El alcalde de IU, crítico con Alberto Garzón, opta a las primarias para ser de nuevo el candidato en Zamora

Francisco Guarido (IU) en su despacho en la Alcaldía del Ayuntamiento de Zamora.

El alcalde de Zamora, Francisco Guarido, muy crítico con el líder nacional de su formación por la estrategia de confluencias con Podemos, ha anunciado que optará finalmente al proceso de primarias para volver a ser el candidato de Izquierda Unida a la Alcaldía de la capital. Guarido es en la actualidad el único alcalde de esta formación política en una capital de provincia española.

Francisco Guarido parte con el apoyo de los ocho concejales de su grupo en el Ayuntamiento zamorano y, en principio, no está previsto que nadie más se vaya a presentar en ese proceso de primarias, cuyo plazo de presentación de candidaturas se ha abierto este lunes. La Asamblea se celebrará el domingo 24 de marzo, mediante un sistema de votación presencial.

Izquierda Unida en Zamora, con en prácticamente todas las capitales de provincia de Castilla y León, concurrirá en solitario. Tan sólo en Salamanca podría ser posible, a nivel local, una confluencia con Podemos que también a nivel autonómico parece inviable. Aunque las conversaciones están abiertas, los líderes en Castilla y León de ambas formaciones políticas aún no han llegado a un acuerdo, que dan prácticamente por descartado.

Francisco Guarido siempre se ha mostrado muy crítico con la estrategia nacional de Izquierda Unida de concurrir con Podemos a las elecciones. "En Zamora fuimos pioneros", ha reconocido el alcalde, que siempre ha rechazado esa posibilidad. Considera que, con el paso del tiempo, su postura se ha puesto. "Estuvimos solos, pero ahora no lo estamos tanto", ha señalado.

El alcalde se marca ahora continuar con el trabajo de estos últimos cuatro años. "Antes, sólo había problemas. La situación económica, por la gestión anterior del Partido Popular que lo hizo mal y por la crisis, no daba para alegrías. No había ningún proyecto en marcha y ahora hay muchas inversiones, unas en ejecución, otras presupuestadas", ha comentado Guarido que cree que, después de su periodo de mandato, "el Ayuntamiento de Zamora está en un estado diferente".

La "austeridad" ha permitido sanear las cuentas y acabar con la deuda. En el tintero queda rematar una de sus medidas de más calado para la ciudad, la modificación del Plan General de Ordenación Urbana, que ya ha tenido estos días de atrás un paso fundamental como ha sido quitar la catalogación de urbanizable a 4 millones de metros cuadrados de suelo. Para el próximo mandato municipal, Guarido apuesta por un Plan Especial para el Conjunto Histórico, que permita construir y rehabilitar viviendas para evitar que el centro de la ciudad se quede despoblado.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats