El mercado del ladrillo vuelve a los registros de los años de la burbuja en Aragón

La aceleración  de la actividad inmobiliaria ha disparado los ingresos de la DGA por el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales.

El mercado inmobiliario aragonés está regresando a los niveles de actividad de los años finales de la burbuja impulsado por las facilidades de acceso al crédito para los inversores y por la explosión de consumo e inversión desatada en los hogares de elevados niveles de renta hace unos meses, con la recuperación de la actividad y el cese de las restricciones asociadas a la pandemia.

La reducción de la actividad provocó en Aragón la misma combinación de movimientos bancarios que se dio en el conjunto del país: un aumento de los depósitos de ahorro en las cuentas de los hogares a los que, como consecuencia del descenso de su consumo, comenzó a sobrarles más mes a final del sueldo que antes de la pandemia

Así, los depósitos a la vista en cuentas bancarias domiciliadas en sucursales de la comunidad crecieron de 34.739 millones de euros a 37.019 entre el cierre de 2019 y el mes de junio de 2021, periodo en el que las consignaciones a plazo cayeron de 4.709 a 3.063, un 6,5% más y un 35%, respectivamente.

Esos movimientos tuvieron una intensidad inferior a la del conjunto del Estado en el acaparamiento de rentas, donde creció un 19,7% al pasar de 1.021.154 a 1.222.233 millones de euros y netamente superior en la retirada, que alcanzó el 21% (de 178.832 a 123.420), mientras el resultado final se quedaba en la mitad: un 6,5% (de 34.739 a 37.019) en Aragón frente a un 13,8% (de 1.218.981 a 1.387.753) en España.

Los precios se sujetan pese al elevado volumen de ventas

Ese aumento de las rentas disponibles para una parte de los hogares es uno de los vectores que ha impulsado la compraventa de viviendas en Aragón en los últimos meses, en los que el perfil principal, con mayor presencia que el inversor que pretende alqu8iler después la casa que adquiere, ha sido el de familias que, por esa mayor disponibilidad de renta, se decidían a comprar una casa nueva con mayores prestaciones que la anterior tras poner en venta la que ocupaban.

“Estamos ante un mercado inmobiliario diferente, pero que, por lo que respecta a las variables tradicionalmente más relevantes, como son la actividad y los precios, el impacto no sólo no ha sido negativo, sino que, en no pocos casos, ha sido incluso favorable”, señala el Informe del Mercado Inmobiliario de Aragón referente al tercer trimestre de este año que elabora Gamerin (Grupo de Análisis del Mercado Inmobliario), el cual, no obstante, recoge al mismo tiempo las “lógicas dudas acerca de la duración de este nuevo escenario, que entendemos no será permanente”.

“El número de compraventas registrado en Aragón durante el tercer trimestre del año han sido 3.818, el segundo mayor resultado de los últimos once años”, concretamente desde el mismo periodo de 2010, indica el estudio, que añade que “durante los últimos doce meses se han registrado 14.711 compraventas”.

El mercado inmobiliario aragonés no alcanzaba esa cota en una ‘ano móvil’ desde el otoño de 2008, en este caso con “un incremento con respecto a las [compraventas] registradas en los doce meses precedentes del 25,95%. De este modo, en el último año se han alcanzado 11,05 compraventas por cada mil habitantes”.

La DGA recauda en nueve meses 31 millones más de lo previsto para doce

Ese mayor volumen de transacciones no se ha traducido en un aumento de los precios, que han comenzado a tender a la baja conforme se animaban las ventas en la enésima ‘prueba del nueve’ de la disociación de las leyes del mercado que se dan en el ámbito inmobiliario: “el precio de la vivienda ha descendido ligeramente durante el último trimestre en Aragón (-0,85%), en línea con las ligeras variaciones de los últimos trimestres”, mientras que “la tasa interanual se ha moderado hasta el 0,65%”, con una ligera mejora sobre el acumulado de doce meses antes, señala el informe.

Donde esa actividad inmobiliaria ha provocado una notable mejora ha sido en las previsiones de ingresos del Gobierno de Aragón, cuya recaudación en el apartado del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) ya supera a las previsiones de todo el año, según los datos de ejecución presupuestaria que ofrece en su Portal de Transparencia.

Así, la recaudación efectiva por el ITP en los primeros nueve meses del año asciende a 105,44 millones de euros cuando la previsión para todo el año era de 96,2, a falta de ingresar casi tres millones más que sitúan el volumen de derechos de cobro reconocidos en 108,11.

Esa mejora del ITP, del 12,39%, solo se ve superada a tres meses del cierre del ejercicio por la de otros dos impuestos: el de Sucesiones y Donaciones, como consecuencia de la mayor mortalidad y el mayor número de legados como consecuencia de la pandemia, y el de Patrimonio, en este caso por la intensificación de la acumulación de rentas en los estratos sociales con mayores niveles de ingresos.

Este último lleva generados derechos de cobro por 52 millones frente a una previsión de 42 mientras el primero acumula 136,36 cuando la estimación inicial era de 105,5. Los ingresos materializados ascienden, respectivamente, a 51,63 y 114.84.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats