Teruel Existe abre una senda: nacen media docena de partidos territoriales desde que llegó al Congreso

El diputado estatal de Teruel Existe, Tomás Guitarte (detrás), con el portavoz de la plataforma territorial, Manuel Gimeno (delante)

Teruel Existe, la plataforma territorial que hace poco más de un año irrumpió en el Congreso con el acta de diputado de Tomás Guitarte tras ganar las elecciones en la provincia sureña de Aragón, donde obtuvo el 26,5% de los votos bajo el formato de la agrupación de electores, comienza a marcar tendencia: en un año se han registrado como partidos políticos en el Ministerio del Interior media docena de formaciones de ámbito y/o denominación provincial que parecen decididas a seguir su estela.

En algunos casos, como el de Lleida Existeix-Lleida Existe, adaptando a la demarcación leridana la marca de la plataforma turolense. El cargo de “primer secretario”, una denominación característica de los socialistas catalanes, lo ocupa Judith Alcalá, una empleada de esta formación en la Diputación Provincial leridana.

La inscripción se produjo a mediados de noviembre, lo que sitúa a Lleida Existe como el último de los partidos locales, en este caso de ámbito exclusivamente provincial, en comenzar su existencia oficial.

El mismo 12 de noviembre quedaba inscrito València Unida, de vocación estatal y liderado por Vicente González-Lizondo Sánchez, hijo del histórico líder del ‘blaverismo’, la corriente identitaria, conservadora y anticatalanista que catalizó Unió Valenciana a principios de los 90 y que dio la alcaldía de la capital levantina a la popular Rita Barberá para convertirse en uno de los apoyos estatales del PP de José María Aznar, que acabó fagocitando a su aliado.

Su número dos es Joaquín Gea Abad, que en 2015 se presentó como suplente en la lista al Senado de En positiu (En positivo).

Desequilibrios socioeconómicos frente a “otros territorios más favorecidos”

Antes que esos dos partidos se registraron ante el Ministerio del Interior Por Huelva, presidido por el ejecutivo del sector eléctrico Joaquín de la Torre, y Cáceres Viva, que tiene a su frente a Francisco Martín Alcántara, profesor universitario y concejal no adscrito del ayuntamiento de la capital de esa provincia y que segura en su web que “nacemos para combatir los fuertes desequilibrios socioeconómicos de nuestra provincia respecto de otros territorios más favorecidos”.

A primeros de agosto lo hizo Iniciativa por La Gomera, liderada por Luz Marina Medina Martín en la misma isla en la que, gracias al peculiar sistema electoral canario, una escisión del PSOE como la Agrupación Socialista Gomera de Casimiro Curbelo lleva dos legislaturas como partido clave en el ámbito autonómico con sus tres escaños.

Abogan por “un proyecto de isla” que, junto con “la igualdad entre hombres y mujeres” y “la justicia social”, proclama como ejes de actuación política “la lucha contra el caciquismo y cualquier otra forma de corrupción, la defensa de los derechos de las trabajadoras y los trabajadores, la lucha contra el cambio climático y la apuesta por un desarrollo sostenible que permita nuestro desarrollo humano y el de las próximas generaciones”.

Cierran la lista de nuevas organizaciones políticas el Partido Galego de Xesús Ares Gómez, que fue secretario general de Compromiso por Galicia y candidato con este partido en las últimas elecciones generales, y Más Región de Murcia, registrado en junio con la excandidata de Más País Carmen Garay como presidenta y con el exsecretario autonómico de Podemos Óscar Urralburu como principales activos, y que se define como una “plataforma política para mejorar la vida y el futuro de la ciudadanía” en esa comunidad.

Reivindicaciones más socioeconómicas que históricas

La mayoría de esas formaciones guarda similitudes con la propuesta de Teruel Existe, que hasta ahora sigue sin transformarse en partido político, entre las que destacan las de tener al frente a personas con experiencia previa en otras organizaciones políticas. Tomás Guitarte había sido candidato de Chunta Aragonesista en unas elecciones autonómicas hace algo más de dos décadas.

Paralelamente, algunas de esas formaciones nacen en lo que se denomina la España Vacía, como Cáceres Viva, o en territorios en los que existe cierta conciencia social de recibir un trato menos favorable que otras provincias más ricas de su propia comunidad, como pasa con Por Huelva o Lleida Existe.

La mayoría, por otro lado, plantean, como hizo Teruel Existe, enmiendas a la totalidad al tópico que desde finales del siglo pasado restringe lo identitario (y su potencial desarrollo) en el Estado español a territorios en los que la creación de las identidades históricas comenzó a progresar de la mano de la industrialización a partir de mediados del siglo XIX, cuando, el tiempo que languidece el romanticismo, surgen movimientos como la RenaixenÇa catalana o el Rexurdimento gallego y figuras como la del vizcaíno Sabino Arana.

Lo que ahora comienza a surgir en los ámbitos locales es otra cosa, más centrada en reivindicaciones de carácter socioeconómico y de desarrollo que de perfil histórico: dos de las provincias en las que surgen esos partidos, Huelva y Cáceres, se encuentran entre las diez de menor renta per cápita de España, con Murcia en el puesto 32º y La Gomera claramente por debajo de todas ellas, mientras Lleida (8º) supone una pudiente excepción más en sintonía con la realidad de Teruel (18º).

Etiquetas
Publicado el
29 de noviembre de 2020 - 22:48 h

Descubre nuestras apps

stats