eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Bombardear Catalunya

Mariano Rajoy y Carles Puigdemont.

Son días de furia. De confusión. Con abundante siembra de cizaña. De revolver pensamientos y sensibilidades para enfrentarnos a unos con otros. Como siento que  a mí también me están manipulando y me gusta decir claramente lo que pienso, escribiré mi opinión sobre lo que está ocurriendo en Catalunya. Lo haré poniendo como antecedentes dos situaciones que estoy viviendo a la vez.

Lo siguiente me ha ocurrido después de contar en las redes sociales que en una televisión (ellos dicen que en broma) estaban pidiendo que Corea del Norte bombardease Barcelona, porque así “ganamos todos”. Horas más tarde, sigo recibiendo mensajes privados con insultos y amenazas de muerte de gente que asegura que soy yo quien ha pedido el lanzamiento de misiles sobre Catalunya. “Anticatalán” y “españolista” está entre lo más fino que me dicen. Tal cual.

Al mismo tiempo, otros me amenazan llamándome “separatista” y “antiespañol”, por decir en la televisión que estoy en contra de que prohíban reuniones para hablar del derecho a decidir o por considerar desproporcionadas algunas medidas que se están llevando a cabo a raíz de la convocatoria del referéndum catalán. Ya tenemos, en definitiva, que soy una cosa y la contraria.

Seguir leyendo »

Si sabes cómo me pongo para qué me invitas

81 Comentarios

Mariano Rajoy, presidente del Gobierno.

Esta de hoy es una columna sólo para espíritus fríos. Sólo para los que puedan dejar a un lado la pasión para intentar sistematizar y entender lo que está sucediendo. Vamos a necesitar nervios templados y dos pares de gafas. Unas gafas que llamaremos “políticas” y otras gafas que llamaremos “jurídicas”. No es posible ponerse ambos pares a la vez. Ese es uno de los problemas que se están viviendo a la hora de emitir opiniones serenas sobre los acontecimientos en Catalunya. Así que pertrechados con ellas y con la norma general de mirar sólo cada acontecimiento con las gafas pertinentes y sin intentar ponerse jamas ambas juntas, avancemos en esta selva.

La actuación de la Justicia penal ayer en Catalunya, con los registros y detenciones ordenadas por el titular del juzgado de instrucción 13 de Barcelona, sólo pueden ser mirada con las gafas jurídicas. El Derecho Penal tiene sus normas y sus instrumentos y cuando está trabajando, los pone en movimiento. Para qué me invitas si sabes cómo me pongo... Es evidente que el caso de desobediencia de la Carta Magna por parte de las instituciones catalanas no puede ser resuelto desde la justicia penal pero no lo es menos que tampoco era posible evitarla llegados al punto en el que no existe el diálogo y en el que, sin duda, se están cometiendo delitos por parte de los que promueven el referéndum suspendido por el Tribunal Constitucional. No podemos pedir ni a la Fiscalía ni a los jueces que no actúen si se cometen delitos y se tiene noticia de ellos. 

Siguiendo con esas gafas jurídicas puestas, veremos que lo que se le puede exigir al juez es que sus acciones sean proporcionales para el fin de la investigación y, en principio, tenemos pocos elementos de juicio puesto que el sumario está declarado secreto aunque es cierto que hemos asistido a registros de organismos públicos y detenciones por causas diversas de corrupción así que no parecen instrumentos desproporcionados. ¡Paren, se lo que van a decir muchos ahora! Pero esas alegaciones, sobre los cargos públicos, lo democrático del voto, la detención por tener determinadas ideas políticas, todas esas alegaciones sólo pueden revisarse con las gafas políticas. La Justicia no puede ni debe mirar esas consideraciones porque el fin no justifica los medios y si los medios son delictivos nada más debe contemplarse. 

Seguir leyendo »

Ataque de lucidez

Albert Rivera y Mariano Rajoy, durante un encuentro en Moncloa.

Al PSOE, por decirlo de una manera coloquial, periódicamente se le aparece la virgen. Se le apareció en el año 2000 cuando eligió contra todo pronóstico a José Luis Rodríguez Zapatero en lugar de a José Bono como secretario general. Se le ha vuelto a parecer este año, cuando también contra todo pronóstico, eligió a Pedro Sánchez frente a Susana Díaz. Y se le volvió a aparecer antes de ayer, cuando la torpeza de Albert Rivera propició que la dirección del PSOE tuviera un ataque de lucidez y se diera cuenta de que cerrar filas con el PP en este momento era una decisión suicida. Suicida para el partido, porque es suicida para la democracia española.

La estrategia del PP contra la autonomía de Catalunya es una estrategia franquista. El PP quiere al nacionalismo catalán “cautivo y desarmado”, derrotado y humillado. Quiere ganar por 10 a 0, como muy gráficamente dijo hace unas semanas la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría.

Esa estrategia lleva inevitablemente a una deriva autoritaria en todo el Estado. Catalunya no puede ser gobernada de esa manera en un Estado democrático. Fue posible tras la guerra civil con el Estado totalitario que se impuso a continuación. Pero en democracia no es posible. Catalunya tiene que poder autogobernarse para que España pueda hacerlo. La alternativa es la ausencia de democracia tanto en Catalunya como en España.

Seguir leyendo »

El Gobierno decide sentarse sobre las bayonetas en Cataluña

41 Comentarios

Rajoy y Albiol, preparando sus planes en favor de la independencia.

Las detenciones de responsables políticos de la Generalitat por la organización del referéndum nos obliga a recordar una frase muy conocida, además de otra opinión que escuchamos ayer a la alcaldesa de Madrid. "Con las bayonetas, todo es posible. Menos sentarse encima", es la frase que se adjudica a Talleyrand. Por bayonetas, también podemos entender en este caso la Guardia Civil. 

En un programa de televisión, Manuela Carmena vino a decir algo también relevante, obviamente adaptado a la situación actual: "Pensar que eliminando papeletas se puede cambiar una situación social no es serio. El Derecho penal no cambia ideas". 

Los jueces cómplices de los planes políticos del Gobierno y los guardias civiles no cambian ideas. Los problemas políticos profundos, producto de errores contumaces que se remontan a años, no encuentran solución a través simplemente de liberar las nada pequeñas capacidades represivas de un Estado moderno. 

Seguir leyendo »

La equidistancia no existe

41 Comentarios

El rey Felipe VI junto a su homologo saudí en un viaje reciente.

Los viejos amigos de Rosa Parks también lo éramos de Desmond Tutú, otro personaje que puede arder en los altares de la ira por hacer y decir cosas inconvenientes. O por ser mencionado, las sensibilidades andan a flor de piel. El arzobispo sudafricano, pacifista, beligerante contra el apartheid, osó decir: “Si eres neutral en situaciones de injusticia, has elegido el lado del opresor”. Fue una de las personas que mejor definió que la equidistancia no existe. Su búsqueda sí, de ahí que la justicia lleve en su mano una balanza. Humanas aplicaciones, trampas sin fin en los países corruptos, defectos de fabricación, terminan por privar de la exactitud matemática al punto medio. Cuando no lanzan las posiciones al extremo. El peligro de mirar al horizonte torcido es que se equivoca el fin y el camino.

En la tarde de este martes, PP, PSOE y Ciudadanos han hecho una filigrana curiosa: el Congreso en pleno ha votado a favor de no vender armas a países donde haya represión interna y violen los derechos humanos pero los tres partidos han bloqueado que se vete a esos países. A Arabia Saudí e Irak que son bien principales. A estos que no se los toquen. Tras declarar secreto el acuerdo militar, ahora “bloquean el veto al rechazo”. ¿Me siguen? Equidistancia pura, cero grados, ni frío ni calor. Solo que las bombas seguirán cayendo y la persecución del disidente se seguirá ejerciendo. A sangre y dolor, aunque no lo vean. Se han situado al lado del opresor. Con suma elegancia, eso sí. Los grandes medios tampoco están para estas menudencias con lo caliente que se mantiene el asunto de Catalunya.

Rufían –dicho a la persona del mismo nombre-, franquismo, brujas malas, secesionismo, vanidad, banderas del aguilucho que traen la paz, irrelevantes, burdas tergiversaciones, posverdad, carteles señalando alcaldes, portadas señalando políticos, odio, excepción, 23F. Hay que entrar en las webs de los medios o conectar las televisiones tras tomarse dos tazas de tila. Algunos de sus firmantes se verán muy juiciosos y equilibrados, sin duda. Como los mil cultos que han firmado un manifiesto para invitar a no votar en el referéndum porque se ha hecho todo mal.  Toman partido explícitamente, unos pocos lo hicieron en varias causas necesarias, a otros nunca les vimos. Creían mantenerse en el confortable punto medio.

Seguir leyendo »

Merece la pena pagar por esto

21 Comentarios

Se me ocurren unas cuantas razones para que los lectores de este periódico se hagan socios / pagadores / propulsores de eldiario.es. La primera, sé que no es muy popular, es que pagar por un producto que se lee fortalece el espíritu -del lector y del emisor-  y representa sobre todo un acto de justicia para los hacedores del periódico, que conviene que cobren todos los meses para que el periódico siga contando; contando historias.

No hay producto editorial libre al cien por cien, por mucho que les gustaría ese ideal imposible a algunos lectores. Se trata de que las inevitables hipotecas sean las menos posibles y en este diario no parece que haya más hipoteca que la de los propios lectores, la de los socios que dan y quitan apoyos a quiénes escribimos aquí. Por eso es importante saber que con cada socio se establece un contrato de garantía de estabilidad, de futuro del medio, de este medio. Contrato crítico o de apoyo, que permite la supervivencia; contrato racional y emocional en cualquier caso. 

Quizás merece un análisis el hecho de que de un producto en papel, que asomaba rentable, hayan surgido tres medios digitales  -uno, este- que seguirá existiendo en el quiosco digital -ese que no espera al día siguiente- y que es y seguirá siendo de referencia en la medida que quieran que así sea los socios; de solteros lectores.

Seguir leyendo »

Ese olor a corrupción que no se va

45 Comentarios

La exministra del Partido Popular, Ana Mato.

Estamos todos tan atareados cursando esta especie de máster nacional en derecho constitucional donde nos hemos metido, tan entretenidos siguiendo el carrusel de registros, decomisos e identificaciones efectuadas por la Guardia Civil en lugares tan peligroso como imprentas o empresas de mensajerías que, a veces, se nos pasan o despachamos como rutinarias otras cosas que también tiene su importancia. 

Comparados con la supuesta quiebra de la soberanía nacional puede que para muchos sean cosa menor o incluso bastante pedestre. Pero que un inspector de Hacienda confirme en sede judicial que el Partido Popular se financió ilegalmente, o que las facturas presentadas en su día por  la exministra Ana Mato para acreditar que ella se pagaba sus viajes no se corresponden con aquellos que le regaló la trama Gürtel, son algo más que pequeños detalles que no vale la pena ni comentar porque ya está todo dicho. 

Cuesta trabajo decidir qué puede dañar más a una democracia: si reformular el concepto de soberanía nacional como sostienen desde el PP, o confirmar que la corrupción se ha convertido en una rutina diaria para el partido del gobierno, más frecuente y menos perseguida que ir a votar o formar parte de una mesa en un referéndum suspendido.

Seguir leyendo »

En Alemania se espera un nuevo fracaso de la socialdemocracia europea

Martin Schulz, líder del SPD.

Mucho se tienen que equivocar los sondeos, y ningún analista lo cree posible, para que los socialdemócratas alemanes no sufran un duro revés en las elecciones generales de este domingo. El último, el de la cadena televisiva ARD, les pronostica un 20% de los votos, 17 puntos menos que los que irían al bloque de centro derecha CDU/CSU que encabeza Angela Merkel. Sería el peor desastre en mucho tiempo. La derrota del SPD parece ya tan inevitable que dentro y fuera del partido de lo que ahora se habla es de las causas de la misma, más que de la posibilidad de remontar a última hora. Cuando aún faltan cinco días para que se abran las urnas.

Muchos creen que Martin Schultz no ha sido un candidato a la altura de las circunstancias. Se dice que empezó bien y, en efecto, hace 8 meses los sondeos le daban un 30% de los votos, casi empatado con la primera ministra. Pero desde entonces el viento se le ha puesto de cara. Empezando por las tres derrotas de su partido en las elecciones regionales de otros tantos länder, entre ellos el de Renania del Norte-Wesfalia, tradicional feudo socialdemócrata y patria chica de Schultz. Prosiguiendo por el anuncio de que Gerhard Schröder, el antiguo líder del SPD, entraba a formar parte del consejo directivo de Rosnet, el gigante energético ruso controlado por el Kremlin. 

Seguir leyendo »

¿Es necesaria una ley LGTBI?

Manifestación del Orgullo.

La Ley de Igualdad LGTBI no es una ley penal ni tampoco una ley mordaza. Su texto es ambicioso, sin duda, y es cierto que su articulado recoge –como tantas normas administrativas– un régimen sancionador que debe ser afinado. Su finalidad no es castigar ni perseguir al tránsfobo, al homófobo o al bífobo, tampoco es adoctrinar a nadie. Esta Ley lo que busca es evitar las discriminaciones cotidianas e invisibles que sufren las personas por ser gais, lesbianas, bisexuales, trans o intersexuales (LGBTI). 

Tener que proyectar una ley de estas características, en esta ocasión para el colectivo LGBTI pero perfectamente planteable para otros colectivos vulnerables sistemáticamente discriminados en el día a día, debería llevar a pensar en la cantidad de resistencias que cada miembro de la sociedad transporta para que –una década después de haber logrado importantes avances legales en el reconocimiento de los derechos LGBTI– haya que ‘obligar’ a aceptar, integrar y normalizar la orientación sexual, la identidad de género y otras expresiones de género en los libros de texto, en las residencias de tercera edad, en los formularios públicos, en los catálogos de libros de las bibliotecas, en los recursos de servicios sociales, en las inscripciones de nacimiento, en la atención sanitaria, en los reglamentos de convivencia de los centros educativos... Y así, una lista de medidas que puede parecer interminable pero que, sobre todo, deja al descubierto la cantidad de espacios que a día de hoy no están libres de discriminación, de lgbtfobia. 

Seguir leyendo »

'Apología' y las malas compañías

Hay algunas palabras a las que parece que les guste ir de la mano: los fumadores parece que siempre sean empedernidos, que las discusiones resulten invariablemente acaloradas y que los marcos sean necesariamente incomparables. Es lo que en lingüística se llaman colocaciones: combinaciones de palabras que tienden a aparecer juntas con una frecuencia superior a la esperable y que funcionan casi siempre de carrerilla.

A mí ante todo me gusta mucho que en los prospectos el estreñimiento sea siempre "pertinaz" y la diarrea sea "profusa".

Seguir leyendo »