eldiario.es

9

BallenaBlanca BallenaBlanca

La bici y el coche compartidos pasan a ser considerados transporte público por las empresas del sector

La asociación ATUC ha cambiado sus estatutos para integrar estas dos alternativas de movilidad y deja fuera, de momento, a los patinetes

Un coche de Emov circulando por Madrid.

Un coche de Emov circulando por Madrid.

La Asociación de Empresas Gestoras de Transportes Colectivos Urbanos (ATUC) ha modificado sus estatutos para pasar a considerar las bicicletas compartidas y los distintos tipos de vehículos de 'carsharing' como transporte público.

La asociación ATUC agrupa a casi todas las empresas de transporte colectivo del país (de titularidad pública y privada). Creada hace 25 años, comenzó solo con empresas de autobús urbano y fue incluyendo con el tiempo a las compañías de metro, tren y tranvía. Ahora da un nuevo paso dando la bienvenida a estas otras modalidades de movilidad colectiva para áreas urbanas, con el objetivo de mejorar su integración.

"El uso del coche es excesivo y la realidad de la movilidad en las ciudades está cambiando muy deprisa", incide Jesús Herrero, secretario general de ATUC. "Es fundamental construir toda una red de soluciones para el ciudadano, todas las opciones de movilidad sostenible deben estar integradas en una misma oferta y no puede ir cada uno por su lado".

Resulta llamativo que una de las alternativas al automóvil consideradas ahora como transporte público sea el propio automóvil, pero utilizado de forma distinta. "Tampoco demonicemos al coche, nosotros estamos por su utilización inteligente", comenta Herrero, que asegura que no se ha realizado ninguna especificación dentro de los vehículos de 'carsharing' para integrarlo dentro de las otras modalidades de transporte público. "Es un paso intermedio, el ciudadano tiene que sentir que puede vivir sin necesidad de su coche", destaca.

Como explica el representante de las empresas de trasporte público, el objetivo de aunar todas estas alternativas de movilidad es mejorar el servicio al ciudadano, pero también poner orden, para "que esto no sea una jungla". En este sentido, resulta significativo que se haya dejado fuera, de momento, a los patinetes de alquiler, el mismo día que el Ayuntamiento de Madrid autorizaba la entrada de 8.610 patinetes eléctricos en las calles de la ciudad (de los 108.094 solicitados por 25 empresas).

Son muchas las formas en las que se pueden integrar los distintos tipos de transporte público, una de ellas es unificando los métodos de pago. Para Herrero,  la clave es "hacer la vida muy fácil a la gente".

El transporte público es utilizado en España cada día por unos 4,5 millones de usuarios, una cifra que ATUC considera que podría aumentar hasta los 7,5 millones si se atendieran más sus demandas. Una de ellas, es una Ley de Financiación del Transporte Público de ámbito nacional, siendo España el único país de Europa que no tiene actualmente.

Como explica Herrero, los costes del transporte público suponen en el conjunto del país unos 5.000 millones de euros al año, de los que el Estado subvenciona un 7%. "El 80% de esas ayudas es proporcional al déficit [a la parte de los gastos que no se cubre con lo que pagan los usuarios], no tiene ningún sentido", incide el secretario de la asociación, que reclama un sistema de financiación diferente que permita planificar a largo plazo y promover la eficiencia.


Esta nueva sección en eldiario.es está realizada por Ballena Blanca. Puedes ver más sobre este proyecto periodístico aquí.


Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha