El 'Triángulo Friqui' de Barcelona: tres décadas siendo la puerta de entrada de la ciencia ficción en España

En el Passeig de Sant Joan se encuentran Norma Cómics y Kaburi, dos tiendas del Triángulo Friqui de Barcelona

"Si no lo encuentras en Gigamesh, deja de buscar porque no existe". Con esta sentencia se presentó en 2014 la que sigue siendo la librería de fantasía y ciencia ficción más grande de Europa: la librería Gigamesh, "el templo de vicio y subcultura" asentado en la calle Bailén de Barcelona. 500 metros cuadrados en los que se pueden encontrar desde cómics y libros de fantasía, ciencia ficción o terror hasta juegos de tablero, de rol y cartas coleccionables.

Nostromo: cómo una librería de cómics sevillana llegó a ser una de las seis mejores del mundo

Nostromo: cómo una librería de cómics sevillana llegó a ser una de las seis mejores del mundo

Pero todavía más grande es su vecina Norma Cómics: una librería de más de 700 metros especializada en cómics. Americanos, europeos o manga, las dos plantas de Norma Cómics recoge un extenso catálogo complementado con literatura y merchandising relacionado. Ambos comercios han ejercido como pilares de lo que con los años ha sido conocido como el Triángulo Friqui de Barcelona, una zona cercana a Arc de Triomf repleta de librerías y tiendas dedicadas a la ciencia ficción, la literatura fantástica y los cómics. 

El primer mapa del Triángulo Friqui aunaba media docena de comercios, pero actualmente supera la veintena en solo nueve manzanas; un conjunto de tiendas que se esfuerzan por cubrir todos los matices del "vicio y subcultura" que protagoniza el subtítulo de Gigamesh. Con más de tres décadas de historia tras las primeras tiendas, Arc de Triomf se ha convertido en la puerta de entrada del friquismo en España.

Todo empezó en la década de los 80, cuando la empresa Norma Editorial, fundada en 1977 por Rafael Martínez, decidió abrir una librería en el Passeig de Sant Joan barcelonés dedicada a la venta de cómics. Martínez había adquirido con anterioridad un semisótano en la Ronda Sant Pere, que dos años más tarde alquilaría a Alejo Cuervo, un físico aficionado a la literatura de ciencia ficción que contaba con un puesto de venta de libros en el Mercado Dominical de Sant Antoni y decidió abrir una librería junto a su mujer. Su nombre, Gigamesh.

Esa primera Gigamesh compartía local con una tienda de cerámica y cazuelas, propiedad de la madre de Cuervo. Sus inicios fueron complicados: "Facturábamos más un domingo en Sant Antoni que una semana en la librería", confiesa Cuervo. El propietario considera que el punto de inflexión de Gigamesh fueron las importaciones de obras inglesas y estadounidenses. Funcionaban con un catálogo de pedidos anticipados que, al mismo tiempo, Cuervo replicó en la librería a través de reservas de los clientes: "Eso me permitió atinar con los pedidos y conocer mejor la demanda".

Fue a principios de los noventa cuando Gigamesh importó dos grandes éxitos: las figuritas de Warhammer, de Games Workshop, y las cartas Magic: The Gathering, de Wizards of the Coast. Ambos productos dispararon las ventas de la librería, que prácticamente garantizó su monopolio en España durante sus primeros años. De hecho, el volumen de negocio que supusieron las cartas Magic llevó a Cuervo a alquilar un segundo local dedicado principalmente a su comercio. "Abrimos la segunda tienda para descongestionar el local principal", recuerda el propietario.

Juego de Tronos, un bombazo desde el inicio

De forma paralela a la librería, Gigamesh inició sus andaduras en el mundo editorial en 1999, con la publicación de Cuarentena de Greg Egan y la reedición de Las puertas de Anubis, de Tim Powers. La edición de nuevas obras dio un impulso a la librería, pero el verdadero pelotazo surgió cuando en 2002 Gigamesh publicó Juego de Tronos, la primera novela de la saga Canción de Hielo y Fuego, de George R. R. Martin. "Fue un bombazo desde el minuto uno", rememora Cuervo, que explica cómo las ventas  de la saga pulverizaron las de cualquier otra obra de la librería.

Gracias al empujón económico que supuso Juego de Tronos, que se incrementó con el estreno de la serie de HBO en 2011, Cuervo consiguió acumular suficiente capital como para abrir un nuevo local, que se estrenó en 2014 y es la actual librería, la más grande de Europa especializada en ciencia ficción. La nueva tienda fue concebida como una inversión a largo plazo, y su propietario explica que no se escatimó en gastos: "Mola ser friqui con presupuesto ilimitado".

Por su parte, en Norma seguían expandiéndose. Al local original se le fueron incorporando otros contiguos, lo que permitió ampliar las dimensiones de la librería y abrir un sótano dedicado al manga japonés. La apertura de la tienda online y la ampliación al resto de España a través de franquicias son otras de las mejoras que ha experimentado Norma, que en 2018 recibió en la Comic-Con de San Diego el Premio Eisner a la mejor librería de cómics del mundo.

Canción de Hielo y Fuego no es la única saga que publica Gigamesh. La editorial también ha editado otros títulos de George R. R. Martin, como Muerte de la Luz o Sueño del Fevre, así como también a otros autores reconocidos como Tim Powers o Fritz Leiber. También escritores nacionales han publicado bajo el sello Gigamesh: Rafael Marín (Lágrimas de Luz), Rodolfo Martínez (El Sueño del Rey Rojo) o Emilio Bueso (Transcrepuscular) son algunos de ellos.

Uno de los espacios más icónicos de la librería es la sala Francisco Porrúa, apodada en nombre del fundador de Ediciones Minotauro y dedicada a la presentación de libros y obras de todo tipo de autores. Una de las autoras que ha podido presentar sus obras en Gigamesh es Susana Vallejo, escritora de Porta Coeli, El Misterio de Arlene o Madre de Dragones, este último presentado en la Francisco Porrúa. La escritora madrileña, asentada en Barcelona desde hace 25 años, es también una cliente habitual de Gigamesh, a la que asistía incluso cuando todavía vivía en Madrid: "Era la única librería especializada en ciencia ficción en España", comenta.

"La única manera hoy en día de que una librería sobreviva es especializarse y mantener la figura del librero prescriptor", opina Vallejo, ejemplificando el caso de Gigamesh. La autora cree que esa figura, que orienta y aconseja a sus clientes en función de sus gustos, es la única manera de competir contra grandes cadenas como La Casa del Libro o Fnac. Otro autor que ha podido presentar sus obras en Gigamesh es Isaac Sánchez, con su trilogía de cómics Taxus. El dibujante coincide con Vallejo en remarcar la figura del prescriptor: "Da gusto hablar con libreros que te puedan aconsejar desde la experiencia porque tienen mucho bagaje 'comiquero' y de literatura fantástica", apunta.

En la actualidad, el Triángulo Friqui de Barcelona aúna 23 comercios. Lo interesante de la zona, según el encargado de Norma Cómics Germán Puig, es la variedad y especialización de los negocios. "La clave es que los nuevos negocios llegan para complementar lo que el resto no cubrimos", comenta. Uno de estos negocios es Kaburi, una tienda especializada en juegos de mesa y de rol que destaca por incorporar una cafetería en la que se puede jugar con esos productos. Su fundador, Joan Josep Peña, considera que en el Triangle se vive una "competencia sana".

Etiquetas
Publicado el
10 de agosto de 2019 - 21:00 h

Descubre nuestras apps

stats