eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

¿Qué quiere hacer Pedro Sánchez?

El resultado de las primarias del PSOE pone de manifiesto que las élites van por un lado y la realidad social, por otro

Ahora Sánchez tiene que decidir qué PSOE quiere: ¿quiere echar al Gobierno del PP? ¿De qué modo? ¿O no quiere? Y si quiere, ¿para hacer qué?

71 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Sánchez ganó en 37 provincias, Díaz se impuso en 13 y López ganó en dos

Pedro Sánchez, en su comparecencia en Ferraz ante los militantes tras ganar las primarias del PSOE. EFE

El resultado de las primarias del PSOE pone de manifiesto que las élites van por un lado y la realidad social, por otro. Al elegir de forma tan clara a Pedro Sánchez los votantes presentaron una moción de censura a sus dirigentes, que llevan meses apelando a eso que llaman estabilidad para defender que todo se quede como esté. Su empeño ha sido tal que, a ojos de muchos, han logrado convertir a Sánchez en un rebelde outsider, algo que sin duda le ha beneficiado.

El domingo por la noche Cristina Cifuentes recurrió a ese manido término –estabilidad– para hacerle un guiño a Sánchez:

"Tienes la enorme responsabilidad de hacer que el PSOE siga siendo útil para la estabilidad de España". Con solo una frase Cifuentes desvela que el PSOE ha sido hasta ahora útil para lo que ella, dirigente del PP, considera que es la estabilidad de España. También confiesa que el PSOE es clave para que esa estabilidad permanezca.

En una época tan orwelliana como la actual conviene traducir algunos términos. ¿A qué llaman estabilidad? ¿A que sigan recortando derechos, libertades y salarios? ¿A que se afirme que la única salida es seguir reduciendo la inversión pública para pagar las deudas a ciertos bancos? ¿Cuál es el concepto de estabilidad en un partido como el PP que roba de lo público? ¿Es estabilidad un bipartidismo como trampantojo de un modelo único al servicio de la elite?

Pedro Sánchez fue el candidato del aparato del PSOE hasta que las turbulencias de las guerras internas le obligaron a presentarse como lo que hasta entonces nunca había sido. Votó a favor de la reforma exprés de la Constitución que ahora dice querer modificar; nunca lideró un proyecto que cuestionara la deriva neoliberal de su partido; prefirió pactar con Ciudadanos antes que con fuerzas de la izquierda, y no le importó para ello suscribir un acuerdo programático en el que no constaba la derogación de la reforma laboral o de la ley mordaza.

Su giro hacia este nuevo Pedro Sánchez vino dado por una cuestión de superviviencia: "¿Voy a ser yo acaso el títere tonto que pone la cara para impulsar esa Gran Coalición que el aparato me pide?", pudo preguntarse en alguna noche de insomnio.

Suficientemente inteligente como para darse cuenta de que asumir tal movimiento habría sido recortar su carrera política y aceptar un papel de cabeza de turco, tras su dimisión comprendió que el único modo para sobrevivir y ganar era ocupar el espacio discursivo que el PSOE en España y la socialdemocracia en general en Europa habían abandonado.

Ahora Pedro Sánchez es prisionero de ese nuevo Pedro Sánchez que moldeó para el escenario electoral interno. Llega el momento de las preguntas:

¿Es hoy el PSOE un partido dispuesto a dar la espalda a las políticas neoliberales que defienden para sí las élites del país?

¿Puede actuar el PSOE con independencia de esas élites?

¿Está dispuesto Sánchez a moverse contra las políticas de austeridad que han generado tanta desigualdad y precariedad?

¿Va a apostar por intentar un cambio real o su estrategia será aparentar que representa lo que después no defenderá?

¿Quiere echar al Gobierno del PP? ¿De qué modo? ¿O no quiere? Y si quiere, ¿para hacer qué? 

¿Presentará una moción de censura ahora que Unidos Podemos le ha ofrecido retirar la suya si él presenta una propia?

La etapa de las palabras ha terminado y ahora llega el momento de los hechos. Con falsas apariencias y sin un programa concreto Sánchez será solo humo. Pero con contenido político transformador y compromisos específicos las élites del PSOE –y de fuera del mismo– se le echarán encima. Si opta por la primera vía, se arriesga a protagonizar un declive mayor de su partido, que ya perdió 4 millones de votos tras las medidas de austeridad del último Gobierno socialista. Si opta por la segunda vía bombardearía pilares del PSOE actual y podría provocar una implosión en su seno. No lo tiene fácil Sánchez, atrapado en su laberinto. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha