El mirador de César Manrique en La Cumbrecita/ y 2

El proyecto del mirador de Manrique se justificaba para una mayor revalorización del parque nacional de La Caldera de Taburiente y con ello, evidentemente, una mejor divulgación de su naturaleza, historia, geología y recursos paisajísticos.

En 1975 el Diario de Avisos (1-7-1975) publicaba una entrevista al por entonces presidente del Cabildo, Manuel Pérez Acosta, quien a la pregunta sobre las medidas “para una mayor revalorización del Parque Nacional de la Caldera de Taburiente”, responde: “Las medidas se toman en la Junta del Parque. El Cabildo trata de realizar unas obras siguiendo una idea del César Manrique, que esperamos revaloricen el Parque Nacional en la medida de lo posible y, por supuesto, sin detrimento de la belleza de aquel extraordinario paraje”, recalca Pérez Acosta.

Manuel Pérez Acosta (1919-2005) ocupó la presidencia del Cabildo Insular de La Palma entre el 4 de abril de 1962 hasta el 8 de febrero de 1976. De profesión maestro y empleado de banca desempeñó el cargo de la presidencia insular cerca de 15 años, con anterioridad había ejercido de alcalde de su ciudad natal, Los Llanos de Aridane. En el largo periodo al frente del Cabildo desarrolló fundamentales infraestructuras en vías de comunicación, electrificación total de la isla, la apertura de la sede insular en la Avenida Marítima (1968) y el nuevo aeropuerto de Villa de Mazo (1970). Entre sus apuestas culturales se encuentra los primeros pasos para la creación de la UNED en La Palma y la creación del Aula de Cultura Elías Santos Abreu (1970), en la cuarta planta del edificio del Cabildo y de la editorial con el sello registrado de “Excmo. Cabildo Insular-Servicio del Aula Elías Santos Abreu”, en enero de 1976. Toda publicación de la institución insular debía llevar ese sello editorial. En los años 80 entró en desuso y olvido, sin acuerdo que lo revocara, y Pérez Acosta lo lamentaba amargamente pocos años antes de su fallecimiento a una servidora.

Manuel Bethencourt Morales, natural de Fuerteventura, llegó a La Palma en 1971 como Teniente Coronel de Infantería del Batallón El Fuerte en Breña Baja. De aquí, en 1973, se incorporó a la Delegación del Gobierno en calidad de delegado, en su sede de Santa Cruz de La Palma. Desde que llegó a la isla desarrolló una mirada especial a su potencial turístico y en 1975 asiste junto a Manuel Pérez Acosta y con por ese el entonces alcalde capitalino Miguel Perdigón Benítez a unas jornadas sobre turismo en Arrecife, Lanzarote. El la prensa insular, con eco en la regional, desarrolló diferentes temas y propuestas entre ellas el acondicionamiento de Las Maretas de Villa de Mazo, zona del nuevo aeropuerto, realizó un inventario y el estado de conservación de los molinos de viento de La Palma publicando en prensa varios artículos y a su sugerencia se estableció la hoy reconocida Fiesta del Almendro en Flor de Puntagorda (1977). Desempeñó el cargo de delegado del gobierno hasta mayo de 1978. Falleció en su isla natal de Fuerteventura, Puerto del Rosario, a finales de 1995 cuando contaba 79 años de edad.

Pérez Acosta y Bethencourt Morales encabezaron el proyecto del mirador de César Manrique en La Cumbrecita. En 1978 el articulista Juan Capote publica un artículo de opinión en Diario de Avisos, 3 de agosto, en la que recuerda que “César Manrique, de cuya capacidad artística y ecologista de nuestra tierra, nadie duda, es traído a esta isla por nuestro inolvidable delegado del Gobierno, Manuel Bethencourt, para que haga un estudio de un mirador en La Cumbrecita, en el lugar conocido por “Lomo de Las Chozas”. De César Manrique, dichas a mi grabadas en cinta magnetofónicas por Manuel Bethencourt hay frases que dicen que en sus andanzas por el mundo jamás ha visto un espectáculo como el que ofrece la Caldera desde aquel lugar”. Continúa Juan Capote afirmando que César había hecho un boceto que en su opinión era “una maravilla” y lanza un lacónico lamento crítico afirmando que tanto el boceto como el Patronato “están durmiendo el sueño de los justos en manos de los injustos”. Cuánta razón tenías el asiduo publicitas, en algunos casos crítico constructivo, del diario el pasense Juan Capote Lorenzo (1909-1991) y el borrador del proyecto del mirador en La Cumbrecita de César Manrique durmió indefinidamente entre gavetas y estanterías políticas, pasó a la historia sin beneficio y sin gloria para La Palma.

Pasaron los años y las nuevas corporaciones insulares y locales, resultantes de la Constitución de 1978, olvidaron o ignoraron el boceto que realizó César Manrique del Mirador en La Cumbrecita. Manuel Pérez Acosta y Manuel Bethencourt Morales cesaron en su actividad política y dieron paso a otra generación de responsables políticos.

Hoy aquel lugar recibe miles de visitantes al año y entendemos, desde nuestra opinión, debe tener un acondicionamiento acorde con el majestuoso lugar.

Texto: María Victoria Hernández

Cronista Oficial de Los Llanos de Aridane

Sobre este blog

Espacio de opinión de La Palma Ahora

    Autores

Etiquetas
Publicado el
3 de marzo de 2020 - 10:24 h

Descubre nuestras apps

stats