La portada de mañana
Acceder
España, encerrada antes del puente
Escrivá: "La reforma de la jubilación anticipada será muy gradual"
Opinión - Ayuso y sus demonios, por Esther Palomera

Alberto Campuzano: "Nuestra perspectiva es cerrar y apuntarnos todos al paro"

Campuzano abandera la preocupación de los hosteleros zaragozanos.

A falta de confirmación de que las fiestas del Pilar son suspendidas oficialmente, octubre se presenta en Zaragoza este año mucho menos halagüeño que otras veces. La Asociación Provincial de Hostelería y Turismo de Huesca ha calculado estos días que las pérdidas por la suspensión de las fiestas de San Lorenzo superan el medio millón de euros. El portavoz de las asociaciones de ocio nocturno de Zaragoza, Alberto Campuzano (Zaragoza, 1975), teme la quiebra de más del 80% de los negocios del sector en la capital aragonesa. 

¿Qué perspectivas tenéis ahora mismo los empresarios de ocio nocturno? 

La perspectiva que tenemos, realmente, si no nos ayudan, es cerrar los negocios y apuntarnos al paro. No tenemos otra, porque las administraciones nos han ignorado totalmente. Todas las administraciones nos han dicho que no existimos. Parece que no dependemos de nadie: ni Turismo, ni Industria, ni Interior, ni Cultura... nadie nos quiere, aunque nos siguen cobrando los impuestos. Nadie nos quiere, esa es la situación.

En Aragón se han suspendido las fiestas patronales veraniegas. A falta de confirmación de la cancelación de las fiestas del Pilar, como mínimo, serán muy diferentes a otros años. ¿Qué supone perder esos días? 

Supone morir. Después del estado de alarma, la desescalada... Ahora llevamos prácticamente 110 días cerrados. Las fiestas del Pilar siempre nos han servido para salir de un verano que es muy duro en Zaragoza y recuperar nuestro balance. Ahora, los números ya no lo tenemos en números rojos, sino en fosforito. Sin fiestas del Pilar, iremos directamente a la quiebra.

¿Sin remedio? ¿No se salvará nadie en el sector?

Quizá un 15 o un 20% de la hostelería del ocio nocturno puede que tenga recursos propios, pero el resto ya habremos gastado los ICO y todas las fuentes de financiación que tenemos. Para colmo, cuando cerramos el día 13 de julio, tuvimos que despedir a gente. A un empleado mío no le han dado cita en el paro hasta el 5 de octubre. Le tendrán que cargar el paro que le corresponda desde julio, pero, con suerte, no cobrará hasta el 10 de noviembre. Esta situación, que tengan a la gente sin nada para comer, es vergonzosa.

¿Qué inversiones han hecho los empresarios de ocio nocturno para adaptarse a la pandemia? 

Hay muchos locales que hicieron inversiones para adaptarse: para que todo el mundo estuviera separado con distanciamiento social, que hubiera mesas, bancos... En verdad, realmente, creo que hemos hecho el paripé: la impresión que nos da es que nos dejaron abrir para después cerrarnos y tener un chivo expiatorio o una cabeza de turco. Para la administración da igual que hayas cumplido o no. De hecho, a día de hoy, no hay ningún foco de contagio declarado en Aragón en locales de ocio nocturno. Por tanto, nos cerraron de una manera preventiva. Nosotros entendemos que nos hayan demonizado al principio, poniéndonos como ejemplo durante dos semanas o quince días, porque, como dijo (Javier) Lambán, somos un sector con gran impacto social. Pero claro, llevamos ya días y no tenemos horizonte alguno, porque nadie nos dice hacia dónde va esto. Si nos dijeran que era cuestión de aguantar quince días más... Las palabras de Javier Lambán fueron que somos un sector letal, es decir, que matamos. Nos están erradicando; esa es la decisión que ha tomado el Gobierno de Aragón.

¿No ha habido ningún contagio en locales de ocio nocturno?

No, que sepamos. Siempre han dicho que ha habido contagios por el ocio nocturno, pero si hubiera habido un foco, habrían cerrado el local, habrían puesto a la plantilla de ese local en cuarentena, habrían informado... No. No ha habido ninguna discoteca en Aragón cerrada por problemas de contagio. Lo hemos preguntado incluso por escrito, pero, como siempre, no te responden. Por eso digo que cada vez estamos más convencidos de que nos dejaron abrir para cerrarnos después. La Asociación de Discotecas presentó un proyecto en el que se ofreció, a cambio de unas compensaciones en los alquileres y los ERTE, no abrir hasta septiembre. Esto fue cuando todavía no había comenzado la desescalada. En ese momento, el Gobierno de Aragón dijo al presidente de esta asociación que no hacía falta, que con cumplir era suficiente. Hemos cumplido. El Gobierno de Aragón pidió por escrito a los ayuntamientos que se controlaran los locales de ocio nocturno. Y la policía fue todos los días de todos los fines de semana de la desescalada y la nueva normalidad, todos los días, a todas las discotecas. Ninguna fue sancionada porque todas cumplieron las normas establecidas. No hay ninguna sanción, a pesar de que hubo más de 150 inspecciones. La pregunta es para qué ha servido hacerlo todo bien, llevar el control, acatar las restricciones de aforo... Además, sufrimos un agravio comparativo porque nuestro sector está siendo completamente demonizado, mientras que hay otros sectores a los que sí se ha decidido rescatar, como es el juego, los balnearios, parte de HORECA, el negocio de la prostitución... Aquí, en Aragón los locales de prostitución siguen abiertos y tienen el valor de decir que es un sector seguro y que no ven necesario cerrarlos. Yo me pregunto cómo se mantienen relaciones sexuales de pago, manteniendo el distanciamiento y la seguridad. Es ridículo. Esta semana hemos vuelto a protestar frente a la sede del Gobierno de Aragón subrayando lo ridículo que es que hay dos locales iguales, que uno vende copas y el otro sexo y que el nuestro es foco de contagios y supone la muerte y el otro sea un negocio que no tributa, con gente que no tiene papeles o no está dada de alta y no tenga problemas. De hecho, hay locales con licencia de ocio nocturno que abren porque son clubs.

Con tal de que les permitieran abrir, ¿estarían dispuestos a hacerse responsables de la seguridad, incluso asumiendo sanciones si los clientes incumplen medidas de distancia o mascarillas? 

Por supuesto, nos haríamos responsables de que se acataran las normas. Pero, de ahí a que seamos responsables de lo que hagan los clientes hay un mundo. Por esa regla de tres, cada vez que en la vía pública alguien roba a alguien, el estado sería responsable de ese robo. Mi obligación será avisar a la autoridad pertinente si no se cumplen las normas, pero yo ni soy la policía ni puedo obligar a la gente a que actúe de alguna manera. Lo que tengo que hacer es llevar mi gestión y reeducar a los clientes para un ocio responsable. ¿En qué situación nos encontramos si en el ocio de hoy en día a un chico de 20 ó 25 años no se le dan opciones reguladas? ¿Qué va a hacer? Se va a alquilar un piso turístico o se van a organizar una fiesta en casa de un amigo... Hemos visto ya de todo. Desde el primer momento, dijimos que el botellón era un gran foco de contagio. No nos hicieron caso y ahora se ha prohibido. El otro día en la DGA me dijeron claramente que no se puede prohibir la prostitución porque no es algo regulado. El botellón tampoco está regulado y se ha prohibido.

El propio concepto de los locales de ocio nocturno como espacios donde conocer gente, ligar, bailar... ¿es compatible con las medidas de prevención sanitaria? 

Me gusta que me pregunte esto. Todos los locales quitaron la pista de baile y todos daban sólo tantas plazas como gente podían sentar. No se dejaba entrar a nadie para estar de pie. Si teníamos 80 sillas y se cumplían las distancias, entraban 80 clientes y hacíamos micro grupos. La realidad es que nosotros no teníamos obligación de que los clientes utilizaran mascarillas dentro del local; la obligación de llevar mascarillas comenzó el mismo día que nos cerraron a nosotros. Sin embargo, nosotros ya obligábamos a todo el mundo que entraba a los locales a llevarla. Si luego, dentro de su círculo de mesa de cuatro personas, decidían no llevarla es como si estuvieran en el salón de su casa. Pero si iban al baño, tenían que ponérsela. Entonces, ya nos habíamos adaptado a ese un nuevo concepto, perdiendo la esencia de que la gente iba a los locales a conocer a otra gente. Y, en este momento, estamos en una situación en el que la población ha sufrido una situación de aislamiento y es natural sociabilizar con el resto, ir a tomar una copa, irte a cenar. Esto es otro ejemplo de agravio comparativo: no entiendo por qué no corro riesgos si salgo a cenar a un restaurante, pero sí cuando es un local de ocio nocturno. El virus no entiende ni de edades ni de horarios ni de espacios. Todos estamos en el mismo peligro. Y un ocio regulado que cumple las normas es la solución, no el problema.

Etiquetas
Publicado el
29 de agosto de 2020 - 23:21 h

Descubre nuestras apps

stats