Crece la presión sobre Facebook para que frene las noticias falsas sobre cambio climático

Marc Zuckerberg, fundador de Facebook

Facebook está permitiendo que las organizaciones puedan difundir falsedades sobre el cambio climático, según advierten científicos, activistas y políticos que en las últimas semanas se han quejado de esta práctica al gigante de las redes sociales.

Las críticas han saltado tras difundirse la noticia de que los mensajes de una prominente científica ambiental, Katherine Hayhoe, directora del Centro de Ciencia del Clima de la Universidad de Texas, se están tratando como comentarios políticos.

Pero, sobre todo, porque hace unos meses Facebook ignoró sus propias guías de verificación de datos para evitar que un artículo de una organización que asegura que el CO2 es bueno para la humanidad apareciera con la etiqueta de información falsa.

Esta semana, la senadora Elisabeth Warren junto a otros senadores del Congreso de Estados Unidos escribieron a Mark Zuckerberg pidiendo explicaciones sobre este caso y sobre cómo Facebook está dejando la puerta abierta a las informaciones falsas al clasificar muchos de los mensajes sobre cambio climático como artículos de opinión.

"Si Facebook está de verdad comprometida en la lucha contra las noticias falsas en Facebook e Instagram", escribieron los senadores, "la compañía debe reconocer inmediatamente que, en el proceso de verificación de datos, la crisis climática no puede tratarse como un asunto de opinión y debe cerrar las grietas que permiten que la desinformación sobre el cambio climático se disemine por su plataforma".

Facebook debe, según estos políticos, proteger la ciencia climática de las mentiras igual que está haciendo con la información sobre el Covid-19 y las vacunas.

Sin embargo, la actitud de la red social sobre el cambio climático es mucho más ambigua. Por un lado, porque, como criticaron varios científicos el año pasado, algunas de las organizaciones que ha elegido para verificar sus datos, como CheckYourFact.com, tienen conflictos de intereses al estar ligadas a compañías de combustibles fósiles. Esta compañía en concreto, con la que Facebook tiene un acuerdo desde 2019, fue fundada por el comentarista político de Fox NewsTucker Swanson, conocido por promover el negacionismo climático. Además, al admitir las falsedades en los artículos de opinión, el gigante de la red social ha dejado un agujero por el que se cuelan mensajes de todo tipo.

El caso que ha desatado las críticas de los senadores y otros grupos es un ejemplo de ello. La columna publicada en el medio Washington Examiner no pasó los filtros de la organización de verificación de datos organizada por científicos, Science Feedback, por ofrecer información falseada y datos manipulados para invalidar los modelos climáticos. La organización calificó el contenido del mensaje como falso y puso esta etiqueta en la red. Pero, al poco tiempo, Facebook retiró esta advertencia con el argumento de que se trataba de una pieza de opinión.

Andrew Dessler, un científico climático de la Universidad de Texas A&M que formó parte del equipo que verificó el artículo, explicó que esta decisión confundiría a la gente y, sobre todo, consolidaría falsas creencias entre aquellos que no quieren aceptar las evidencias. "Como estos grupos no pueden ganar en el terreno científico usan estas plataformas donde pueden pagar para promocionar sus opiniones", dijo cuando le preguntaron sobre este tema , "y así la gente puede vivir en una burbuja donde no tiene que confrontar ideas a las que no se quieren enfrentar".

El resultado es que varias organizaciones relacionadas con la negación del cambio climático han confesado que Facebook se ha convertido en uno de sus principales canales para difundir su mensaje. Caleb Rossiter, director de CO2 Coalition, la organización detrás del artículo de Washington Examiner, celebró la actitud de Facebook y confesó hace unos días al medio E&E News que "gracias a estos resquicios todavía podemos alcanzar a un gran número de gente a través de nuestros mensajes y nuestros anuncios". "Como los medios de comunicación tradicionales ya no están tan dispuestos a comunicar nuestras comunicaciones", explicaba, "las redes sociales se han convertido en una buena opción".

Para la científica Hayhoe, sin embargo, Facebook sigue siendo una plataforma necesaria para conectar con diferentes tipos de público. "Es una forma de compartir la ciencia sin que parezca un ataque político", explicó en E&E News. Sin embargo, al meter sus comentarios en el mismo saco que el de los grupos que buscan crear dudas sobre la ciencia climática, reconoce, favorece a los que niegan el cambio climático y resulta un instrumento muy adecuado para crear confusión.

Etiquetas
Publicado el
22 de julio de 2020 - 22:41 h

Descubre nuestras apps

stats