena de muerte en un juicio que duró tan solo dos días y que ha sido cuestionado por diversas organizaciones de derechos humanos.

El próximo día 28 de abril un tribunal egipcio anunciará el veredicto final sobre esas condenas a muerte. Si no se anulan, serían las mayores de la historia contemporánea de Egipto.

Diversas organizaciones no gubernamentales internacionales han denunciado la represión en Egipto y las violaciones de los derechos humanos. Sin embargo, existen ciertos sectores en los países occidentales que siguen confundiendo la condena de la represión en Egipto con el apoyo a los Hermanos Musulmanes. A pesar de que las diferencias entre una postura y otra son más que evidentes, el pensamiento binario tiene peso y se empecina en reducir las realidades a tan solo dos ecuaciones posibles, negando la complejidad, secuestrando la riqueza de opciones y alternativas.

Se trata de un auténtico asedio a la creatividad, a la imaginación, a ese otro mundo posible y necesario. Y sin embargo, se trata de un reduccionismo habitual y cotidiano en los modos dominantes de interpretar la realidad:

 “Si criticas a EEUU estás con Putin en lo de Ucrania”. “Si criticas el neoliberalismo eres un radical antisistema”. “Si planteas que los ataques estadounidenses con drones violan la ley y los derechos humanos, es que prefieres que los terroristas de Yemen escapen” (por cierto, esta semana una operación coordinada con drones de EEUU ha matado a  55 personas en Yemen, al menos cuatro eran civiles. Son los nuevos juicios sumarísimos del siglo XXI, el colmo del carácter exprés).

Llevado a nuestras coordenadas, el planteamiento binario establece que “si criticas al PP es que eres del PSOE”. “Y si criticas al PSOE estás haciendo un gran favor al PP”. Hay en esa intención de cercar la realidad, en ese secuestro de todos los matices, en esa condena a quienes analizan la actualidad con todas sus variantes, una voluntad de control de los mensajes y de las mentes, una imposición de la polarización - “o estás conmigo o estás contra mí”-, una estrategia de asfixia a la creatividad en el plano político y a la profundidad en el plano periodístico.

En este caso que nos ocupa, el de Egipto, ese reduccionismo establece que “si condenas las violaciones de los derechos humanos estás apoyando a los Hermanos Musulmanes, y si no estás con los Hermanos Musulmanes, no puedes ni hablar de la represión en Egipto”. Se presenta la cuestión de forma excluyente y restrictiva, como un asunto en el que solo se puede elegir entre el amor incondicional o el rechazo total.

Poco importa que hayan muerto mujeres y hombres en las protestas contra el golpe de Estado egipcio. No parece relevante que se encarcele a periodistas -ayer mismo se juzgaba a un egipcio-canadiense- y a activistas críticos con el gobierno, que se cierren medios de comunicación, que los arrestos y registros policiales de viviendas sean algo habitual.

Tampoco ha trascendido la información sobre cómo Tamarrod, la agrupación que organizó las protestas contra Morsi, mantuvo contactos con el Ejército egipcio antes del golpe de Estado. Hace tan solo una semana uno de los fundadores de Tamarrod daba más detalles al respecto y relataba cómo su organización seguía órdenes de los militares: “Fuimos muy inocentes, no fuimos responsables”.

“¿Y qué hay de las políticas de los Hermanos contra las mujeres?”, preguntan algunos, queriendo así justificar el golpe de Estado contra el gobierno de Morsi, la represión, los cientos de muertos, los arrestos.

Las razones para criticar a la los Hermanos Musulmanes son numerosas. Pactaron en 2011 con el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, elemento clave del régimen, impusieron una Constitución sin consenso, llamaron al fin de las protestas, limitaron derechos y libertades. Además, a nadie se le escapa que la Hermandad mantiene y mantuvo una actitud discriminatoria contra las mujeres.

Seguir leyendo »

Control ideológico (en la prensa)

Como el periodismo está fatal, los medios tienen que buscarse las habichuelas con fórmulas más o menos creativas. Lo de regalar Pretty Woman los domingos ya no cuela, seguramente porque el español medio tiene tantas copias de Pretty Woman en casa que puede usarlas como posavasos.

La apuesta de este periódico ya la conocen: por unos eurillos, el suscriptor puede leer las noticias un pelín antes que el resto de los mortales. Otros medios optan por malvivir de la publicidad o por los muros de pago, que, como su nombre indica, son unas estructuras defensivas erigidas para protegerse del enemigo exterior.

También hay medios que, de pura desesperación, están llevando la profesión periodística un poco más allá. Son, digámoslo así, los nuevos pioneros.

Seguir leyendo »

Estos truenos, vestidos de nazarenos

45 Comentarios

El paso de Jesús Nazareno, frente a la catedral de Palencia. / Efe

La Virgen María Santísima del Amor recibía este miércoles (llamado santo) una condecoración al mérito policial de manos del propio director del cuerpo.  Del acto, celebrado en Málaga, se hizo eco la agencia France Presse. La misma que, un par de días más tarde, distribuía una foto de una niña de apenas 6 años disfrazada de nazarena y con cadenas en la cabeza. Este año de gloria del PP, la Semana Santa ha sido un festín. No había quien se acercara a una pantalla de televisión –especialmente en la pública-, sin que saliera de ella un cristo doliente, varios capirotes, algún romano o un mareante olor a incienso.

No faltó un detalle. Alumnos de un colegio público de Cientruénigo (Navarra) pudieron empuñar armas de la Guardia Civil y ver y tocar material antidisturbios, dentro de una exhibición que se enmarca en un Plan de Fernández Díaz para mejorar la convivencia y la seguridad –dicen- de los centros educativos. Qué mejor que inscribir en estos piadosos días el uso de escopetas y de los mecanismos agresivos para disuadir a quienes protestan. Virtud y autoridad, juntos refuerzan sus valores.

Hemos visto, arrebolada al contemplar la visión de un sacerdote y el fervor de los actos litúrgicos, a la mismísima Dolores de Cospedal, -ataviada con mantilla española a la que tiene especial querencia- haciendo un alto en sus tareas como la de afinar el gasto quitando subvenciones a los dependientes. O sanidad a quien sea que no pueda pagársela como las gentes de bien aprovecharse. En el Alcázar de su Toledo, ha ondeado la bandera a media asta en señal de luto. Por una muerte de hace 2000 años. 

Seguir leyendo »

sobre este blog

Zona Crítica es el canal de opinión política de eldiario.es. Un espacio colectivo de reflexión, análisis y testimonio directo.

- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -