Sobre este blog

Amnistía Internacional es un movimiento global de más de 7 millones de socios, socias, activistas y simpatizantes que se toman la lucha contra las injusticias como algo personal. Combatimos los abusos contra los derechos humanos de víctimas con nombre y apellido a través de la investigación y el activismo.

Estamos presentes en casi todos los países del mundo, y somos independientes de todo Gobierno, ideología política, interés económico o credo religioso.

Guinea Ecuatorial: 52 años de independencia, cinco décadas de violaciones de derechos humanos

Manifestación en Callao, Madrid, con motivo del día internacional de los derechos humanos

0

Décadas de puño de hierro

Las grandes esperanzas iniciales de la población ecuatoguineana tras la independencia muy pronto se convirtieron en desilusiones. La andadura de Guinea Ecuatorial comenzaba de la mano de Francisco Macías. Macías gobernaría como dictador desde la independencia hasta 1979 cuando fue sustituido tras un golpe de Estado capitaneado por su sobrino, Teodoro Obiang Nguema, que ha permanecido en el poder hasta la actualidad. Es común que el país aparezca en los peores puestos de ránquines en relación con vulneraciones de los derechos humanos.

Muy conocido es el caso de la prisión de Black Beach, situada en la isla de Bioko y construida durante el dominio colonial español. Francisco Macías fue ejecutado en ella en septiembre de 1979, y el propio Obiang fue ex director de esta. En esta prisión se han documentado innumerables torturas y malos tratos tales como palizas, tratamientos degradantes a presos, castigos y desatención médica entre otros. Es común que periódicamente se produzcan denuncias alertando de la reducción de alimentos proporcionados a los reclusos. Muchos de ellos dependen de los alimentos que sus familiares les hacen llegar, pero la localización insular en muchas ocasiones imposibilita que los familiares que viven en la Guinea continental puedan hacérselos llegar, lo que expone a muchos reclusos a poder morir de hambre. De igual forma, es común la reclusión en régimen de incomunicación. Por todo ello, no cumple con las obligaciones más básicas que el país ha contraído en virtud del derecho internacional.

Desde Amnistía Internacional ya se puso el foco sobre el caso del dibujante Ramón Esono Ebalé, que pasó seis meses en Black Beach tras realizar una caricatura de Obiang. También, sobre el defensor de derechos humanos Alfredo Okenve, privado de su libertad hasta en tres ocasiones por su activismo, habla de una “cultura de represión” y se refiere a Guinea como “una dictadura férrea, de los países más represores del mundo: nunca ha habido libertades”. Y sobre el activista político Joaquín Elo Ayeto acusado de tener información sobre una conspiración para atentar contra el presidente. Él fue torturado y enviado, al igual que Ramón Esono, a la cárcel de Black Beach, donde su salud quedó gravemente deteriorada. El constante hostigamiento hacia los defensores y defensoras de derechos humanos en el país se ha traducido en una represión continuada de los derechos de libertad de expresión y asociación. El propio gobierno ha rechazado las recomendaciones internacionales para investigar las amenazas y represalias contra activistas pro-derechos humanos.

Sobre este blog

Amnistía Internacional es un movimiento global de más de 7 millones de socios, socias, activistas y simpatizantes que se toman la lucha contra las injusticias como algo personal. Combatimos los abusos contra los derechos humanos de víctimas con nombre y apellido a través de la investigación y el activismo.

Estamos presentes en casi todos los países del mundo, y somos independientes de todo Gobierno, ideología política, interés económico o credo religioso.

    Autores

Etiquetas
Publicado el
13 de octubre de 2020 - 20:59 h

Descubre nuestras apps

stats