eldiario.es

9
Menú

CATALUNYA

Barcelona en Comú impulsará una candidatura catalana para las elecciones generales

Pretende conseguir un grupo parlamentario propio y pone condiciones al acuerdo con Podemos e ICV-EUiA, que ya han sentado las bases de la confluencia

Los concejales Raimundo Viejo y Jaume Asens figuran entre los nombres que más suenan para encabezar una lista de este tipo

56 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Pablo Iglesias i Ada Colau a l'acte de Barcelona en Comú / ENRIC CATALÀ

Pablo Iglesias i Ada Colau a un acte de Barcelona en Comú / ENRIC CATALÀ

El plenario de Barcelona en Comú ha aprobado la noche de este viernes con más del 80% de votos favorables impulsar una candidatura para las elecciones generales con la que pretenden obtener un grupo parlamentario propio "para las izquierdas catalanas". La propuesta a la que han dado luz verde las bases del partido pone condiciones a un futuro acuerdo con Podemos e ICV-EUiA, que hasta ahora negociaban una candidatura conjunta a imagen de Catalunya Sí que es Pot.

La apuesta ha sido impulsada por el grupo más cercano a Ada Colau a raíz de los malos resultados de la coalición de Podemos e ICV-EUiA en las elecciones catalanas. Barcelona en Comú quiere que la candidatura a las generales actúe "como un proyecto político soberano" y con una lista "eminentemente ciudadanista". Además, uno de los puntos que destacan es que quieren que la campaña y orientación política sea dirigida "con criterios propios de soberanía catalana".  

La luz verde de BComú es oficial tras un plenario interno celebrado este viernes por la tarde en la Nau Ivanov, que se ha alargado más de tres horas. La reunión tenía un único punto en el orden del día: decidir si la plataforma "debe intervenir o no" en las elecciones legislativas. Ahora, tras conocerse el resultado, se convocará “inmediatamente” una nueva reunión para resolver cuál debe ser la fórmula más efectiva de implicarse. "No tenemos mucho tiempo, así que será pronto", indican fuentes de la negociación.

Los detalles de la candidatura, como qué partidos formarán parte o quien podrá encabezar la lista, se decidirán en la próxima reunión del plenario de la formación, previsto para el 25 de octubre. Pero todo apunta que el paso al frente de Barcelona en Comú buscará el acuerdo con la confluencia iniciada por Podemos e ICV-EUiA. La confirmación llega en uno de los peores momentos de Podemos, como mínimo por lo que a las encuestas se refiere. La foto de los alcaldes del cambio aupando la candidatura de Podemos es algo a lo que Iglesias no quiere renunciar. De hecho, siempre ha defendido “los alcaldes del cambio” como propios, refiriéndose a ellos como su “mejor carta de presentación”. Sobre todo en el caso de Manuela Carmena y Ada Colau, dos de las políticas mejor valoradas según el CIS.

Sobre la traducción de este acuerdo, todavía es pronto para sacar conclusiones. A día de hoy, todos los concejales de Barcelona en Comú estan concentrados en sus tareas municipales. Dos de ellos, sin embargo, han estado envueltos en un mar de especulaciones sobre su futuro, que podría pasar por el Congreso de los Diputados. El concejal de Educación y del Distrito de Gràcia, Raimundo Viejo, admite a este medio esa posibilidad, pero afirma que "todavía es pronto" para confirmarlo, aunque recuerda: "Soy el catalán más votado de las primarias de Podemos, pero también soy regidor". Otro caso es el del tercer teniente de alcalde, Jaume Asens, que dependería en gran parte del primero, para no abrir una crisis en el seno de un gobierno que ya sufre las consecuencias de gobernar en minoría.

El capital político de los alcaldes del cambio

El apoyo de Colau abre la puerta a una alianza que le permitiría a Iglesias cosechar votos en muchos otros puntos del territorio. A Coruña, Santiago de Compostela, Cádiz, Pamplona, Zaragoza o Valencia forman parte de la red de las llamadas “ciudades rebeles”, que podrían seguir los pasos de Colau. En clave catalana, la alcaldesa de Barcelona es para Iglesias uno de los mejores anfitriones en Catalunya, una de las zonas clave de cara el 20-D –por el vivero de votos que supone—, sobre todo en un momento en el que la CUP ya ha anunciado que no concurrirá en las generales.

En un encuentro celebrado este miércoles con los alcaldes de Valencia, Joan Ribó, y el de Zaragoza, Pedro Santisteve, Colau avanzó algunas pinceladas de la fórmula para incidir en las generales. “Un decálogo de mínimos puede ser una manera de concretar nuestro apoyo, pero no el único”, dijo la alcaldesa. El acto, que sirvió para poner de manifiesto, una vez más, la buena sintonía de los alcaldes del cambio, dejó claro que las elecciones generales son un objetivo fundamental para todas las ciudades que, el pasado 24 de mayo, lograron derrotar a gobiernos conservadores. “Para echar al PP habrá que movilizar a mucha gente”, dijo Colau en una de sus intervenciones.

Hasta ahora, los representantes de los procesos de confluencia que ganaron Ayuntamientos tan importantes como los de Madrid, Barcelona o Valencia no habían tomado partido en relación con el 20-D. Las "ciudades rebeles" se han movido entre posiciones de simpatía hacia Podemos -que en la mayoría de los casos es parte de esas confluencias-, aunque recordando en todo momento que su éxito es fruto de la suma de distintas fuerzas y personas, y que, además, Podemos no se presentó con sus siglas en las municipales.

Con el gesto de Barcelona en Comú se abre una vía de colaboración que, según fuentes cercanas a la ejecutiva, “es de ida y vuelta”. Colau espera que la candidatura final tenga un marcado perfil ciudadano que supere a la lógica de siglas. Algo que en los últimos meses parece atragantársele a Podemos, que se ha resistido a llegar a un acuerdo amplio de confluencia con otros actores, como es el caso de Izquierda Unida. El capital político de los "alcaldes del cambio" puede que logre, definitivamente, la apertura de la formación de Iglesias a otros escenarios.

En ICV-EUiA celebran el paso al frente de Colau

Desde las filas ecosocialistas aplauden el paso de la alcaldesa. No es para menos. Los malos resultados de Catalunya Sí que es Pot en las elecciones catalanas, tras una dura campaña en la que Colau permaneció al margen, dejaron en evidencia la necesidad de reconstruir un bloque semejante al que logró cuajar Barcelona en Comú. Y es que la confluencia de Barcelona, que albergó ICV-EUiA, Podem, Procés Constituent, y que logró arrebatar a CiU de la alcaldía, es hoy el paradigma a replicar.

Los dos socios de la coalición, elegirán a sus candidatos en las próximas semanas. De tal modo que ICV e EUiA irán con su propia lista a las negociaciones de la confluencia. En el caso de EUiA habrá un referéndum entre la militancia para decidir su participación y el día 31 se anunciarán los nombres. ICV también prepara un Consejo nacional para poner fecha a sus primarias.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha