Sobre este blog

Desdeelsur es un espacio de expresión de opinión sobre y desde Andalucía. Un depósito de ideas para compartir y de reflexiones en las que participar

Pobre cultura

Rumores de lucro cesante. Ni siquiera el sol dice la verdad en estos días de rebequita bornay. Chantaje a los que sufren, mayoría cabreada. Un ejército de autónomos entona plegarias sin factura. Los músicos ambulantes pagan por tocar. La cultura adopta mil nombres falsos: cultura de tal y cual, cultura por nones, cultura del escaqueo, cultura a secas. Pobre cultura de iva escandaloso. La última vez que se habló de cultura fue para cobrarle sentimientos cochinos al olvido, nostalgia de futuro, pobre cultura que estás en los suelos, manipulada como una firma mafiosa, afeada en su actitud como una letra impagada, arrinconada en el sillón de las cuatro y cuarto. Engaña el sol como un plato decorado. Soplan vientos de cultos cuaresmales, cultos gastronómicos, cultos de músculos alfabéticos, cultos de vino, rosas y espinas. Mucha cultura vanidosa, pobre cultura con uve doble doblemente repugnante. Wert para creer. Premio Joya para el fanatismo ilustrado.

Al tiempo, un montón de cargos intermedios de la cosa privatizada se comen el correspondiente marrón. Antaño, cuando los bocadillos de envolvían en papel de estaño, los colegios discriminaban a los niños por clase, configuración física, parné familiar y tontería en lo alto. Hoy mismo, los jugadores sólo emplean rodilleras en la play station y en el despacho de mamá superiora. Cultura canalla, cultura audiovisual, en tiempos tan caninos la tele abusa de la hipérbole: Gran Reserva, Gran Hotel, Gran Hermano, Gran Coñazo ...

Venga, ahora a por los artistas. Cortinas de humo en el congreso de malpensados. Demagogia y malos pensamientos. Con la excusa de los recortes, la cultura paga los platos rotos, como si pudiéramos permitirnos este lujo. Quieren una sola voz y un interruptor. Acusan al resto de mortales de vivir a su aire. Con la excusa de los recortes, anuncian Eres criminales y reproches a la libertad manoseada.

La riqueza cultural de esta tierra no parece suficiente. La industria del arte andaluz. Tenemos todo el arte del mundo, pero dejamos que nos optimicen los recursos con ambas manos, mangoneo mancomunado.

Nos queda una industria con futuro: el arte de ser feliz. Dice Juan Marsé, maestro del retrato en sepia de su propia infancia y emigrante sin papeles en la maldita feria de la falta de vanidad, que la cultura es la búsqueda de la felicidad, la memoria para contarlo, el equilibrio emocional, la armonía. Saber salir a la calle en igualdad de condiciones con la vida. Sentarte en un banco a charlar con una señora despojada de arreglos orquestales. Poner cara de bolero en el bar de las noticias chungas. Cantar las cuarenta a la nostalgia de futuro. Es la hora de la cultura, abierta y tolerante. No pregunte por saber que el tiempo se lo dirá. Y el tiempo ha dicho "no va más". ¿Y si le damos con la cultura bien fuerte en la cabeza a esta fullera economía de sueños rotos?

No sellen tantos pactos tramposos, no olviden que la cultura, y nunca el miedo, nos hará libres. Cumplan la ley no escrita. Respeten a nuestros artistas de cabecera: el cantante de voz ondulada, el guitarrista de la esquina, el grupo rompedor, el escritor de paredes, el pintor de verdades desnudas, la bailaora de la mañana, el escultor de locuras, el trovador y su musa, los trapecistas de la palabra y demás sujetos susceptibles de enriquecer este rincón del planeta. Si no encuentra una razón para luchar contra esta tiranía global, recuerde que siempre nos quedará la elocuente cultura del silencio. Y que del silencio nacerá un lenguaje nuevo.

Sobre este blog

Desdeelsur es un espacio de expresión de opinión sobre y desde Andalucía. Un depósito de ideas para compartir y de reflexiones en las que participar

Etiquetas
Publicado el
24 de febrero de 2013 - 23:57 h

Descubre nuestras apps

stats