Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.

'El tuerto de Béjar' de Victorio Macho vuelve a Toledo tras 26 años en paradero desconocido

El tuerto de Bejar

Culturas de Castilla-La Mancha

0

La Real Fundación de Toledo ha recuperado 'El tuerto de Béjar', una escultura que llevaba 26 años en paradero desconocido. Se trata de una cabeza en bronce, realizada por Victorio Macho en 1905 a la edad de 18 años, cuando se estaba formando en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, en donde permaneció desde 1903 a 1907 becado por la Diputación Provincial de Palencia.

Dentro de la producción artística del escultor y del legado que la Fundación gestiona en su Museo de Roca Tarpeya, la obra tiene “una gran significación”. Por ser una obra de juventud, cronológicamente la tercera que se conserva, tras 'Danielillo' (1903) y el 'Autorretrato' (1904). Pero más allá de esto, la Fundación destaca que es un antecedente de la serie 'La Raza', una colección de retratos realizados entre 1910 y 1915, que marcaron estilísticamente un periodo artístico que “reproduce el ideario de la Generación del 98, una corriente de exaltación y admiración por los tipos y paisajes castellanos, con un lenguaje sencillo pero expresivo, frente a la desesperanza por la pérdida de las últimas plazas en territorio americano”.

De este modo, recalcan que al igual que escritores como Baroja, Azorín y Valle-Inclán, entre otros, con los que compartió tertulias, Victorio Macho recorrió caminos y pueblos en sus viajes de Madrid a Santander, donde vivían sus padres y hermanos, y retrató a las gentes que veía: una persona tuerta, un campanero, un sembrador, un trajinante, un pastor, un marinero vasco, inmortalizándoles en la colección de retratos que hoy se pueden admirar en el Museo que también fue su casa toledana en Roca Tarpeya.

La escultura recuperada representa también un nuevo modelo de escultura realista, sobria y serena, frente al barroquismo y exceso de virtuosismo del naturalismo decimonónico, que será uno de los pilares de la renovación de la escultura del primer tercio del siglo XX.

Obra legada “al pueblo español”

La obra 'El tuerto de Béjar' aparece citada en el testamento que Victorio Macho otorgó en 1966, como una de las obras legadas “al pueblo español” con el deseo expreso de permanecer en Toledo en el museo creado para tal fin y gestionado por la, también creada por él, Fundación Victorio Macho. Cuando en 1996 la Real Fundación de Toledo realiza el inventario de las obras del escultor para asumir su gestión, tras la fusión de ambas fundaciones, una serie de obras ya no estaban, siendo una de ellas la que ahora nos ocupa. Gracias a las labores de rastreo que realizó la Fundación en los años inmediatamente posteriores por anticuarios y casas de subasta se recuperaron algunas como los dibujos 'El Pastor', 'El Trajinante', 'El Hermano del Obispo', 'Mirentzu', 'El Campanero', 'El Nieto de Sancho' y 'Mi sobrinillo' Angelín, así como tres desnudos masculinos, y últimamente el titulado 'El Hombre Bueno'.

“La noticia de su generosa, aunque anónima, donación nos ha llenado tanto de sorpresa como de alegría. Muy pronto, la escultura 'El Tuerto de Béjar' volverá a ser expuesta en el Museo Victorio Macho, de donde nunca tuvo que salir, para poder ser admirada por todos, y se instalará en el hueco que tan gentilmente le han dejado sus obras hermanas, las de mayor edad, las esculturas 'Danielillo' y el mismo Victorio Macho en su 'Autorretrato'”, concluyen desde la Real Fundación.

síguenos en Telegram

Etiquetas
stats