Entrevista | Marina Lombó, consejera de Educación del Gobierno de Cantabria

"La COVID nos ha dado un aprendizaje a pasos agigantados pero hemos sido capaces de gestionar y de gestionar bien"

Marina Lombó, consejera de Educación.

Tomó posesión en 2019 como consejera de Educación y de bruces se encontró con la COVID y la toma de decisiones sobre una pandemia cuyo comportamiento estaba siendo conocido sobre la marcha. Un año después, el nuevo curso no se parece en nada a aquel que comenzó después de las vacaciones de verano de 2020 y que tuvo que lidiar bajo la fuerte presión de padres y trabajadores de la comunidad educativa. Finalmente los temores no se cumplieron y las aulas han sido durante la pandemia espacios relativamente libres de COVID, nada que ver en todo caso con otros sectores como la hostelería en donde estar sin mascarilla los convertía en lugares de riesgo.

Mascarilla en exteriores, recreos compartidos y flexibilización de extraescolares: así es el protocolo COVID de Cantabria para el curso 2021-2022

Mascarilla en exteriores, recreos compartidos y flexibilización de extraescolares: así es el protocolo COVID de Cantabria para el curso 2021-2022

Echando la vista atrás, Lombó respira aliviada por no tener que volver a pasar por lo mismo en este nuevo inicio de curso, en donde la COVID sigue siendo una presencia amenazante pero los problemas que predominan son los de siempre: demografía a la baja, relaciones laborales, construcción de infraestructura y niveles de calidad de la educación pública que se imparte. En este sentido, la consejera asegura que no habrá cierre de colegios en el mundo rural, se mantendrán los refuerzos y sustituciones de profesorado y que la FP experimentará un impulso, financiado con fondos europeos.

Natural de La Cavada, Lombó es asistente social por la Universidad de Valladolid y diplomada en Trabajo Social por la Universidad de Oviedo. Es funcionaria y, dentro de la Administración cántabra, ha sido directora general de Función Pública (2003-2011) y directora del Centro de Estudios de la Administración Regional a partir de 2015. Actualmente dirige como consejera la Educación y la Formación profesional de Cantabria.

¿Este septiembre de 2021 se parece en algo al de 2020?

Hemos iniciado el curso con mayor confianza y seguridad. Esperábamos menor riesgo y así ha sido. Ahora tenemos más experiencia, sabemos qué hacer y qué no hacer y estamos mejor organizados.

Las medidas con las que se han iniciado el curso mantienen las mascarillas en los patios. ¿No se podían haber relajado estas medidas?

Hemos decidido mantener el rigor de las medidas y ser muy prudentes de cara a abrir nuevas actividades. Las mascarillas en los patios las hemos mantenido porque en exteriores no se garantiza la separación de 1,5 metros. No es realista pensar que se mantendrá.

Aunque la evolución de la pandemia es de mejoría por efecto de la vacunación, nada más empezar ya hubo que tomar medidas cautelares en 10 aulas por casos positivos.

Las aulas son un reflejo de la sociedad. Me pregunto cómo hubiera sido el cierre de aulas en el mes de agosto.

¿Se mantendrán las medidas todo el curso o habrá flexibilidad según evolucionen los acontecimientos?

Analizaremos con Salud Pública la situación cada trimestre y si se dan las condiciones iremos flexibilizando.

El año pasado se utilizaron fondos COVID del Gobierno central para contratar a profesorado suplementario. ¿Se mantendrá este complemento este curso?

Hemos contratado a más profesores con un incremento de docentes de 150. El curso pasado hubo 469 más y este incorporamos otros 150. Hay que tener en cuenta que se han creado 800 plazas más en FP y que por lo tanto hacen falta más docentes.

¿Se está sustituyendo a muchos profesores?

El pasado año se incrementaron las sustituciones un 134%. En 2021, el incremento es del 25%. Las sustituciones fueron muy importantes en Infantil y Primaria.

Las previsiones de caída demográfica son importantes para los próximos años. En Secundaria aún no se nota, pero en los primeros estadios educativos ya empieza a dejarse sentir. Políticamente, ¿el Gobierno de Cantabria mantendrá la red de centros, sobre todo en el mundo rural?

No estamos cerrando aulas que en otros momentos pudieran haber sido cerradas. Estamos incrementando el número de docentes y este año hemos introducido partidas para que alumnos de FP tengan transporte escolar. No nos vamos a permitir el cierre y vamos a incentivar a los docentes que se mantengan en el medio rural. Todas las medidas son pocas.

¿Cuánto se ha reducido el alumnado?

Un 1,3% el último año. Son 1.233 alumnos menos en Infantil y primaria. Esto es algo muy preocupante que ocurre de forma generalizada y que debemos abordar en toda España. No es algo que se arregle solo bajando los ratios de alumnos por aula.

Por la cifras que ha dado antes se va a dar un impulso a la Formación profesional, entiendo.

La Formación Profesional tiene una gran expectativa de futuro. España está por debajo de los niveles europeos y no se acompasa la formación con las demandas de los sectores productivos. Con los fondos europeos pretendemos dar un impulso. El Fondo REACT financiará la construcción de cuatro centros que se dedicarán a formación en temas como la energía, agroalimentaria, industrial y marítimo-pesquero. También se van a financiar más ciclos y plazas. En 2020 se crearon más de 700 plazas y en 2021 hay previstas más de 800.

Luego están adaptando la oferta formativa a la demanda de las empresas.

Actualmente es insuficiente la oferta de FP para la demanda del sector productivo. Existen lagunas en sectores como el industrial, el sanitario y el energético. Por eso hemos creado este año 30 grupos nuevos, de ellos seis de especialización, pensados para los que ya han terminado su FP. Son grupos en áreas como ciberseguridad, realidad virtual, inteligencia artificial y big data y seguridad en vehículos híbridos y eléctricos, entre otros.

¿Estas novedades se financian con fondos europeos?

Sí, con fondos europeos. Nosotros hemos participado activamente porque no podíamos desaprovechar esta oportunidad.

¿Qué cuantía tienen?

Como son hasta el año 2023 para programas de Formación Profesional como el Proa Plus importan unos ocho millones de euros.

En su departamento hay un índice de interinidad del 30%. ¿Habrá novedades en breve?

La verdad es que en Infantil y Primaria es un poquito menor y en Secundaria ronda el 30%. Ya en 2020 intentamos hacer Oferta Pública de Primaria y la tuvimos que desconvocar. Nuestro interés es la mayor estabilidad en el empleo. Este año hemos celebrado la Oferta de Secundaria, al máximo posible. Ahora mismo hay un decreto que afecta a la Función Pública, al ámbito docente y sanitario, en donde se establece un período de transición de un año para elaborar su propia normativa. Yo al Ministerio le he pedido que abordemos cuanto antes este problema porque necesitamos volver a convocar el año que viene Oferta Pública de Empleo. Y ese es nuestro interés.

Puede haber muchos interinos pero no todos son interinos 'de vacante', vamos a decir. A veces se nombran interinos, que son sustitutos... El año pasado hemos nombrado un 134% más de sustitutos y este año llevamos ya un 25% más que los del año pasado, pero esos son sustitutos. Hay una diferencia.

¿Cómo son sus relaciones con el Ministerio de Educación?

Nuestra relación institucional siempre ha sido de lealtad. Hemos discrepado por ejemplo con los fondos europeos porque nuestra Comunidad Autónoma a lo mejor hubiera deseado otros proyectos que los planteados por el Ministerio, pero tras la discrepancia, y después de intentar modificar las cosas, actuamos con lealtad. Hemos reivindicado que no se nos puede dar los mismos fondos que a otra comunidad porque nuestro sistema educativo es muy claro: queremos mantener activo el medio rural, porque el transporte escolar cuesta mucho dinero, por una serie de cuestiones que no pueden ser valoradas solamente en función de la población. Ahí somos reivindicativos.

¿Ha contactado con la nueva ministra, Pilar Alegría?

Con la nueva ministra hemos tenido dos conferencias sectoriales. Su postura es muy dialogante. De momento no hemos hecho más que aportar nuestra experiencia en las instrucciones de principio de curso y a partir de ahí tenemos mucho que negociar: Formación profesional, desarrollo de la Lomloe [Ley Orgánica de Modificación de la LOE]... pero, insisto, la relación es extraordinaria.

¿Aplicar la nueva Ley educativa va a generar quebraderos de cabeza?

Creo que llega en un momento complicado. Si ya de por sí un cambio de Ley produce muchas crisis y armas arrojadizas de unos contra otros, en una situación en la que estamos gestionando la COVID no ayuda nada tener más conflicto.

¿Por qué cree que el español es incapaz de alcanzar un consenso en asuntos de Estado como la educación al igual que hacen otros países?

Este momento es el peor. Lo que no debiera ser un arma arrojadiza, como es la educación, no ha visto reducidas sino incrementadas las diferencias. No sabría decir el porqué. A mí lo que me importa ahora es un consenso entre nuestra comunidad educativa y la administración porque ahora habrá que adaptar nuestro parte curricular, que habrá que trabajar.

Transcurridos dos años de legislatura, ¿el PRC ha demostrado ser lo suficientemente maduro como estructura de partido para asumir una competencia tan compleja como la educativa?

No porque yo esté, porque en el PRC hay 'cuadros' muy preparados, pero lo importante aquí es tener unos equipos importantes de personas preparadas, y las hay y muchas. La educación en todo caso es un entramado nada individualista porque aquí tienes que venir a sumar, a consensuar, a apoyar. No es un tema de 'aquí vengo yo a cambiar el mundo'. ¿Preparado? La COVID nos ha hecho a muchos hacer un aprendizaje a pasos agigantados pero hemos sido capaces de gestionar y de gestionar bien.

En Cantabria hay un 10% de profesores sin vacunar. ¿Cómo se puede pretender que la Administración regional predique con el ejemplo y que los colegios sean espacios seguros si un buen número de profesores no se ha vacunado aún?

Es un tema de Salud Pública. En materia de vacunas, lo único que hacemos es pedir el mayor grado de apoyo para intentar que las personas no vacunadas, sobre todo los estudiantes mayores de 12 años, se vacunen. No podría decir cuáles son las razones de los adultos [para no vacunarse].

Pero una explicación tiene que haber...

Me imagino que sea el traslado de lo que ocurre en la sociedad en general. Realmente es un problema y así lo valoran los equipos directivos de los centros. Para ellos es un problema tener compañeros no vacunados.

Es una bomba de relojería...

A nivel de los claustros, claro que lo es.

Pero también está la protección de datos...

Este es un tema de Salud Pública. Nosotros no sabemos ni quién está vacunado ni quién no lo está. Sabemos solo el porcentaje.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats