La portada de mañana
Acceder
El Gobierno indulta a los líderes independentistas tras 1.328 en prisión
Editorial - Por el diálogo para Catalunya, por Ignacio Escolar
130.000 ciudadanos de la UE en Reino Unido pueden perder su trabajo

Castilla-La Mancha contrata a trabajadoras sociales como rastreadoras de la COVID

Más de mil rastreadores voluntarios para frenar el COVID-19 en Florida

Castilla-La Mancha ha comenzado esta semana a aumentar la plantilla de 427 rastreadoras de la COVID-19 con la que contaba desde mayo. La Consejería de Sanidad anunció esta semana que habría 130 contrataciones más para reforzar la detección precoz y la vigilancia epidemiológica ante el aumento de los contagios. Entre ellas, se ha comenzado a contratar no solo a enfermeras sino también a trabajadoras sociales. Era una petición del Consejo General del Trabajo Social que ha aceptado el Ejecutivo autonómico y que ya se ha puesto en marcha en otras comunidades autónomas como Aragón.

Castilla-La Mancha contratará a 130 rastreadores más en septiembre, la mayoría para Toledo

En un escrito remitido al Colegio de Trabajo Social de Castilla-La Mancha, la Consejería de Sanidad dice ser consciente del “valor de las competencias profesionales” de las personas tituladas en Trabajo Social en el ámbito de la salud.

Explica en esta misiva que la figura de los rastreadores de contactos en el marco de la Estrategia de Detección Precoz, Vigilancia y Control de la COVID19, “ha venido exigiendo diferentes perfiles en función de actuaciones complementarias que pudieran desempeñar”, estableciéndose por parte del Servicio de Salud la prelación de llamamientos y puesta a disposición de recursos humanos según perfiles, profesionales y de situación personal”, añade.

Concluye que conforme a este contexto, pueden incorporarse trabajadores sociales “según evolucionen las necesidades del servicio y la situación epidemiológica”. Según han confirmado a elDiarioclm.es fuentes de este colectivo de trabajadores, algunas de ellas ya han sido contactadas esta semana para incorporarse a estas tareas de rastreo.

Precisamente, el Colegio de Trabajo Social comunico el pasado 29 de julio en un escrito dirigido a la Consejería de Sanidad la importancia de contar con perfiles como el de las y los trabajadoras/es sociales en las labores de rastreo. “Trabajamos a diario las dinámicas familiares y relacionales de las personas en el ámbito comunitario, familiar e individual, siendo nuestra profesión especialista en acciones como la detección de casos de riesgo, seguimiento de convivientes, educación en la prevención sanitaria y hábitos saludables y otras actuaciones que aportan una experiencia muy importante en esta situación de pandemia”, afirmaba entonces.

Gestión de citas, seguimiento y asesoramiento

De hecho, entre las funciones que estos profesionales pueden realizar está la labor de análisis de la situación (valoración de riesgo, síntomas, etc.), de gestión de citas si fueran necesarias pruebas (PCR), seguimiento telefónico, de asesoramiento en caso de necesitar atención médica o guardar cuarentena, conexión son otros servicios, asegurar la privacidad de los datos personales, etc.

Por la “sensibilidad” de estas tareas, el trabajo de rastreador o rastreadora requiere de unas capacidades para seguir protocolos, conocer el sistema público -tanto sanitario como de Servicios Sociales- y tener agilidad para hacer el conveniente seguimiento de los casos, comentan desde el Colegio Oficial de Trabajo Social de Castilla-La Mancha.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats