“No es tan difícil”: la ciudadanía que ha creado una “mini-España” en busca de compromisos claros para salvar el planeta

Asamblea Ciudadana por el Clima

Hace dos años y medio que el Gobierno aprobó la Declaración ante la Emergencia Climática y Ambiental en España, bajo el paraguas de la comunidad científica, que reclama acciones urgentes para salvaguardar el medio ambiente, la salud y la seguridad de la ciudadanía ante los efectos del cambio climático. Uno de los compromisos de esa iniciativa era reforzar los mecanismos de participación ya existentes con la convocatoria de una Asamblea Ciudadana para el Clima, que se consagró en la Ley de Cambio Climático y Transición Energética aprobada en mayo de 2021.

El mundo es un invernadero que atrapa cada vez más calor

El mundo es un invernadero que atrapa cada vez más calor

Tras ocho meses de trabajo, esta asamblea ha quedado constituida por 100 personas elegidas aleatoriamente entre diferentes ámbitos, edades, perfiles, territorios y culturas de la sociedad civil, y su objetivo es contribuir al proceso de toma de decisiones en materia de cambio climático aportando la visión de la ciudadanía.

La Asamblea se configura como un foro de participación ciudadana, un ejercicio participativo deliberativo para generar reflexión, conocimiento colectivo, y que permite a la ciudadanía informarse, deliberar y generar consensos sobre cuáles deben ser las soluciones a las grandes transformaciones que es necesario acometer para alcanzar la neutralidad climática antes del año 2050 y para hacer un país más resiliente a los impactos del cambio climático, todo ello de una manera justa y solidaria.

Funciona de acuerdo con los principios de representatividad, imparcialidad, independencia, transparencia, acceso a la información medioambiental sobre cambio climático con carácter previo a la participación y pluralidad de la información.

La llegada de las conclusiones al Gobierno

El pasado 6 de junio, representantes de esta Asamblea se reunieron con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y con la vicepresidenta tercera, Teresa Ribera, para presentarles un documento que recoge el trabajo realizado: 172 recomendaciones, divididas por cada una de las cinco áreas de vida sobre las que se ha trabajado en estos meses (Consumo, Trabajo, Ecosistemas, Alimentos y Uso del Suelo, y Comunidades, Salud y Cuidados).

Dentro de este centenar de personas está Nuria Borda. Tiene 57 años, es natural de Guadalajara y portavoz en materia de Comunidades, Salud y Cuidados. Su llegada a la asamblea derivó de su interés por cuestiones de medio ambiente, aunque al integrarse en el proceso y recibir la formación por parte de expertos, se dio cuenta de que “en realidad no sabemos nada”. Trabajaba en mantenimiento informático y cuida de sus padres desde que comenzó la pandemia.

“Se pusieron en contacto conmigo debido a mi interés en estos temas, decidí apuntarme, me seleccionaron y entré a formar parte de esta mini-España diversa, en la que ha sido fabuloso encontrar todos los puntos de vista”, cuenta a elDiarioclm.es. Desde la ‘cita cero’ online que tuvo lugar en noviembre del año pasado para comenzar a formar la Asamblea, no ha dejado de aprender. Todas sus acciones, reflexiones y debates se han deliberado y votado en diferentes procesos que han sido anónimos para que no hubiera influencias externas. “Hubo una primera fase de aprendizaje y conocimiento con muchas dudas y temores respecto al futuro del planeta, pero poco a poco fuimos adquiriendo las nociones de todo lo que se puede aportar. Y la conclusión es que podemos hacer que estos cambios en el planeta no sean tan rápidos”, precisa.

Considera por ello que esta Asamblea es necesaria y que “no siempre sean los políticos los que hablen”. Precisamente, la petición general de este colectivo es que haya un pacto de Estado sobre los efectos del cambio climático. “Es necesario que todos los partidos se unan, no hay otra forma de hacerlo. Lo que he visto y lo que hemos aprendido es que de aquí a 30 años las cosas van a estar muy mal y lo más urgente es sensibilizar a la sociedad de algo que se ve todos los días: sequía, lluvias torrenciales, olas de calor, fenómenos que están sucediendo en muy poco tiempo”.

Salud y cuidados

En el caso concreto de la salud, Nuria Borda considera fundamental el blindaje de la sanidad pública, poniendo énfasis en que el cambio climático trae consigo nuevos problemas de salud y “eso hay que trasladarlo al sistema sanitario”, así como la prevención de nuevas enfermedades y pandemias y los efectos de los fenómenos meteorológicos extremos en la gente mayor.

Respeto a los cuidados, hay propuestas de todo tipo en el documento de conclusiones, pero destaca la información dirigida a la Atención Primaria y a los ayuntamientos para activar más alertas dirigidas a la población de mayor edad, así como avances para el acceso a la tecnología. Todo ello supone “una unión de todos los actores, entre médicos, protección civil, ONG y voluntariado, y también de las propias personas que, como yo, cuidamos a nuestros padres”.    

Tras entregar el documento al Gobierno, ahora la Asamblea quiere dar visibilidad a su trabajo y a sus recomendaciones. Lo presentarán en el Congreso y en el Senado, se reunirán con diferentes partidos políticos y después todos los asambleístas podrán difundir el mensaje mediante propuestas que dirigirán a ayuntamientos, sindicatos, empresas y todo tipo de colectivos de la sociedad civil. 

En la Asamblea Ciudadana por el Clima reconocen que hay avances en la lucha contra el cambio climático pero no lo suficientemente ágiles. “Debemos informar bien y no dejar que se vuelva atrás”, afirma la portavoz en relación a medidas ya derogadas como el ‘impuesto al sol’ para la energía fotovoltaica. “Se están haciendo cosas pero proponemos otras que como ciudadanía creemos que se pueden hacer y para las que no hacen falta grandes inversiones. Si en la Asamblea nos hemos puesto de acuerdo, los políticos también deberían”.

Un ejemplo de sus propuestas más viables lo pone en el modelo económico circular, que la Asamblea ha resumido en las 7 erres: rediseñar, reducir,  reutilizar, reparar, reciclar, recuperar y renovar. Para Nuria Borda, son acciones fáciles que pueden realizarse con la alimentación, con la ropa, con los utensilios. Y sobre los plásticos, también opina que serían muy sencillo implantar un sistema que facilitara más su reciclaje y separación.

“En todo esto soy muy positiva, creo que todo se puede hacer. En general la visión de la asamblea es realista pero positiva, porque si no, la gente no va a hacer nada. Y se puede hacer, no es tan difícil”.

Cuenta la integrante de la Asamblea Ciudadana por el Clima que Pedro Sánchez, cuando recibió el documento de recomendaciones, afirmó que “no quería dejar esto de lado” y les emplazó a reunirse en un año para ver los resultados. Pese a su desconfianza en la política, Borda quiere pensar se darán pasos adelante. “Para salvar el planeta, para que otras generaciones conozcan lo que nosotros hemos conocido. Ha sido algo necesario, como necesario es lo que se debe seguir haciendo. Tenemos que informar a todo el mundo sobre lo que está pasando y tengo fe en que si nos juntamos todos y ponemos de nuestra parte, podemos conseguir que el planeta se salve”, concluye.

síguenos en Telegram

socios

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats