eldiario.es

9

Coches eléctricos, de hidrógeno, GLP… ¿cuál elegir?

No hay ninguna opción ventajosa al cien por cien para el medio ambiente pero te ofrecemos una comparativa para allanar el camino

Mientras que los vehículos eléctricos y los GLP van implantándose poco a poco, todavía queda por hacer en el caso del hidrógeno

Renault domina la cuota de mercado de coches eléctricos en España, seguido por BMW y Nissan

Recarga de coche eléctrico

En el momento actual en el que nos encontramos, es más que probable que nos llegue el momento en que nos planteemos cómo renunciar a los combustibles más contaminantes: ¿qué coche me compro? ¿es posible tener un coche por poco dinero y que sea sostenible con el planeta?

Vale, es posible que la segunda pregunta no nos la hayamos hecho todo el mundo ya que hace unos años solo tenías que decidirte entre comprar un coche diésel o de gasolina, pero hoy en día, con los nuevos descubrimientos y con la contaminación evidente que nos acecha día a día se nos plantean nuevas alternativas, lo que modifica nuestra anterior pregunta: ¿qué es mejor, un coche eléctrico, de GLP o de hidrógeno? A continuación se exponen las ventajas y desventajas de cada uno de ellos para hacerte esta tarea mucho más fácil.

Coche eléctrico

Lo primero que se piensa al hablar de sostenibilidad es en un coche eléctrico. Bien sea 100% eléctrico o híbrido, se nos plantea como una solución factible. Las ventajas son evidentes: cero emisiones contaminantes en el sitio (siempre y cuando esté en el modo eléctrico), mecánica más sencilla (debido a que se necesitan menos piezas), se reduce el número de averías lo que abarata el seguro de coche, hacen poco ruido y a la hora de recargar son más baratos (1 euro cada 100 kilómetros).

Sin embargo existen desventajas: como se ha dicho, producen 0 emisiones en su entorno, pero no en el lugar de su generación, a no ser que la energía venga de energías renovables. La energía de las baterías solo puede conseguirse a través de enchufes indicados para ello, ya que los coches movidos por energía solar aún no están muy conseguidos. Necesitas una estación de recarga en tu casa si quieres tenerlo siempre a punto, pero a cambio necesitas pagar “un alquiler” por ella. Las baterías determinan la potencia y la autonomía del vehículo, las cuales se ven afectadas con el frío, por lo que a la hora de cargarla tardará más.

El tiempo de carga puede ir desde minutos a horas, según el modelo, y su autonomía aún está muy limitada, de ahí a que se complete a veces con gasolina (coche híbrido), ya que no puede usarse de inmediato y necesita de tiempo de carga. Las baterías están hechas de litio, lo que contamina en su fabricación, aunque esto se ha mejorado y ya existen otros materiales con los que hacerlas menos dañinos con el medio ambiente.

Coche de gas licuado de petróleo (GLP)

Es uno de los carburantes menos dañinos para el medio ambiente, formado por butano y propano. Una de las principales ventajas que le hace muy atractivo es su bajo precio, ya que cuesta un 50% menos que la gasolina, por lo que por menos de 20 euros puedes recargar el depósito. Estos coches suelen venderse híbridos, ya que necesitan de gasolina para poder arrancar, lo que aumenta su autonomía. Además, si ya se posee un coche de gasolina, se puede convertir a híbrido con GLP por unos 1.000 euros aproximadamente, opción que cada vez más gente realiza.

Sistema GLP (Gas Licuado de Petróleo)

Sistema GLP (Gas Licuado de Petróleo) Motor.net

Al igual que el eléctrico, tiene ventajas de aparcamiento en la ciudad, el impuesto de circulación se ve bastante reducido y hay desgravación fiscal por el uso de combustibles alternativos. Es menos ruidoso que uno convencional, y no emite partículas cancerígenas, azufre ni plomo. En adición, el Gobierno está dando ayudas muy beneficiosas para este tipo de coches, obteniéndose al principio una rebaja de 10 euros cada vez que repostes, lo que abarata aún más el precio (hacia unos 8 euros el depósito aproximadamente).

Sin embargo, la red de suministro aún es insuficiente, sobre todo en las pequeñas ciudades, ya que la demanda todavía no es demasiada. Existe una aplicación que te dice dónde poder recargar y te lleva hasta ese lugar, lo cual facilita esta tarea. Otra desventaja es que la rueda de repuesto desaparece, ya que el depósito ocupa su lugar (a cambio se tiene un kit repara-pinchazos), o se tiene menos maletero según el tipo de depósito que tenga el coche. La potencia es un 5% menor que la gasolina, pero apenas se distingue en circulación.

Coches de hidrógeno

Sí, has oído bien: un coche de hidrógeno. Este tipo de coches no está muy comercializado en España, pero sí por Europa, Japón y EEUU. Se puso en funcionamiento alrededor de 2012 y hoy en día está circulando por muchas ciudades. Está previsto su lanzamiento en el resto del mundo hacia 2020, en las Olimpiadas de Tokio, ya que uno de los objetivos es que todos los atletas vayan en este tipo de coches promocionándolo.

También es conocido como un coche de pila de combustible, ya que es parecido a un coche eléctrico. Su funcionamiento es muy simple: el coche posee varios depósitos y varias entradas de aire (lo que le hace más aerodinámico) y en su interior está un pequeño laboratorio: se llena el depósito con hidrógeno que se mezcla con el oxígeno que entra del exterior, y da electricidad al coche que hace que funcione, formando como residuo agua.

Coches de pila de hidrógeno: parece que 2016 va a ser un buen año.

Coche de pila de hidrógeno Toyota

Además, este coche purifica el aire allá donde vaya, haciendo que la atmósfera sea más limpia. Increíble, ¿verdad? La principal desventaja es el precio : alrededor de unos 68.000 euros de media, pero irá bajando a partir del año que viene. En España hay solo cuatro puntos de recarga, entre los cuales no se encuentra Madrid, lo cual dificulta aún más su compra. Llenar el depósito será también muy barato, pareciéndose al precio del GLP o incluso más barato aún cuando se empiece a comercializar en cantidad. La recarga solo dura cinco minutos, lo cual en comparación con los eléctricos es bastante beneficioso. Su infraestructura es muy cara, de ahí el elevado precio del coche, y su gasto en comparación con el eléctrico de momento es algo mayor, pero esto se irá mejorando con el tiempo, haciendo de este coche el coche del futuro, por su bajo coste, por su seguridad y por ser respetuoso con el medio ambiente.

Una vez realizadas estas comparaciones, ahora te toca a ti decidir qué coche se adapta a tus necesidades, tanto presentes como futuras. ¿Ya sabes qué coche elegir?

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha