Tenerife es la excepción: aplicó duras restricciones en Navidad y ahora tiene una incidencia 10 veces más baja que la media

El gráfico muestra cómo ha evolucionado el número de casos diarios de COVID-19 en la provincia de Santa Cruz de Tenerife desde el inicio de la epidemia.

Los datos señalan que se alcanzó el pico de contagios a mediados de diciembre y, al contrario que el resto de España, se han reducido desde el inicio de la Navidad. ¿Cómo lo han hecho? 👇
Para evitar los picos puntuales de un día específico y ver mejor la tendencia, mostramos la media de los últimos 7 días.

Aunque la provincia incluye cuatro islas, los datos corresponden casi en su totalidad a la isla de Tenerife ya que representa el 90% de la población y el 95% de los casos diagnosticados.
A contracorriente del resto de comunidades, Canarias fue la primera región en implantar un semáforo 🚦 para la evaluación del riesgo de contagio desde finales de agosto.

Un sistema que ha permitido reaccionar con antelación cuando los indicadores de riesgo superen umbrales muy estrictos en cada isla.
Veamos el caso de Tenerife. Esta es la evolución de la incidencia acumulada en 14 días (casos por 100.000 habitantes) en la provincia, uno de los indicadores usados para evaluar el riesgo.
Con el aumento de la incidencia a finales de septiembre, Tenerife estuvo durante más de 3 meses consecutivos en semáforo rojo 🚨.

Entre las medidas implantadas: reducción de aforos en bares y terrazas, adelanto del cierre de la hostelería o limitación del número de personas en reuniones sociales.
Pero no fue suficiente. Así que el Ejecutivo regional anunció nuevas medidas entre el 4 y el 16 de diciembre quedando cómo uno de los territorios con más restricciones⚠️ para Navidad.

Toque de queda a las 10, reuniones de 4 personas, clausura del interior de bares y cierre perimetral con PCR obligatoria para entrar (esto último para toda Canarias).
Desde entonces, la incidencia en Santa Cruz de Tenerife ha bajado más de un 60% 📉 en el último mes.

La única provincia de todo el territorio que ha visto como retrocedía el avance de la epidemia durante las fiestas navideñas.
La evolución en Tenerife contrasta con la de Las Palmas: territorio similar en movilidad, densidad de población y actividad económica y social.

En Las Palmas los contagios se dispararon 📈 en enero después de unas fiestas con pocas restricciones: salvo Tenerife, todas las islas estuvieron en alerta 1 hasta el 6 de enero.
Si comparamos con otra provincia donde los casos empezaron a subir en el mismo periodo, así se han desviado las curvas de Madrid 📈 y Santa Cruz de Tenerife 📉 desde mediados de diciembre.
El 22 de enero, Madrid tomó prácticamente las mismas medidas que se tomaron en Tenerife a mediados de diciembre: toque de queda a las diez, reuniones de 4 personas y reducción de horario de los bares.

La diferencia es la antelación, Tenerife las tomó cuando la incidencia rondaba los 200 casos por cada 100.000 habitantes y Madrid con 900.
En situación similar están las dos provincias extremeñas, Badajoz y Cáceres, donde la subida de casos empezó en diciembre pero no tomaron medidas fuertes hasta mediados de enero.

Durante gran parte de la Navidad se permitieron las reuniones de hasta 6 personas, no hubo cierre de interior de los bares y el toque de queda se mantuvo a las 12 de la noche.
La diferencia de incidencia se repite en comparación con todas las provincias españolas. Ahora mismo, Santa Cruz de Tenerife es el único territorio con una incidencia inferior a los 100 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días.
Hay que tener en cuenta que las medidas no son el único factor que explica la evolución de la pandemia.

Por ejemplo, a Canarias le tocaron mejores cartas para contener la transmisión: solo se puede entrar por barco⛴️ o avión✈️ a diferencia de una gran ciudad como Madrid o Barcelona.
Aun así, Canarias también cuenta con muchos factores de riesgo: elevada densidad de población y alta movilidad dentro de cada isla.

Además, más de un millón de pasajeros llegaron a los aeropuertos canarios solo en diciembre: el equivalente a la mitad de la población residente.
La diferencia en el efecto de las medidas se ve en el caso de Baleares: el Govern aprobó justo antes de Navidad restricciones duras muy similares a las decretadas en Tenerife.

Pero lo hizo más tarde que el Ejecutivo canario: el archipiélago balear registraba casi el doble de casos por habitante que la provincia de Santa Cruz de Tenerife cuando se anunciaron.
El análisis de la curva de contagios en Tenerife en comparación con el resto de provincias señala la importancia de la anticipación a la hora de decretar restricciones para contener los contagios.

Tenerife vivió una Navidad muy dura y ahora registra la menor tasa de contagios por habitante de toda España.

La contención de los contagios en Santa Cruz de Tenerife no ha sido una excepción del periodo navideño en el archipiélago. Precisamente, Canarias fue la única comunidad que se quedó fuera del toque de queda decretado a nivel nacional a finales de octubre para contener el avance del coronavirus en el pico de la segunda ola en España.

"Esta limitación a la libertad de circulación entre las 23:00h y las 6:00h será de aplicación en todo el país a excepción de las Islas Canarias, que mantienen en este momento una situación epidemiológica muy positiva", explicó el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el anuncio de la aprobación del nuevo estado de alarma el 25 de octubre. Una constante en el archipiélago desde el final del confinamiento a mediados de junio.

Ninguna de las dos provincias canarias (Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas) ha superado el umbral de incidencia de 300 casos en 14 días por cada 100.000 habitantes desde el final del primer estado de alarma el 21 de junio. Las únicas dos provincias que han registrado un máximo de incidencia tan bajo en comparación con el resto de la península. La clave: umbrales claros y anticipación de las medidas.



A finales de agosto, y ante el aumento de la transmisión en la provincia de Las Palmas, el Gobierno de Canarias aprobó un semáforo de riesgo para aplicar medidas en supuestos de alta incidencia. Si una isla superaba los 100 casos por cada 100.000 habitantes en 7 días (el equivalente a una incidencia de 200 en 14 días), pasaba de verde a rojo y, entre otras medidas, se limitaban las reuniones sociales a un máximo de 10 personas y se adelantaba el cierre de bares y restaurantes.

Este umbral se hizo aún más estricto en octubre: se rebajaba el umbral de incidencia a la mitad –50 casos por cada 100.000 habitante en una semana– y se añadía que se entraba en nivel rojo cuando existiera un aumento significativo de los contagios en alguno de los municipios de la isla.

Una actuación que se llevó las alabanzas del ya exministro de Sanidad, Salvador Illa, a mediados de octubre. "Esto es lo que hay que hacer", afirmó en relación a las últimas medidas decretadas por el Gobierno de Canarias como la implantación del semáforo, el cierre del ocio nocturno o los esfuerzos de rastreo de casos en la atención primaria.

Con la aprobación del semáforo de indicadores a nivel nacional, el Ejecutivo canario adaptó su medidor de riesgo en 4 niveles, incluyendo el máximo nivel de restricciones el cierre del interior de la hostelería, la limitación de reuniones sociales a 2 personas (salvo convivientes), toque de queda a las 10 de la noche y el cierre de la actividad no esencial a las 6 de la tarde.

Según el último informe publicado por el Gobierno autonómico, solo dos islas se encuentran en los niveles más restrictivos del semáforo: Lanzarote y Gran Canaria.

Una aplicación de medidas que se une a las ventajas geográficas del archipiélago para contener la epidemia: los puntos de acceso a cada isla están más controlados (puertos y aeropuertos), la movilidad desde otros puntos es menor y el clima favorece la realización de actividades al aire libre y el consumo en terrazas frente a los territorios peninsulares.

Y también las desventajas del modelo social y económico: amplio porcentaje del empleo presencial (sector servicios), alta movilidad interna de población joven y una de las comunidades con hogares más grandes (en el 47% viven más de 2 personas, por encima de la media nacional).

Aun con eso, ahora mismo es la comunidad donde menos personas han fallecido con COVID-19 confirmado, según las últimas cifras del Ministerio de Sanidad: poco más de 500 fallecimientos para una comunidad donde viven más de 2 millones de personas: 23 por cada 100.000 residentes.



Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats