eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

No es lo mismo

Nombrar a un funcionario profesional y de contrastada carrera y valía es lo normal. Colocar a dedo a parientes y compañeros de partido sin más oficio ni preparación que la militancia o el linaje es nepotismo

46 Comentarios

- PUBLICIDAD -

Estos días un funcionario de carrera, con más de treinta años de servicio acreditados en la función pública y que ha ocupado puestos de responsabilidad similar con administraciones de signo político diferente, ha sido acusado de ser padre de Rita Maestre, portavoz del gobierno municipal que encabeza Manuela Carmena. Nadie cuestiona su capacidad, formación, idoneidad o competencia, pero –recalcan– es el padre de la portavoz del gobierno.

Sucede como en esas conversaciones donde alguien empieza aseverando que "No tengo nada contra fulanito, es más, me parece una gran persona, pero...". Automáticamente ya sabes lo que sigue y que fulanito es hombre muerto.

Lo mismo le sucedió hace poco a un alto funcionario con décadas de servicio y acreditada carrera y experiencias administrativas en puestos de responsabilidad. Fue acusado y declarado culpable de ser sobrino político –ni siquiera pariente directo– de Manuela Carmena. Desde entonces arrastra esa condena y comentarios hipócritas del tipo "es muy competente pero... es sobrino de Carmena".

Cristina Cifuentes, la delegada del Gobierno que llenó Madrid de antidisturbios pero no se enteró de cómo medraba la trama Púnica, se ha apresurado a hablar de nepotismo y de vieja política. Portavoces de Ciudadanos y PSOE han salido corriendo a darle la razón y a llenarse la boca hablando de ética; no fuera a ser que se perdiesen un par de votos por quedarse callados.

Es cierto que Podemos recoge lo sembrado cuando se apuntó al fuego a discreción contra todo lo que se moviese y además fuera pariente de alguien. Pero ni es lo mismo, ni se le parece. Hay casos de nepotismo en los nuevos gobiernos pero desde luego no se trata de éstos.

Nombrar para un puesto de confianza a un funcionario profesional y de contrastada carrera y valía es lo normal. Colocar a dedo en gabinetes y sociedades y empresas públicas a parientes y compañeros de partido sin más oficio ni preparación que la militancia o el linaje es nepotismo.

Que Cristina Cifuentes, militante en el partido de Ángel Carromero, Miguel Blesa, el marido de María Dolores de Cospedal, la hija de Zaplana, el cuñado de Arias Cañete o los hijos menores de Aznar o Esperanza Aguirre, lo mezcle todo intencionadamente resulta tan tópico como previsible. Pero hay que ser muy malo y muy tonto para que partidos que se llaman nuevos o se definen como progresistas se apunten a semejante discurso viejo y reaccionario; aunque sea por simple revancha por aquello de la casta.

Sería bueno que todos nos aclarasen si, desde ahora, para ocupar un puesto como servidor público, además de mérito y capacidad, hay que aportar el libro de familia para demostrar que no tienes parientes metidos en política. Por saber si de verdad creen que así se regenera y se asegura la trasparencia en la función pública.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha