eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Hay que sumar 176

Rajoy lo tiene más fácil, pero no es el único que puede sumar los 176 diputados. Las fuerzas del cambio también suman y harían mal en desechar esa opción dejándose impresionar por la enorme presión política, económica y mediática

70 Comentarios

- PUBLICIDAD -

El Brexit decantó a los indecisos a favor de la reconocible estabilidad del bipartidismo. La nueva política se desinfla víctima de sus contradicciones y de un envejecimiento prematuro directamente imputable tanto Podemos como Ciudadanos. No ganó el miedo, ganó la capacidad de Mariano Rajoy para entender qué le importa realmente a sus votantes. Se impuso lo malo conocido que ofrecía el Partido Popular frente a la falta de alternativa de una izquierda que se pasó peleando por ser segunda toda la campaña, que lo primero que hizo la misma noche electoral fue seguir peleándose y que ahora mismo, a esta hora, aún continúa peleándose.

Venía el sorpasso pero llegó la sorpressa. El PSOE ya resulta muy cansino en su continua culpabilización de Pablo Iglesias. Resulta pasmosa la lectura que llega desde Podemos, atribuyendo su derrota a la movilización de los viejos a quienes no les importa la corrupción ¿Y qué pasa con el millón y pico de votantes de izquierda que no comparecieron? La corrupción ya fue castigada en diciembre, las fuerzas del cambio tuvieron su oportunidad de gobernar y la desaprovecharon; es su problema, no de los votantes del PP ni de ningún otro partido.

Dicho todo esto conviene recordar algo que todo el mundo parece preferir olvidar. Acabamos de elegir un Parlamento, no un presidente. Nuestro sistema es parlamentario, no presidencial. El Congreso elige al presidente. Tiene que gobernar y debe gobernar quien suma 176 diputados. Si no se suman esos diputados no hay derecho alguno a gobernar. La facilidad con la que tantos se han entregado a la hipótesis de que se debe dejar gobernar a Rajoy resulta tan llamativa como su súbito descubrimiento de su condición de estratega.

Rajoy lo tiene más fácil, pero no es el único que puede sumar los 176 diputados. Las fuerzas del cambio también suman y harían mal en desechar esa opción dejándose impresionar por la enorme presión política, económica y mediática que rema a favor de Rajoy. El sentido de Estado es una cosa, el suicidio político otra muy diferente.

Albert Rivera es el candidato perfecto para humillarse y pagar la enorme factura de explicarle a sus votantes que les prometió que no votaría a Rajoy pero tiene que hacerlo por el bien de España. Querer repartir la culpa con los socialistas no le va a salvar. Le vendría más que bien abrir una alternativa a la inevitabilidad del marianismo. Pablo Iglesias no debería mantener su veto porque demostraría que prefiere un gobierno del PP a un ejecutivo donde no lleve la iniciativa. Pedro Sánchez debería recordar que la mejor defensa siempre es un ataque. Ofrecer una alternativa a la opinión pública y a los más diez millones de votos que suma la izquierda, o a los trece millones y medio de votos que suman las fuerzas del cambio, sería la mejor manera de protegerse de los amigos, los enemigos y los compañeros de partido.

Mariano Rajoy no va a hacer mucho para ganar su investidura, salvo un par de llamadas y ofrecimientos vacíos. No le hace falta. La presión ambiental juega complemente a su favor. Sólo ha de esperar a ver quién cede primero bajo la enorme presión a su favor, si Rivera o Sánchez. No va a darles ni un vaso de agua, especialmente al líder de Ciudadanos. Hacerle el trabajo parece bastante estúpido.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha