Castilla-La Mancha espera una cosecha de fruta de hueso mayor que en 2019 mientras baja la previsión nacional

Fruta de hueso

Cooperativas Agro-alimentarias de España ha actualizado la previsión de cosecha de fruta de hueso en España para este año 2020, confirmado una caída tanto a nivel nacional como europea y sin embargo con una previsión más optimista para Castilla-La Mancha. Así, según Cooperativas, la reducción global de melocotón, paraguayo, pavía y nectarina en España será considerablemente menor a la registrada en 2019, quedándose en las 1.414.913 toneladas, es decir, un 11,9% menos respecto al año pasado.

Comienza temprano la campaña de fruta de hueso con mejores cotizaciones y una previsión de cosecha menor que en 2019

Comienza temprano la campaña de fruta de hueso con mejores cotizaciones y una previsión de cosecha menor que en 2019

Sin embargo, los datos que aporta Cooperativas Agroalimentarias, señalan que este no será el caso de Castilla-La Mancha, ya que los datos aportados indican que la producción en la región, fundamentalmente en la zona de Albacete, superará las 40.000 toneladas, lo que supone un 35,38% más que el año pasado, cuando la cosecha se quedó en las 30.100 toneladas. Esta baja cosecha del pasado año fue causada por las adversidades climatológicas, principalmente las heladas de la primavera y las bajas temperaturas al principio del verano.

Este año se espera que la cosecha de pavía, la fruta de hueso más numerosa en la región, llegue a las 37.000 toneladas, lo que supone 35,53, más que el pasado año. Se recupera también el paraguayo con 2.100 toneladas, un 93,55% más que en el 2019, el melocotón, menos numeroso en la región, pasa a las 50 toneladas, un 233% más que el pasado año. Sin embargo, la producción de nectarina baja un 5,8% , ya que este año se eseera recoger 1.600 toneladas frente a las 1.700 del pasado año.  

A nivel nacional, la previsión es que baje toda la cosecha de fruta de hueso en porcentajes que oscilan entre el 0,88 de la pavía y el 15,54% de la nectarina.

Javier Basols, presidente del Grupo de Trabajo de Fruta de Hueso de Cooperativas Agro-alimentarias de España, participó el pasado viernes, por videoconferencia, en la presentación de datos de Europech, foro europeo en el que los representantes de los países productores (Italia, Francia, Grecia, España) colaboran desde hace 30 años para poner en común su información sobre la estimación de la producción.

En su intervención, Javier Basols destacó el pasado viernes los siguientes datos para España: en nectarina, que supone un mayor volumen en el grupo de productos analizados, se alcanzarían las 537.033 t (es decir, un -16% y 100.000 t menos que en 2019); le seguiría en producción la pavía con 300.803 t que sufriría una menor caída, sólo un -1% y a continuación el melocotón, para el que se espera 295.118 t (-14% y 48.0000 t menos que en 2019). Y, por último, estaría el paraguayo que continúa esa tendencia bajista, y que pondrá en el mercado una producción casi un 13% por debajo de la de 2019 (281.959 t).

También menor en Europa

También en Europa se espera una producción menor, con una caída global de la producción de melocotón, nectarina, paraguayo y pavía, en el conjunto de países, concretamente un -17% respecto a 2019, situándola en 3.192.543 toneladas, una merma que podría ser más marcada en la primera parte de la campaña. De los datos proporcionados por el resto de los países, destacar que Italia, el siguiente país productor europeo, registrará una mayor caída en su producción a la prevista para España: comercializará unas 364.000 t. menos (es decir una caída del -29%). Esta merma se distribuirá entre melocotón, con una producción de 422.082 t en 2020; nectarina, con 397.623 t, y pavia con 51.835 t. Francia y Grecia también rebajarán -aunque menos- su producción para 2020 en comparación al anterior anterior, y se quedarán por debajo de las 200.000 toneladas y algo por encima de las 700.000 toneladas, respectivamente.

En cuanto al comportamiento del mercado, Javier Basols, ha manifestado su confianza en que la salida de la fruta de las distintas regiones se produzca siguiendo un correcto escalonamiento y que la climatología en los principales focos de consumo en Europa alcance pronto y sostenidamente temperaturas estivales, favorables al consumo.

La reacción del consumidor genera igualmente una gran incertidumbre. Si bien el comportamiento en hogares en relación a la compra de frutas frescas ha sido muy positivo en las semanas que llevamos de confinamiento, habrá que esperar a ver cómo reacciona, según se avance en la desescalada, ahora que llega de forma importante la fruta de verano.

Todos los representantes europeos se han mostrado optimistas, para que, ante este escenario de cosecha corta, la campaña europea, equilibrada y de buena calidad, ofrezca cotizaciones correctas y que el mercado tenga un comportamiento menos congestionado que en campañas anteriores.

Etiquetas
Publicado el
25 de mayo de 2020 - 14:29 h

Descubre nuestras apps

stats