Un nuevo camino para reducir el coste de la eólica: Suecia instala su primer aerogenerador de madera

Uno de los módulos del aerogenerador de madera de la empresa Modvion.

Un nuevo aerogenerador modular de madera, que asegura ser “tan resistente como el acero” y poder reducir los costes de esta tecnología a la vez que disminuir de forma drástica su impacto medioambiental, acaba de instalarse en las afueras de Gotemburgo, en Suecia.

El aerogenerador, que se evaluará en los siguientes meses para poder entrar en su fase comercial en 2022, se basa en un sistema modular que permitirá adaptar con facilidad la altura de las torres y utiliza un tipo de madera laminada que, además de robusta, se puede reciclar.

“Se trata de un avance importante que abre el camino para la generación de nuevos aerogeneradores”, dice Otto Lundman, presidente de la compañía que factura este nuevo modelo, Modvion AB. “La madera laminada es más resistente que el acero para el mismo peso y además permite reducir las emisiones de dióxido de carbono tanto en la fabricación como por su condición de almacén natural de CO”.

Según la compañía, debido a las propiedades inherentes de la madera, que captura y almacena CO durante su crecimiento como árbol, una torre de madera podría reducir hasta 2.000 toneladas de emisiones y ofrecería el beneficio de poderse reciclar. Al contrario que muchas de las torres convencionales, que acaban en vertederos tras su ciclo útil, en general entre 20 y 25 años.

 “La madera tiene propiedades fantásticas, por lo que debemos usarla más si queremos cumplir con nuestros objetivos climáticos”, dijo Johan Åhlén, de la compañía de laminados Moelven Töreboda.

La posibilidad de utilizar madera de forma que antes no era posible se ha producido gracias a los avances en las ciencias de nuevos materiales y, para algunos, es una de las pocas alternativas sostenibles hoy en día en la construcción.

Según la Asociación Mundial del Acero, el acero produce entre un 7% y un 9% de las emisiones totales y, a pesar de algunos avances en las mejoras en su eficiencia, se espera que siga aumentando por una mayor demanda mundial.

En el caso de los aerogeneradores, además, el acero conlleva otro problema, ya que debido al volumen actual de las torres, el triple que hace unas décadas, son difíciles y caras de transportar. La posibilidad de realizar las torres por módulos solventaría este inconveniente, y reduciría drásticamente el coste en la producción.

El primer aerogenerador de madera se construyó en Alemania en 2012 con varias estructuras reforzadas con acero y ha continuado siendo una de las áreas de investigación para reducir el coste ambiental de esta tecnología. Aparte de algunos ejemplos aislados, la mayoría son construcciones pequeñas, por lo que no han podido sustituir el acero y el hormigón.

La torre que se ha instalado en Gotenburg con fines de investigación tiene 30 metros, pero Modvion espera empezar su operación comercial en 2022 con una torre de 110 metros de altura para Varberg Energi y otra de 150 metros para Rabbalshede Kraft.

El Centro de Energía Eólica sueco está apoyando los pasos en esta innovación.  “Se espera que la energía eólica sea la fuente de energía mayoritaria en la UE tan pronto como en 2027”, dijo su director en la presentación de la torre. “Con aerogeneradores de  madera, la energía renovable que obtendremos será incluso más eficiente para encarar la crisis climática”.

Esta sección en eldiario.es está realizada por Ballena Blanca. Puedes ver más sobre este proyecto periodístico aquí.aquí

Etiquetas
Publicado el
10 de mayo de 2020 - 22:28 h

Descubre nuestras apps

stats