eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Aviso a navegantes

Un pueblo que salió a la calle, que mostró cívicamente que aún tenía capacidad de unirse y de indignarse

26 Comentarios

- PUBLICIDAD -
 Plaza del Sol en mayo 2011

La Puerta del Sol en mayo de 2011 ©15M

Este es un artículo más sobre el 15M. No pretende descubrir nada. Sobre todo, por respeto a un movimiento que debe mantenerse libre de gurús y que tiene en su esencia que nadie lo utilice o se apropie de él. Creo que, precisamente por esto, la espontaneidad del 15 de mayo de 2011 se ha convertido en un símbolo de lucha y libertad. Paradójicamente, porque fue un aviso a navegantes de los que quieren liberarse de una deriva que los hace cada vez menos libres: de la desigualdad, de las elevadas tasas de desempleo, de los que mueven los hilos, de un futuro incierto… Como decía alguno de los lemas de aquellos días: “Sin casa, sin curro, sin pensión, sin miedo”.

Hay quien piensa que el 15M fue un puñetazo en la mesa. Es posible. Aunque, más bien pienso en algo menos agresivo: el principal valor simbólico de ese movimiento indignado estuvo en demostrar que la unión hace la fuerza. Esa unidad cívica es mucho más temida y difícil de criminalizar. Si a unas decenas de manifestantes se les unieron varios centenares, y luego miles, y luego las imágenes dieron la vuelta al mundo entero, ahí llegó el impacto, el toque de atención de quienes pensaban que había que hacer algo: “Tu salario y tu pensión no se defienden en el sillón” o “No podemos apretarnos el cinturón y bajarnos los pantalones al mismo tiempo”, rezaban algunas pancartas.

El 15M es la respuesta a la crisis, al pinchazo de la burbuja inmobiliaria, al abuso de la banca, a la corrupción, al despilfarro, a la impunidad, a los recortes, a las reforma laborales, a las directrices de Europa y de los “mercados”... Se dice que fue un movimiento antisistema, pero lo que precisamente pedía era que el sistema, la democracia, funcione, que sea real: “¿Por qué mandan los mercados si yo no los he votado?”, podía leerse.

Tampoco podría entenderse el 15M sin tener en cuenta la influencia de las redes sociales, las soflamas carcas de algunos medios que se convirtieron en involuntarios aliados, la frescura y posterior división de algunos portavoces del movimiento o… que la toma de las plazas tenía un tiempo limitado. Sí, se consiguió y se permitió, pero era cuestión de días. Después, habría que ver si, levantadas las acampadas, se pasaba de las imágenes y las palabras, a los hechos.

Lo cierto es que el PP ganó por mayoría absoluta. Dudo que votaran a Rajoy muchos de los que salieron a la calle el 15M, pero el paro, la desigualdad o los recortes fueron en aumento. Este es también un aviso a navegantes. Queda, eso sí, la demostración de fuerza de un pueblo que salió a la calle, que mostró cívicamente que aún tenía capacidad de unirse y de indignarse. Cinco años después, unos se habrán resignado y otros estarán fuera de la plaza, pero con los mismos ideales. Muchos, incluso, han llegado ahora las instituciones. Todos, en definitiva, sabemos que algunas cosas han cambiado, pero aún quedan muchas por cambiar.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha