Científicos en un 'limbo laboral' reivindican poder cotizar por sus años trabajados como becarios de investigación

Investigadores valencianos en el laboratorio en una imagen de archiva.

Miguel Giménez

València —

0

Hasta 2011, los becarios españoles de centros de investigación no tenían la posibilidad de cotizar a la Seguridad Social por sus años trabajados. La normativa vigente entonces no obliga a quienes les empleaba a darles de alta como al resto de trabajadores, lo que los afectados califican de “injusticia” cometida por el Estado con estos investigadores que, pese a tener un contrato, no pueden contabilizar esos años como trabajados. Esto afecta tanto a su edad de jubilación como a la paga que percibirán cuando se jubilen.

En 2011, el Gobierno aprobó el Real Decreto 1493/2011, una norma que habilitaba un convenio temporal, “con fecha de caducidad”, mediante el cual el antiguo personal investigador en formación podía cotizar a la Seguridad Social por dos de los cuatro años de su beca predoctoral, una cotización que se podía realizar independientemente de si la beca se desarrolló en administraciones públicas o en entidades o empresas privadas. La solicitud para suscribirse al convenio especial se pudo formular hasta el 31 de diciembre de 2012.

Sin embargo, muchos de los investigadores interesados no pudieron acogerse a ese plazo por no poder asumir el pago del importe de las cotizaciones, “otras no llegaron a tener conocimiento de que se había publicado la norma e incluso hubo quien directamente quedó excluido de la propia norma”, advierten desde el Sindicat Assembleari de Treballadores i Treballadors

d'Universitats i Centres d'Investigació (Sattui). La normativa de aplicación al colectivo del personal investigador en formación fue modificada por el Real Decreto 103/2019 (estatuto del personal investigador pre-doctoral en formación), que amplió el período de contratación -y cotización a la Seguridad Social- hasta el máximo de duración del período de beca inicial. Es decir, a cuatro años.

A esto se suma el hecho de que el personal que obtuvo becas postdoctorales anteriores a la publicación de la Ley de la Tecnología y la Ciencia (Ley 14/2011) “nunca ha tenido la posibilidad de cotizar por los periodos en que fueron personal de investigación becado -no contratado- y que en algunos casos han llegado a concatenar 'becas' durante 10, 12 y 14 años”.

Sattui, sindicato creado en 2018, inició una campaña en la Universitat Politècnica de València y en la Universitat de València para reclamar la apertura de un nuevo plazo, una campaña que se extendió a otras instituciones españolas y en 2021 se presentaron más de 1.700 instancias ante el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, con copia al Ministerio de Universidades, para solicitar que se habilitara el “cauce normativo necesario” para que el antiguo personal investigador que disfrutó de una beca pero no cotizó a la Seguridad Social o sólo pudo hacerlo por dos años pudieran acogerse a un nuevo convenio para actualizar dicha cotización al tiempo realmente trabajado como becarios.

Para ello, reivindicaban la ampliación del RD 1493/2011 a todas las situaciones “descubiertas” por el sindicato, “no sólo porque de los cuatro años de la beca predoctoral se pudiera computar por todo el período y no únicamente por la mitad, sino porque también porque quedaban fuera de esta posibilidad todas las becas postdoctorales”.

El sindicato solicita a la Administración el desarrollo de la normativa necesaria para poder llevar a cabo el reconocimiento “que nuestros investigadores merecen”. Actualmente son más de 2.000 personas de todas España, “y alguna más que está trabajando fuera”, las que se han puesto en contacto con Sattui, que está trabajando en la elaboración de una hoja de ruta con distintas reivindicaciones.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats