Guía para entender el veto a los coches contaminantes en Barcelona: afectados, excepciones, horarios y sanciones

Mapa de la Zona de Bajas Emisiones de Barcelona

Ya está en vigor la Zona de Bajas Emisiones (ZBE) de Barcelona, un área de 95 kilómetros cuadrados de restricción de tráfico a los vehículos contaminantes que incluye la capital catalana casi entera y algunas de sus ciudades colindantes. La medida, que tiene como objetivo reducir unos niveles de emisiones de gases –sobre todo de dióxido de nitrógeno– que incumplen los límites fijados por Bruselas, prevé retirar de la circulación unos 50.000 vehículos que entran regularmente en la ciudad. ¿Cuáles? ¿En qué horarios? ¿Con qué supervisión? ¿Con qué excepciones? ¿Qué pasa con los vehículos de empresa? ¿Y con los taxis? ¿Y las emergencias?

El veto a los coches contaminantes en Barcelona no afectará durante un año a los conductores de renta baja que lo usen para trabajar

El veto a los coches contaminantes en Barcelona no afectará durante un año a los conductores de renta baja que lo usen para trabajar

En esta guía resumimos todo lo que hay que saber sobre la Zona de Bajas Emisiones.

¿Qué área incluye la medida?

La Zona de Bajas Emisiones abarca casi toda Barcelona y parte de algunas ciudades metropolitanas. Es básicamente todo lo que queda dentro del perímetro que dibujan la ronda de Dalt y la del Litoral, pero con algunas excepciones. De la capital catalana solo dos zonas quedan excluidas de la prohibición: la parte industrial de la Zona Franca y los barrios de Vallvidrera, Tibidabo y Les Planes, alejados del centro y mal conectados con transporte público. 

Las demás ciudades afectadas son, en su práctica totalidad, l'Hospitalet de Llobregat y Sant Adrià del Besòs. En Cornellà de Llobregat alcanza los barrios de Almeda y Sant Ildefons y en Esplugues de Llobregat, Can Cervera, Can Vidalet y Ca n'Oliveres. Sin embargo, las vías rápidas como las Rondas y la C-31 no se verán afectadas para favorecer la distribución de los vehículos que no vayan a entrar en la ciudad.

¿A qué vehículos afectará la normativa?

Los vehículos que no podrán circular por la Zona de Bajas Emisiones a partir de este 2 de enero –la norma entra en vigor hoy, día 1, pero no se aplica en festivo– son todos aquellos que no cuentan con la etiqueta ambiental de la Dirección General de Tráfico (DGT). Esto incluye a todos los turismos de gasolina matriculados antes del año 2000, a los diésel de antes de 2006, las furgonetas anteriores a 1994 y las motocicletas y ciclomotores anteriores a 2003. 

La medida afecta a unos 115.000 turismos y motos de la zona metropolitana, un 15% del parque circulante, aunque se estima que de entrada sacará de las calles unos 50.000 vehículos de los que entran a la ciudad a diario.

¿Cuál va a ser el horario de las prohibiciones?

La prohibición a los vehículos contaminantes no será a todas horas. La Zona de Bajas Emisiones de aplicación entre 7:00h y 20:00h solo en días laborables, con lo que los automóviles y ciclomotores vetados podrán circular de noche y en fin de semana, cuando se considera que el riesgo para la salud es menor. Al ser este 1 de enero festivo, el veto empieza a la práctica el día 2. 

¿Qué calendario contempla la medida?

La fecha más importante es este mes de enero, cuando se pone en marcha la restricción en el acceso a los vehículos contaminantes. Con todo, sus efectos puede que no se empiecen a notar hasta abril de este mismo año, puesto que hasta entonces no se multará a los infractores, solo se les enviará cartas con advertencias.

Otra fecha clave será el 1 de enero de 2021, cuando deberán cumplir también con la medida los vehículos a los que se aplica una moratoria de un año –y que detallaremos a continuación–. Además, existe el compromiso a partir de 2025 de ampliar la restricción en todos los 36 municipios del Área Metropolitana de Barcelona (AMB), según el compromiso político alcanzado.

¿Hay excepciones? Sí, y moratorias de un año

A medida que se ha ido desarrollando la ordenanza de la Zona de Bajas Emisiones se han incorporado para algunos vehículos tanto excepciones –para las primeras que habrá que solicitar autorización en el registro del AMB– como moratorias.

Todos los coches sin etiqueta ambiental que quieran entrar tendrán un máximo de diez días al año para hacerlo, previo pago de 2 euros por cada autorización individual. Los vehículos extranjeros, que no están clasificados según criterios de la DGT, deberán registrarse todos abonando una tasa de gestión de 5 euros, tras lo cual se les catalogará como aptos o no aptos de acuerdo con los mismos criterios que los españoles y con las mismas consecuencias.

Habrá también autorizaciones gratis de dos años para los vehículos de personas de movilidad reducida y para toda una serie de vehículos profesionales como los de servicios de emergencias, vehículos blindados, unidades móviles de radio y televisión, vehículos laboratorio, hormigoneras, grúas o vehículos de ferias. 

Por otro lado, están las moratorias. El AMB ha decretado principalmente dos, ambas de un año. Se podrán acoger a ellas todas las furgonetas, camiones, autocares y vehículos de gran tonelaje de empresas, por un lado, y los vehículos de trabajadores que ingresen menos de 8.000 euros al año y que puedan acreditar que lo necesitan para su empleo.

¿Qué pasa con los clásicos? ¿Y con los taxis?

Los coches y motos considerados clásicos no tendrán ninguna exención, y deberán solicitar como todos los demás autorizaciones individuales para entrar. El AMB argumenta que lo hacen así porque a nivel legal no se puede distinguir entre un vehículo que recibe esta consideración y cualquier otro que sea solamente antiguo. 

Por lo que respecta a los taxis, deberán cumplir también la normativa, algo que ya ocurre en la práctica totalidad de la flota. Solo 8 licencias de las 10.500 existentes no tienen distintivo, según datos del Instituto Metropolitano del Taxi. 

¿Qué sanciones se impondrán?

Las sanciones que se impondrán por el incumplimiento de la nueva normativa van de los 100 a los 500 euros, con la posibilidad de incrementarse un 30% adicional si hay reiteración (esto ocurrirá si se detecta un mismo coche circulando por la ciudad 90 minutos después de recibir la primera sanción). 

Las penas serán consideradas leves, con el importe mínimo, en el caso de que el infractor sea una moto, turismo o una furgoneta. Subirán a 200 euros en el caso de los vehículos más pesados. Y si la infracción se da durante un episodio de alta contaminación es cuando podría ascender hasta los 500 euros. 

¿Hay que llevar visible la etiqueta ambiental?

No hará falta que los vehículos lleven visible la etiqueta ambiental, porque las comprobaciones se harán cotejando las matrículas. Se hará con 66 cámaras repartidas por Barcelona –se desconoce por ahora cuántas colocarán los demás municipios– y con inspecciones de los policías municipales. 

¿Y si entro por una urgencia?

¿Qué pasa si tengo que acudir a un centro sanitario por una urgencia y solo tengo mi coche viejo? La ordenanza no contempla conceder autorizaciones para usos sobrevenidos, puesto que los trámites en el Registro Metropolitano tardan más tiempo, así que las multas se enviarán igualmente. Eso sí, desde el consistorio aseguran que la persona sancionada tendrá 72 horas para presentar alegaciones con un justificante en el caso de urgencias médicas.

¿Tengo ayudas si no puedo usar el coche?

La alternativa para quienes ya no puedan usar su coche es la red de transporte público del área metropolitana de Barcelona. La principal ayuda para estas personas es la T-Verde, un abono para usar de forma gratuita el metro, el autobús, Cercanías y los Ferrocarriles de la Generalitat. Esta tarjeta puede llegar a durar hasta tres años, pero su usuario se tiene que comprometer a desguazar el vehículo antiguo y a no comprarse otro durante todo ese tiempo. Unas 5.500 personas ya la tienen

Etiquetas
Publicado el
31 de diciembre de 2019 - 20:35 h

Descubre nuestras apps

stats