La portada de mañana
Acceder
El Gobierno quiere que las empresas garanticen la salud mental de sus trabajadores
España duplica la ejecución de los fondos europeos hasta alcanzar el 43,1%
Opinión - Las mentiras que nos tragamos, por Neus Tomàs
Sobre este blog

El Prismático es el blog de opinión de elDiario.es/aragon. 

Las opiniones que aquí se expresan son las de quienes firman los artículos y no responden necesariamente a las de la redacción del diario.

Orgía política ya

Llevábamos meses viéndola pasar por la calle y teníamos ciertas dudas sobre cómo sería, pero se desvanecieron porque resultó ser espectacular, resultó ser bonita, y nos dimos cuenta que nos había cautivado a todas con su forma de hacer las cosas y el resultado que éstas habían tenido.

Ese 25 de mayo muchos decidimos que teníamos que enamorar a las personas que participamos en este juego que se llama "política del cambio" para acabar viendo llamar al timbre de Moncloa a nuestra amada Confluencia. Poco a poco fuimos seduciendo a toda la gente, ­a algunos fácilmente, a otros costo más­ y salimos diciendo que había que hacer las cosas Ahora en Común. Pero pasaron los meses y lo que parecía un bonito romance se acabó convirtiendo en un matrimonio concertado. Confluencia ya no es esa apasionante inteligencia colectiva que recorría las calles. Confluencia ahora se sienta sobre sillones de cuero en oscuros despachos.

Hace días que ya no vemos la ilusión del amor reflejado en los ojos de la gente, ahora somos más como esos matrimonios que atascados en la rutina sólo saben discutir aprovechando cualquier excusa para ello, aquéllos de las películas de drama que se tiran los trastos a la cabeza y se encuentran desesperados porque no son capaces de revivir los momentos de la luna de miel.

Son muchos los que recomiendan solucionar los problemas de pareja conociendo a nuevas personas, llevando una nueva vida y abandonando la rutina. Quizás es lo que deberíamos hacer en esta relación, debemos abandonar los miedos y los prejuicios y salir a la calle para besar a las personas que nos rodean, seducirnos entre nosotras y volver a recuperar el espíritu social que nos hizo querernos, abrazarnos y besarnos el 24 de mayo.

Necesitamos volver a tener un proceso que haga fluir la ilusión y la inteligencia colectiva, para contagiar de esta ilusión a nuestras vecinas, a nuestras amigas, a nuestras familias, porque toda la gente que nos rodea está cansada de matrimonios de conveniencia, ya sea entre Rajoy y Cospedal, Sánchez y Rubalcaba, o Iglesias y Garzón.

Es el momento de ser transparentes, quitarnos la ropa y salir desnudas para enseñar que somos iguales a las personas que nos rodean, y que estamos dispuestas a dejar las peleas de alcoba para juntarnos en todas las plazas de este país y hacer una orgía política que sea el principio del cambio que el 20 de diciembre permita llevar toda nuestra pasión a la cama de la Moncloa.

Sobre este blog

El Prismático es el blog de opinión de elDiario.es/aragon. 

Las opiniones que aquí se expresan son las de quienes firman los artículos y no responden necesariamente a las de la redacción del diario.

    Autores

Etiquetas
Publicado el
8 de octubre de 2015 - 23:42 h

Descubre nuestras apps

stats