La portada de mañana
Acceder
La moción de Vox sume al PP en el desconcierto
El toque de queda, la medida que anticipa otra disputa entre Sanidad y Madrid
Opinión - Moción de propaganda, por Rosa María Artal

Ciudadanos presiona a PSC y PP para hacer ya un frente común que sirva para la campaña electoral catalana

El presidente del grupo de Ciudadanos en el Parlament, Carlos Carrizosa.

La situación de interinidad parlamentaria que ha traído la inhabilitación de Quim Torra es campo fértil para que Ciudadanos vuelva a lanzarse a por el objetivo que persiguen desde el verano: una candidatura conjunta con PSC y PP para las próximas elecciones catalanas. La formación capitaneada por Carlos Carrizosa ha redoblado la presión sobre los partidos no independentistas para llegar a un acuerdo que sirva ahora para desbloquear los plazos en el Parlament, pero que además pueda convertirse en una alianza electoral en los próximos meses. Los socialistas ya han mostrado su rechazo total a esta idea.

JxCat y ERC prevén que las elecciones catalanas se celebren en la primera quincena de febrero

JxCat y ERC prevén que las elecciones catalanas se celebren en la primera quincena de febrero

"El presidente Torrent debe hacer lo que textualmente dice la ley, que es que debe presentar un candidato [a la investidura] en el plazo de 10 días", aseguró Carrizosa este martes en los micrófonos de Rac1. "Por tanto nosotros estamos hablando con el resto de grupos para ver si podemos llegar a un acuerdo que ponga el reloj en marcha presentando una candidatura", abundaba el líder de Cs. Para la formación de Inés Arrimadas, que se produzca una investidura fallida es la única forma prevista por la ley para que se ponga en marcha la cuenta atrás de dos meses hacia la disolución automática de la Cámara, que daría paso a unas elecciones.

Sin embargo, el líder de la oposición ha evitado aclarar si Ciudadanos tiene intención de presentar un candidato a la investidura, para lo que apelan a un acuerdo entre las fuerzas de la oposición que pueda ir más allá del desbloqueo actual de los plazos hacia las elecciones. "Yo personalmente no puedo decir que me presentaré hasta que no hable con el resto de fuerzas políticas, porque estamos tratando de hacer una coalición constitucionalista para las próximas elecciones", ha aclarado Carrizosa.

Ciudadanos busca desde este verano fórmulas para conseguir que PSC y PP acepten acudir a las elecciones en una lista conjunta que se presente como alternativa al independentismo. A mediados de agosto el partido ya hizo un contundente gesto en esta dirección cuando se saltó sus primarias para fulminar a la hasta el momento candidata catalana, Lorena Roldán, y colocar en su lugar a Carrizosa. Según la tesis que sostiene el partido, éste último político puede ser mejor visto por los partidos a los que pretende seducir, por estar menos identificado con las siglas de Cs, según afirman.

Para la formación de Arrimadas, esta candidatura conjunta sería una forma de evitar la debacle que pronostican para ellos la mayoría de las encuestas. El barómetro del CEO (el llamado CIS catalán) de julio pasado vaticinaba que Ciudadanos podía perder hasta 17 diputados en el Parlament, una bajada que lo dejaría casi con la mitad de sus asientos actuales. La encuesta del Gesop para El Periódico reflejaba una situación aún más preocupante para los de Arrimadas, a quienes no pronosticaba más de 16 escaños, que los convertiría en el cuarto partido catalán. Uno de los problemas más graves de la formación es que, según los sondeos, pierde votantes en todas las direcciones, una parte hacia el PSC, pero también hacia PP y Vox.

La carta del desbloqueo

Ciudadanos ha encontrado ahora en la inédita situación del Parlament una posible palanca para acercar a los no independentistas a sus tesis. Aunque por el momento los contactos entre los partidos se han limitado a mostrar la mano tendida de todos ellos a conversar, los de Carrizosa ya avanzan que quieren que el acuerdo sobre el desbloqueo de la Cámara sea la primera piedra de una alianza electoral. "El separatismo intentar bloquear el Parlament y nosotros no lo vamos a permitir. Queremos desbloquear esta situación que han bloqueado los partidos separatistas", aseguraba este martes el diputado de Cs David Mejía.

La mala noticia para la formación naranja es que los letrados del Parlament no están de acuerdo con su tesis sobre el bloqueo, y ya han previsto que Torrent pueda poner en marcha el reloj mediante una fórmula que no implicaría necesariamente presentar a un candidato, sino simplemente una comunicación formal. Según se desprende del informe de los letrados, el presidente del legislativo catalán debe llevar a cabo la ronda de contactos con los partidos para sondearles sobre si hay candidatos viables. Pero, de no haberlos en 10 días a Torrent le valdría con hacer un "acto equivalente" a un pleno de investidura fallido.

Con todo, desde Ciudadanos pero también desde el PSC, advierten a Torrent que no puede negarse a convocar el pleno de investidura si hay algún diputado que se postula como candidato, pese a que sea evidente que no conseguirá el apoyo de la mayoría parlamentaria. A juicio de los partidos de la oposición, el jefe de la Cámara tiene la obligación de presentar candidato a la investidura siempre que haya alguno.

Reticencias del PSC y también del PP

Los socialistas ya hace semana que huyen de la presión de Ciudadanos por una lista conjunta. El escudo del PSC es un rechazo contundente y sin ambages a la propuesta en la que insiste Carrizosa. "Nosotros ya lo hemos dicho en varias ocasiones", aseguró tajante Miquel Iceta este martes, "vamos a ir a las elecciones con nuestro programa, con nuestras siglas, con nuestro candidato y no contemplamos la coalición que se está planteando desde Ciudadanos". El 'no' es rotundo, en un PSC que está viendo como sus aspiraciones electorales viene creciendo en Catalunya en los últimos meses.

"Hay sumas que no suman", afirmaba Iceta, "hemos visto en otras ocasiones coaliciones que se hacían con el objetivo de sumar y multiplicar, y no han hecho otra cosa que restar y dividir". El líder de los socialistas se refería, entre otras experiencias, a la lista PP+Cs que ambos partidos probaron en las elecciones vascas, y que obtuvo menos representación que el PP en solitario.

Precisamente el apuntado por Iceta es también el argumento que ofrecen desde el PP para poner en el congelador la propuesta del partido de Arrimadas. La formación que en Catalunya lidera Alejandro Fernández tiene sobre la mesa desde agosto una propuesta de Ciudadanos para emular la fórmula vasca. Una opción que desde el PP aseguran que están "estudiando" sin mostrar demasiado entusiasmo. Fuentes conservadoras sí indican que hay posibilidades de coger la mano de Cs en algunas demarcaciones, como puede ser Girona y, quizás, Lleida. Pero en cambio consideran que están en buena forma para obtener representación propia por Barcelona y Tarragona. La coalición, para el todo el territorio, está más que en cuestión.

Etiquetas
Publicado el
29 de septiembre de 2020 - 23:50 h

Descubre nuestras apps

stats