Fuera tópicos: amarillo chillón para la nueva marca de ciudad de la "muy famosa y muy desconocida" Sevilla

Juan Espadas y Antonio Muñoz conversan ante la reproducción del nuevo logo de la ciudad.

¿Qué es Sevilla? “Sevilla es una señora mayor con mucha laca, sentada en La Campana, viendo un paso de Semana Santa, mientras que por detrás le está pasando el progreso a 150 kilómetros por hora”. Así al menos es como la ve el músico Esteban Ruiz, de I am Dive, y esa mezcla de tradición y vanguardia, y de la normalizada contradicción que conlleva, se ha intentado reflejar en una marca de ciudad que se presenta como vanguardista, alejada del tópico y que tiene como uno de sus lemas principales "muy famosa y muy desconocida", para jugar así con los títulos de Sevilla, aunque no se toca para los eventos institucionales el oficial NODO.

Paseando por la ciudad: una mirada a la Sevilla de hoy

Paseando por la ciudad: una mirada a la Sevilla de hoy

Lo primero en que insiste el gobierno local es en que no estamos ante un logo turístico, sino ante una marca de ciudad, como el celebérrimo I love NY de Nueva York con su llamativo corazón rojo. Aquí lo que predomina es el amarillo intenso, tirando a chillón, en referencia a la luminosidad que disfruta Sevilla con su promedio anual de más de 300 días de sol y 2.898 horas de luz.

Luz y sombra

Y si hay luz, hay sombra, que en Sevilla "no significa algo negativo porque es la sombra como refugio", explicaba Javier Martínez, de Lugadero, el estudio al que se encargó el diseño tras ganar un concurso de ideas. Aquí la sombra se proyecta como un reflejo muy parcial de la propia palabra Sevilla, un logo que se acompañará de tres lemas principales: 'Muy famosa. Muy desconocida', 'Descubre la Sevilla que no ves' y 'Hola Mundo, soy Sevilla'. 

Todo ello rodea lo que se ha presentado como un nuevo relato sobre Sevilla que, en definitiva, viene a decir que ahí está la tradición y que es estupenda, pero que la ciudad es también vanguardista, productiva, innovadora y creativa. Ya al margen, el que quiera sacar nota con el logo tiene que saber que la sombra que proyecta la palabra Sevilla tiene una inclinación de 76 grados, que es la que proyectan los edificios cada 21 de junio, el día con más calor del año. Y el reflejo del punto final se transforma en un rombo, lo que pretende ser un guiño a las contradicciones y las paradojas que conviven en la ciudad.

Jugando a las contradicciones

Lo del muy famosa y muy desconocida completaría un juego de palabras con la divisa oficial de Sevilla, ya que llevaría por delante lo de muy noble, muy leal y muy heroica. Y con lo de muy desconocida se quiere hacer alusión a esa parte que se ve menos de la capital y que incluso no es muy conocida por los sevillanos, ya sean rincones de la ciudad o el ya apuntado carácter vanguardista y emprendedor. 

"Se nos ve como una ciudad conservadora", admitía el alcalde, Juan Espadas (PSOE), que insistía en que aquí "gusta el riesgo, crear, innovar, eso se está produciendo de manera natural y queremos que se visualice". De ahí la insistencia en el juego de aparentes contradicciones, como el mensaje de que Sevilla es "la ciudad de la sombra iluminada".

Nuevo relato de la ciudad

Y por cierto, cuando se dice que todo esto se acompaña con un nuevo relato sobre Sevilla, ¿qué significa eso exactamente? Pues según el delegado de Turismo, Antonio Muñoz (PSOE), "el nuevo relato de Sevilla no sólo habla de promoción turística, sino del concepto de ciudad compartida como espacio de convivencia, de desarrollo común, de cambio en su modelo productivo".

Por eso la marca se usará en la promoción turística de Sevilla, empezando por Fitur esta misma semana, pero también a la hora de hacer negocio. Aunque al final todo está muy conectado, porque Espadas cree que el turismo es una palanca clave en dos de los grandes retos de la ciudad: la capacidad para atraer inversión y la internacionalización. 

Todo eso se ha intentado traducir en un logo que refleje el potencial productivo y de innovación de la ciudad, que transmita dinamismo y cultura. Mucho parece que se le pide a una imagen visual que, al menos, huye de arabescos, volantes o el perfil de la Giralda. Eso, en Sevilla, no es poco. Y además, en amarillo chillón.

Etiquetas

Descubre nuestras apps