La portada de mañana
Acceder
España encabeza el resurgimiento del coronavirus en Europa
El golpe del virus del Nilo en Sevilla
Entrevista a María Chivite, presidenta de Navarra: "No puedo compartir que la máxima representación institucional tenga carácter hereditario"

La Junta elimina un curso de infantil de un colegio público de Granada en pleno proceso de admisión de alumnos

La dirección del CEIP Tierno Galván teme que esta decisión acabe por comprometer el futuro del centro

Provocando un nuevo temporal bajo el paraguas de una "racionalización de recursos", la Delegación de Educación de la Junta de Andalucía en Granada ha vuelto a levantar polvareda por una de sus últimas decisiones. El Colegio de Educación Infantil y Primaria (CEIP) Tierno Galván, inaugurado en 1991 en la capital granadina, denuncia que el Gobierno andaluz le eliminó el pasado 5 de junio un curso de infantil de 3 años en pleno proceso de admisión de alumnos, cuyo plazo no acababa, en primera instancia, hasta el día 8. Algo que no es nuevo en el entorno de la calle San Antón donde se levanta el centro, pues antes de la pandemia de la COVID-19, en marzo, la Junta ya pretendió eliminar el mismo nivel educativo en otro colegio próximo: el CEIP Genil. Lo que supone que, en cualquier caso, el Gobierno andaluz va a eliminar una línea de infantil de 3 años en la zona ya que hasta ahora había cuatro entre los dos centros y ahora serán tres.

Sin embargo, mientras en el CEIP Genil celebran que finalmente Educación no les eliminará la línea de infantil de 3 años que pendía de un hilo, en el CEIP Tierno Galván ven cómo sucede precisamente eso. Un éxito de la Junta que ha conseguido que el debate ya no sea que se va a perder una clase de ese nivel educativo, sino en qué escuela se va a perder. Ubicados a apenas 200 metros de distancia el uno del otro, la dirección del Tierno Galván y el sindicato CCOO sospechan que la Junta le ha quitado plazas a un centro para dárselas al otro. Una decisión que ha llevado a la comunidad educativa del Tierno Galván a moverse y reclamar que no les quiten esa línea de infantil de 3 años.

Según denuncian desde el colegio afectado, los hechos se precipitaron el pasado viernes 5 de junio. Aquel día, la dirección de la escuela recibió una llamada de Educación informándoles de que se les suprimía de forma inmediata uno de sus cursos de infantil para niños de 3 años. Paralelamente, Educación le devolvía al CEIP Genil el mismo curso que le iba a retirar hasta entonces. Algo que censuran desde la escuela afectada porque "modifica las bases de referencia publicadas en febrero de 2020" y porque la decisión se toma "cuando el periodo de matriculación está en marcha y no ha acabado".

Un centro demandado

El criterio que aplica Educación para eliminar uno de los cursos de infantil en el CEIP Tierno Galván es el de la "racionalización de recursos". Según fuentes oficiales del ramo, "el colegio no ha cubierto las plazas de uno de los cursos, por lo que no es seguro que pueda llegar a tener suficientes alumnos como para dos". Pero desde la dirección del Tierno Galván opinan diferente porque recuerdan que "somos un centro con mucho movimiento que va recibiendo a niños durante todo el curso". De hecho, actualmente cuenta con 400 alumnos.

La directora del colegio, María del Carmen Molina, explica a este medio que "en febrero nos concedieron dos aulas de infantil de 3 años y nosotros las publicamos en nuestra oferta educativa". La regidora del Tierno Galván de Granada solo pide que "no nos eliminen la línea hasta que termine el proceso de admisión del alumnado". Porque el periodo termina oficialmente en septiembre con las últimas matriculaciones y porque la decisión ha provocado que "vengan familias a reprocharnos que en la reunión que tuvimos para darnos a conocer se les dijo que la oferta educativa para niños de 3 años era de 50 plazas".

Lo que ocurre en ese caso es que pese a que hasta la fecha solo han recibido 22 solicitudes de plazas como primera opción (cada línea tiene un máximo de 25 alumnos), "como centro subsidiario estamos en 56", por lo que superan las plazas con las que cuentan para dos clases completas que son 50. Es decir, hay padres que han pedido la plaza del Tierno Galván como segunda opción para sus hijos y la eliminación de un curso les provoca inquietud porque el plazo para la reubicación de alumnos que no hayan obtenido plazas en primera instancia no acaba hasta finales de junio.

Por eso, Molina admite que se sienten "engañados" y ve cierta relación en que alrededor de su centro haya "muchos colegios concertados". Es más, explica que algunos padres le han confesado que habían puesto como primera opción un colegio concertado, pero como segunda el Tierno Galván, "y nosotros competimos con los concertados". Además, Molina tiene claro que lo que les ha pasado a ellos tiene que ver con el hecho de que al CEIP Genil le hayan devuelto el curso de 3 años que iban a perder hasta ahora porque recuerda que "en febrero al Genil solo le dieron una unidad y a nosotros las dos".

Paradójicamente, la directora recuerda que estuvieron apoyando al Genil en sus reivindicaciones, que se pusieron a su disposición para que mantuvieran los dos cursos de 3 años y "pensábamos que nosotros estábamos a salvo". Sin embargo, los planes de Educación han invertido la situación. María del Carmen Molina cree que "no se arregla un problema con que ahora al Genil le devuelvan un aula a costa de la nuestra". La regidora teme que esta decisión comprometa el futuro de la escuela, sobre todo, cuando "actualmente en los cursos superiores tenemos las 50 plazas cubiertas". Para denunciarlo y hacerse notar, tienen previsto movilizaciones y ya han contactado con diversos sindicatos y partidos políticos para solicitar su apoyo.

Mala planificación para combatir la COVID-19

Además del problema de la pérdida de plazas como tal, el devenir de los acontecimientos en los últimos meses ha hecho que nazca otro añadido: el de planificar el próximo curso previniendo los contagios en las aulas por COVID-19. Un extremo que creen en el colegio y en CCOO que no se respeta con este plan de la Junta de Andalucía porque "se recomienda una ratio de alumnos por clase más baja de lo habitual y al eliminar un curso, la ratio aumenta".

La misma opinión la comparte la representante de CCOO Enseñanza en Granada, Mercedes González: "Antes del COVID-19 nuestra argumentación era que era necesario una bajada de la ratio para poder atender mejor a los alumnos, pero es que ahora, en la situación en la que estamos, ya es una exigencia para poder mantener las distancias entre el alumnado y tener controlada la enfermedad". Además, González dice que "es muy importante que los alumnos no se conviertan en vectores de la enfermedad".

La portavoz de CCOO Enseñanza cree que "se está perdiendo la oportunidad de hacer las cosas y hacerlas bien máxime cuando sabemos que va a haber dinero extra dedicado a la Educación -el Gobierno central ha exigido a las comunidades autónomas que inviertan el 70% del fondo para la reconstrucción tras el COVID-19 en sanidad y educación-". Para Mercedes González es una decisión "absolutamente desacertada" y recuerda que lo que piden siempre desde el sindicato es "que no se eliminen los cursos y que la bajada de la natalidad sirva para bajar las ratios". En 2017, el año en el que nacieron los niños que deben acceder al curso eliminado, nacieron menos personas de las que murieron en Granada.

Por su parte, en UGT Enseñanza tampoco avalan la decisión de Educación. "Hemos  pedido aclaraciones a la Delegación del motivo de la supresión de esta unidad, una vez que se le había concedido en febrero y se le quita cuando todavía no ha terminado el proceso de admisión", explica su portavoz, Calixto Martínez. Al tiempo que aclara que "no tenemos datos de escolarización para saber si el motivo de la supresión es el aumento de una unidad al CEIP Genil. Lo que sí hemos pedido es que se debería haber permitido tener las dos unidades hasta septiembre porque luego en estas fecha hay matriculación de alumnos y este centro ha sido elegido como segunda opción por más de 50 padres y madres".

"Hay que hacer ajustes"

Fuentes oficiales de la Delegación de Educación defienden que hay que "hacer ajustes" porque "somos conscientes de que ha bajado la natalidad". Sin embargo, señalan que "la decisión no es firme" por lo que "no es el momento para dar más información". Las mismas fuentes mandan un mensaje de tranquilidad a los padres: "Quienes hayan pedido el Tierno Galván como primera opción no se quedarán sin plaza". Pero señalan que "ahora mismo hay más oferta que solicitudes porque el colegio se encuentra en una zona donde hay muchos colegios".

"Aquí no hablamos de colegios, sino de zonas y también tenemos que jugar con las matrículas que tenemos hasta ahora", explican desde Educación. "No es por recortes ni por ir contra la pública, porque nosotros estamos con la pública siempre". No obstante, señalan que "si no se han cubierto las plazas para una unidad, si concedemos otra más estamos quitando oportunidades para otros colegios que lo necesiten más, porque hay que racionalizar". Y sentencian, "ningún niño de la zona se quedará sin plaza, pero siempre que haya pedido un centro en primer lugar; si lo ha pedido en segundo o tercero, eso no lo podemos asegurar".

Etiquetas
Publicado el
12 de junio de 2020 - 10:57 h

Descubre nuestras apps

stats